Reconóceme Capitulo 1: nuevo comienzo.

Pov Bella

Lo odiaba con toda mi alma. Si había algo que detestaba era mudarme. No es que hubiera estado en muchos lugares ni que me hubiera mudado muchas veces pero odiaba tener que venir a Forks, pude tranquilamente a ver seguido sola en el campus de la escuela de Phoenix, sola era feliz.

Mi nombre es Isabella Swan, siempre preferí que me llamen Bella por el simple hecho de que Isabella me dice mi madre en ocasiones incomodas o cuando me va a castigar. Jamás me gusto que me llamen Isa porque suena a muy de niña pero Bella… bueno mi madre siempre dijo que era lo que me describía. Tengo 17 años y voy a cuarto año. La razón por la cual odio Forks es porque allí pase los peores años de mi vida, por eso decidí irme a un Instituto con Campus incluido en Phoenix, El instituto de patinaje con educacional me daba todo lo que podía pedir, patinaje y estudios pagados por una beca. Pero mi sueño no duraría por mucho tiempo ya que luego de estar 4 años viviendo en la gran ciudad, mi madre se quejaba de que me echaba de menos y que quería que vuelva a casa. Pero para mi Forks no era una casa, era el infierno. Por eso mismo tome la decisión de irme a los 13 años. Mi madre creyó que yo era más madura que los otros niños y por lo tanto lista para enfocarme en algo, el patinaje.

-Vamos hermanita, no será tan malo- me dijo Emmett. Emmett era mi hermano mayor. Tenía 18 e iba a último año del instituto. Y aunque se hacia llamar mi hermano mayor yo sabia que lo pasaba por inteligencia. Éramos completamente diferentes. El no se enfocaba mucho en los estudios si no que en los traseros de chicas recién operadas y descerebradas (bueno algunas solían ser un poco mas del 10% de inteligencia). Emmett tenia una vida social muy potente según el ya que como me dijo que todo había cambiado me advirtió que tendría que llegar al instituto para darme cuenta de que hablaba.

-No será tan malo? SERA MALISIMO!- le grite furiosa. El no me miro ya que tenía los ojos en la carretera pero rodo los ojos aun asi.

-Bella eres exagerada, una muy buena a decir verdad- planteo. Yo puse los ojos en blanco. El me miro preocupado- Pero ya, hablando enserio, que es lo que te preocupa?

- Tu ya sabes lo que me preocupa… el… ellos estarán allí- dije aun mas preocupada cuando oí que casi me quedaba sin voz por el miedo. Jamás me había sentido una chica de las que se ponían nerviosas, asustadas o miedosas. Yo ya conocía a los chicos de Forks, conocía a todos los grupos que se armaban allí porque había convivido con ellos y eso fue a lo que me llevo a irme.

Cuando era pequeña no era de lo mejor. Anteojos y dos colitas con un buen libro y ya me tomaban como una nerd o traga libros. Yo sabia que eso se acercaba a la discriminación, siempre me tiraban cosas o pasaban por los pasillos y me empujaban, ponían la traba o cualquier tipo de travesuras. Siempre era el mismo grupo de chicos. Mike Newton, Jasper Withlock, Eric Yorkie, Tyler Crowley Y Edward Cullen, el peor.

Yo sabía que solo lo hacían conmigo, que luego eran chicos normales y hasta se podrían decir que buenos. Pero porque conmigo si y con los demás no?

Solo basto el peor día de mi vida para que decida replantearle a mi madre el tema de cambiarme de colegio. No hiso falta que la convenciera a mi madre estuvo de todo acuerdo cuando vio en que estado llegue a casa.

