Hola a todos! He vuelto con una nueva historia salida de lo mas recondito de mi mente, y por supuesto no podia dejar de ser Harry- Ginny (los amo) Gracias a Nat y a Lady Potter por darle el visto bueno, pero ya se Nat no es la misma historia despues de que la leyeras me desperte y dije oh esto es mejor y cambie todo el curso de la historia hasta convertirla en esto. No seá muy larga debo aclarar ya casi la termino, pero seran mas de dos capitulos. La verdad me desestrezo escribiendo y miren que he tenido tanto estress que casi la termino jjaajaja pero bueno. Chole no me regañes! ya sabes el estress

En fin me voy y nos vemos al final... y sin olvidar el discleimer... Estos personajes no son mios le pertenece a Jk

CAPITULO 1

CAOS TOTAL

Harry abrió los ojos al sentir un peso en la espalda y el sol dándole directamente en los ojos, movió su brazo y jaló lo que tenia encima para dejarlo a un lado de la cama y sonrió, cada mañana era lo mismo, revolvió el cabello rojo y unos pequeños ojos verdes le sonrieron

- Papi

- Hola amor –dijo el besándola en la frente – ¿hace mucho despertaste?

- Si –dijo ella James me estuvo molestando

- Y donde esta él? – pregunto el ojiverde buscándolo sobre la cama King size, donde su esposa dormía en el otro extremo sin siquiera despertarse

- En el jardín, dijo que usaría la saeta

- ¿Qué? –dijo el ojiverde tomando sus pantalones y saliendo corriendo hacia el patio trasero, llegando justo a tiempo cuando su hijo daba el golpe para alzar la escoba

- A donde crees que vas jovencito –dijo el tomando la escoba por el mango y deteniéndola en el aire

- Papá! –dijo el haciendo puchero

- James Potter, sabes que no puedes volar solo aun

- Pero ya soy grande

- No tan grande –dijo el mirando al chico de cabello castaño y ojos color avellana

- Mugre Lili – dijo el entrando a la cocina

- Qué te parece –dijo el hombre poniéndose de cuclillas y sonriéndole a su hijo – Si en la madriguera volamos un rato, te doy tu primera lección de vuelo en tu propia escoba

- En serio? –dijo el sonriendo

- Si –dijo el – Feliz cumpleaños campeón – Abrió el armario y saco una escoba de color dorado – Es idéntica a mi primera escoba

- La Nimbus 2000

- Si pero mucho más veloz

- Gracias papá –dijo el abrazándolo

- De nada hijo, y ahora porque no preparamos el desayuno para tu mamá y para Lily

- Si –dijo el – Pero tu no sabes cocinar papá

- Claro que lo se –dijo el – cocino desde los once años

- En verdad? –dijo mirando a su padre sacar con agilidad huevos y tocino y ponerlos en la sartén mientras ponía la tetera en la lumbre para preparar café

- Si, cuando Lily iba a nacer tu madre debió quedarse en cama, y yo le preparaba de comer antes de irme a trabajar, tú me hacías compañía

- Vaya –dijo James sorprendido

- Ve a traer unas flores del jardín

- Si –dijo el corriendo, minutos mas tarde dejo las flores sobre la barra y observaba un objeto pequeño y brillante

- ¿Que tienes allí James? –dijo Harry acercándose y tomando lo que tenía el chico en las manos

- No se papá lo encontré afuera – Harry lo reconoció, era una piedra lunar, hacía muchos años que no veía una, les habían causado muchos problemas en el ministerio, esta parecía estar rota, así que era inservible, la metió en su bolsillo y tomo la charola

- Vamos campeón

Los dos entraron a la habitación cantando una canción muggle de manera muy desafinada, Lily tomo una almohada y se cubrió los oídos y Ginny se movió y les sonrió aun acostada

- Vaya mis dos príncipes en persona –dijo ella

- Le hemos traído el desayuno a la cama princesa –dijo Harry

- Yo corte las flores

- Son preciosas amor –dijo ella – Ahora – Ginny movió la varita y apareció una mesa con un lindo pastel en forma de snitch.

- Wow gracias mamá –dijo James abrazándola

- De nada corazón, ¿ya te dio tu regalo tu padre?

- Si me regalo mi escoba

- ¿Una escoba? ¿Yo también tendré una?

