Capítulo 10

Era algo muy extraño. Estar caminando por una habitación que posiblemente no tenía final, que era completamente extraña a lo que sus ojos estaban acostumbrados a ver y no poder aceptar que estaba ahí ya que era muy intenso el miedo que estaba experimentando en ese momento.

Cyborg daba pequeños pasos por la gran habitación, con cuidado de no pisar cualquier cosa que pudiera salir del suelo. Era un mundo completamente extraño, el cielo era color atardecer pero con un terrorífico tono rojo sangre y de sus esponjadas nubes color naranja salían pequeñas aves color negro que hacían un ruido estruendoso que aunque tratara de evitar oírlo, cubriendo con sus manos sus oídos, era imposible no tratar de callarlos.

Realmente no podía ver hacia donde caminaba, el suelo estaba cubierto de yerbas y salían insectos debajo de las piedras que estaban tiradas por donde quiera, el camino estaba cubierto de niebla y sólo se percibían horrendos y gigantescos árboles, como los que veía en las películas de terror, que parecían que tenían vida propia y que en un descuido podían capturarte y llevarte a lo profundo del bosque, en donde nadie pudiera oír tus gritos de ayuda.

Pero si por alguna razón llegara a pasarle algo, no sabría a quién pedirle ayuda ya que al parecer no había ningún humano o criatura amigable ahí. Estaba seguro, por alguna razón, de que ese era el cuarto de las pesadillas, era demasiado obvio.

Dio un paso adelante y al oír un crujido en el suelo se le helo la sangre pero después logro aliviarse al ver que había sido él el que había pisado una rama que estaba tirada.

-Dios mío, cómo es que todo esto paso, cómo rayos pude haber llegado aquí, no he hecho nada malo para merecerlo.

Y en verdad no se lo merecía, pero eso no era de su mundo y sabía este tipo de lugares sólo podían ser obra de Azarath, el lugar natal de raven. Sus habitaciones eran más escalofriantes de lo que pensaba.

De repente un grito se oyó de la nada. Estaba seguro de que no eran las aves, eran gritos de humano. Volteo hacia todo lugar para ver de donde provenían los gritos y de un pequeño agujero detrás de él salió el chico maravilla que soltó un grito de dolor al haber llegado al suelo.

-¿Robin?- pregunto cyborg, aun no se lo creía que su líder estuviera ahí.

-¡Robin!- grito al darse cuenta de que era él.

-Cyborg.- respondió robin sobándose la cabeza por el mareo del viaje y el chico metálico lo ayudo a levantarse.

-¿Qué estás haciendo aquí?- pregunto el chico robot.

-Sólo sé que caí por una puerta y…

-¿Pero si caímos de diferentes puertas, cómo es que estamos juntos en el mismo lugar?- pregunto cyborg.

-No lo se, ni siquiera se qué pasa aquí, ¿en dónde estamos?

-Realmente no lo se pero esto me parece como una habitación de pesadillas.- dijo cyborg.

-Si, ya lo creo.- comento robin al observar el lugar.

-Robin, ¿tienes un plan para salir de aquí?- robin siempre tenía un plan, por eso era el líder, merecía el puesto por sus grandes ideas y su carácter serio y su gran liderazgo.- dime que lo tienes…

-Uh.- comenzó el pelinegro cuando un ruido tras su espalda lo detuvo.

-¿Qué fue eso?- pregunto cyborg preparándose y poniéndose en posición de combate.

-Tal vez sean esas sombras de nuevo.- dijo robin buscando alguna arma de su cinturón amarillo.

-¿Cuáles sombras?- pregunto cyborg confundido.

-Es una larga historia.- dijo antes después de recordar que habia perdido su bastón en su batalla pasada.

-Espera, no esta ninguna de mis armas.- dijo robin sacado su mano de su cinturón.

-No te preocupes, tenemos esto.- dijo cyborg alegre, enseñando su brazo, cerrando los ojos de felicidad para mostrárselo a robin.

-Ah, ¿tu brazo?, pero no podemos golpear a las sombras cyborg, las traspasamos.- dijo robin confundido.

-No tonto.- dijo aun con sus ojos cerrados.- ¿qué no lo vez?

-No.- dijo secamente, casi igual que raven.

-Mi cañón sónico.- dijo ahora abriendo los ojos.

-¿Ah?- se pregunto al no ver su cañón en vez de su brazo metálico.- mi sistema debe de estar fallando.- dijo para después agitar su brazo con fuerza para que se convirtiera.

-No creo que funcione cyborg, y creo que nos dejaron sin armas.

-Genial.- dijo con sarcasmo para después oír una riza que se adentraba en el bosque.

-¡¿Quién está ahí?- pregunto robin tomando el mando y dándose cuenta de que las sobras no se presentarían en ese momento.

Se quedaron en silencio y después oyeron esa riza de nuevo, pero ahora mucho más cerca.

-¡Muéstrate!- grito cyborg preparándose para pelear sin sus armas, también robin.

Esa risa de nuevo, mucho más cerca.

-Oye estoy empezando a ponerme nervioso- dijo cyborg con una gota de sudor resbalando de su frente.

-Espera, conozco esa risa…- dijo robin concentrándose.

…..

"Raven", oyó la chica de cabellos violetas mientras trataba de abrir sus ojos. Estaba cansada y había sentido que había pasado por algún extraño viaje. "Amiga raven" volvió a oír, era starfire que intentaba despertarla.

-¿Estás bien raven?- pregunto la pelirroja sacudiéndola un poco.

Por fin despertó la chica y tomo su cabeza con su mano ya que le pesaba.

-¿Starfire?- pregunto la chica.

-¡Si, estás bien!- grito starfire estallando de felicidad.

Raven abrió los ojos con cuidado y se sorprendió por completo al ver el extraño mundo que estaba frente a sus ojos. Era algo realmente espectacular. Sobre la cabeza de la sonriente starfire habia un hermoso cielo color rozado, bueno no exactamente hermoso para ella, pero sí lo era para starfire. Y alrededor de él había unas acarameladas nubes que si ponías atención sabrías que estaban hechas de algodón de azúcar; todo el camino estaba rodeado con todos los dulces conocidos por los humanos (chocolates, paletas de caramelo, ositos de goma, bombones, lunetas de chocolate y de tamarindo) tantos sabores enloquecieron a starfire.

Era como uno de los lugares que había dentro del espejo de raven, sólo que estaba cubierto del dulce y muy preciado material azucarado.

Starfire no podía más, tenía que ir a probar todas esas deliciosidades. Se levanto del suelo, dispuesta a volar cuando fue detenida por raven.

-¡Starfire no!- grito la chica.

-¿Y por qué no?

-Creo que en primera deberíamos averiguar cómo llegamos aquí.

-No deberíamos tener prisa, sabes que quieres probar raven.- raven se avergonzó con su comentario.

-Oh.- dijo starfire recordando.- esto me recuerda a la magnifica canción que alguna vez oí… déjame ver, cómo iba.- dijo mientras daba vueltas alrededor de raven.

-Starfire.- dijo mientras la otra chica la volvía loca.

-Ah si.- grito, después se aclaro la garganta y se preparo para cantar.

-"Quiero un mundo de caramelo, donde todo sepa mejor y esa niña que llevo dentro, se me escape del corazón…"

-¡Starfire!- dijo interrumpiendo a la muy alegre chica de cabellos de fuego.

-Por favor no.- dijo la chica estresada.

-Tienes razón amiga raven, no hay necesidad de cantar, además esa niña que llevo dentro siempre se me escapa del corazón, cuando estoy con ustedes, mis amigos, cuando estoy con ro…- dijo y después se detuvo al instante abriendo sus ojos como platos y la tristeza invadiéndola.