Recuerdo que ese día ya había comenzado mal. Cuando mi padre me dejo con mi hermano en el colegio, como habíamos llegado temprano aproveche para ir a la biblioteca y devolverle un libro ya que a partir de 7mo grado podías ir allí cuando quisieras. En mi intento de ir allí, Mike Newton estaba en la puerta y lo primero que hiso fue ponerme la trampa con el pie para que callera de cara al piso pero no fue asi. Estaba bastante cerca de la puerta como para estrecharme contra el vidrio de la puerta y cortarme mi labio inferior(sin descontar que mis gafas se rompieron y tuve que andar con ellas rotas durante todo el día). Cuando vi que sangraba corrí hasta el baño ya que odiaba sangrar. Luego de estar casi 20 minutos secándome la sangre el timbre sonó y llegue tarde a clase por la cual el profesor me obligo me obligo a sentarme delante de todo. Cuando Salí de allí estaba llena de bolitas de papel en la espalda que Eric y Jasper Withlock me habían tirado con un sorbete. En el almuerzo no fue nada mejor. Me di cuenta que la comida que había traido, la cual era un sándwich, tenia gusanos y podía asegurar que ninguno era de plástico. Mi día siguió asi hasta lo último. Edward Cullen me atrapo con Tyler y me hecho un baso de no se que pero olía Horrible. En fin un día espantoso.

-Bella… Bella estas en tierra? Llegamos- dijo Emmett moviendo la mano delante de mis ojos para ver si reaccionaba. Yo desperté de mis pensamientos oscuros y lo mire con pánico.

-Si ya estas bien. Si te quedas conmigo en todos los recesos no pasara nada. Sabes, podrás conocer a mi novia- me comento entretenido y luego salió del auto.

Aguarden… novia? Emmett en una relación fija? WOW!

Salí del auto y me coloque al lado de el.

-Dijiste novia? Uff Emmett las fotos que me enviaste de todas las muchachas con las que estabas por mail me dieron mas ganas de ser heterosexual…ahh y de vomitar- le recordé. El me miro mal.

-Hey! Rebecca, Jessica, Melanie, Soña, Lauren… etc. no estaban tan mal- me reprocho. Yo lo mire densamente.

Comenzamos a caminar y paso por paso me iba dando cuenta de lo que Emmett se refería con "El instituto esta irreconocible" Había flores, bancos, mesas y sombrillas en el exterior. Cuando Entramos adentro los casilleros estaban pintados de un color crema con mezcla de baille y las paredes eran blancas. No solo eso era distinto, el aire que había allí era mas fresco y todo se sentía muy estudiantil. No reconocia a cada persona que se me cruzaba por el frente pero tampoco ignoraba que me parecían caras familiares.

También comprendí porque Emmett hablaba de una vida social muy potente. Todos los saludaban y claro que no dudaban en darme un vistazo a mi. Pero no creo que me hayan reconocido.

De ser una tabla andante, de madera, con anteojos, colitas, medio dura, sin figura, torpe y algo lenta pase a ser una chica bonita (según la gente como mi madre), con un poco mas de movimiento, con figura, pelo castaño ondulado (con estilo debía admitir), sin anteojos y con lentes de contacto. Ahora tenia una buena delantera y debía admitir que también una buena trasera aunque sin exagerar.

La gente me miraba con un aire curioso, las chicas se secreteaban y los chicos se miraban mirando como si fuera un dulce para comer. De pronto Emmett se detuvo haciendo que yo me detuviera cuando me di cuenta que era porque íbamos a entrar a una habitación que tenia un cartel que decía secretaria en la puerta.

-Yo te acompaño a buscar tu casillero si quieres pero debes pedir tus cosas aquí… creo que tienes que pedir cosas como libros o algo asi… no se para que- dijo el como si fuera algo que realmente tenia que averiguar. Yo me reí por lo bajo. Me pose delante de la mujer detrás del mostrador y le dije mi nombre.

-Oh señorita Swan tanto tiempo, la esperábamos con ansias, aquí tiene estos son sus libros y horarios. Este es el número de su casillero- Dijo la mujer de cabello blanco y canoso. Yo le asentí y agradecí. Cuando me voltee para ver a Emmett el ya no estaba. Oh genial gracias hermano. Pensé que me ayudarías. Dije en mi mente mientras salía de la pequeña habitación asfixiante.

