Los personajes no son mios son de Meyer :D yo solo me quedo con jake ;D


Finge que te importo un poco
Que me pones atención
Finge que estas escuchando
A este humilde servidor
Finge que me conocieras
Que no es una noche mas.

Edward P.O.V

De nuevo caí en esa rutina, el ir a verla, el tocarla, el sentirle excitada solo con mis manos y mis caricias. ¿Pero qué idiotez digo? A ella no le importaba en lo más mínimo, solo hacia su trabajo, pero…. ¡Qué bien hacia ese trabajo! Siempre le decía lo mismo y ella hacia lo que le pedía…. Aunque le pagara con billetes y ella me pagara con cariño y un poco de sexo.

-Hola querido… ¿De nuevo por aquí?

-Sí, ya sabes… ¿Vamos Bella?

-Claro Edward

Siempre acudía a mis llamadas, ella decía que era un cliente distinguido por la suma de dinero que le pagaba, hacia mis peticiones por un poco extrañas que fueran, las cumplía; yo solo pedía a gritos que me tratara como si fuera algo más que un cliente… Que no solo era su trabajo.

Vendedora de caricias
ayúdame a olvidarla
que esta noche estoy muy solo
hoy no quiero recordarla
vendedora de caricias
quédate media hora más
que esta noche estoy muy solo
y no me quiero suicidar.

-¿Estás listo querido?

-Siempre

Siempre nos besamos con cariño, y conforme comenzaba a subir la temperatura comenzaba la acción, bella era muy buena en su trabajo, o al menos era muy buena conmigo, ella por lo regular llegaba en un total de 15 orgasmos en la noche; en el tiempo que estaba conmigo y me halagaba por ellos. Decía que nunca tenía tantos orgasmos en una noche, con cualquier cliente… Que yo era SU cliente y eso me reconfortaba.

Cada noche que acudía a su encuentro; trataba de olvidarla a ella. A la mujer que una vez me amo y a la que una vez ame, pero al cual fue una maldita perra al enredarse con mi hermano mayor Emmett. ¿Por qué Rosalie? Porque tenía que encontrarlos ese día; el día de nuestro aniversario de novios en el cuarto de el… La realidad horrible y cruda. Pero cada vez que me encontraba con Bella, la chica de ojos chocolate que me complacía cada vez que llegaba el día; o cuando me sentía solo… Cada noche.

Finge que soy importante
que soy todo para ti
finge que me quieres mucho
que conmigo eres feliz
finge que soñamos juntos
con estrellas sobre el mar

-Te amo….- susurraba

-También yo…-dudo- Te amo Edward- me contesto

Sonaba tan sincera, que siempre le creía cada vez que me decía "te amo" "te necesito" "no me olvides", estaba seguro de que solo lo hacía por mi; porque le daba lástima, el ir a pedirle que me diera un poco de amor y atención.

-Oh! ¡Edward!- jadeaba- Yo… ¡aah!

-B…Bella- acompañaba sus jadeos- ¡Oh, Dios Bella, Bella!

Esta era la quinta vez que teníamos un orgasmo, yo había descargado dentro de ella; y eso la excitaba aun más; ambos estábamos sudados y pegajosos, en la cama; ella se aferraba a mi cuerpo, esperando a que aquel orgasmo la llevará al cielo, sus paredes húmedas se contraían con mi miembro a dentro, sentirla tan apretada, tan caliente; me volvía loco. Esos ojos chocolate tan dilatados y llenos de lujuria… pasión, deseo… ¿Amor?

No podría pasar, porque solo ella era una vendedora de caricias; solo estaba ahí para complacerme, para hacerme olvidar a esa maldita mujer…

Vendedora de caricias
ayúdame a olvidarla
que esta noche estoy muy solo
hoy no quiero recordarla
vendedora de caricias
quédate media hora más
que esta noche estoy muy solo
y no me quiero suicidar.

Nunca tomábamos descanso, siempre continuábamos después del primero segundo tercer orgasmo, siempre continuábamos. . . Una y otra vez, sin parar, sin hablar, no era necesario; o al menos ella no quería que le dijera palabras de amor, solo me decía "Calla y déjate llevar" y le hacía caso; siempre nos dedicábamos a tener sexo; me desahogaba con ella y no le importaba, Bella era muy profesional y se lo agradecía.

Flash Back

La primera vez que la vi, yo estaba decidido a suicidarme, me tiraría de un puente, esperando así terminar con mi desgracia, ya estaba ahí, solo que aquel olor de esa mujer, que era embriagador me hizo voltear. Y ella estaba ahí, fumando un cigarrillo y me miraba con sensualidad y preocupación.

-Yo que tu no hacia eso, mejor ven por un poco de Placer

-Yo… no… no se- le conteste

En realidad la mujer era guapa, una cintura delgada; ojos color chocolate con los cuales te perdías en su profundidad; cabello castaño largo haciendo cascadas con él, una boca rosada y carnosa.

-¿Cómo te llamas guapo?

