~ Adv. One Shot tipo rol y Lemon

One Shot ¿Qué es un cumpleaños sin ti?. Parte II

La luz del día empieza a filtrarse por mi ventana, dándome de lleno sobre la cara… hace unas horas que amaneció, pero aun no he querido levantarme de la cama. La persona que vive conmigo y la cual me entregó todo su amor cuando yo más lo necesitaba se empieza a levantar y me besa la frente como todas las mañanas, esta vez no quiero despertar así… ¿Cuánto llevo así?, no lo se, quizás desde mi último encuentro contigo. No quería aceptarlo, pero es así.

Desde esa última vez que te vi y que te entregué todo de mí, no he vuelto a ser la misma con él… ¿Qué me pasa?, Quizás sea por que no he podido olvidarte… ¡Qué estupidez estoy diciendo!, jamás he podido olvidarte y me duele pensar que así serán todos los días de mi vida. Jamás podré ser feliz con otro hombre, ni con mi esposo… tu te quedaste con todo de mi, pero yo elegí ese día y esa era la decisión correcta… ¿No?, permanecer al lado de quien me amara de verdad...

Entonces… se supone que no volvería a sufrir por ti, pero ahora lo hago. ¿Qué clase de persona soy?, quisiera saberlo por que ni yo se la respuesta.

— ¡Despierta dormilona! — Abro mis ojos con pesadez pues a pesar de estar despierta hace horas, simulo estar dormida — ¡Buenos días!. Espero que hallas amanecido bien, ya que hoy es tu cumpleaños... ¿Recuerdas? — Ante su comentario, solo sonrío…

Lo olvidaba y si él no me lo hubiera recordado, jamás me hubiera percatado de que hoy es el día en que nací, por que… ¿Qué es un cumpleaños sin ti?, no es nada… es otro día más que muero en la agonía de este infierno que me carcome por dentro.

— Amor. — Él me llama nuevamente — Aunque me dijiste que no, no pude contenerme las ganas de organizarte una fiesta.

— Pero…

— Ya se que no quieres — Me interrumpe. — ¡Pero vamos!, es un día especial y hay que festejarlo. Además ya invité a todos tus amigos — Típico de él, siempre preocupándose por mí y de las cosas que no tienen el menor sentido para mi… pero si fueras tú… quizás, solo quizás con robarte un "Feliz cumpleaños" ya me bastara para ser feliz este día y por el resto del año. Pero no es así… tu… — ¿Hinata? ¿Por qué lloras amor? — Solo trato de negar con la cabeza pues mi voz no sale — Ya. Si quieres cancelo todo.

— N-No… a-así esta bien. — Odio sentirme así por ti. Odio recordarte. ¡Odio amarte!

— Bien amor, pero no llores — Él me abraza fuertemente y yo me aferro a él… pero…

¡Solo te quiero a ti! ¡Solo quiero sentir tu calor!

Lloro como nunca antes había llorado… ¡¿Por qué aún me haces daño? ¡¿Por qué no me dejas ser feliz?

.

Pasaron los minutos y con ellos las horas. Me puse mi mejor atuendo para la fiesta y me maquillé ligeramente como solía hacerlo. Ví mi imagen reflejada en el espejo y sin querer, mis facciones se notaron tristes y sin ánimos.

Ensayé mi mejor sonrisa para dar, hasta que lo logré. Solo unos detalles en el cabello y por fin terminé de arreglarme.

Salí de la habitación cerrando la puerta tras de mi y lo alcancé en las escaleras, él me sonrió y me tomó de la mano.

— Te vez bellísima. — Me halagó, haciendo que mis mejillas se sonrojaran.

— Gracias.

Los dos bajamos por las escaleras, él me llevaba del brazo y noté que casi todos los invitados ya habían llegado. Saludé a unos cuantos y conversé con otros tantos… todo iba saliendo bien… demasiado bien para mi gusto. En unos instantes me sofoqué y deseé salir corriendo de ahí hasta perderme y encontrarme contigo. Deseé todo… pero a la vez nada; no quería que me hicieras sufrir nuevamente con tu actitud mísera de indiferencia, no quería que me lastimaras otra vez al rechazar mi amor… no quería volver a lo de antes.

