Disclaimer: Los personajes no me pertenecen, son todos de Masashi Kishimoto. El trama del ficc le pertence ha Crisst quien muy amablemente me permitio la adaptacion de este grandioso ficc, ami solo me pertenece algunos cambios.

N/A: buaa snif snif si alfin termino esta locura si lo se es muy empalagosa y todo eso eso pero enserio espero y les guste.

Ya apartir de hoy ya no escribo hasta despues del 17 de agosto razon les habia dicho que saldria de vacaciones tratare de adelantar algunas historias hoy pero no se si pueda porque ando super atareada me despido.

Epílogo

Estaba preciosa caminando decidida por el pasillo de la iglesia mientras su apuesto prometido la esperaba al final de éste. Ella sonreía sintiéndose de nuevo una adolescente y él le devolvía la sonrisa sintiéndose el hombre más afortunado del mundo, tenía una familia perfecta e iba a casarse con la mujer de sus sueños, ¿qué más se podía pedir?

-Estás preciosa.-le susurró el apuesto muchacho a la novia mientras la acompañaba hacia el altar.

-Gracias Ita-kun, no sabes lo que significa para mí que seas tú quién me acompañe hoy.-le sonrió ella.

-Siempre estaré para ti.-le prometió.

Llegaron al final del trayecto y en un gesto más antiguo que el mundo puso la mano de ella sobre la del ansioso novio.

-Más te vale cuidar de ella.-le recordó Itachi.

-Siempre.-prometió él.

Itachi se acercó a darle un beso a la novia en la mejilla antes de sentarse.

-Te quiero, mamá.-le susurró al oído.

Mikoto parpadeó reteniendo las lágrimas y después se giró para ver a su futuro marido y al sacerdote que comenzó a oficiar la ceremonia. No fue larga, tampoco asistió mucha gente, pero fue una boda perfecta, estaban todos los que debían estar, Hinata y Sakura esperaban tras Mikoto como sus damas de honor y Sasuke estaba tras Fugaku haciendo las veces de padrino.

El sacerdote anunció ofialmente al señor y la señora Uchiha y todos aplaudieron. Los chicos corrieron a darles la enhorabuena y pasaron a festejar esa nueva unión que uniría a sus familias para siempre.

-¡Oh, Saku! Ahora sí eres realmente mi hermana.-canturreó Hinata mientras abrazaba a la pelirrosa.

-Hinata, tú ya eras mi hermana.-le recordó Sakura.-Solo con el hecho de estar conmigo cuando más te necesitaba ya te hace sangre de mi sangre.

El ataque de Baki iba perdiéndose en el tiempo, aunque no sus consecuencias, Sakura jamás olvidaría aquel bebé que había perdido cuatro años atrás, pero había comprendido que debía luchar y seguir adelante, y así lo hizo, pero, no sola.

-Bueno aunque no sé si debamos tomarnos esto de los hermanos al pie de la letra.-objetó Hinata.

-¿Por qué dices eso?-preguntó extrañada su hermana.

-Porque lo que tú haces con mi querido hermanito no se puede considerar algo fraternal.-se rió ella.

-¡Hinata!-la riñó Sakura poniéndose colorada como tomate.

-Vamos Sakura, ya sé que no eres como tu hermano, que parece un conejo con Ino, pero no finjas que eres una monjita con mi hermano.-le dijo Hinata mientras le guiñaba un ojo.

Y era cierto, después de pensarlo mucho, al final estuvo preparada y se entregó a Sasuke.

Flashback

Estaban en el segundo año de universidad, Sakura había conseguido ponerse al día con las asignaturas que le faltaban y pudo graduarse con los chicos, ahora todos iban a la universidad de Tokio que quedaba bastante cerca de su casa. Sasuke estudiaba medicina como su padre, Hinata, decoración y Sakura, psicología.

Eran las vacaciones de Navidad, todos habían vuelto a casa para las fiestas, pero una noche todos se ausentaron de la casa para pasar la noche fuera, excepto la pareja.

Habían hablado del tema varias veces, y Sasuke le había asegurado que la esperaría cuánto fuera necesario, lo que no sabía es que Sakura ya estaba preparada y tenía una sorpresa para él.

-Sasuke, ¿puedes venir un momento?-le llamó desde su habitación, él subió rápidamente y la imagen que encontró le dejó sin palabras.

Sakura estaba sentada sobre su cama, esperándole, llevaba un sexy camisón que se dejaba caer sobre ella como un papel de colores ocultando un precioso regalo. Sasuke abrió y cerró la boca sin poder decir nada.

-¿Qué te parece?-le preguntó Sakura intentando sonar sexy e intentando disimular la vergüenza que estaba pasando.

-Estás espectacular, pero Sakura, yo…-se trababa con sus propias palabras y es que no le llegaba mucha sangre al cerebro.

Ella se levantó mostrando sus torneadas y pálidas piernas y se acercó a él.

-Sasuke, quiero hacerlo, estoy lista.-le susurró al oído mientras le tocaba el pecho con la punta de los dedos.

-¿Estás segura? No soportaría que mañana te arrepintieras.-le rogó él.

-No creas que esta decisión la he tomado hoy, hace tiempo que lo sé, pero tenía que preparar el escenario.-Sasuke la miró confuso.- ¿Crees que la casa se ha quedado vacía por casualidad?-le sonrió ella maliciosamente.

-¡Vaya que mi chica puede ser mala a veces!-se rió Sasuke.

-Por ti hago cualquier cosa.-le aseguró.

-Y yo por ti, mi vida.

-Ahora, solo quiero una cosa.-le dijo ella acortando cualquier distancia entre los dos.-Quiero que me hagas el amor.

-Y yo jamás puedo negarte nada.

Todo comenzó con un beso, pero poco a poco todo se volvió más pasional, la ropa comenzó a volar, la temperatura subía gradualmente y los gemidos no se hicieron de esperar.

Ambos estaban desnudos sobre la cama, ante la puerta del que sería el paso más importante en su relación.

-¿Estás segura?-le preguntó Sasuke antes de entrar.

-Siempre estoy segura contigo.-le sonrió y aquello fue respuesta suficiente, él se empujó dentro de ella y una sensación placentera les recorrió a los dos por toda su espina dorsal.

-Dios, Sasuke.-jadeó ella.-Se siente tan bién.

-Sí, cariño, yo también lo siento.-gimió él mientras seguía embistiéndola.

El sudor perlaba la frente de ambos, los cristales se estaban empañando, y ambos notaban como una sensación de calor crecía dentro de ellos cada vez más, no faltaba mucho.

Con una última estocada ambos fueron presa de sus orgasmos. Sasuke se dejó caer sobre Sakura que lo abrazó mientras él se apoyaba tiernamente en su pecho.

-Te amo, Sakura.-le susurró él antes de darle un beso en su seno derecho.

-Y yo a ti, gracias por estar en mi vida.-musitó ella.

-Gracias por dejarme formar parte de ella.-le respondió Sasuke antes de que ambos se dejaran llevar por el cansancio y cayeran profundamente dormidos.

Quizá la primera vez de Sakura no fue un buen recuerdo en absoluto, pero la primera vez que hizo el amor, la primera vez que estuvo con Sasuke, podría eclipsar cualquier otra.

La fiesta de la boda continuó alegremente, los novios se acercaron a la pista para bailar su primer vals como recién casados y poco a poco otros se fueron uniendo a ellos.

Un guapísimo muchacho vestido con un elegante esmoquin y una sonrisa juguetona en la cara se acercó a Sakura.

-¿Me concede este baile?-le preguntó cortésmente.

-Mis pies no tienen la suficiente destreza para bailar.-repuso ella.