- Cuando cumplas seis amor –dijo Harry a Lily cargándola y sentándose en la cama

- Yo te daré tu regalo James –dijo Ginny sonriéndole

- De verdad? –dijo el

- Si cariño, pero no solo será para ti, será también para Lily y probablemente le guste a papá

- Tengo que compartirlo

- Pues si, creo que si –dijo ella sonriendo, se acerco al oído de su hijo y le susurro algo, los ojos del niño se abrieron y sonrió ampliamente

- ¿Estas segura mamá?

- Completamente

- ¡Yupi! –dijo corriendo y saliendo del cuarto

- ¡James dime que es! – grito Lily y salió corriendo detrás de el

- Que fue todo eso

- Su regalo amor

- Y eso que fue, creí que solo era un regalo grande

- Pero a ti también te gustara papi –dijo levantándose el blusón que usaba de pijama y mostrándole un leve bulto que tenía en el vientre

- ¡Ginny de verdad! –dijo el sonriéndole y abrazándola

- Si cariño, y será un niño me lo confirmaron anoche

- Genial –dijo el abrazándola y besándole la panza - Hola pequeño, soy tu papi

- Vamos Harry –dijo ella riéndose de su esposo, sabía que la noticia le haría muy feliz

- Y ¿Alguien más lo sabe?

- No –dijo ella – aunque no dudo que lo sospechen mamá dice que estoy engordando

- Bueno yo también lo pensé, pero mira como comes

- Harry –dijo ella dándole un almohadazo

- Te amo Ginn

- Y yo a ti –dijo ella le dio un suave beso y se estiro para tomar el desayuno – Gracias por la comida, muero de hambre

- De nada cariño, no quiero volver al trabajo –dijo el ojiverde tumbándose en la cama – He pasado las mejores vacaciones de hace mucho tiempo

- Pues renuncia

- Claro –dijo el – Ni siquiera cuando quise ir a jugar en los Chuddley Cannotts me lo permitieron, crees que me dejaran ahora

- Vamos amor, el mundo puede sobrevivir sin el Elegido cuidándolos, además hay mucho muy buen personal, deberías ir a hablar con el ministro y presentar tu renuncia

- Si eso creo, además con lo que me dejaron mis padres y Sirius, podemos vivir cómodamente toda la vida

- Pues si, podemos quitar gastos innecesarios y puedo vender mi auto

- Claro de que no –dijo el – Ahora con el bebé lo necesitaras

- Amor, los magos hemos vivido sin autos toda la vida, puedo comprarme una alfombra voladora

- ¿Y subir allí a mis hijos? ¡ Estás loca! – Ginny miro la cara de susto de su marido y comenzó a reír

- Síguete riendo Ginevra

- Pero es tan gracioso –dijo ella – Amor se que no quieres pero debes ir a trabajar no quiero media docena de lechuzas golpeado mi ventana con notas urgentes de que te ocupan en el ministerio

- Bien –dijo el poniéndose de pie – Nos veremos en la madriguera

- Claro, hay que hacer el aviso –dijo ella dando una mordida a su tocino

- Cada día que pasa preciosa, me alegro de que hayas aceptado casarte conmigo

- Y yo me alegro de haberlo hecho

El ojiverde entro en el baño y se dio una ducha, se puso nuevamente los jeans que traía y antes de irse beso a su esposa y a sus hijos

- Nos veremos en la madriguera

- Si papi, me traes algo de Zonko?

- Porque quieres algo de Zonko teniendo a mis tíos que te dan muchas cosas –dijo James

- Alli venden los unicornios de azúcar

- Si amor te comprare un par de unicornios, te amo Ginny –el beso a su esposa y acaricio a su futuro bebé y desapareció por la chimenea

Harry cruzo el caldero Chorreante saludando a todos con la cabeza, cruzo las calles llenas de tiendas que aun no abrían y entro en Zonko

- Hola Harry –dijo un joven rubio

- Hola Matt, tienes unicornios

- Claro, acaban de llegar –dijo sacando una caja con varios unicornios en miniatura – Son una nueva edición, de miel de azúcar

- Bien, dame dos, rosa y morado

- Si y te daré un dragón de cortesía –dijo el chico metiendo todo en una bolsa de papel

- Gracias Matt – Harry le entrego un par de galones y salió rumbo al profeta.

