Hola a todos!^^ Este es mi nuevo fic, retomando el canon con Style y Bunny XDD

Los caps están narrados con Stan y Kenny sucesivamente, siendo este primero tarea de Stanley.

Aquí los cuatro amigos son universitarios y comparten un apartamento. Me he pasado a esa época porque así tienen algo más libertad en ciertos temas, jeje XDD

Espero que os guste y me comentéis que tal.

Obsesiones.

Es listo. Sin duda, es el más inteligente de los cuatro. Por eso tenía ganas de preguntárselo directamente a él. Si alguien tenía la respuesta, debía ser él.

Kyle, me estoy volviendo un tío paranoico?

Kyle, de verdad la gente piensa que estoy obsesionado con mi mejor amigo?

"No es normal…" murmuré. De mi boca surgió el frio vaho del invierno, allí en el balcón de nuestro apartamento. Me llevé el cigarro a los labios, mientras Kenny me miraba en silencio con el suyo en la mano.

"El qué no es normal?"

Solté la bocanada de humo, sin apartar la mirada de la sala de estar, donde Cartman veía la televisión y comía Pringles sabor barbacoa.

"Ayer dejé a Red." Comenté. Kenny apoyó su silla contra la pared y me miró con ojos como platos.

"Salías con Red? Pensaba que volviste con Wendy!"

"Sí, bueno… Hace dos semanas estuve con Wendy, pero no funcionó. Y después Red y yo tuvimos un par de citas…"

"Joder, Stanley! Eres un puto rompecorazones." Rió mi amigo, dando una calada de su cigarro."Me das su número de teléfono?"

Le miré con cierta ofuscación, pero no pude evitar sonreír con complicidad. Kenny y yo habíamos pasado gran parte de nuestra estancia en el instituto saliendo con chicas y en el caso de Kenny algún que otro tío. El último año, tuvo una pequeña aventura con Craig Tucker, dejándonos claro que era bisexual.

Y así seguíamos ahora en la universidad, de fiesta en fiesta, de noche de sexo en noche de sexo. Pero a mi aquello ya no me satisfacía. Por qué?

Por Kyle.

Ah…Mi maldito Kyle…

Llevábamos planeando este momento, el momento de vivir juntos en la universidad, desde sexto de primaria.

Compartimos piso con Kenny y Cartman, pero… Ni siquiera su presencia ha podido frenarme en mis pensamientos locos hacia el pelirrojo.

"No creo que te interese salir con ella. Dijo cosas horribles sobre ti y sobre Kyle." Expliqué. Kenny alzó una ceja.

"Y la dejaste por eso?"

"Para mi, mis amigos son más importantes que un par de tetas." Mascullé, algo nervioso. Sabía que McKormick me estaba estudiando con la mirada.

"En resumen, que la mandaste a la mierda porque dijo alguna tontería sobre Kyle estando borracha." Sentenció él. Touché, rubito…

"En mi defensa alegaré que no estaba borracha." Sentencié tirando el cigarro hacia el jardín del primer piso.

"Pensaba que estabas estudiando Veterinaria, no Derecho." Se burló él, pegándome un pequeño puñetazo en el hombro.

"Como sea." Rodé los ojos.

Me giré de nuevo hacia la sala de estar en el preciso momento en el que Kyle salía de la ducha y la cruzaba para ir a su habitación. No pude evitar fijarme en la mirada que le lanzaba el gordo y si la mía matase él estaría bajo tierra.

"Te estás obsesionando con él, Stan." Comentó Kenny, terminándose su cigarrillo."Y sabes que es mala idea."

"Ayer se citó con un tío de su clase. Un tal Mark." Dije.

"Te lo contó él?" preguntó Ken alzando las cejas.

"No, les escuché hablando por teléfono. Es la suerte de dormir en la habitación de al lado." Sonreí con maldad. Mi amigo negó con la cabeza a modo de desaprobación y se levantó para entrar de nuevo en la casa. "Tú también lo habrías hecho!"le acusé.