-E...Yo…Edward

-Bueno, Edward- decía ella, mientras se acercaba a mi- Yo invito esta noche

Automáticamente me baje del puente y la conduje a mi casa, sin saber si era en realidad lo que quería, solo pensaba en ella, su boca, sus pechos, todo su cuerpo sobre el mío….

Y hacia exactamente tres meses de mi intento de suicidio; de que esa mujer de la vida galante, me había salvado de una estupidez, siempre me hacía sentir feliz; al principio le pedía que se quedara un rato más excusándome que le pagaría más, ella accedía, pero después ella se quedaba a la mañana siguiente….

Finge que esto no es lo mismo
que es diferente a los demás
finge que no te has cansado
de este tonto trovador
finge que yo soy tu todo
y que no existe nada mas

-Yo… Edward Te amo- jadeaba

-Yo también Bella...

Mientras la embestía una y otra vez con fuerza, rudeza y lujuria, ella nunca se quejaba, al contrario pedía más y con mayor intensidad, no le importaba la brusquedad, ni mi desesperación por tener sexo con ella, para poder olvidar, no le importaba que a veces le exigía, o que simplemente a veces solo le pidiera compañía… sin tener nada de sexo; al principio ella se negaba, después se acostumbro y cuando teníamos sexo le susurraba "Te amo Rosalie" y ella hacía caso omiso a lo que decía; pero después comencé a decirle "Te amo Bella"; a veces ella se quedaba en mi casa, por petición de ella o por petición mía a ninguno nos molestaba la presencia del otro. Por mi lado a mi no me molestaba que fuera de esas mujeres, al fin y al cabo siempre requería sus servicios y ella con gusto me complacía.

¿Acaso ella nunca se cansaba de mí? ¿O de mis peticiones un poco extrañas? Este humilde servidor nunca, nunca se cansaba de las hermosas, placenteras carias que esa mujer me producía, de aquellos orgasmos que producía en mi y los orgasmos que yo le producía, de los movimientos frenéticos que ambos teníamos, de las bellas palabras que me decía y de la felicidad que emanaba, aunque todo fuera una simple mentira, para olvidarla, para olvidar aquel amargo recuerdo.

-Edward… eres lo mejor que me ha pasado- susurraba a mi oído- Te amo

-Oh Bella, mi Bella

Como le agradecía que me dijera que era muy importante para ella. Al menos sentía que era lo único en su vida. Y que todo lo que sucedía cada noche o de vez en cuando era realidad, que solo existíamos Bella y Yo, solo nosotros dos, no me importaba su profesión, el motivo de porque solicitaba sus servicios, ni Rose, ni Emmett, nada solo Bella Y Edward.

Vendedora de caricias
ayúdame a olvidarla
que esta noche estoy muy solo
hoy no quiero recordarla
vendedora de caricias
ayúdame a olvidarla
que esta noche estoy muy solo
hoy no quiero recordarla
vendedora de caricias
quédate media hora más
que esta noche estoy muy solo
y no me quiero suicidar
que esta noche estoy muy solo
y no me quiero suicidar
que esta noche estoy muy solo
y no me quiero suicidar
que esta noche estoy muy solo
y ella no va a regresar.

-Fue… fantástico- jadeaba pegajosa Bella

-Lo sé- dije dándole un beso en la frente

Lentamente me Salí de su centro y el frio me invadió, me acosté a un lado de ella, con los brazos en la cabeza, sin pensar en nada, ella mientras se acomodaba de lado y suspiraba…

-¿Quieres que me quede media hora más?- pregunto, con voz apagada

-No…

-Oh, bueno- su voz fue débil- voy por mi ropa

-Espera- dije abrazándola y susurrándole al oído- queda esta noche, no quiero recordarla, no quiero pensar en locuras, solo… quédate conmigo por favor Bella.

Ella volteo lentamente y su rostro quedo pegado con el mío, sus ojos estaban vidriosos, y en ellos había infinidad de emociones que nos e podían describir, ella me sonrió.

-Claro Edward, aquí me quedare, descansa.

Ella estaba en mi regazo acostada, acunada con mi cuerpo, y podía percibir que aspiraba mi aroma… Esa chica era tan linda… tan noble, que no se merecía que hiciera esto con ella, por más que fuera su profesión, nunca iba y escogía a una diferente, siempre era ella. Por un motivo desconocido, siempre elegía a Bella. Siempre.

Vendedora de carias me ayudaste a olvidarla, ahora ya no la recuerdo y me acompañaste en mis peores momentos, ¿Por qué no te has ido? ¿Por qué ya no me cobras?... Lo que fuese pasando no tenía elección. Ni ella ni yo.

Me había enamorado de esa mujer.


Que les parecio este oneshot? me base en la cancion de vendedora de carias de panteon rococo, esta genial, estoy pensando en si hacer un segundo capitulo, pero desde el punto de vista de bella... ¿que opinan?

Un pequeño Review?

Kisses Andyy'