Harry miro el cielo, sería un buen día, había tenido una semana de vacaciones por primera vez en mas de siete años, y la había disfrutado como nunca, sabia que al entrar a su oficina su cuñado se pondría como una fiera por haberlo abandonado una semana, pero se lo merecía.

Al entrar vio a alguien en el suelo, se acerco y vio que la conocía

- Te encuentras bien Cho?

- Harry –dijo ella sobándose un tobillo, estoy bien

- Espera te llevare a una chimenea

- Harry estoy bien –dijo la chica que el ojiverde llevaba en los brazos

- No Cho, debes ir al medico

- Vamos no te preocupes, solo fue un resbalón

- Primero que te vea el doctor, pues se que tu dirás que no fue nada, como medimaga que eres

- Harry eres todo un caballero –dijo ella abrazándose a su cuello

- No creas que esto es más que eso, caballerosidad

- Porque no me dejas compensártelo –dijo ella acercándolo y besándolo en los labios con pasión, el chico se separo de ella y la bajo al suelo frente a una chimenea

- No es necesario Cho, porque no entiendes que estoy casado

- Con esa? Vamos que puede tener ella que yo no tengo

- Muchas cosas y tiene nombre se llama Ginny nunca vuelvas a dirigirte a ella así –dijo él – además debo ir a trabajar

- Harry, sabes que anoche hubo luna negra –dijo ella sonriéndole y entrando por la chimenea. Harry no entendió lo que le había dicho la medimaga y se limpio los labios, porque tenía que hacer eso.

Harry presiono con fuerza el botón del elevador y entro al departamento de aurores, allí en un escritorio le esperaba su mejor amigo y cuñado

- Hey Harry –dijo Ron – porque te entretuviste

- Presencie un accidente

- Que sucedió?

- Cho se cayo por las escaleras del primer piso

- Cho? Y que esta haciendo en el ministerio, creí que era medimaga

- Me dijo que tenia que sacar una licencia de magia experimental

- Y tu como buen caballero la rescataste

- No podía caminar –dijo él

- Harry no ves que es una treta para estar a tu lado, no soporta el hecho de haberte dejado ir

- Pero si nunca fuimos nada

- Claro de que si, se besaron y salieron un par de veces, además no es un poco temprano para hacer tramites

- No me quede a preguntarle Ron, además eso fue antes de Ginny

- Claro, si mi hermana se entera de esto creo que la hechizaría con su peor hechizo

- Pero no se lo dirás verdad

- Claro de que no

- Además no la soporto, es –dijo el sentándose en su escritorio

- Por lo visto… vaya –dijo Ron al ver caer sobre el un memo - tenemos un reporte del sur donde dicen que están haciendo magia oscura experimental

- Bien, porque no vamos

- Harry envía a Roger

- Vamos será bueno salir

- Si claro, como acabas de entrar de vacaciones

- Eso que –dijo Harry – Además tu saldrás mañana

- También tienes otra invitación del equipo de Inglaterra para ser parte del equipo

- ¿Otra vez? No se cansan

- Vamos hermano, siempre quisiste ser jugador profesional, ¿porque no lo haces?

- Muy fácil, por ellos

- Que tienen de malo, son buen equipo –dijo Ron – Mira nos separaremos, tu ve por aquí –dijo el pelisrojo marcando un mapa y yo por acá, nos veremos en este punto

- Bien –dijo el ojiverde ambos se sonrieron y desaparecieron

Después de buscar por mas de cuatro horas, y una redada, los dos sonreían ante la captura, el departamento de seguridad mágica había llegado y estaban fichando a todos, los dos se despidieron y aparecieron en el departamento de aurores.

- Bueno creo que eso es todo por hoy –dijo Ron – Perkins te puedes quedar

- Claro jefe –dijo un joven auror que revisaba unos papeles

- Envíanos un patronus si es muy urgente

- Si jefe, por cierto Harry Finite Luna negra – Harry miro al chico que leia los papeles

- ¿Que dijiste Zac? –dijo el acercándose

- Sobre que Jefe? –dijo el – dije que les enviare el patronus

- No cuando dijiste mi nombre, que dijiste sobre la luna

- Nada jefe –dijo el mirándolo preocupado – Mejor vaya a descansar

Harry tomo la bolsa de Zonko y camino junto a su cuñado hacia el Atrio.