Pero Emmett no se había ido. Lo vi en un costado de la puerta hablando con una muchacha bien formada de cuerpo. Cuando decía eso me refería a que estaban muy juntos apunto de besarse. Yo me acerque con cuidado y aclare mi garganta para que noten mi presencia. Emmett y la chica levantaron la vista.

-Oh, Bella… ella es Rosalie Hale, mi novia- dijo Emmett. La chica rubia de ojos celestes me observo por un momento. Tenía todo el aspecto de ser una porrista hueca. No digo por el hecho de que lleve puesto uniforme de porrista si no que su belleza (que debo admitir que era impresionante) la hacia ver la típica chica que no sabe mucho de cultura. Rosalie se acerco de la nada a mi y me abrazo haciendo que me cuestionara si ya sabia quien era.

-Bella es un gusto, Tu hermano no paro de hablar sobre tu llegada, me alegra tenerte aquí por fin. No te pareces nada a la niña de las fotos que Emmett me mostro. Eres hermosa- me dijo. Bueno… eso no era lo que esperaba. Me parece que me había equivocado. Ahora no creía que sea una chica muy hueca que digamos. Me hablo con afecto y pude notar una pizca de sinceridad, amabilidad y humildad.

-También es un placer Rosalie. No creí que Emmett podría llegar a tener una chica como tú en sus manos- le dije extrañada. Ella se rio sinfónicamente.

-Yo tampoco creí poder encontrar un novio asi de dulce como tu hermano- me contesto solo mirando a Emmett con una sonrisa enamorada… Muy empalagoso.

-Bien ahora que se conocen… Rose te importa si te dejo a cargo de mi hermanita. Me tengo que ir a practica- Dijo Emmett refiriéndose a mi como si fuera una niñita de 8 años. Cuando decía practica se refería a practica de futbol americano o rugby o como prefieran. El era el capitán según lo que me había informado el. Además de que sonaba medio obvio por su uniforme.

-Descuida Emmett, yo la acompañare- le respondió Rosalie poniéndose de mi lado mientras miraba como su novio y mi hermano se alejaba.

-Rosalie no tienes porque yo puedo buscar mi casillero sola, no quiero causar molestia- le ofrecí. Ella me negó sin darle importancia a lo último.

-Bella no seas tonta, no me molestas. Llámame Rose y estoy segura de que seremos grandes amigas asi que yo te ayudo a encontrarlo- me ofreció. Saco la mitad de los libros de la pila que sostenía y luego agarro el pequeño papel que estaba arriba del ultimo libro que se había llevado con los otros - Bien tienes el casillero numero 150…Mmm… estas cerca de Alice. No es un mal lugar estas al lado del equipo de baseball, no son molestos asi que allí estarás bien- dijo mientras comenzó a caminar.

-Quien es Alice?- pregunté curiosa. Aquel nombre me llamaba la atención ya que me resultaba conocido.

-No la conoces?- me pregunto como si la chica fuera la persona mas famosa del mundo como para que yo este enterada de quien era.

-No, porque habría de conocerla?- le pregunte confundida.

-es que Alice estuvo aquí desde pequeña y tu hermano me comento que tu ya habías estado en este instituto hasta 7mo grado… eso si, no me conto porque te fuiste… En fin estoy segura de que conociste a Alice ya que cuando tu hermano le comento que vendrías no paro de saltar de alegría.

Me sonaba Alice pero no tenia la impresión de a verla conocido antes y trataba de volver a pesar en aquellas personas con las que me juntaba solamente en los recuerdos pero solo podía obtener las caras de el grupo de chicos que me molestaba. Rosalie se detuvo frente a un casillero que tenia la puerta abierta. Dejo mis libros acomodados adentro y luego me dejo el espacio libre para que deje la otra mitad de mis libros. Luego agarre mis libros de algebra que era lo que tenia ahora. Eche un vistazo a lo que me rodeaba. Muchas personas mirándome. Eso me espantaba un poco y al parecer mi compañera lo noto y pude sentir que sonrio.

