Los personajes son de Stephanie Meyer solo la historia es mia.

Aviso: Alto contenido sexual, lenguaje adulto

Si no te gustan estos temas ¡SIMPLEMENTE NO LEAS!

Sobre aviso no hay engaño

Summary:—Te voy a joder Edward Cullen, literalmente.-gruñí. El soltó una carcajada.—Tu no eres suficiente mujer para mi pequeña.-se alejo de ahí sonriendo...bien veremos quien no es suficiente para quien animal... BELLABITCHXDICKWARD LEMMONS EXTREM!

Bpov

— ¡Oh demonios! Préstame tu maldita blusa rosa de corazoncitos, la del cierre delantero…-grité mientras me ponía un poco de perfume y despeinaba mi cabello.

Rosalie sacaba ropa de su armario desesperada buscando la blusa.

—No entiendo porque diablos quiere esa blusa.-murmuro Rosalie mientras yo me ponía un poco de brillo de fresa en los labios.

—Porque es sexy y yo me veo súper sensual con ella…-miré el chocolate que aun estaba en el inicio de mis pechos, tomé un pañuelo y lo pase rápidamente, no tenía mucho tiempo y… no es como si él fuera llegar hasta mis pechos…

¡Ja! A quien quiero engañar, estaba pidiéndole a Rosalie "La blusa" esa con la que tuve mi primer encuentro con Jasper…esa que él término abriendo con sus dientes y que desde ese día comenzó su obsesión por mis pechos…

Rosalie no lo sabe y por mi bien nunca debe saberlo.

— ¡Aquí esta!-grito y yo se la arrebate, me quite la blusa manchada y me la puse, un poco más de perfume y estaba lista, más que lista.

Miré a Rosalie la cual me sonrió. —Te vez extra-cogible Bella.

Sonreí. —Lo sé.

Yo siempre me veía así.

Pero entonces los nervios me llegaron de golpe y sentí como que me iba hacer pipi o algo así.

¿Qué putas iba hacer ahora? ¡Mierda!

Nunca pensé que iba a estar tan nerviosa cuando un jodido momento así llegará. Yo que me la pasaba paseándome casi en calzones en mi casa cuando él estaba ahí tratando de seducirlo…estaba pensando seriamente que esas mierdas no funcionaban con Edward sexy puto Cullen, pero al parecer si tuvieron el efecto deseado.

— ¿Qué harás zorra?

Sonreí maliciosamente. —Usar la lengua frígida. Como dijiste.

—Entonces ¿Se la vas a chupar? —preguntó arqueando una ceja.

Mordí mi labio mientras pensaba en las posibilidades…eran un chingo y todas me encantaban.

—Dejaré que fluya.

Rosalie negó. — ¡No Bella! Si dejas que fluya perderás tu virtud en el Volvo Motel Cullen y eso es un cliché deprimente… tú y otras 20. Además ya hablamos de eso, se dará cuenta y se burlara de ti porque el tipo es un idiota.

Hice una mueca ante eso, era verdad Edward se burlaría porque siendo sincera soy una calienta pitos con él y para estas alturas el debe pensar que Jasper y yo nos hemos aventado él kamasutra al derecho y al revés…con la famita que se carga Jasper.

Y aparte de eso yo era una jodida princesa así que merecía más que eso…una habitación fina de un hotel o algo así, no pedía rosas y velas ya sabía que eso era todavía más cliché pero al fin de cuentas soy una chica y me gusta algo el romance, sentirse importante por así decirlo.

Sabía que eso no conseguiría de sexy Edward, pero si sabía que Jasper delicioso Hale si podría darme eso…

Ya lo habíamos hablado y el tenía planeado un muy caliente fin de semana como regalo de cumpleaños en un hotel de lujo de Seattle. Además, el podía ser bastante lindo algunas veces…bueno en realidad siempre lo era conmigo.

Vaya regalote….

Jasper era genial y me sentía mal de olvidarme de él para irme con el idiota de Edward, pero esto era lo que debía de hacer.