- Qué crees Harry, no te imaginas

- ¿Qué? –dijo el mirándolo

- Seré papá nuevamente

- En serio –dijo el sonriendo – felicidades

- Sé que no debí decírtelo, Herms quiere anunciarlo esta noche y tu hazte el sorprendido

- Bueno si tú haces lo mismo

- ¿Con que?

- Pues con guardar el secreto, sabes que Ginny también esta embarazada

- Que dijiste –dijo el pelirrojo abriendo los ojos y con las orejas coloradas

- Si ya se, paso lo mismo con Lily y Rose y…

- ¿Cómo que Ginny está embarazada? ¿Quien la embarazo? Cuando lo encuentre no querrá haber existido

- Vamos Ron –dijo Harry sonriéndole y deteniéndose frente a las chimeneas – Ni que fuera la primera vez, ya es el tercero

- ¿Cómo que el tercero? ¿De qué estás hablando Potter? – Harry miro a su mejor amigo, parecía que no estaba jugando

- Era broma amigo –dijo el

- No juegues con eso –dijo desinflándose – No sabes si alguien se atreve a tocar a mi hermanita sin ser su esposo lo mataría

- Vamos Ron –dijo el – Yo te ayudare a defenderla

- Claro y en ese momento tu prometida te hará alejarte de nosotros, vaya que casi tuvimos que rogarle que fuera a la madriguera esta noche – Dijo Ron desde una chimenea

- ¿Prometida? –dijo Harry desapareciendo de allí para aparecer detrás de Ron en la madriguera

- Tío Ron! Tío Harry –dijo una pelirroja saludándolos

- Hola Molly –dijo Ron cargándola – ¿Dónde está tu tía Hermione?

- En la sala tío

- Molly puedes llevarle esto a James y a Lily –dijo Harry – Mejor llámalos –dijo el sonriendo

- Tío yo no conozco ningún James y ninguna Lily

- ¿Quiénes son? –dijo Ron – Invitados

- Vamos Ron como que quienes son, son mis hijos

- Si claro el gran Harry Potter con hijos, y de quien ¿son de tu prometida? Que por cierto allí viene

- Hola Harry cariño –dijo una castaña sonriéndole

- Cho! –dijo el mirándola molesto – ¿Que estás haciendo aquí?

- Harry –dijo ella mirándolo asustada

- Vamos amigo no le hables así, tuvimos un mal día, porque no le traes algo de beber y…

- Te pregunte ¿qué estás haciendo aquí?

- Harry cariño, me dijiste que hoy era la cena aquí

- Yo no te invite, Hermione donde esta mi esposa

- ¿Esposa? –dijo la castaña

- No quiero que vea a esta –dijo con desprecio mirando a la chica de ojos rasgados

- Harry

- Vete de aquí Cho y no quiero volver a verte – La mujer miro a todos y desapareció en la chimenea

- Harry ¿porque hiciste eso? –dijo Hermione – Si pelearon no es manera de que la trates, no enfrente de todos

- Hermione de que hablas

- Vamos Harry no ibas a anunciar tu compromiso esta noche

- Como que compromiso Ron, estoy casado

- Si por supuesto

- Molly no ha llegado Ginny y los niños

- He… -dijo la mujer regordeta – No cariño, Ginny tuvo algo que hacer en el trabajo y no ha llegado pero no se dé que niños hablas

- ¿Que está pasando? –dijo Harry mirando a todos que lo miraban preocupados

La noche continuó y todos comenzaron a marcharse, Harry estaba sentado en el sofá frente al fuego en silencio se había apartado y no hablaba con nadie, esperaba que fuera una broma de todos, y que pronto llegara su esposa, saco su teléfono y marco su celular y el numero de la casa pero ambos sonaban fuera de línea. Hermione fue y se sentó a su lado y lo abrazo

- Un knout por tus pensamientos

- Ginny

- Vamos ella regresara pronto, pero dime acaso al fin aclararon las cosas tu y ella, y entonces porque no terminaste con Cho

- Hermione de que estas hablando

- Harry –dijo ella – No puedo decir que Cho me cae bien, pero no me pareció correcto la manera en que la traste, además si piensas estar con Ginny me da gusto, solo debes hablar con los Weasley, ya ha sufrido mucho por ti

- Hermione si nunca hemos peleado –dijo el – Somos felices nos amamos, vamos a tener un bebé

- Harry! –dijo ella mirándolo asustada –¿Porque hiciste eso? Pero estas ¡aun con Cho!