Los dos entramos y nos encontramos con la mirada acusadora de Cartman. Como Kenny y yo habíamos sido los reyes del instituto, él cada día nos odiaba más. Cosas de críos. Cosas de Cartman…

"Qué pasa, maricas?" nos saludó. "Pensaba que si os quedabais un rato más en el balcón se os congelarían los huevos."

"Yo los tengo bien calientes. Quieres verlos?" le contestó Kenny con altivez, haciéndole rabiar y a mi reír.

"Qué pasa?" preguntó Kyle, saliendo de su cuarto con el pijama puesto. Al momento mi mirada le repasó de arriba abajo. Quería encerrarlo en su habitación de por vida para que nadie lo pudiese mirar ni tocar y mi imaginación se disparó en mil maneras de matar a aquel Mark desconocido que había salido con él la noche anterior.

"Nada, el gordo, que nos estaba tocando las narices." Sonrió Kenny tumbándose en el poco espacio libre que quedaba del sofá y poniendo las piernas encima de Cartman, quien hizo una mueca de desagrado. "Qué vas a cenar, Kyle?"

Broflovski se mordió el labio pensativo y yo empecé a creer que me estaba provocando aposta.

"Tengo algunas verduras que hay que gastar. Queréis que haga una lasaña vegetal para todos?"

El rubio asintió, pero Eric negó al momento. Yo sabía que la palabra vegetal y Cartman no se llevaban muy bien.

"Yo me pediré alitas de pollo por teléfono." Dijo. Bravo, Cartman. Una dieta sana es lo peor que podrías haber elegido en este momento.

Kyle le sonrió, un gesto que odié, y se encerró en la cocina. No tardé en ir con él para ayudarle.

"Hace una noche bastante fría. Qué tal con Mark ayer?" pregunté de carrerilla mientras él rebuscaba en el frigorífico. Al momento se giró y me miró con recelo.

"Como sabías tú eso, Stan?" quiso saber, volviendo a meter la cabeza en la nevera para sacar los ingredientes. Le miré el trasero. Aquellos pantalones de pijama le quedaban un poco grandes…

"Si hablases más bajo por teléfono…" comenté haciéndome el inocente. Kyle cerró de un fuerte portazo el frigorífico, haciéndome entender que estaba molesto, pero eso era lo que más me gustaba de él. Su fuerte carácter.

"Pues salió bien…y salió mal…"

"Que genio." Me burlé. El pelirrojo no pudo esconder la risita entonces y se volvió hacia mi, pasándose una mano por el pelo.

"Todo empezó bien… Nos conocimos en una de mis clases de Audiovisuales y quedamos para tomar algo y estudiar. Después fuimos a su casa a tomar unas copas y…"

"…y follasteis." Terminé yo, hirviendo de rabia. Kyle enrojeció al momento.

"No! No seas cretino, Stanley!" se quejó. "Estuvo enseñándome su colección de minerales y después vimos una peli y…" vi como cambiaba su peso de un pie al otro, incómodo. Aquí venía lo malo…"Nos besamos." Terminó sonrojándose de nuevo.

Ah…Así que al cabroncete de Mark le gustaba besar en las primeras citas…

"Te gustó?" quise saber, fingiendo tranquilidad. Él me fulminó con la mirada y se giró a por un cuchillo para cortar las verduras.

"No y lo sabes." Murmuró. "Le dije que no estaba preparado todavía y me fui." Soltó un suspiro. "Al menos lo entendió. Hemos quedado el sábado otra vez."

"Yo creo que no valdrá la pena." Mascullé. Kyle se giró con los ojos ardiendo y el cuchillo en la mano. Por un momento me asusté, pero conseguí mantenerme firme. Si iba a refunfuñarme algo, debió pensárselo dos veces, porque soltó un bufido y volvió a sus quehaceres. Yo sonreí un poco y empecé a ayudarle.

…..