-Eso depende de quién te lleve.-le aseguró él.

-¿Podrías tú llevarme bien?-le preguntó Sakura mientras sonreía coquetamente.

-¿No lo he hecho bien hasta ahora?-siguió él picado.

-Lo has hecho todo genial hasta ahora.-tomó su mano y se acercaron hasta la pista para unirse hasta los otros bailarines.

-¿Lo estás pasando bien?-le preguntó Sasuke viendo que ella parecía distraída.

-Sí, sobre todo por ver a todos tan felices, es como un sueño.-sonrió feliz ella.

-Esto no es un sueño, cariño, esto es la realidad, y aún puede mejorar más.-añadió él.

-¿Aún más? ¿Cómo?

-Todo a su tiempo.

Mikoto les reunió a todos poco después de la luna de miel para una reunión familiar. Era tan tierno ver a sus padres como si de jóvenes de veinte años se tratase. Durante la cena todos comenzaron a preguntarse cuál era el motivo de la reunión.

-A decir verdad no tengo mucha idea.-dijo Mikoto.-Fue Itachi quién me lo propuso.

Todas las miradas se volvieron hacia el enorme hombre que sonreía como un niño pillado infraganti después de una travesura.

-Sí, fue idea mía.-admitió.-Y es que Ino y yo tenemos que anunciaros algo.-la rubia y él se pusieron en pie, se miraron con una boba sonrisa.

-Vamos a ser papás.-anunció Ino.

Todos felicitaron a la feliz pareja que admitieron estar esperando un bebé desde hacía dos meses. Ino e Itachi vivían en un pequeño apartamento que habían alquilado con sus sueldos, ella trabajaba de modelo para estudios fotográficos y él en un gimnasio como entrenador personal, aunque iba a preparar las oposiciones de policía, pensaba seguir la estela de su padre.

Itachi estaba a punto de abrazar a su madre cuando ésta echó a correr y todos se quedaron aturdidos, el gigante se mostraba herido por la reacción de su madre. Pero Mikoto bajó enseguida con algo entre sus manos que depositó en las de Itachi.

-¿Una llave?-preguntó él desconcertado.

-Es la llave de la casa de tu padre, jamás llegamos a habitarla, pero está totalmente reformada, y es perfecta para una joven pareja a punto de ser padres.-les sonrió Mikoto mientras una lágrima de felicidad resbalaba por su mejilla.

-Mamá, te quiero.-bramó Itachi antes de encerrar a su madre en uno de sus abrazos de oso.

Siete meses después llegó al mundo Yua Nanami Haruno fue uno más de los regalos que recibían ahora que el cielo en sus vidas estaba despejado.

Sakura se encontraba delante de la ventana viendo como fuera Hinata y Naruto jugaban tirándose bolas de nieve, en el salón Itachi e Ino acunaban a su hija mientras esta se alimentaba del pecho de su madre, en la cocina Fugaku y Mikoto preparaban la cena entre juegos y risas de enamorados. La pelirrosa sonrió satisfecha y soltó un suspiro feliz que se incrementó cuando notó unos conocidos brazos rodear su cintura.

-Es una escena perfecta, ¿no crees?-le preguntó girando su rostro para recibir un tierno beso en los labios.

-Creo que aún puede serlo más.-admitió él.

-¿Ah, sí? ¿Cómo?-rió ella mientras le miraba divertida pero entonces su expresión cambió totalmente cuando le vio inclinarse hincando una rodilla en el suelo.

-Déjame intentarlo.-contestó él.

FIN


Chan chan jeje an de decir noo porqee lo dejan asi pero asi termina pero con lo que ami respecta yo quiero aser una secuela porque la autora no la hara pero ami me parece una injusticia que no haya continuacion pero yo tratare de aserlo lo mejor que pueda

Saludos;))

Betsy Uchiha

y gracias a todas las chicas que me han seguido