-Star…- pronuncio raven acerándose a ella y tomando su hombro por detrás.

-Starfire volteo con una sonrisa caída y ojos cristalizados que ni el mismo caballero de la noche podía soportar ver.

-No importa.- dijo ella sacudiendo su cabeza.- si a robin no le importo, por qué debería importarme él. ¿Eh?, ¿no te parece lógico amiga raven?- dijo la chica ahora enojándose, recordando cómo robin la había tratado hace unos momentos.

-Claro.- dijo raven sin saber que decir, no debía meterse en asuntos ajenos.

Pero lo que no era para nada ajeno era su relación con chico bestia. Ella, "atrapada en un mundo de caramelo" y él, en dónde estaba, ¿tan separados debían estar? Así no resolverían jamás sus diferencias.

-Bueno.- dijo raven rompiendo el silencio.- tengo que contarte algo Starfire.

¿Ah?- pregunto la chica de ojos verdes.

-Tienes que saber que todo esto es solamente una ilusión.- dijo raven.

-¿Una ilusión, quieres decir que todos estos manjares terrícolas no son reales?- pregunto desilusionada.

-Me temo que si.- dijo bajándola de las nubes.

-Explícame más por favor.- dijo starfire decidida a poner atención.

-No se cuando pudo pasar pero, de alguna forma alguien se infiltro en la torre y nos puso bajo un tipo de hechizo que hizo que todos calleáramos dormidos y así llegar a la ilusión de el mundo de Azarath.

-Eso es sorprendente, cómo es que alguien puede tener la capacidad de hacer algo así.- dijo starfire asombrada.

-Si, lo curioso es que también logro capturar a All guy y llevarlo a la ilusión con nosotros.

-Así que, Trigón y el lugar de Azarath no eran reales.- afirmo la extraterrestre.- claro, nosotros vencimos a Trigón.

-Si.- dijo raven.

-Entonces esto es solamente un sueño…- dijo la chica.

Starfire se paro en un lugar fijo, cerro los ojos y comenzó a hacer esfuerzo, como si fuera a liberar su ki, apretando los dientes y sus parpados y soltando gritos con su boca cerrada.

-Ah, starfire ¿qué rayos estás haciendo?- pregunto raven confundida.

-Intento despertar amiga raven.- dijo starfire.

-Starfire, no lograrás nada con eso.- dijo raven, en ese momento starfire dejo de hacer… lo que sea que estaba haciendo y presto atención.- lo que tenemos que hacer es dormirnos.

-¿Dormirnos?- pregunto starfire.- yo creí que ya estábamos dormidas.- dijo ahora rascándose su cabeza.- no comprendo.

-Si, es difícil de explicar.- dijo raven también algo confundida.

-¿Así que sólo debemos dormirnos eh?- dijo.- esto lo tienen que saber nuestros amigos.

-Si, ese era mi plan, juntarlos a todos y decirles la forma de despertar pero de algún modo terminamos separándonos todos, ah.- dijo para después suspirar.

-Chico bestia por qué te alejaste, no debiste hacerlo.- pensó raven.

-Bueno, yo creo que deberíamos dormirnos para poder al menos despertar de la ilusión.- dijo starfire.

-No creo que sirva de nada.- dijo raven.

-¿Eh?, por qué.- pregunto starfire.

-Si despertamos, no podremos despertar a los demás, ya lo intente. Por eso debemos estar todos juntos.- explico raven.

Starfire perdió la paciencia.

-¿Entonces qué haremos?- pregunto.

-Starfire, "nose" y te lo digo con verdadera sinceridad.

Starfire suspiro.

-Entonces, ¿crees que pueda comer ahora?- pregunto la inocente chica con una gran sonrisa.

Raven no se espero ese comentario y perdió el equilibrio. De alguna forma le tenía envidia a starfire, siempre se encontraba alegre y buscaba el lado positivo de las cosas.