oOLa, mis más sinceras disculpas por haber tardado tanto pero con me he dejado juntar muchos pendientes y casi no tengo tiempo, aparte de que cuando la quise subir me aparecia que habia un error, creo que en ese entonces habia algunos problemas en la página, aunque ya al fin he avanzado un poco más. Por cierto, ya tengo otra historia lista (otra de las razones por las que me he tardado tanto), no tardaré en subirla.

Bueno ya saben, Los Jóvenes Titanes no me pertenecen. Sin más preámbulos, disfruten este capítulo.

Hechizo de Rosa

Capitulo 3: El mal no se controla.

-¡¿QUE QUE?- exclamó Veloz con furia. Mas y Menos estaban abrazados uno al otro y escondidos detrás de Raven. Los chicos ya les habían contado todo lo que ocurría.

-Ya explotó- aclaró Abeja rodando los ojos.

-No fue nuestra culpa, salía sin avisar- dijo Chico Bestia

-¡Y no se les ocurrió preguntar: ¿Star, vas a alguna parte? O ¿te podemos acompañar?-

-Ahora que me acuerdo…- interrumpió Raven- ¿Qué no por estos días era la celebración del festival de la amistad que hace un año Starfire nos lo había celebrado?-

Cyborg, Chico Bestia y Robin se miraron entre sí con mirada de asombro, era cierto. Hace un año, Star les había platicado sobre tal día, Blorthog (ya investigue como era, perdón) se llamaba, el mismo día en el que ella viajo en el tiempo. Increíble que algo parecido sucediera ahora justamente en el mismo día... ¿Acaso ese día estaba maldito aquí en la Tierra?

Los Titanes Este se quedaron mirándolos como si no entendieran que ocurre.

-Perdonen mi ignorancia pero ¿de qué festival hablan?- preguntó Aqualad

-Como Star viene de otra planeta, sus costumbres son diferentes- aclaró Robin- Ese festival se celebra entre amigos para que, según Star, era para no romper la amistad.

-¡Pues yo creo que ya la rompieron!- Veloz estaba fuera de sus casillas.

-¡Ya basta! En vez de seguir discutiendo, deberíamos detener a Starfire para poder curarla.- sugirió la líder de los Titanes Este, que ya estaba harta de escuchar y escuchar y no hacer nada.

-Tiene razón, ¡Vamos titanes!- ordenó Robin.

Mientras tanto:

-¿Una propuesta?-

-Si. He de decir que te he observado últimamente y admito que eres realmente fuerte- el hombre de las sombras tenía una máscara bicolor.

-¿Quién demonios eres?- estaba lista para atacar

-Me conocen como…Slade, digamos que soy un villano en contra de los Jóvenes Titanes. De seguro ya los conociste-

-¿Eran esos estúpidos que decían ser mis amigos?-

-Justamente ellos. No eres la única que los detesta, yo también estoy muy en contra de ellos.-

-¿Y por eso me has estado espiando?-

-Te explicaré. Ven, acompáñame… si quieres- dijo volviendo a la oscuridad seguido por Star.

-¿A dónde vamos?-

-Al comienzo de algo magnifico-

Regresando con los titanes:

Iban en la nave T. Raven, Abeja iban volando acompañados por Chico Bestia en forma de ave, mientras Robin, Cyborg, Aqualad, Veloz, Mas y Menos dentro de la nave.

-Se está moviendo- informó Cyborg

-¡Demonios, debemos ser más rápidos!- al parecer, Robin también se estaba saliendo del límite de su paciencia.- Cyborg ¿Dónde está exactamente?-

-Pues… esta a 8 km al oeste y… no es posible- se detuvo

-¿Qué sucede?- preguntaron todos a la ves

-Está a 8 km y 750 m bajo la tierra-

-¿Cómo demonios llegaría hasta 750 m bajo la tierra?- preguntó Veloz

-Esto se me hace familiar- decía Raven. Chico Bestia se comunicó telepáticamente con Aqualad diciéndole que les dijera a los demás de que esa profundidad era similar a la del escondite de Slade cuando Terra era su aprendiz.

- Es cierto Chico Bestia- afirmó Raven

-¡OTRA VEZ ESE MALDITO SE TIENE QUE METER CON NOSOTROS Y PARA COLMO ME TIENE QUE DAR EN DONDE MAS ME DUELE…. Digo en donde más nos duele- Al parecer Robin soltó un poco su lengua al decir esa frase.

-Estamos a punto de llegar- informó Cyborg.

-¿En dónde estamos?- Star había seguido a Slade hasta su guarida.

-Aquí es donde la maldad nace.-

-¿Qué era lo que tenía que decirme?- dijo acordándose del por qué había seguido aquel tipo.

-Sólo te preguntaré una vez…- el suspenso se oía en todos lados, era un poco desesperante.- ¿Quisieras unirte a mí para destruir a Los Jóvenes Titanes?- la joven se quedó pensando. De alguna extraña manera algo le atraía a esa propuesta, pero otro lado le decía que no debía hacerlo y esta última se dividía por dos razones: una ella no quería ni necesitaba a nadie para ser como es ahora y dos… su lado bueno sigue ahí en ella, aunque dormido y en una mínima porción. ¿La aceptaría o no?

Los titanes aterrizaron en un edificio, cerca en donde estaba el paradero de Starfire.

-¿Y bien? ¿Dónde está?- preguntó Chico Bestia

-Según las coordenadas…sigue debajo de la tierra- Antes de que alguien dijera algo, Robin se adelantó y fue corriendo a la guarida de Slade. Los demás lo siguieron aunque la distancia ya era muy larga.

-Oigan…- dijo Aqualad jadeando- si sabia… que Robin… era rápido… pero no tanto-

-Cuando se trata de Slade o de Star- contestó Raven mientras volaba- a Robin le gana la adrenalina. Desafortunadamente aquí se juntan ambos.- Más y Menos se juntaron par air más rápido y así alcanzar a Robin pero pararon en seco al darse cuenta que habían perdido de vista a su líder. Los demás se juntaron con ellos y también se percataron del joven desaparecido.

-¿Qué pasó? ¿Dónde está Robin?- preguntó Cyborg a los gemelos.

-No lo sabemos- respondieron al mismo tiempo.

-Íbamos siguiendo al señor Robin cuando lo perdimos de vista, así nada más- continuó Más.

El silencio seguía reinando la habitación, ¿aceptaría la propuesta o no?

-No tengo todo el tiempo… ¿aceptas o no?- Slade perdía su paciencia, tenía que aceptar, sino su plan se iría a la basura. De repente se escuchan pasos a lo lejos, por un túnel, que se van acercando más y más rápidamente.

-¡Acepta!- gritó Slade.

-¡No!- contestó una voz masculina del lado en donde se oían los pasos, los cuales se habían detenido…era Robin.

-Ah Robin, que bueno que estas aquí presente. Te estábamos esperando- dijo Slade.

-¡¿Qué tramas esta vez Slade?- gritó furioso Robin.

-Bien que me conoces. Eres un chico listo Robin, deberías saber lo que planeo. ¿No recuerdas los problemas que tuve contigo y con Terra?-

Robin se quedó pálido, no quería recordar esos momentos tan fríos en los que él era aprendiz de Slade y no querría volver a serlo. Además apostaría que si en ese momento estuviera Terra, ella diría lo mismo.

-Ella no aceptaría ¡JAMÁS!- dijo Robin con furia

-¿Estás muy seguro?- los dos se volvieron hacia ella. –Únete a mí, preciosa-

-No lo hagas Star, él no es bueno, no te unas a él por favor-

Estaba entre la espada y la pared ¿Qué debería elegir? De repente sintió una punzada en la cabeza, se retorció y se sostenía la cabeza, el dolor era horrible, insoportable. De un momento a otro su cuerpo empezó a brillar de una luz cegante, casi tan brillante como cuando estaba en la enfermería de la torre. Slade y Robin se cubrieron el rostro. Al disminuir se reveló otra nueva imagen: Starfire traía un traje de guerra negro (igual con el que llegó a la Tierra).

-¿Starfire?- preguntó el joven. Ella lo fulminó con la mirada, a pesar de que hubo una segunda transformación, ella lo recordaba perfectamente.

-Tu no eres mi amigo, yo no tengo- encendió sus ojos de blanco y le lanzó un starbolt solo que esta vez la esfera de energía era del mismo color que sus ojos, la cual hizo que Robin chocara contra la pared. Después Slade se acercó a ella.

-Al parecer eso fue un…- no logró terminar lo que iba a decir porque, al igual que Robin, fue lanzado por el aire por un starbolt hasta chocar contra la pared y cayó al suelo. Levantó el rostro con dificultad y vio que la chica se acercaba a él. Ella se arrodilló junto a él y dijo:

-Yo no necesito aliados-

Después de oír esto, todo se volvió negro, se encontraba oscuridad, se encontraba inconsciente.

En serio, perdón una y otra vez, he estado muuuuy ocupada. Créanme, si fueran yo, no tendrían tiempo de nada. Por cierto, les dije al principio que tenía una historia preparada, bueno en resumen pequeño habla de Raven y Chico Bestia y de Robin y Starfire, aquí un adelanto:

-¿Quién eres? ¡APARECE Y PELEA!- preguntó Robin

-Lo que les puedo decir es que el día de hoy, tal vez sea el último en los que se puedan ver juntos, les daré en lo que más les duele-

Bien se aceptan mensajes en los que expresen el disgusto de esta historia pero no se permitirán palabras obscenas… jajajaja bueno esperen el próximo capítulo y si me tardo no manden buques de guerra por favor.

LoOve & CarTooNs….

Yumi Yoshimura 29.