Entonces nuevamente me cuestioné, ¿Y si era cierto lo que me decías al amarte aquella vez?… ¿Y si ese "Te amo" fue verdadero?, Me maldije otra vez al haberte cerrado la puerta cuando tu llegaste a mi. Pero esque tenía miedo, no quería perder lo que había construido al estar al lado de él. Y si lo pienso… ¿Ahora de que sirve?, si vivo prendada de ti, de lo que pudo ser y del hubiera.

— ¿Hinata, te sientes bien?

— Si Temari… ¿Me permites? Ahora regreso.

— Claro Hina.

Mis pensamientos vagaron hacia ti. Me ahogaba conmigo misma al deducir que si en verdad me amabas… entonces… ¡Fui una tonta!.

Sin saber hacia donde me dirigía, llegué hasta la cocina y suspiré cansadamente. La puerta de la cocina se abrió, pero yo no le tomé importancia a quien era.

— ¿Hinata?, Temari me dijo que estabas aquí y que no te veías nada bien… ¿Pasa algo?. — Quise gritarle ¡Si, si me pasa algo!. Pero mi conciencia no me dejó. — Hinata… te noto rara desde aquella vez en que fuiste por tus cosas… ya no eres la misma conmigo; si te toco, te apartas; si quiero besarte, me haces aún lado… yo… ya no se como actuar contigo…

— Lo siento, no es mi intención…

— Toma. — Él me acercó una cajita de regalo que traía consigo y la cual, hasta ahora estaba notando.

— ¿Qué es? — Pregunté extrañada al recibirlo

— Es mi regalo. Necesito que lo abras.

— ¿Ahora?, pensé que abriría los regalos mañana.

— Quiero que lo abras. Fue un regalo difícil de conseguir y quisiera que hoy lo portaras.

— Pero…

— No digas más y ábrelo, ¿Si?

— Bien. — Poco a poco fui desenvolviendo el regalo, la cajita no pesaba mucho, así que deduje que tal vez serían un par de aretes o una cadenita quizás… jamás aquello que yacía entre mis manos. Lo miré sorprendida y él suspiró metiéndose las manos en los bolsillos de su pantalón y volteó hacia otra parte despreocupado.

— Fue el regalo más difícil que me he encomendado a dar. Espero que no lo desaproveches. — Dentro de la cajita estaba una nota que decía "Te regalo tu libertad" — Se feliz Hinata, se feliz con él…

— ¡Pero…

— ¿Pero qué, Hinata? — Me interrumpió calmadamente. — Tenerte a mi lado, fue lo mejor que me ha pasado… pero se que no me amas y yo no podría vivir así. Aquel día en que no quise acompañarte, te estaba poniendo a prueba… solo espero que no te molestes conmigo por haberte dado tu libertad un poco tarde, pero esque me ilusionaba la idea de que algún día quizás pudieras amarme, pero no fue así… cada vez te sumías más en ti misma y yo…

— ¡Perdóname! — interrumpí llorando, ¿Por qué no lo podía amar a él?.

— No amor. No hay nada de qué perdonarte… se que al corazón no se le manda y eso lo tengo muy en claro. — Yo seguía llorando, no sabía que decir. — Hinata, prométeme que serás feliz — No pude responder y su mano cálida quitó mis lágrimas — Ahora vete Hinata. Ve con él. — Yo lo miré sorprendida — Anda ve… disculparé a todos por ti.

Sin saber que hacía, mi cuerpo empezó a moverse, susurré un "gracias" y anonadadamente caminé hacia la puerta trasera de la casa, la cual se encontraba precisamente por la sección de la cocina. Iba llorando, traía conmigo aquella cajita… el aire me faltaba, ¿Qué rayos estaba haciendo?

Dentro de mis pensamientos solo se hallaba tu nombre…

— ¿Naruto? — Tu silueta viendo hacia la casa me sorprendió. Rápidamente volteaste hacia mí y me dirigiste una triste sonrisa.

— Solo… pasaba. — Respondiste y nuevamente te volteaste — Bien, nos vemos — Dijiste empezando a caminar — Por cierto, ¡Feliz Cumpleaños! — Te alejabas de mi y mi alma se estremecía dolorosamente… ¿Acaso ya no me querías? ¿Acaso ya no te importaba?