-Descuida, ya pasara. A mi también me sucedió cuando llegue al instituto- le comento. Sabia que Rosalie no me era una cara conocida y es que seguro llego un tiempo después de que haya ido.

-Te acostumbraste bien- le dije haciendo referencia a su uniforme mientras lo miraba. Ella sonrio.

-Lo dices por esto?- pregunto retóricamente mientras se tocaba la falda de su uniforme- Es solo saber gimnasia artística. Creeme que ser porrista a veces no es ser popular- me planteo y comenzó a caminar de vuelta.

-Asi que los grupos sociales siguien?- pregunte algo decepcionada. Ella me asintió.

-Si creo que si. No cambian mucho. Deportistas populares, Porristas operadas populares, Capitanes de algún deporte galanes y casa novas y líder de las porristas se mantiene firme- dijo con un aire ganador. Yo me reí.

-Asi que mi hermano es un galan y Casanova?- Ella se rio conmigo.

-Puede ser que tu hermano sea la ecepcion, pero el resto siempre es asi- me aseguro.

-Quien es la líder de las porristas?- pregunte curiosa ya que el comentario de "se mantiene firme". Ella me sonrió animadamente.

-As oído hablar de Rosalie Hale?- pregunto en tono gracioso. Yo me reí al mismo tiempo que me sorprendida. Wow Bella, con que codeándote con los populares dijo mi vos interna

-Eres la líder de las porristas?- le pregunte aun mas sorprendida cuando lo escuche con mi propia voz. Ella me sonrió y asintió y volvió a detenerse. Esta vez la parada era frente a un salón de clases que arriba en un cartel tenia tallado "Algebra 4to año"

-Bueno creo que este es tu salón, será mejor que entres porque esta por sonar el timbre- me recomendó. Yo le asentí.

-Muchas gracias por traerme Rosalie… digo Rose- Ella se rio, me saludo y desapareció. Genial, ahora venia lo peor ¿Quiénes eran estos extraños? Me adentre en la clase que estaba llena de personas sentadas en los bancos o en las sillas conversando. Rápidamente busque un asiento en el fondo de la clase y me senté. Al poco tiempo un muchacho de cabello rubio y ojos celestes se acerco y se sentó en la silla que estaba al lado mío.

-Con que… una nueva chica? Soy Mike Newton… tu eres?- pregunto. Con que… Mike Newton. Estaba tan cambiado, tan distinto y sobretodo tan idiota. Trate de no echarme a reír ya que no me había reconocido. Eso era algo bueno.

-Soy Bella- le respondí. Eso estaba bien. Ninguno de aquí sabia que me llamaban Bella asi que solo me reconocerían si me alguien me llamaba por mi nombre completo.

-Wow, ese nombre de verdad te describe- dijo el con un tono… amigable? Yo le sonreí a medias.

-Emm… gracias… supongo- dije encogiéndose de hombros.

-Bien Bella… emm, te veo luego- dijo Mike y con una sonrisa se paro y se fue a hablar con una muchacha de por allí. Me quede callada por un segundo pensando en que haría ¿de verdad no quería que me reconozcan? Es decir. Yo no podía andar diciendo que me llamaba Bella ya que ese nombre era un diminutivo. Tarde o temprano alguien se tendría que enterar que era Isabella. Los apellidos jamás se olvidaban o apostaría a que todavía tenían los anuarios en la biblioteca de cuando tenia 13. Alguien no tardaría en mirarlos y darse cuenta que el nombre que tenia la niña fea de la foto era el mismo que de la chica de ahora.

-Isabella Swan?- pregunto una voz femenina. Rayos! Eso fue mas rápido de lo que hubiera esperado. Me dije a mi misma. No puede ser que ya me hayan reconocido. Mira Bella. Allí hay un hueco donde te puedes meter pensó mi subconsciencia. Y a decir verdad ese hueco era perfecto para meter mi cabeza adentro y que esa voz no me reconozca del todo.