Era algo que había deseado desde hace tanto…y si era cierto que lo quería entre mis piernas, y si tambien sabía que saltaría fuego entre nosotros y sería malditamente maravillos.

Pero lo que nunca diría…lo que nunca Edward Cullen debía saber.

Era el recuerdo de mí, una niña que leía la bella durmiente, blanca nieves…todas aquellas historias donde él beso de tu príncipe azul te despertaba de la muerte o de un sueño profundo.

Pensaba "¿Qué tan poderoso es un beso de tú príncipe azul para volverte a la vida?"

Si. Eso fue Edward Cullen en mis fantasías de niña.

El príncipe que me despertaría de una pesadilla…y me dormía soñando con sus labios sobre los míos.

Después me di cuenta que eso eran mierdas idiotas y que la realidad no era esa.

El no era mi príncipe…el rompió esa ilusión así que me debía esto, me debía volverlo loco, me debía tanto esto.

Necesitaba terminar con la obsesión y ser libre.

Necesitaba terminar con lo que el comenzó esa tarde, eso para lo que yo no estaba ni de cerca preparada…

Pero eso era algo que solo guardaba para mí, y para nadie más.

—Sabes que debería estar molesta contigo por fajarte a mi hermanito y luego correr a los brazos de Cullen.-dijo Rosalie sacándome de mi ensoñación entrecerrando los ojos.

Yo rodé los míos. —Sabes que lo mío con Jazz no es formal.

—Lo sé.-dijo asintiendo. —Pero aun así, debería cuidar los intereses de mi hermano, no quiero que le rompas el corazón.

Rodé los ojos. —Como si eso pudiera pasar, nadie le rompe el corazón a tu hermano, es demasiado inteligente para eso, por eso nos entendemos bien no somos idiota.

Rosalie me lanzó una almohada en el rostro. —Gracias por decirme idiota a mí jodida estúpida.

Ignoré su arranque premenstrual y le di un beso en la mejilla antes de salir corriendo de ahí.

Traté de ser lo más silenciosa posible, me sentía estúpida caminando de puntitas por las escaleras. No quería encontrarme con Jasper y decirle "hey me voy con Edward un ratito al bosque, gracias por el magnífico sexo oral."

No. Eso sería sobrepasar los límites, además el odio intenso que ambos se profesan… era algo jodido, aun no he llegado al fondo de eso, ellos eran tan amigos antes…ahí había algo bizarro e iba a saberlo. Oh si era uno más de mis propósitos.

Pero ahorita no tenía cabeza para esas cosas.

Enfocada en lo principal.

No saltes a su pene.

Debía repetirme eso. Una y otra vez…muchas malditas veces.

Abrí la puerta tratando de no hacer mucho ruido, salí de ahí y la cerré lentamente, sabía que Jasper estaba en la cocina preparando su cena, ya que la cerda de Rosalie había ordenado esa pizza para ella sola, tuve suerte de que me diera un trozo.

Lo que hace el mal de amor, si ella sigue así terminará tan vaca que atraerá la atención del asno de mi hermano siendo principal tema de múltiples burlas.

Suspiré feliz al cerrar la puerta tras de mí y justo cuando me sentía triunfante en mi súper plan de huída…

Edward jodido Cullen como el cabrón que es, toco repetidas veces el claxon del jodido Volvo sexy.

Tomé una respiración profunda para no mandarlo a la mierda y corrí hacía el auto. Abrí la puerta y una vez adentro quise golpearlo o algo así pero la cosa era que al aspirar su mismo aire me sentí estúpidamente nerviosa y ansiosa. Con mariposas locas en el estomago y toda esa mierda.

Jodida es poco.

Odio el maldito efecto Cullen.

Le di una fea mirada por su escándalo—Vámonos de aquí.-dije mirando por la ventana rápidamente porque si lo seguía mirando, follaría su boca con mi lengua frente a la casa de mi general.

Mal plan.

Miré a la casa solo para ver a Rosalie asomada en la ventana viendo hacía el auto. Chismosa.

Entonces sentí una caricia en el lado izquierdo de mi cintura, la blusa dejaba descubierta una porción de piel, y sentí como me estremecí solo por ese estúpido toque.

