A la mañana siguiente desperté con un dolor terrible de piernas, así que recurrí a mis ungüentos para los dolores musculares y me vendé las piernas, me puse unos vaqueros prietos negros, y una blusa palabra de honor blanca, zapatillas y unas gafas de sol, ya que era una mañana muy soleada…En una de mis horas libres tuve que aprovechar para ir al tocador a quitarme las vendas, ya que el dolor de mis piernas había disminuido.

Almorcé en la cafetería de la escuela con Alice, Jasper, Rose y el grandulón, que no dejo de hacerme bromas sobre Edward y me dijo que para que me hacia tonta, que al final Edward y yo nos reconciliaríamos, también me comento que él y Rose serian pareja en el concurso de baile nacional y que les había tocado el género Danzón, al igual que Jasper y Alice solo que ellos seguirían en Tango… Así que para él ya todo estaba escrito, y el mundo se había confabulado para unir a la familia Cullen con sus respectivas parejas…Todos estaban de acuerdo con él, menos yo, ya que esa sería mi decisión…

-Sí, posiblemente estés decidida a no volver con Edward, pero terminarás por acabar de resistirte ante los encantos de un Cullen- dijo Emmett entre risas- Apuesto 100 dólares a que Bella cede ante Edward

Yo tomo la apuesta-dijo Jasper- Así que más te vale querida amiga que no me hagas perder mi dinerito, mira que estoy confiando mucho en ti.

-Ten por seguro, que Emmett Cullen es perdedor desde ahora- dije contestándole a él y a todos los presentes y levantándome de la mesa para ir a mi siguiente clase. Alcancé a escuchar al Alice exclamando un "que terca", pero Emmett la interrumpió con su sonora voz.

-Bella, no me juegues las pelotas!, por lo menos, déjame sentir que ganaré

-No juegues con mis ovarios ¡Emmett Cullen!. Deja de apostar en mi contra, y ese día ganaras…

-El que ríe al último ríe mejor- dijo Emmett a mis espaldas mientras en la mesa se escuchaban risitas por su semejante afirmación y para ser sincera, hasta yo dudaba de mi misma, y esperaba de todo corazón no hacer perder a Jasper…

No quería que llegara la hora de los ensayos, había tenido un excelente día a pesar de las bromas de Emmett, y el tener que ver de nuevo a Edward los siguientes 13 días, sería una tortura…

-Hola Bella- dijo Edward saludándome y yo salté del susto porque me tomo por sorpresa- Fui a la dirección y la señora Coope me dijo que podríamos tomar el salón de música por 4 días, ósea los que restan de esta semana, y me dijo que si queríamos usarlo el sábado de 12 a 2 pm que le avisáramos-

-Es un tiempo considerable, más de lo que esperaba, después ensayaremos en el salón de baile, espero que Danny no esté ocupado con otros alumnos, y por favor avísale a la señora Coope que el sábado si usaremos el salón, ya que el domingo no habrá ensayo….

-Ok, yo le aviso, y hablaremos después con Danny de todos modos nos tiene que evaluar para el concurso…

-Ok, te veo en un rato…

-Hasta al rato…- y Alcancé a escucharle algo que no entendí muy bien, había dicho ¿Preciosa?

-¡Bella!- Se le fue la respiración en cuanto me vio y trago en seco -Lista para…. ¿comenzar?- dijo alucinado, definitivamente la falda de olanes que me había puesto, habían hecho efecto.

-Estoy lista, pon la música

-Tus deseos, son órdenes- Dijo con una voz sensual

Y comenzamos a movernos al ritmo de la lambada…

-Estas muy tensa Bella, ¿Qué sucede? Ayer no estabas así…

-Solo me duelen un poco las piernas, el bailar así ayer, causo estragos en mi…

-Si gustas nos separamos y hacemos calentamiento con la primera canción

-De acuerdo, buena idea- debo aceptar que Edward se acoplaba bien a mí, y que me daba opciones para ensayar.