— ¡Naruto! — Grité desesperada, tú solo te detuviste — ¿Acaso tu…

— Si, Hinata — Respondiste sin que yo terminara de hablar — Si… venía a verte pero lo pensé mejor… no quiero que me cierres otra vez la puerta y tampoco quiero que tengas problemas con aquel tipo con el que vives. — ¡Tonto!, apreté los dientes y dejé que el corazón me guiara. — Hinata es mejor que regreses, hace mucho frío y seguramente te han de estar buscando. — Sin proponérmelo corría hacia ti y te abrasé por detrás con todas mis fuerzas — ¿H-Hinata? — Lloré en tu espalda. No quería estar más tiempo alejada de ti — Hinata…

Tu me soltaste y te volteaste para verme, creo que te sorprendí pues tus manos acariciaron mis mejillas y limpiaron mis lágrimas.

— Hin…

Desesperada no dejé que terminaras de pronunciar mi nombre y te besé impacientemente. Fue grata la sorpresa al ser correspondida por ti con la misma intensidad de mis labios, tus manos me tomaron por la cintura para acercarme más a ti y mi mano traviesa se perdió por tu cabellera dorada, haciendo más fiero aquel beso… nos estábamos comiendo con pasión desbordante… no quería que esto acabara.

Todo fue mágico, todo fue único…

Si esto es un sueño, entonces quiero morir para nunca despertar.

.

Perdí la noción del tiempo… solo éramos tu y yo. No existía nadie más, no existía el exterior… solo nuestros cuerpos encontrándose.

Sentí la suavidad de aquel colchón bajo mi cuerpo, mis ojos se entreabrieron un poco encontrándome con la decoración de aquel acuarto que alguna vez nos perteneció pero que ahora solo te pertenecía a ti. Tu cuerpo ardiente oprimió al mío ligeramente, y tu labios besaron mi cuello mientras tus manos no perdían oportunidad de acariciarme completamente… sabías como me gustaba. Eras el único que lo sabía. Mi boca suspiro tu nombre y mi cuerpo se movió por sí solo para friccionar sensualmente nuestros cuerpos.

Tu erección oprimió fervientemente mi intimidad haciéndome desear tenerlo dentro, pero aún no nos despojábamos de lo poco que nos quedaba. Tu boca fue a parar a mis pechos, tu mano me masajeó uno me mis senos mientras mordías el otro sobre el encaje de mi brassiere… me retorcí de lo fascinada que estaba. Enredé una de mis manos entre tu cabellera rubia e hice que alzaras tu rostro hacia mi… me excitaba tanto verte así, con la mirada nublada, perdido en nuestra intimidad, pero aquello me mató.

Fue mi perdición…

Tu cara sonrojada, tu respiración agitada, tu sudor que bajaba seximente por tu cuerpo, tu olor… ¡Dios!

Sin pensarlo exigí tu boca, tu lengua jugó con la mía apasionadamente y tus manos bajaron mis bragas… ya llegaba el momento en el que los dos deseábamos convertirnos en uno solo. Mis manos también bajaron lentamente por tu cuerpo, acariciando cada centímetro de tu piel ardiente, tu gemiste calladamente y poco a poco fui bajándote los boxers… lo sufriente para que tu miembro saliera.

Te alejaste un poco de mi para acomodarte listo para penetrarme y yo mordí mis labios en represalia a la desesperación… tanto tiempo soñando con esto… tanto tiempo anhelándote… tanto tiempo maldiciéndome por no estar contigo y ahora…

— ¡Ahh! — Gemí como si fuera mi primera vez… tu te hundías poco a poco en mi y tu mandíbula se notaba tensa, alcé mis piernas a tus caderas para tenerte más dentro y tu soltaste un gemido ronco. — N-Naruto — por intuición dije tu nombre y empezaste a moverte sacando y penetrándome cada vez más rápido y fuerte…

Salvajemente…

Esa era la palabra que describía todo lo que me estabas haciendo.

Tus labios besaron una vez más mi boca, yo mordí delicadamente tu labio inferior mientras seguíamos con nuestra faena…

— T-Te amo — Me dijiste jadeante sin detener tus movimientos

— N-Naruto… y-yo también t-te amo — respondí oprimiéndote a mi.

Tu respiración agitada acarició mi cuello y fue ahí cuando empecé a estremecerme. Tu me abrasaste.

