Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a S.M, solo la trama es mía (:

..Hold my Hand..

Summary: Edward veía desde lejos a Bella, una chica que es marginada por todo el instituto. Todos pasan de ella. Siempre se refugiaba en la biblioteca y rehusaba hablar con nadie. Alice, la hermana de Edward, lo había tratado, pero la chica no decía nada. Simplemente, se quedaba callada, mirándote fijamente con esos ojos chocolates. Edward llevaba años enamorado de ella, sin saber por qué. No habían cruzado ni una palabra, o al menos él intentó hablarle, pero como siempre, ella no respondió. Un día, Edward se levanta decidido. 'Llevo años enamorado de ti, y tú siempre pasas de todo, y no me dejas oportunidad de hablarte…' A la chica se le escapa una salada lágrima. 'No llores, agarra mi mano. Puedo decir que estás cansada de estar sola'. Todos humanos. E&B.

Capítulo 1: Prólogo.

Edward's Pov.

El despertador sonó y causó que me despertase, obvio está. Decidí apagarlo antes de que mi madre, Esme, viniese y lo apagase ella. No la haría subir las escaleras. Y no es que yo estuviera en el segundo piso, si no en el tercero. Mucho más trabajo para mí, y todos los que habitan en esta familia.

Me metí en mi cuarto de baño y me di una relajante ducha, la cual logró mi cometido.

Me vestí simple. Bueno, Alice es la que compra mi ropa, así que, no sé lo que pensar.

Alice es mi hermana melliza. Es muy bajita, hasta el punto de que se parece a un duende de las Navidades. Tenía su cabello negro azabache y cada una de sus puntas, giraban alrededor de su cara, irregularmente. Sus ojos, en vez de verdes como los míos y los de mamá, eran azules como los de mi padre, Carlisle. Ella es muy… ¿hiperactiva? Sí, creo que eso es lo mejor para definirla. En fin, puedes ir con ella por todo el centro comercial y arrasar con todas las tiendas de las mejores marcas. Vamos, que era una Fashion Victim. Pero así la queríamos todos y no la cambiamos por nada del mundo. Puede ser muy efusiva, pero es muy tierna y cariñosa. Sobre todo con su Jazz…

Me coloqué unos vaqueros y un polito, que era así rosa, rosa chicle y azul.

Cuando me viera Emmett, seguramente me diría que era gay, pero cuando me ve que voy más 'Pijo' de lo normal, me lo dice una y otra vez.

¿Qué quién es Emmett?

Emmett es mi hermano mayor. Es grande, y con grande me refiero a que parece un gran oso a dos patas. Tenía el pelo negro – como el de Alice – y rizado. Puede parecer un tío severo y duro, solo por las facciones físicas que tiene, pero cuando lo conoces, siempre tiene esa sonrisa de niño chico con sus característicos hoyuelos. También tenía los ojos como los de mi padre.

-Buenos días, mamá. – Saludé cuando entré a la cocina.

Mi madre era la mejor del mundo. Tenía el rostro en forma de corazón. Yo había heredado de ella el color de ojos y el color de cabello. El cobrizo. Era muy cariñosa y amigable. Siempre podías hablarle de lo que quisieras, porque siempre estaba ahí para escucharte pacientemente. Siempre estaba al pendiente de sus niñitos. Siempre seríamos los pequeños que corretearían por el jardín alegremente mientras ella y mi padre tomaban un refresco sentados, y abrazados.

-Buenos días, cariño. – Se dio la vuelta y me pasó un plato con mi desayuno.

Consistía en un gofre con chocolate líquido, con zumo de naranja natural y fruta.

Sé que es un desayuno con mucho dulce, cítricos y vitaminas, pero eso es lo que me gustaba a mí, el contraste entre unas cosas y otras. Casi siempre desayunaba lo mismo y nunca me cansaba. Y no lo iba a hacer, o eso esperaba.

-¡Buenos días! – Saludaron efusivamente Alice y Emmett.