Más tarde, después de cenar, mientras Kenny y Kyle limpiaban los platos y Cartman le gritaba a su madre por teléfono, yo me deslicé sutilmente hasta el cuarto del pelirrojo y busqué el número de teléfono de ese dichoso Mark. Cuando lo encontré volví a la sala y me senté en mi sillón habitual. Cartman había dejado puesta Titanic. En ese momento DiCaprio estaba pintando a una desnuda Kate Winslet, y ladeé la cabeza con curiosidad.

"Pervertido." Kenny, tomó asiento en el otro sillón y me miraba divertido. Le sonreí un poco.

"Lo dices como si me estuviese pajeando." Soltó una carcajada.

"Tú solo te pajeas pensando en…" al ver mi rostro alarmado calló y se mordió el labio. Kyle y Cartman acababan de entrar y se sentaron en el sofá.

Broflovski no tardó en apoyar su cabeza en el hombro del gordo, otra de sus manías que no me gustaban nada. Y Eric no rechistaba en absoluto. Le lanzó una mirada curiosa y siguió atento a la televisión.

"Cuatro tíos universitarios de dieciocho años, encerrados en casa un viernes por la noche viendo Titanic…" murmuró Ken. "Esto es para llorar."

"A mi me gusta ver como esos desgraciados se ahogan." Comentó Cartman con su sensibilidad de siempre.

"Eres un hijo de puta!" masculló Kyle mirándole con odio.

"Son actores, judío!" exclamó él de nuevo rodando los ojos.

"Los que se ahogaron de verdad en 1912 no lo eran!"

Yo sabía que tenia que decir algo a favor de mi amigo, pero me encantaba verle encenderse de esa manera.

Mis pensamientos se cortaron por el sonido del teléfono, el cual cogió Kenny al vuelo y les hizo bajar la voz, aunque siguieron discutiendo.

"Diga?" preguntó. Debieron decirle algo bueno, porque su cara se llenó de sorpresa e ilusión al momento. "Sí, sí…Me encantaría! Y cuando seria?"

"Stan!" me llamó Kyle con ojos suplicantes. Cartman le tenia cogido por el brazo y se lo estaba retorciendo mientras reía.

"Gordo hijo puta!" me levanté a ayudarle.

"Muy bien, muchas gracias. Adios." Kenny colgó y se volvió hacia nosotros. Rodó los ojos al ver que estábamos peleando los tres. "Por si os interesa, me ha surgido un trabajo para mañana."

"Genial!" felicitó Kyle.

"A quien tienes que matar?" bromeé yo.

"Muy gracioso, Marsh." Me sonrió con sarcasmo. Se frotó las manos nervioso."Eran los Stotch. Tengo que pintar el apartamento de su hijo." Las caras que pusimos tuvieron que asustarle, porque frunció el ceño "Qué pasa? Me pagan bien. Tendré casi para el alquiler de este mes!"

"Es poco para tener que pasar tanto tiempo en casa de ese marica." Se burló Cartman. "Sabes que vive solo?

"No, no tenía ni idea." Se sinceró Kenny, encogiéndose de hombros.

"A Butters le vendrá bien algo de compañía. Sus padres no querían que compartiese casa con nadie para que no se distrajese con los estudios. Estuvieron a punto de mandarle a un colegio mayor!" explicó Kyle acalorado.

Me pregunté qué habría sido de mi si hubiese acabado en un colegio mayor con Kyle, compartiendo habitación con él… Mierda…Tendríamos que habernos ido a un colegio mayor y no estar allí aguantando a Cartman!

"Odio a los Stotch." Masculló Kenny al oír aquello. "Butters debería plantarles cara de una vez."

"Oh, vas a jugar con él al ángel de la guarda, Kinny?" rió Eric.

"Solo pintaré su casa, que haga lo quiera." El rubio rodó los ojos y se fue a su cuarto.

