En ese momento…

Me sentía como un poseso en carne.

Al mismo tiempo me sentía en el cielo.

La tenia donde quería… justo debajo de mí.

Yo tenía el control.

Podía ver a través de su piel; no había nada que me lo impidiera.

Pero... por qué quería devolver el tiempo?

Por qué se me sentía tan culpable?

Mis mechones rubios estaban totalmente empapados, al igual que los de ella.

-"Len… por qué?"-dijo con sus ojos azules ahogados en lágrimas.

Eso quería saber yo mismo.

Todo era su culpa!

Por nacer siendo su gemela! Por nacer siento tan hermosa! Por nacer con aquella personalidad tan tsundere que le excitaba de una forma peligrosa!

-"gomen…"

El agua caliente no dejaba de salir de la ducha.

El jabón estaba tirado en el suelo de la bañera.

Yo la tenía acorralada… todavía tenía la camisa del uniforme, no me la había quitado.

-"no pude detenerme a tiempo"-mi voz estaba entrecortada y ella me veía dolida.

De donde me habían salido las agallas para entrar al baño cuando ella seguía dentro?

De donde me había salido aquel impulso para entrar a la ducha y acorralarla así?

-"detente…ah!"-ella gimió sin poder evitarlo cuando empecé a saborear su cuello con pasión.

-"por favor… perdóname"-dije en un susurro sabiendo que ya no podría detenerme.

Sus ojos azules me miraron aterrados al sentir mis manos bajar peligrosamente por su entrepierna.

-"kyaaaaaaaaaaaaaaa!"-gritó adolorida.

Ella estaba húmeda, y no solo por el agua de la ducha.

Mis dedos estaban pegajosos por aquel líquido que emanaba de ella. Lo saboreé pasando mi lengua de forma aterradora para mí mismo.

Ella me veía asqueada y con los ojos ahogados en lágrimas.

Nunca me perdonaré… por haberle robado la virginidad a mi propia hermana.