Hicimos calentamiento, y mi cuerpo empezó a ceder…cuando la canción terminó le hice saber que estaba lista, y comenzamos la 'danza prohibida', la presión de la mano de Edward en mi cintura me daba seguridad, pero sus ojos clavados los míos estaban causando desordenes en mi cuerpo, me iba alterando poco a poco, era en las vueltas de trompo cuando lograba calmarme un poco más, pero en la vuelta de lambada, la parte baja de mi entrepierna palpitaba de la excitación debido a que el roce era más intenso, y gracias a ese hecho fallaba varias veces y teníamos que repetir, aunque por dentro estaba encantada por el hecho y por el intenso placer que esto causaba, ya que volvía a sentir su entrepierna rozar con la mía, me dio vueltas cruzadas y me hormigueaba el cuerpo al sentir como chocaba repetidas veces su excitación en mis glúteos, llegamos al punto en que los dos estábamos en las mismas condiciones, quedamos de frente y miré en sus ojos el fuego de la excitación, sentí vibrar su masculinidad en mi parte baja y sus labios entre abiertos exhalaban su dulce hálito sobre mi rostro y me condenaban a ceder ante él, no pude más y rompí la promesa que me había hecho de no sucumbir a sus encantos…

Me abalancé sobre él y lo bese, descargando en ese beso el fuego y las ansias que tenia de sentirlo dentro de mí, recorrió mis muslos y todo mi cuerpo con sus manos y llego al punto de mi excitación, me hizo a un lado la tanga e introdujo un dedo en mi haciendo que se me escapara un gemido y me silenciara con un beso, me llevo hacia una mesa de madera rustica que se encontraba a nuestro alcance y me coloco ahí, me retiró la blusa y comenzó a masajear mi senos encima del sostén, hasta que se deshizo del estorbo y comenzó a beber de ellos, yo estaba cada vez mas mojada..

-Edward- Dije con voz entrecortada

-Bella- y en cuanto dijo mi nombre no aguante y llevé mis manos a sus pants para bajárselos

-¡Te necesito dentro ya!- ordené

-Tus deseos son ordenes, princesa

-Se bajo los pants a mitad de sus piernas, me quito la tanga, e introdujo dos de sus dedos..

-estas tan lista para mi Bella- y tortuosamente movía dentro y fuera lentamente sus dedos

-Edward… Ed.. Más rápido –sentí como se erizaba mi piel con el contacto de su mano sobre mi clítoris.

-Solo pídelo, amor mío y tus deseos serán concedidos- y empezó a bombear con más rapidez, dentro y fuera, dentro y fuera.

-Basta, no puedo, entra ya, te quiero dentro de mí ahora…- dicho esto, me sujeto de las caderas y me penetró de una sola estocada, y ahogó mi grito en un beso, rodeé su cintura con mis piernas para hacer más profunda la penetración

- Oh si, Bella te extrañé tanto- me dijo con voz entre cortada mientras su mirada obscurecida se perdía con la mía

-Edward, te amo- dicho esto, aceleró el ritmo de la penetración y llegamos juntos al orgasmo, agotada, me dejé caer en su hombro, y nos quedamos abrazados y el aun dentro de mi…

De repente, llegó la lucidez, y me salí bruscamente de él y lo empujé, no podía creer lo que acababa de hacer; me había traicionado a mi misma por haber caído en sus redes y traicioné mi corazón porque sabía que él no me amaba y que solo se había dejado llevar por el calor del baile en ese momento, me dijo que me había extrañado, si, pero… ¿De qué forma?, no iba a permitir que se burlara de mi… no de nuevo…

-Bella, ¿Qué sucede mi princesa?- hice como si nada hubiera pasado, y le devolví una imagen fría de mi.

-Nada, me tengo que ir ensayamos mañana- dije mientras me ponía mi blusa y buscaba la tanga….

-Pero, dijiste…-lo interrumpí-

-No hay nada que decir Edward, lo que paso, paso…No te ofusques deberías estar acostumbrado a este tipo de encuentros, ya que eres un máster en estos temas…con tu permiso, ensayamos mañana, llega puntual.- no quise voltear a ver el rostro de Edward en ningún momento o vacilaría, después haberle dicho todo lo que le dije

-Como quieras, Bella- dijo en un tono más hosco y serio en cuanto atravesé la puerta, ¿no se supone que debería estar feliz? Había conseguido lo que quería, aunque sería la última vez que me tomaría, alcancé a escuchar un ruido sordo.