Kyle se acomodó de nuevo en el sofá y me hizo un gesto para que fuese con él. No pude evitar mirar de reojo a Cartman con cierto orgullo y me dejé caer a su lado, entre los dos. El barco estaba a punto de colisionar con el iceberg. Noté como mi pequeño Kyle se estremecía y le pasé un brazo por los hombros. Esta vez apoyó la cabeza en mi hombro, no en el de Cartman, quien bufó. Yo quise fastidiar más al gordo, así que acaricié un poco el brazo de Kyle.

"Jack debe querer mucho a Rose…" murmuró él, distraído.

"Por su dinero." Soltó Cartman.

"Siempre dices lo mismo cuando ves una película romántica." Bromeé yo.

"Porque me da rabia." Masculló Kyle. "Los hombres perfectos no existen."

No era raro que pensase así. Si a mí y a Kenny se nos daban mal las relaciones serias, a él se le daban peor.

"Entonces no salgas con ese Mark mañana." Dejé caer. "Si ya sabes que no es perfecto…"

El pelirrojo se levantó y después de lanzarme una mirada fulminante se encerró en su cuarto dando un portazo. Cartman soltó una risita y miré con una ceja alzada.

"Qué te hace tanta gracia?"

"Vuestra genial amistad cada vez está más deteriorada." Dijo despectivamente.

"Vete a la mierda." Murmuré.

Y eso fue todo. Tuve que irme a mi cuarto sin discutirle, porque sabía que tenia razón. Y también sabía que la culpa era mía por mi extraña obsesión con él.

Me tumbé en la cama soltando un fuerte suspiro. En mi teléfono móvil tenia un mensaje de voz, así que le d al botón para escucharlo. Una voz femenina irrumpió en mi habitación.

"Stanley? Soy Claire. Queria saber si mañana tenias algún plan. Por favor, llámame."

Arrugué la nariz. Quien narices era Claire? Ah, sí... Mi compañera de laboratorio…. No recordaba haberle dado mi número y sinceramente no me apetecía pasar el sábado escuchándola.

Miré mi teléfono por unos instantes y luego marqué otro número.

"Sí? Quien es?"

"Ere Mark?"

"Sí…pero…quien llama?"

"Soy el padre de Kyle Broflovski. Tenia entendido que mañana ibas a salir con él."

"Eh…sí. Eso creo. Ha pasado algo?"

"No, de momento nada. Pero te pasará si le tocas un solo pelo, me has entendido?"

"…como?"

"Que si vuelves a intentar poner tus sucias manos encima de él, te las cortaré con una sierra oxidada. Lo entiendes ahora?"

"S-sí, señor…!"

" Y quiero que le lleves a casa temprano o sus compañeros de piso me lo contarán. Y espero por tu bien que no le digas ni una sola palabra de esta conversación."

Esperé paciente a que el pobre desgraciado recuperase la cordura y contestase con un hilo de voz.

"Sí, señor…"

"Veo que nos vamos entendiendo. Buenas noches."

Colgué y tiré el teléfono a un lado de la cama y me quedé mirando la pared tras la cual se encontraba Kyle, ajeno a mis malas ideas.

Ojalá pudiese hacer un agujerito por el que mirar lo que hacia en su tiempo libre… Antes nunca me planteaba ese tipo de cosas. Pensaba simplemente que cuando no estaba conmigo estaría en su casa con sus padres o estudiando o viendo la televisión. Nunca se me pasaban por la cabeza pensamientos como si Kyle se masturbaba o si hablaba por internet con otros amigos o cualquier cosa que hacíamos los demás.

Y todo era una mierda.

Estaba definitivamente muy obsesionado con mi mejor amigo.

….

Y eso es todo de momento.^^

Espero que os haya gustado. (Me repito XD)

Stan me ha salido un poco…hijo de puta XD Pero debeis perdonarle, porque no lo hace adrede. Querer violar a su mejor amigo no es bueno para su estado mental XD

En el capítulo 2 se presentará Kenny y su historia.

Gracias a los que habéis leído.

Espero que nos sigamos leyendo^^

South Park no me pertenece.