- Yo no estoy con Cho –dijo le mirándolo molesto – No sé que está pasando pero no es así

- Creo que… -dijo Hermione mirando hacia la puerta donde su suegro iba a abrir con la varita en la mano pues ya era muy tarde y golpeaban insitentemente

- Quién será a esta hora? – Pregunto Molly ansiosa, los dos chicos que quedaban en la casa se levantaron y se pusieron detrás de Arthur

- Buenas noches –dijo un chico sonriéndole

- Dean? –dijo Ron

- Hola Ron, Señor Weasley, Harry

- Que sucede?

- Bueno yo –dijo él jalando a alguien que estaba fuera de la vista, todos se sorprendieron al ver a la más pequeña de los Weasley sonriendo y que se abrazaba a Dean

- Que le paso?

- Hola mamá –dijo Ginny – Papá

- Porque no pasas Dean

- La encontré

- No –dijo ella sonriéndole tontamente – Yo te encontré cariño, verdad –y se abrazo de su cuello – Porque no me acompañas a mi cuarto – el rostro de ella estaba oculto con su cabello

- Creo que lo hare yo –dijo Harry acercándose a ella

- No –dijo ella apretando a Dean – Tu, vamos

- Tengo que irme pecas –dijo él sonriéndole

- Pero te dije que quería que hoy estuvieras toda la noche conmigo

- Ginny –dijo Molly – Que comportamiento es ese

- ¿Por qué? -dijo ella con resentimiento – Además yo quiero a Dean

- Que! –dijo Hermione

- Él y yo, bueno siempre lo quise aun después de que terminamos, nunca te lo dije? –dijo mirando al moreno

- Ginny estas demasiado borracha –dijo Harry molesto

- No estoy borracha, además tu que te metes, donde esta tu noviecita la china? te fuiste, sin hablarme, sin decirme ni escribirme UN AÑO! Crees que iba a estar llorando por ti –dijo ella – NO y tampoco pienso esperarte mas –dijo besando a Dean – Nos vemos cariño

- Ginny espera- dijo Harry – ¿donde están los niños?

- ¿Niños? –dijo ella – Yo que se, quizás en su casa – y tropezando subió las escaleras y cerro de golpe la puerta de su habitación – Harry sin esperarlo salió de la casa chocando contra el hombro de Dean y desapareció de allí

- Lo siento –dijo Dean – En verdad –dijo al ver la mirada de asesinato de Ron – La encontré afuera de una taberna muggle cerca de Charing Cross

- ¿Qué hacía allí?

- No lo sé –dijo él – Estaba demasiado borracha y la estaban molestando unos tipos, hemos venido caminando un kilometro para ver si eso le bajaba la borrachera pero por lo visto no

- Gracias Dean –dijo Molly – ya has cenado

- Si –dijo él

Ginny miro su habitación, y se dejo caer en la cama mientras lagrimas resbalaban en su mejilla, se aparto el cabello del rostro y miro su ojo que comenzaba a amoratarse, se le había pasado la borrachera después de que esos tipos intentaran propasarse, al salir de ese oscuro callejón vio a Dean y el la ayudo, odiaba a Harry porque le daba esperanzas y luego lo veía con esa, pero tal vez era lo mejor y quizás su destino no era estar juntos, su jefe le había dicho que la medimaga Cho Chang directora de San Mungo era novia de Harry Potter y quería esa exclusiva, que podría encontrarlos juntos en el ministerio y que Harry le pediría matrimonio, sabía que eso era una mentira pero al final lo había comprobado.

Harry apareció en una calle oscura, no se dio cuenta de que alguien se había tomado de él y había desapareció a su lado, apareciendo en esa calle juntos. Ella miro a su mejor amigo caminar en silencio por las aceras tenuemente iluminadas, camino por las largas calles de casas idénticas, le costaba seguir el paso del chico, el cual se detuvo frente a una casita que estaba completamente en ruinas, la maleza la cubría en general, ella la reconoció, habían ido allí juntos muchos años atrás.

El ojiverde cayó de rodillas en el suelo y miraba hacia el frente, ella camino y se acerco a él, ella miro a su mejor amigo y se hincó a su lado.

- Harry ¿estás bien?

- Hermione ¿esto es un sueño? –pregunto el sin dejar de mirar al frente

- No cariño –dijo ella tomando su mano – aquí estoy, ¿por qué volviste aquí?, ¿por qué ahora?

- Hermione ves esa ventana –dijo señalando la que había quedado intacta – Ese es el cuarto de James, y al lado es el de Lily, ambos duermen solitos desde que tienen un año, y allí –dijo señalando otra habitación – Es mi recamara

- Harry

- Hoy desperté con Lily en mi espalda, y tuve que detener a James para que no se cayera de la escoba – la castaña miro preocupada a su mejor amigo – Y sabes que fue lo mejor

- ¿Qué? –dijo ella

- Que hoy me enteré que iba a ser papá por tercera vez

- Harry tu no…

- No –dijo el – Por lo visto no – dijo el con lagrimas en los ojos – ¿Acaso fue un sueño?

- Oh Harry –dijo ella abrazándolo

- Compre esto para Lily y James – Saco de la bolsa el unicornio y le dragón que estaban intactos, ambos hechos de azúcar, Hermione lo miraba con lagrimas en sus ojos, el ojiverde lloraba mirando hacia el frente – No sé si se los daré –dijo el sintiendo los brazos de su mejor amiga a su alrededor, sintió como la lluvia comenzaba a caer torrencialmente y poco a poco los dos regalos se desbarataban bajo la fría lluvia

- Harry, vamos a casa, hablaremos con calma

- Yo –dijo el – Debo estar solo, debes irte o te enfermaras y tu bebe no tiene la culpa – él le sonrió con tristeza y desapareció de allí, ella miro por última vez la vieja casa Potter en ruinas y desapareció de allí.

Ginny bajo a la cocina donde todos los presentes comían en silencio, Molly levanto la mirada y después la volvió a bajar, miro su plato y después soltó sus cubiertos

- Ginevra Weasley acaso esa es la manera en que te he educado

- No mamá –dijo ella

- Entonces, como se te ocurre llegar con un muchacho

- No sé qué tiene de malo

- ¿qué es eso jovencita?

- Ya soy grande mama, además Dean es mi amigo

- No parecían solo amigos anoche –dijo la Señora Weasley

- Molly por favor –dijo Arthur

- Ron has hablado con Harry – El pelirrojo miró a su madre y bajo la mirada molesto, su esposa había regresado mojada de pies a cabeza sola y de su "amigo" ni rastro

- No se porque se preocupan si ni es de la familia –dijo la pelirroja

- Pero cariño –dijo Arthur – Te hizo algo, el es parte de la familia

- No, solo que ya no es lo mismo, es todo

- Ginny –dijo Ron – Dime la verdad no tienes nada que ver con Dean

- No hermano, el y yo solo somos amigos

- Entonces porque lo besaste?

- Yo, me pase de copas y bueno no era muy consciente de mis actos

- Bien –dijo el pelirrojo – Te creo, solo te pido que nunca más vuelvas a hacer lo que hiciste anoche

- No lo prometo, además el alcohol está fuera de mis bebidas – todos voltearon a mirarla asustados

- Estas embarazada? –pregunto Molly. Ron la miro y se puso de pie – él tenía razón

- Cálmate –dijo ella – No estoy embarazada ni nada, es que a partir de mañana soy la nueva buscadora de las Arpías – Todos se quedaron sorprendidos en silencio - Vaya no se emocionen tanto

- Es genial hija –dijo Arthur - pero cuando te aceptaron

- Ayer de hecho –dijo ella – Recibí la lechuza

- Pero creí que no lo aceptarías por tu trabajo –dijo Arthur

- No importa ya, es mejor esto, ya lo pensé bien

- Bueno y cuando tienes que estar allá? –pregunto Ron

- Mañana –dijo la pelirroja

- Que! –dijo Molly – Pero tenemos que organizar todo para tu despedida

- Esta bien mamá –dijo Ginny – No hay problema

- Cómo que no hay problemas? Serás la buscadora de las Arpías y probablemente sean las campeonas

- Si es que llegan al mundial –dijo el pelirrojo

- Gracias hermano por tu apoyo

- Son estadísticas –dijo Ron – Mira en un siglo no han podido llegar a la final

- Esta vez será diferente, tienen a Ginny con ellos –dijo Hermione – Es tu deber como su hermano apoyarla

- Bueno Hermione ayúdame a preparar las cosas, Ginny sube a empacar y has una lista de lo que tienes que comprar, iras a trabajar?

