Hoola!

Yo se que me extrañan, yo lo se... aunque creo que tiene mucho que ver que soy la unica escritora que esta en "constante" actividad, jiji

La frase al final del capitulo es de la cancion: Que Precio Tiene El Cielo de Marc Anthony.

Disfruten!

Nos vemos abajo!


La falla técnica se debió a un corto circuito. Pero las luces se habían pagado y entraron en acción las de emergencia, poco a poco la gente se recuperaba del impacto.

-¡¿Están bien? –El conductor salió de su cabina para ver a los pasajeros del primer vagón.

Esa: Es la pregunta del millón de dólares. ¿Cuentan los corazones rotos? ¿Las promesas dolorosas? ¿La incertidumbre? ¿El miedo? ¿Las frases incompletas?

-¡Ouch! –Kyosuke se sobó la cabeza. –Duele.

-¿Estas bien? –Mikki había caído encima de el. –Kami, que rechinido tan feo.

-Seh, es raro que sucedan estos accidentes.

Se levantaron del suelo y recorrieron con la mirada a la gente, todos se veían igual de aturdidos que ellos.

-Al menos nadie se lastimó.

-Eso ya es una ventaja; ¿no crees, chica gritona?

-Yo no grito, me expreso más de la cuenta. –Le dio la espalda e intentó distinguir algo afuera del vagón.

-Ya… lo que digas. -La rodeo por la espalda. -¿Qué me ibas a decir?

-Nada.

No tenia caso, el vivía lejos, estaba en camino de convertirse en una súper estrella de balón pie… así que ella no tenía cabida en su vida.

-Pues yo siento lo mismo que tu. –La sintió estremecerse. –Contigo a mi lado, me siento bien. Me gusta la persona que soy cuando estoy contigo. Soy yo, mi verdadero yo. Y nada ni nadie me podrán separar de ti.

-Demasiado cursi y nada realista. –Kanou se enojó, no volvería a ser cursi. –Tu vives MUY lejos de aquí, esa clase de relaciones son imposibles.

-¿Qué pierdes con intentarlo?

-No tiene caso.

-Déjame a mí, juzgar eso, ¿no? –La hizo verlo de frente. –Un tiempo, si no sirve… amigos; porque no soportaría perder a la única amiga que tengo.

-No creo en las relaciones a distancia.

-Múdate conmigo, estudia allá.

Enmudeció por la propuesta. ¿Dejaría su casa, sus amigos, su familia, por seguirlo?

-Por favor.

-Kyosuke… -Y ante esa mirada… no pudo decir no. –Eres un bobo.

-Seh, me lo han dicho.

-Payaso.

-Ese también.

Rozó sus labios contra los de él. –Te quiero.

-Gritona.

-Intenta uno nuevo.

-Hermosa y yo también te quiero.

Si yo con esta historia
Siento que la gloria ha llegado a mi vida


NOTAS DE LA AUTORA:

Ahhh, bellisimo!

Saludos!

aDiOs!