Contrólate perra.

Lo miré y me sonrió. —Nice.-dijo comiéndome con la mirada.

¡Ugh! Porque tiene esa maldita voz…y porque esa simple palabra arrogante me hace sentir ganas de golpearlo y follarlo al mismo tiempo.

Ya podría imaginarme de dominatrix con él.

Bastante interesante.

—Hey. —volteé a mirar a Edward que me miraba con su sexy sonrisa torcida, suspiré estúpidamente sin poder evitarlo.

Idiota…

Mi cerebro es lindo y las voces en él también.

Estaba comenzando a perder el juicio…repito odio el efecto Culllen.

— ¿Qué se supone que vamos hacer en el bosque? —pregunté "inocentemente"

¡Ja! De inocente tenía el dedo chiquito del pie.

Ya sabía que hacía el en el maldito bosque. Y eso me emputaba mucho…ahora me hacía feliz y todo eso, pero porque la protagonista aquí era yo.

Y no otra perra.

Genial. Acabo de llamarme perra a mi misma y me he dado cuenta lo poco que me valoro.

Suspiré.

Necesitaba medicamento.

Edward me miró con maliciosa diversión. —Solo relajarnos un ratito…recordar viejos tiempos, ya sabes tú y yo juntos, debemos unir lazos pequeña…hace mucho eras mi amiguita.

Jodido Idiota.

¿Amiguita?

Sentí un agujero enorme en el estomagó y mis músculos se tensarse ante eso ¡Como sé atrevía a bromear con eso!, pero no iba a demostrárselo, no le daría armas sobre mí.

—No lo recuerdo. —dije con un encogimiento de hombros.

Edward sonrió, porque el maldito sabía que mentía.

Sin decir una palabra puso su mano sobre mi muslo y lo acarició de arriba abajo mientras aceleraba.

No puede evitar cerrar los ojos y morder mis labios.

Los latidos de mi corazón se aceleraban a la velocidad del auto. A este paso o llegábamos a o moría de un infarto antes de estar en el maldito lugar.

Mordí mis labios con nerviosismo. La maldita mano de Edward cada vez se movía más cerca de mi coño…gracias a todos los cielos que tenía pantalón porque si ni ya se hubiera dado cuenta de la jodida fuga que tengo ahí.

Trataba con todas mis malditas fuerzas de que mi respiración no se entrecortara, me estaba excitando como la chingada y eso que solo era un pequeño rose.

¡Dios!

Casi sentí que se me paraba el corazón en el momento en el que el auto se detuvo.

Solo había silencio cortado por nuestras respiraciones algo aceleradas.

Oh si, su respiración también estaba así y eso que mua no lo había tocado…

Me sentía más sexy que..Siempre.

Edward paso su mano por su delicioso cabello rebelde ósea una de dos. O estaba nervioso o ansioso.

Voto por las dos.

Sonreí.

Hora de jugar perro.

—Así que…¿Cómo uniremos lazos Cullen? —dije mientras llevaba mi mano derecha al cierre de la blusa y jugueteaba con él.

Edward sonrió con esa maldita sonrisa torcida. Su mirada estaba fija en el escote de la blusa mientras se lamía los labios.

Caliente.

—Así…—dijo en un susurro ronco antes de tomarme de la cintura con ambas manos y sentarme a horcajadas sobre él.

Sin preámbulos. Mi corazón se saltó un latido y mi pulso se aceleró aun más. No pensé que fuera así de…rápido el asunto.

Me paralicé.

La cercanía tan intensa y abrupta me paralizo. Los recuerdos llegaron a mi mente de golpe cortándome la respiración.

No es momento, no es momento para eso.

—Vamos pequeña Bella ¿no querías esto? —susurro con voz ronca acariciando mi abdomen por debajo de la blusa.

La furia me invadió en ese momento ¿Qué rayos hacía? Estaba desaprovechando la oportunidad…lo deseaba mucho, pero había algo que deseaba mucho más.

Verlo rogar.