- Si, tengo que enviar mi ultima nota –Hermione la miro y la vio salir, parecía diferente, al igual que Harry se apretó el pecho y vio que su esposo la miraba preocupado

- Estas bien amor?

- Si Ron, solo estoy cansada – ambos miraron a Molly que daba instrucciones a la pelirroja

- Bien entonces ve a hacerlo y compra lo que te haga falta- dijo Molly a Ginny - Ron envía lechuzas a tus hermanos y tu Arthur no llegues tarde

- No cariño – El abrazo a su hija y le sonrió – Nos vamos juntos?

- Claro papá iré a cambiarme

- Te espero aquí.

Ginny entro en el profeta, por todos lados estaban corriendo pues en una semana debía estar la edición especial por el aniversario del diario y saldría en casi dos meses, entro en la sala de redacción y dejo su bolso en su escritorio, vio a su jefe dictando a una vuelapulma y toco la puerta

- Adelante –Ginny –dijo haciendo que la pluma dejara de escribir

- Lo siento John –dijo ella

- No, que pasa, además eres la escritora más leída así que para ti tengo mi tiempo

- Claro de que no

- Por supuesto, porque crees que te envié ayer al ministerio, dime es verdad?

- Me estás diciendo que soy como Rita Sketter

- Claro de que no, ella hace mas picosos los reportajes, tu eres verdadera, por eso no la envié a ella

- Vaya, pues tengo tu nota solo debo escribirla, pero tengo que decirte algo

- Qué pasa? –dijo encendiendo un puro

- Voy a darte mi renuncia

- Que has dicho?

- Bueno tengo algo que hacer –dijo ella al ver la cara de su jefe – Lo siento

- Te aumentare el salario, y te daré una oficina propia

- Está bien, pero no –dijo ella – En verdad debo hacer esto

- Pues –dijo el – Esta bien, trae ese reportaje debe entrar hoy para que este listo para el aniversario

- Ya tienen la fecha programada

- Si –dijo el – Sera de hoy en un dos meses

- Bueno me apresurare y desocupare mi espacio, fue un placer trabajar contigo

- No el honor fue mío –dijo el estrechándole la mano

Harry caminaba por las calles del Callejón Diagon aun resonaban los gritos de su jefe en sus oídos, miro el aparador de Sortilegios Weasley y vio que estaba cerrado, era extraño desde que habían abierto la sucursal nunca habían cerrado ni el día de su boda, pero no le interesaba el porqué, acaricio con su pulgar su dedo anular y miro su mano, ¿acaso todo había sido un sueño? Pero le parecía demasiado real, todo en su mente era verdadero, no podía continuar allí, debía alejarse y pensar, y que mejor manera que volando en una escoba.

Ginny salió del profeta con todas sus pertenencias y sintió que casi chocaba con alguien no podía ver bien hacia los lados, pidió disculpas y continuo su camino, debía dejar todo en la tienda de sus hermanos, allí ellos se lo llevarían a casa cuando tuvieran tiempo. Después iría a comprar lo que le faltaba, se detuvo frente a los Sortilegios Weasley y abrió la tienda con la llave que Fred le había dado, dejo las cosas en la puerta y asomándose entre sus pertenecías estaba su fotografía favorita, era una donde estaban ella y Harry sonriendo ante la cámara, la habían tomado en un cine muggle y eran cuatro pequeñas fotos, ambos salían haciendo muecas y al final estaban abrazados, sonrió con tristeza y la guardo en su bolsillo. Era tarde y su madre se volvería loca.

Si se estan preguntando que paso... yo tambien me lo pregunto, ya se tienen una idea sobre una mujer asiatica... pues no lo se, lo veremos mas adelante, lo siento por los fans de Cho no tendra una buena actuacion en mi fic, pero vamos a ver como se desenvuelve la historia. Porfa dejen Reviewss me encantan y me SUPER ANIMAN.

Los quiero y nos veremos en el siguiente capi. Besos

IRES