"Caso Fortuito"

EL CAZADOR DE LA BRUJA

Aleksast: 2010

LA & Ellis

Maldito deseo, maldito destino que tengo por camino... sigo tus pasos, porque deseo con todas mis fuerzas, tenerte. ¡Al diablo con lo demás! Sólo quiero estar en tí, probar de tus entrañas, entrelazar nuestros cuerpos y amarte a todas horas. Ellis, a ti es a quien ese bastardo me ha obligado a seguir, me impide que te haga mía, como mi cuerpo está exigiendo ahora, me impide que tu me veas, y te des cuenta de este incendiario deseo que tu me provocas, que tu aroma evoca a mis sentidos, que genera mil sensaciones en mi, que con sólo verte soy capaz de extasiarme y fantasear contigo, y como pasó en aquél restaurante de paso, que tu me sientas en lo más profundo de tu ser, ese placer que mágicamente me haces sentir sin estar en mi y te comparto sin estar en ti, es un enfermo anhelo, lo sé, estoy demente por tu silueta, por tu boca, por tus ojos, por esa melena áurea y esos ojos color lavanda que despiertan en mi inquietas emociones... mi vida daría si antes de morir pudiera yacer en ti, beberme esas ansias, robarte esa inocencia tentadora, y brindarte un sinfín de placeres desconocidos, ¡cuanto daría! por que de tu boca se oyera mi nombre, con el son del goce íntimo que te pudiera estar ofreciendo, que tu te aferraras a mí como yo me aferro a la idea de poderte enamorar, poderte tener sólo para mi, por que aunque tu camino sea largo, sinuoso y peligroso, voy siguiendote los pasos cual loco soñador, me tienta el deseo, me inunda, me controla y lo disfruto a más no poder, pero me desgarra la pena de no poderte tocar, no poder sentir en mis manos esa piel de terciopelo, no poder tener en mi boca ese néctar dulce y virgen, no poder explorarte, no poder sentirte aquí, ni tu calor ni tu prescencia en mi, no poder impregnarme de tu afrodisiaca escencia. Maldito destino, maldito quien lo trazó, arrastrándome sin piedad a la locura, a ser su objeto, a ser su títere, su muñeco... pero un día lograré mi libertad para conseguir la tuya, un día desataré los hilos que me vulneran y juntos lograremos cuanto queramos, pero antes... pretendo enamorarte, y eso, querida mía, es lo que más anhelo en la vida, el que tú me quieras.