Prefacio:

Las dudas me atormentaban, ya nada era como antes, como podría salvar nuestro amor?
Lo veía ahí, sufriendo, y de poder ser humana lloraría.

Primero, Victoria, mis miles de falsas alarmas, mis casi muertes ahí, todas, en la palma de mi mano. Tenia ganas de mirarle a los ojos y poder explicarle cuanto lo amaba.
Y ahí estaba yo, lamentándome echando toda mi felicidad por el retrete.
Si el comprendiera mi dolor en este momento…
Que ganas tenia de pedirle ayuda a Jacob, Nessie no merecía vivir todo esto. Era una pesadilla, y Tanya, solo pretendía salirse con la suya.
Esme sufría. Alice gritaba. Emmett ya no reía.
Que era lo peor de todo. Y ahora? viene un vampiro nuevo a pedirme que lo acompañe por el resto de la eternidad. Y eso provoca el sufrimiento de toda mi familia…

Pero ella no lo iba a conseguir. Abrí los ojos decidida, la miré fijamente y me acerqué a ella…

Yo sabía que era lo que tenia que hacer.