Pasaron los días, y cada vez que miraba a Edward era única y exclusivamente para ensayar, todo había cambiado desde que lo dejé fríamente la última vez, intercambiábamos palabras solo para que Edward me corrigiera o viceversa, aun seguí sintiendo la excitación cuando me tocaba o rozaba mi entre pierna con la suya, pero me controlaba. Me imagino que el ponía mucho autocontrol ya que no era un baile cualquiera y lo manejó muy bien. Me pregunté muchas veces el porqué, él siendo hombre no trataba de intentar algo conmigo durante los ensayos, caí en la cuenta de que me estaba comportando paradójica; no quería tener ya nada más que ver con él porque al final seguía sufriendo y me quedaba con un gran vacío en el pecho y a la vez deseaba que él me tomara ahí mismo, pero esta vez, no iba a cometer el error de abalanzarme otra vez sobre él, a pesar de que cada vez que nuestras miradas se encontraban, podía notar sus ojos obscurecidos con rastro de deseo…

Era una hermosa mañana dominguera, se habían suspendido los ensayos y por lo tanto la inevitable excitación y el deseo… aunque solo este día, por desgracia, el controlarme demasiado en esos días había dejado secuelas, todas las noches me había soñado teniendo sexo con Edward y casi siempre amanecía húmeda y enfebrecida, hasta el punto de que despertara ruborizada de tanto calor… Decidí darme una ducha de agua fría y me puse un mini short verde militar, una blusa de tirantes beige y unas sandalias plateadas de suela baja, tomé mis anti solares y me encamine al centro comercial para ir por la despensa…

-Hola Bella- brinqué del susto- perdón por asustarte, que bueno que te encuentro.

-Hola Ángela, que gusto verte ¿Tú también andas comprando la despensa eh?

-No en realidad solo pasé por un agua, pero como estoy haciendo tiempo para que Ben salga del entrenamiento así que decidí dar una vuelta, Edward los puso a entrenar duro hoy ya que mañana hay partido…

Solo pude contestar un 'ahhhh' cuando Ang menciono a Edward…

-Bella, me conoces bien y sabes que soy neutra con mis amistades ¿verdad?

-Por supuesto Ang, por eso me agradas, ¿A qué viene la pregunta?

-Me voy a permitir decir esto por una vez en mi vida, así que quiero que pongas mucha atención a lo que te voy a decir.

-Está bien, ¿Por qué tanta seriedad? Solo…-dije alzando mis hombros- suéltalo

-Bella, se que eres una chica inteligente, pero por desgracia tu terquedad no te deja ver más allá de tus narices – me tensé al escuchar que Ángela me hablaba por primera vez sin rodeos- Ben, me contó que los del equipo no podían verte con Edward, ya que te les hacías una chica bonita pero… anticuada, una mujer que no iba con la imagen del capitán, así que decidieron ponerle una droga en su agua después del entrenamiento y como sabían que Lauren babeaba por él, ella decidió prestarse para el juego, no sé como hicieron para que tu lo vieras…

-Dejaron una nota en mi casillero- intervine, aún paralizada tratando de digerir lo que ella me estaba diciendo en ese momento-

-... Sé por muy buena fuente, que Edward se lamenta por ese día, creo que tenía planeado darte una sorpresa, pero no de ese tipo, y todo le salió mal. No quise intervenir porque pensé que tarde o temprano se reconciliarían debido al gran amor que se tienen, porque aunque no lo quieras ver así Bella, se les nota por los poros. Cuando me enteré que serian la pareja representante de baile latino, imaginé que se reconciliarían, pero veo que es todo lo contrario, esta mañana vi a un Edward ojeroso y con la mirada triste y perdida. Aclaro que no abogo por nadie, pero piénsalo Bella... antes de que tomes una decisión que quizás sea equivocada…hasta pronto, me tengo que ir Bella, ya no tarda en salir Ben del entrenamiento, cuídate mucho ¿si?…

-Hasta luego Ang… gra..gracias- le contesté mientras recuperaba el aliento y trataba de que mi corazón desbocado regresara a su sitio…

El gran día había llegado, viajamos a New York con todos los gastos pagados para representar a la escuela. Danny estaba emocionado, nos estaba dando los vestuarios y nos dijo que esta última semana había respirado el éxito, que habíamos logrado bailar sin ninguna falla y eso a él lo tenía simplemente feliz. Yo me sentía segura, porque sabía que tenía una excelente pareja de baile y al amor de mi vida a mi lado. Sabía muy bien que este día lo recordaría toda mi vida…