— H-Hinata… — Decías con dificultad y pronto alzaste tu mirada. — Ya n-no te vallas… d-de mi lado. — Pediste

— J-Jamás… — En ese momento tu cuerpo empezó a temblar y sentí tu esencia llenarme por completo. Te abrasé… sentía que moría entre tus brazos, yo también llegué al clímax junto contigo…

.

Cuando todo terminó me acariciaste el rostros y me sonreías fascinado, mis mejillas ardieron, sabía que me estaba sonrojando.

— Hinata… dime que es verdad todo esto. — Me dijiste dudoso.

— Es verdad, Naruto. Te amo y no quiero apartarme nuevamente de ti, pero…

— ¿Pero?

— Tengo miedo. — Confesé — Tengo miedo de que me vuelvas a hacer daño, tengo miedo de que solo juegues conmigo y…

Tus labios sellaron a los míos, me besaste tan amorosamente que casi pierdo el conocimiento.

— Entiéndeme… he cambiado por ti, ya no soy el mismo. Te amo, siempre debí saberlo… desde el primer día en que te vi, debía suponer que tu eras la dueña de mi. Perdóname por todo lo que te hice. — una lagrima traicionera rodó por mi mejilla y sonreí extasiada. Era todo lo que quería escuchar.

— Te perdono amor — Respondí — Pero si vuelves a ser el mismo que conocí, yo…

— No. — Me interrumpiste — He cambiado.

— Te creo — Dije muy feliz y no perdí la oportunidad de estrecharte entre mis brazos.

Teníamos mucho que decirnos, pero también sabíamos que ya habría tiempo de conversar. Mientras nos quedamos abrazados en silencio…

— Feliz Cumpleaños — Me dijiste de pronto. Yo solo sonreí gustosa… era lo único que me faltaba para ser feliz.

Después de eso, pasaron unos minutos y vi que cerrabas lentamente tus ojos por el cansancio, pero pronto los abriste de golpe.

— ¿Pasa algo? — Pregunté intrigada.

— Si — Me dijiste muy alarmado — Esta vez tu te tendrás que dormir primero, ni creas que te escaparás como la última vez — Me reí ante lo que habías dicho.

— No te preocupes amor — Dije alegre — Esta vez no me iré, así que duerme tranquilo.

— ¿Segura?

— Segura.

Tan pronto como lo dije, caíste rendido sobre mi pecho, tu respiración fue convirtiéndose en pausada y yo acaricié amorosamente tus cabellos dorados… te creía.

Creía que habías cambiado por mi y fue por eso que decidí darte esta segunda oportunidad… ya que errar es de humanos y perdonar es algo divino… y más cuando se ama de verdad.

Poco a poco fui quedándome dormida, le agradecía a él por regalarme mi libertad… siempre lo tendría presente y le tendría un gran cariño.

Mi corazón decidió, era a ti a quien amaba y a quien quería amar por el resto de mi vida, dentro de mi sabía que tu también me amabas tanto o igual que yo… mi Naruto. Te amo*

~¿Y bien, merezco un review? ^w^

Ustedes que dicen chicos? Kukuku perdón por no actualizar rápido, pero esque esta conti tenía que ser para el cumple de Hinata jejeje XD y den gracias a Kami-sama de que el cumple de Hina no haya sido hasta agosto jajajajajaja bien, bien pero bueno… que iba a decir?, ha si… desgraciadamente no podré actualizar los demás fics, quizás sea para el otro año, ya que me surgió un viaje de improvisto -.- y de hecho esta actualización iba a ser para el 27 de diciembre pero como me voy mañana…. En fin -.- yo no quiero, pero bueno.

El asterisco (*) significa que Hinata lo susurró antes de dormirse ^w^. Por cierto, la persona que vivía con Hinata es... quien quieran imaginarse -.- puede ser Kiba, Sasuke, Gaara o hasta Itachi o uno "X"... es a su elección. xD

Bien, ya es todo! Me despido, por cierto ¡FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO!, espero que esta conti les haya gustado a ustedes que pidieron conti para volverlo Two Shot y para los que solo leen también ^^ ya que… como decirlo? Lo hice hoy y no me dio tiempo de revisar si ponía algo coherente o no =S…entonces… Los personajes son de Masashi Kishimoto, las faltas de ortografía son gratis! Y el two shot es mío xD en fin!

~¿Me obsequiarían un review? ^.^