Sonreí maliciosamente mientras me incorporaba. — ¿Y tú que es lo que quieres Cullen? —dije comenzando a moverme sobre él, sintiendo su deliciosa erección en mi muy mojado coño.

En este momento odiaba los pantalones y bragas que traía puestos.

Reprimí un gemido y me mordí los labios.

El gimió y me pegó más a su cuerpo, restregándome su erección descaradamente, está ves no pude reprimirme y gemí.

Las cosas se estaban saliendo de control demasiado rápido.

Tomó mi cabello en un puño y lo jalo hacía atrás haciéndome jadear. —Quiero esto niñita…quiero jugar contigo —gruño bajando lentamente el cierre de mi blusa con su otra mano.

Lo jalo más fuerte y lamió desde mi cuello hasta el inicio de mis pechos.

—Edward…—susurré sintiendo pequeñas mordidas sobre mi sujetador.

—Hmmm. —gimió y soltó mi cabello, pronto sentí sus manos estrujando mis pechos con fuerza haciéndome gemir como gata en celo.

De-li-cio-so.

Ya estaban saltando las chispas.

Tome un puñado de su cabello igual y lo jale a mis labios, el sonrió y lamió los míos tentándome.

Abrí mis labios y nuestras lenguas se encontraron antes que nuestros malditos labios.

¡Joder! ¿Podía ser esto más caliente?

Nuestras lenguas se acariciaban suavemente mientras inconscientemente me movía sobre él y él levantaba las caderas simulando el coito.

El era grande, realmente grande.

Y cuando sus labios abarcaron los míos, comencé a succionar como una aspiradora su lengua haciendo que soltará un gran y delicioso gemido.

Volvió a tomar un puño de mi cabello y me separó de sus labios de un tirón.

— ¿Te gusta chupar niñita? —susurro con voz ronca y sexy.

Sonreí. tomando su mano derecha y sin quitar mi mirada de sus ojos lleve uno de sus dedos a mi boca, la di una larga lamida antes de meterlo entre mis labios y succionarlo suave al principio para después ir aumentando la intensidad.

Gimió y jadeo, sus ojos se oscurecían cada vez más.

Estaba disfrutando demasiado esto.

Gemí y llevé una de mis manos a mi pecho, comencé acariciarlo mientras mis caderas comenzaron a moverse más rápido sobre él.

—Puta madre. —gimió.

Oh Dios. Este era uno de los momentos más jodidamente felices en mi corta y zorra vida.

Saqué su dedo mis boca pero lo mantuve sobre mis labios. —¿Vas a darme mi paleta Cullen? Soy una niñita que quiere chupar su caramelo. —dije con voz sensual pero dulce.

Edward gruño y jalo mi cabello más fuerte.

Bastardo.

—Folla mi polla con tu díeliciosa y jodida boca ahora. —gruño mirándome intensamente.

Se me corto la respiración, sus ojos brillaban al punto de que el parecía de otro mundo, me hipnotizaban y quería hacerlo, quería ceder y darle placer.

—Vamos nena, siempre…siempre he querido follar esa boquita.

Un estremecimiento recorrió mi espalda.

Siempre.

Casi, y digo casi sentí dolor.

Malditos recuerdos.

Pero gracias a ellos recordé el por qué estaba aquí y que era lo que quería incluso más que follarlo con mi boca.

—¿Quieres eso Edward? ¿Mis labios alrededor de tu pene? ¿Mi lengua saboreándote? ¿Quieres tu semen en mi boca?

—Jodidamente sí. —susurro.

Mordí mi labio inferior y sonreí. —Entonces ruégame.

Perdón por la laaarga esperaaa.

Pero FF ya no es mi lugar favorito. Espero poder pasar todo al blog pronto.

Está historia ya viene con todo, la amo se los juro y espero que la amen igual, apenas comenzamos.

PD. Aquellas personas que joden escribiendo en ingles que he sido reportada, que los fics con sexo no están permitidos, dejen de joder, hay miles de fics más explicitos y siguen con vida.

En fin.

Gracias a las que me siguen y a las que comentan esto es para ustedes,.

Love ya and see ya!

EffyLove.