Cuando me vi al espejo, palidecí, en mi vida me había puesto algo así, ni siquiera cuando baile salsa. Mi vestuario era una falda roja corta holgada que llegaba tres dedos debajo de mis glúteos, prácticamente solo tapaba la tanga negra que llevaba debajo de la misma, una blusa a juego tipo top con un escote en "V" pronunciado que se formaba por la prolongación de tela de la misma al hacer el amarre, y debajo de la blusa un sostén de encaje negro que sobre salía en el escote de la blusa, zapatillas rojas de tacón alto y mi cabello suelto. Por más que traté de ocultar el sostén debajo del escote, no lo logré, estaba luchando en vano y desistí. Me sacaron del trance cuando tocaron a mi puerta…-segunda llamada, segunda llamada-…

Cuando salí, vi a Edward esperándome detrás del telón, mi mandíbula cayó al suelo al verlo ahí parado con un pantalón negro y una cinta roja en su cintura nada más…al ver su pecho desnudo y su abdomen marcado por un adorable paquete de 8 músculos pequeños en cuadritos, que se me antojaron recorrer con mi lengua como si fuesen chocolates, se me aguó la boca y mi corazón aceleró de 60 a 180 latidos por segundo y trate de componerme esperando que no me hubiese pillado cuando volteó. Al verme se quedo paralizado, reí para mis adentros, yo también había causado ese efecto en él, definitivamente el vestuario que me había dado Danny, hizo reacción debajo de sus pantalones, y al verse sorprendido por mí metió sus manos a los bolsillos…Anunciaron

-A continuación la siguiente pareja, concursando para la Universidad de Phoenix, también representando el género Lambada, con música interpretada por el grupo Kaoma, tituladas "Lambamor" y "Llorando se fue" … Adelante por favor Edward Cullen e Isabella Swan, ¡un aplauso por favor! …

-Vamos Edward, nos anunciaron ya- dije sacándolo de sus pensamientos

Llegamos al centro del escenario y Edward y yo alzamos las manos hacer la señal que estábamos listos para comenzar, mientras él y yo nos mirábamos sonrientes y directo a los ojos… comenzó 'la danza prohibida".

Edward y yo encajábamos como dos perfectas piezas de puzzle, el roce de su piel contra la mía era más intenso, había más contacto y eso me enloquecía, él entre abría los labios para exhalar su dulce hálito cuando nuestros rostros se juntaban era un efecto mágico…lancé mi cabeza hacia atrás sentí que me dio un beso rápido en mi abdomen, la excitación recorrió mi cuerpo y mi sexo palpitaba enviando sangre para recibirlo dentro de mí, me estaba humedeciendo. Percibí, como su masculinidad quería cobrar vida, me pego más a él y me dio tres vueltas rápidas en cruce, y logré sentir su pecho y su excitación contra mi espalda y cuando volvió a atraerme de frente susurré rápido en su oído:

-Trata de controlarte amor… yo no estoy mejor que tú-

-Me pones a mil Bella, como quieres que me controle, ese sostén de encaje me está volviendo loco...-solté una risita

-Solo hazlo, tenemos espectadores, piensa en otra cosa….

Y me lanzo en una vuelta en trompo…cuando volví a estar frente a él estaba a punto de terminar la primer canción y aun nos quedaban 4 minutos más de intenso placer, seguimos con los pasos básicos y después me lanzó para que hiciera varios giros y volver para terminar cerca de él y susurro a mi oído,

-Tenerte tan cerca rozando tu piel con la mía es una tortura, Bella, pero no sabes cuánto lo estoy disfrutando…

Me lanzó a una vuelta en cruce de nuevo, pero esta vez me jaló fuerte hacia él y sentí golpear duro su excitación contra mis glúteos y casi solté un jadeo, tomó mi mano izquierda estirándola mientras apretaba con su mano derecha fuertemente mi abdomen y danzamos hacia adelante y atrás, cerré mis ojos y los volví a abrir, sentía como movía su pelvis de lado a lado contra mis glúteos, definitivamente me volvería loca, me raptaría a este hombre y lo haría pagar con placer por lo que me estaba haciendo sentir… como nunca!. Me lanzó con un giro y volvió a atraerme de frente, continuamos con los pasos básicos de lambada y giros rápidos sobre nuestro eje mientras íbamos alentando el ritmo ya que estaba iniciando la otra canción… Fundimos nuestras miradas con deseo, y Edward no se contuvo me robo un beso rápido, con el efecto del batir de las alas de un colibrí, y yo le respondí lamiendo mis labios…

Comenzamos a movernos al ritmo de llorando se fue, pero esta vez solo pude devolverle una mirada de amor, y él me hizo un gesto de duda feliz y yo solo le sonreí, comenzó a lanzarme para que yo diera las vueltas me sentí lejos de su cuerpo pero sabía que pronto, estaríamos rozándonos otro vez….juntó nuestros cuerpos y comenzamos a dar las vueltas de ola, las vueltas de lambada… me excité de nuevo y sentí como una descarga eléctrica recorrió mi cuerpo erizándome la piel, eché mi cabeza y tórax hacia atrás para casi completar el arco con mis pies en punta y retorné al frente para llegar a los pasos finales. Terminamos frente a frente, inhalando y exhalando, embriagándonos con nuestras respiraciones… se escucharon gritos y aplausos, la multitud estaba excitada de alegría al igual que nosotros dos y nos comenzamos a reír por el simple hecho que estábamos juntos y todo había salido sin fallo alguno…

Nos abrazamos y alcancé a escuchar entre los gritos eufóricos que llamaron a la pareja anterior que bailo al igual que nosotros, Lambada…y nos dieron las calificaciones.

-Felicidades a las dos parejas concursantes, pero solo una se lleva el primer lugar- dijo uno de los jueces- y los ganadores son:

-…Edward Cullen e Isabella Swan! –y no se hicieron esperar los gritos eufóricos de nuestra escuela- Representando a la Universidad de Phoenix, con un resultado de 10 puntos contra 9.5 de la Universidad de los Ángeles, un aplauso para ellos y para su profesor de baile Daniel Juárez, egresado de la Universidad de Baile Colombiano…-

-¡Danny!- Dije gritándole entre la multitud que nos abrazaba- Recibe tu los premios, Edward y yo tenemos algo pendiente- y Danny asintió con cara de… este arroz ya se coció.

Jalé a Edward y brinque hacia él, abrazándolo y enrollando mis piernas en su cintura y le dije con voz sensual…

-Felicidades, excelente bailarín… pero tú y yo tenemos algo pendiente, así que llévame a donde se te ocurra para concluir lo que empezamos en la pista de baile y lo besé intensamente…

-Tus deseos son ordenes mi bella princesa, y estoy encantado de cumplirlos-

Llegamos al hotel que estaba a 3 cuadras en taxi! Y comenzamos nuestro amor en el elevador, me beso intensamente y bajó hacia mi escote para seguir besando por encima de mis senos, retiró la blusa y el sostén en un movimiento limpio y rápido, sin preámbulos, me cargo y enrollé mis piernas en su cintura, llegamos a su piso, caminó todo el pasillo besándome y masajeando mis glúteos mientras yo enredaba mis dedos en su cabello cobrizo, deslizó la tarjeta de su habitación y cerró la puerta detrás de nosotros…

Me arquee de placer cuando pasó de mis labios a mis senos dejando una marca de saliva, lamiendo mi pezón erecto y masajeando el otro con su mano, me tumbó sobre la cama, y recorrió con su lengua mi abdomen, se deshizo de mi tanga rasgándola en un movimiento rápido y yo gemí de placer cuando su boca se posesiono de mi sexo ya humedecido, siguió moviendo su lengua dentro y fuera de mi, hasta que no aguanté mas y grité su nombre

-Edward!-

-¿Dime princesa?-preguntó con una voz grave y sensual

-No te detengas, no me sigas torturando de esa forma.- dije con voz entrecortada, siguió su labor, y de golpe introdujo un dedo en mi vagina haciendo que se me escapara un grito y me arqueara por el placer.

-Más Edward, más rápido… sigue así...- introdujo otro dedo y comenzó a bombear dentro y fuera, haciendo que explotara en un intenso y delicioso orgasmo…subió a la cama y se acerco a mí y me beso dándome a probar al mismo tiempo el sabor de mi excitación...se separó de mí

-Esto apenas comienza princesa- y lo observé con una sonrisa en mi rostro y con ojos de lujuria

-¿Y quien dijo que ha terminado?- dije tomando el control

Me monté en él, y comencé a rozar su cuello con mi lengua y llegue al lóbulo de su oreja y comencé a succionar y lamer, sentí como se erizó su piel y a su miembro excitado, vibrando debajo de mi, recorrí de besos y lametones los músculos de su abdomen, los mismo que me habían hecho agua la boca y le quite la cinta roja que fungía como cinturón, la tome entre mis manos y cubrí sus ojos con ella…

-¿Bella?

-Silencio, estas sometido a mi- le contesté con voz sensual y lo vi morderse el labio inferior, desabotoné y baje la cremallera de su pantalón, se lo quité y solté un grito ahogado al ver que no tenia bóxer, y el soltó una risita

-¡Mmm! Niño malo, ¡no traes bóxer!- tomé entre mis manos su miembro grande y palpitante, comencé a succionarlo, a lamerlo y a masajearlo con mi mano haciendo que él se arqueara y gimiera de placer

-No voy a aguantar mucho más Bella- dijo con voz entrecortada y dejé de succionar y masajear- ¿Bella?

-Shhh! Tú solo trata de aguantar-

- Me monte en él y de una sola estocada deje que su miembro penetrara en mi vagina, gritamos de placer y me moví lentamente para alargar la sensación de calor que la fricción generaba…

-No puedo mas- dijo con voz ronca, y aún cegado por la cinta roja me cargó y en un movimiento rápido me colocó debajo de él y comenzó a hacer sus movimientos más rápidos mientras yo ajustaba mis piernas en sus caderas para hacer más profunda la penetración...

-Córrete para mi Edward- dije entre jadeos y el terminó descargándose en mi y segundos después llegue al orgasmo…Se iba a separar de mi cuando lo abracé y susurré a su oído…

-Aún no, Edward, te quiero sentir dentro de mi…- Se quito la cinta que cubría sus ojos y me miró con ojos llenos de dudas y… ¿miedo?

-¿Bella?

-Dime…

-No quiero arruinar el momento, pero… en base a la experiencia anterior en el salón de música...¿Es esto es una reconciliación?, porque no estoy dispuesto a dejarte ir de nuevo, desde ese día me has dejado en claro que me amas, te entregaste a mí y con esto te digo que no tengo planes de jugar contigo, ni de tomarte cada vez que se me presente la ocasión y tampoco quiero que tú lo hagas conmigo… porque yo lo único que he hecho desde que te conocí es amarte con locura y ese amor sigue indemne…

Me tensé en cuanto me dijo todo esto, no imaginé que Edward se hubiera sentido herido en cuanto lo dejé en el salón de música y eso me enterneció. Recordé lo que me había dicho Ángela con respecto a su mirada triste y tomé su rostro entre mis manos…

-Edward, perdóname si herí tus sentimientos, en ese momento no sabía lo que hacía, estaba cegada por el miedo y el dolor. Con esto dejo en claro que es más que una reconciliación, es el inicio de una nueva vida a tu lado…te amé desde el primer momento, te seguí amando después de lo de Lauren y te sigo amando ahora…

-¿Qué te hizo cambiar de opinión?

-Digamos que descubrí que lo que me dijiste de que te pusieron una trampa era cierto y… Aunque no lo hubiera descubierto, aun así hubiera bajado la guardia, en primera porque me di cuenta que el amor que profeso por ti nunca murió…

-Y la segunda?

-Porque…-me sonrojé-

-Me encanta el rubor de tus mejillas, pero…-alzó las cejas en forma de pregunta

-Porque bailar de esta forma contigo se volvió tan excitante, que no sabía por cuánto tiempo iba a mantenerme controlada y terminar sucumbiendo a tus encantos, y mira aquí estoy, rendida ante ti y disfrutando de este amor…

-Cariño, no solo tú sucumbiste a mis encantos, de no haber sido porque Danny estaba presente el día que bailaste para mí, te hubiese hecho mía desde aquel entonces…

-Y yo hubiese cedido gustosa...- dije tocando su nariz con la punta de mi dedo índice -Aunque ahora me siento culpable, hice perder una apuesta…Emmett contra Jasper…aunque prácticamente esa apuesta la perdieron desde hace dos semanas atrás, solo que no dije nada- comenzó a reír

-¡Emmett y sus famosas apuestas! No tienes porque… Yo le triplico a Jasper lo que pierda, porque ni todo el dinero del mundo pagaría la felicidad que estoy sintiendo en estos momentos…- mi corazón latió desbocado y él me besó

-Edward… -dije cuando empezó a besar mi cuello -¿Cual era la sorpresa que me tenías preparada? El día que te descubrí con... ella

-¿Me permites mi princesa hermosa?-Asentí

Salió de mí y se levantó de la cama, dejando un vacio extraño, busco algo en la maleta… volvió, se sentó nuevamente y me colocó en su regazo y jaló la manta para cubrirnos.

-Se que no es el mejor momento para decírtelo, pero no puedo dejar sin contestar tu pregunta- dijo abrazándome con fuerza y dándome un casto beso en el cuello, tomó mi mano y deslizó un anillo en mi dedo corazón, mientras yo literalmente temblé de nerviosismo quedando anonadada por el hecho

-Isabella Marie Swan-dijo susurrándome al oído- quiero ser parte de tu nueva vida ahora y siempre, ¿Tú quieres ser parte de la mía? ¿Quieres casarte conmigo? Y… ¿Me perdonas por haber presionado a Danny y haber sobornado al jurado para que calificaran individualmente? cosa que nunca hacen… ¿Por poner de mi lado la suerte, porque estaba seguro que Tania no lo haría bien ya que había ensayado muy poco? ¿Para qué me eligieran como tu pareja de baile y hacer que bailáramos… Lambada?- me quedé helada de la sorpresa pero comencé a reír, eso era jugar sucio…

-Edward Cullen –dije viéndolo a los ojos- quiero ser parte de tu vida, quiero casarme contigo, ser tu mujer y darte hijos. Te perdono por presionar a Danny, sobornar al jurado, poner de tu parte la suerte y por hacer que fuéramos pareja de baile, aún cuando no quise serlo en ese entonces, porque si no hubieses hecho eso no estaría aquí en Nueva York contigo, disfrutando del momento y de ti, pero no te perdono el hacerme bailar lo prohibido, hasta que cumplas con la cuota de placer, tu deuda asciende a dos semanas… -comencé a reír de nuevo-Así que comienza a pagar, niño malo…

-Te pago los días, meses o años que quieras, mi bella princesa, porque nada me hace más feliz que eso y porque nada me paga la tortura que viví estando tan lejos de ti…-

Dicho esto, me besó intensamente y nos volvimos a entregar, de forma amorosa y apasionada, gimiendo de placer y al llegar al éxtasis y tocar el cielo con las manos, nos quedamos abrazados y profundamente dormidos…

…¿Bailamos Lambada?- Dije susurrando a su oído

-Tus deseos son ordenes, princesa – contestó el hombre de cabello cobrizo del que estaba locamente enamorada

Le dio play a la música y comenzamos la danza prohibida…

Fin.


Este minific se lo dedico a Gisela (Dark warrior 1000) mi inspiradora y motivadora personal, y a otra de mis autoras favoritas Iraide Aguirre (Impassegirl89) (aunque ella aun no sabe que ya escribo fics) y a Aspasie (que por cierto no te he preguntado tu nombre ya nos comunicamos por face y todo pero jaja que risa!) y pondria la gran lista de todas las que les dedico mi fic.. pero son las mismas que estan en "Agradecimientos" :P

Gracias a todas las chicas que leyeron y comentaron "DANZA PROHIBIDA", no tengo como agradecerles el apoyo brindado y todos sus reviews, SON GENIALES!...no queria terminar este fic, como dije antes los personajes se siguen rebelando contra mi y me pone triste! muy triste ya que es el ultimo capi...

de regalo les dejo en link de la pelicula lambada que menciona Danny en el segundo capitulo, "Lambada, The Forbidden Dance", yo apenas la volvi a ver ayer 24 de sep. ya que tenia mucho que no la veia, asi que quise recordar, y les digo que Nissa y Jason los protagonistas de la peli no le llegan a los talones a Edward y Bella en el baile prohibido ciao! las quiero!

.info/pelicula/3708/Lambada,-el-baile-prohibido-1990/

P.D.: Salesia, contesé tu review en Agradecimientos besos