-Hola. – Saludé con la boca llena.

-No hables con la boca llena. – Me regañó dulcemente mi madre. ¿Lo veis? ¡No grita! – Eso le va más a Emmett que a ti, cielo. – Reí por su comentario.

-¡Oye! – Replicó el susodicho, molesto.

-Buenos días. – Saludó con una sonrisa.

-¿Qué hay para desayunar? – Preguntó Emmett desesperadamente.

-¡Ay, Emmett! ¡Siempre piensas en lo mismo! ¡Te vas a poner más gordo de lo que estás! – Criticó mi hermana.

-Yo no estoy gordo, lo que pasa es que tengo muchos músculos y soy ancho de huesos. – Respondió mientras se sentaba a mi lado.

-¿No tienes una frase mejor para decir? Siempre dices las mismas, y ya aburre. – Comentamos Alice y yo. Sí, poderes de mellizos. Soltamos unas risas.

-Vale, está claro que hoy es el día 'Intentemos enojar a Emmett Cullen'. – Replicó.

-Pero si tú nunca puedes estar enfadado, cariño. – Le dijo mi madre mientras reía. – Toma, anda. – Le pasó un plato igual que el mío, solo que triplicado por seis.

-Lo que digo. – Alice se sentó a mi otro lado y me dio un beso en la mejilla. - ¿Cómo estás, hermanito? – Preguntó con voz inocente.

-Bien. – Le contesté con una sonrisa.

-Yo estoy muy bien, sé que lo ibas a preguntar pero así te ahorro saliva, ¿no crees? – Dijo todo de un tirón, sin respirar si quiera. – Gracias, mamá, pero no tengo mucha hambre. – Alice apartó el plato con varios restos de fruta.

Eso solo podía significar que estaba en sus días. Ella nunca dice 'no' a un plato de fruta made in Cullen's House.

Cuando terminamos de desayunar, Alice se fue con Emmett en su Jeep. Yo me fui en mi amado Volvo.

Me monté y conduje a toda velocidad por el pueblo, hacia el instituto.

Llegué y todavía mis hermanos no habían llegado, puesto que ellos recogerían a Jasper y a Rose, sus respectivos novios.

Como veis, el solitario de la familia soy yo, pero mi corazón ya tenía dueña…

-¡Eddie! – Chilló una voz demasiado chillona para mi gusto.

-Tanya, te he dicho millones de veces que no me digas así. Quítate. – La aparté cuando tenía intenciones de besarme.

-Pero, cariño. – Hizo un puchero. El más malo que he visto en mi vida.

-Pero nada, Tanya. Y de cariño nada. Tú + yo = No compatibles. Entiéndelo. – Le volví a decir.

-Hmm. – Se enfurruñó y se fue con sus queridas amigas, Lauren y Victoria.

-¡Hola, Edward! – Me saludó Rose. Vi que el Jeep de Emmett ya estaba aparcado al lado de mi Volvo negro.

-Rose, Jasper. – Dije a modo de saludo.

-¿Qué tal, Edward? – Saludó Jasper.

El timbre sonó y nos dirigimos a nuestras respectivas clases y allí la vi, a la dueña de mi corazón…


Holaaaa! =D

Bueno, espero que os guste mi nueva historia, principalmente, esto iba a ser un One-Shot pero he decidido meter algunas cosas y pues como que iba a quedar muy sobrecargado! u.u

Bueno, los capítulos serán así, del mismo tamaño. Puede que alguno sea un poco más grande, pero NUNCA más pequeño ^^

Os quería decir, que la proxima actualización no sé cuando será, puesto que estoy mala (u.u) y cuando cojo la gripe pues... la cojo bien, hasta tal punto en el que me tienen que inyectar un medicamento para poder respirar bien, así que no sé, pero espero que sea cuanto antes! =D

muchas gracias a todas las que se pasen por este fic! =D

chauu, me tengo que ir ^^

Robert Ashley Cullen Swan (: