Ubi amor

Kagura quiere que Yomi y Nori sean felices. Puede imaginar a Yomi usando el vestido de novia que ha visto en una revista, exhibido por una idol muy popular que sus compañeras de colegio consideran parecida a ella. Pero Yomi es única y mucho más hermosa y fuerte y auténtica. De ahí que su sonrisa no sea de plástico para las cámaras, ni se parezca a la que Kagura pone cuando quiere parecer una buena niña aunque a veces le parece que le cuesta muchísimo estirar los labios, sobre todo cuando tiene que irse en misión y no sabe si va a volver. Pero eso era antes, las dos mirándose en un espejo y fingiendo. Nori es un buen hombre, Yomi será una buena mujer y Kagura quiere pensar que serán felices juntos (porque se merecen, no conoce gente tan fuerte y que esté junta desde hace tanto), sobre todo porque cree que de esa forma, Yomi dejará de hacer bromas con respecto a dejar de lado a Nori y casarse con ella. Le han resultado muy incómodas. Y últimamente también dolorosas porque no sabe qué tan en serio van.