"EL DESTINO QUE UNO DECIDE" by Rirou~

Completando lo dicho en el incompleto summary anterior esta historia tendrá una nueva trama e historia completamente diferente (o por lo menos la mayoria) de lo que fue la de Hungry Heart (Wild Striker). Por lo tanto he tomado prestado algunos elementos de la misma como personajes, vida de los personajes (sus amigos y familias) , los ambientes (las escuelas, clubes y demas lugares) y alguna de las escenas o situaciones que sucedieron realmente en la serie (campeonatos, viajes y demás); pero obviamente estará lo nuevo :). todo esto se me ocurrió un día, despues de ponerme a revivir la serie completa jajja mezclandola con otras que conozco (siempre fui asi de mezclar elementos de diferentes series tomando distintas cosas o lugares y crear algo diferente :P como asi tambien creando nuevas historias entre personajes de la misma serie no antes planteadas).

Pero bueno, refiriendome a la serie, la historia en sí tratará de una chica llamada Miki Riosaki (cualquier coincidencia con Miki Tsujiwaki es pura coincidencia :P) quien se cambiará a la escuela de su hermano "mayor" (por asi decirlo, despues sabran porque) la cual es Jyoyo Akanegaoka (u Orange Hill como quieran llamarle). Allí empezará los últimos tres años de secundaria (o secundaria alta como se le dice en Japón) y "comenzará de nuevo" (tambien se ira develando la razon por la que digo esto :P jajj. paciencia!) : con nuevos compañeros, nuevas metas, nuevos obstaculos, nuevas relaciones, nuevas amistades y nuevas cosas por aprender; es decir una nueva vida. Obviamente tiene participacion en la serie los equipos de futbol de la escuela (el masculino y el femenino) y demás personajes de la serie. Poco a poco tambien se ira descubriendo su pasado, toda su vida y demás.

Espero que les guste, se que no tiene mucho que ver con la serie original pero digamos que me inspire bastante en la misma.

Eso si, quiero aclararles que al leer la serie deben hacerlo de cero como si las similitudes con Hungry Heart sean pura coincidencia (pero dado que tiene elementos y casi todos los personajes de la misma, si les gusto la serie entonces seguramente, y eso espero, les guste mi fanfiction tambien), nada será sobreentendido asi que si no la vieron o no saben mucho de ella no hay problema! :) . lo unico que he hecho fue tomar los personajes, la historia (en ciertos aspectos), transformarlo todo en algo original (si asi puede llamarsele jaja :P) y con otro punto de vista.

Por otro lado, con respecto a la lectura o mejor dicho la narración y el modo en que la haré les puedo decir que es narrada en tercera persona (yo) y también habrá POVS o momentos de narracion a partir de los puntos de vista de los personajes (generalmente de los principales). También se harán visibles sus pensamientos los cuales aparecerán precedidos y seguidos con un "~". Estas son simples aclaraciones de sintaxis para hacerles mas facil la comprension de la historia.

Asi que los introduzco en la historia planteandoles, por último, esta especie de introducción: ¿que pasaría si Kyosuke Kano no existiera o por lo menos no tuviera el papel que tuvo con respecto a ella (a pesar de que acuerdense, esta chica no es Miki Tsujiwaki)?,¿y si entran en escena los otros personajes que en la serie nunca tuvieron mucha relevancia?,¿como se plantearia la historia de estos chicos, de esta escuela, del campeonato, y de esta chica?.

Sin mas que decirles, espero que les guste, se entretengan y disfruten de la lectura...

CAPITULO 1: EL INICIO DE TODO.

Estaba exahusta, el calor no ayudaba mucho. Después de aquella tediosa espera en la sala del director para que luego le avisarán que al final no podían atenderla y que la secretaria me tomara simplemente los datos dejandome con todas aquellas preguntas que me habían estado dando vueltas en la cabeza desde temprano, no podía evitar estar un poco molesta e irritable. Y ahora era peor, cansada de dar vueltas por el campus de la escuela (el cual era enorme por cierto) buscando el campo de entrenamiento del equipo de fútbol. La empleada de secretaría no había podido darle mayor dato que "se ubica en cercanías del edificio de deportes, bajando la colina". Se suponía que evitaría todo esto ya que el director le había prometido acompañarla y enseñarle la escuela. Había parecido muy cordial y feliz de hacerlo la semana anterior cuando fue con sus padres a concertar la inscripción junto con el traslado de escuela. Pero parecía ser que al final era todo simplemente para quedar bien con ellos. Pero bueno, allí estaba dando vueltas desde hace media hora. Había seguido todas las indicaciones pero no se topaba todavía con nada que le mostrase que estaba cerca.

Miro a su alrededor a ver si encontraba a alguien que particularmente fuera allí o pareciese hacerlo, pero nada. No había nadie.

- Para que le habré dicho a mi hermano que me encontraría con él luego.- comentó para sí arrepentida.

- A esta hora ya debe de haber terminado la práctica. No entiendo como tienen una antes de empezar las clases.- agregó mirando primero su reloj.

De repente escuchó a una chicas hablando o mejor dicho "gritando" entre ellas, comentando algo sobre "visitar las prácticas del equipo de fútbol masculino".

Y ahi no se le ocurrió mejor idea que seguirlas. Seguramente la llevarían a donde quería ir. Prefiría mil veces hacer esto que hablarles, eso nunca. A decir verdad no era muy del tipo extrovertida de hablar con quien apareciera, además de que nunca le gustó tratar con aquel tipo de chicas. Le desesperaban.

Después de un rato de caminar detrás suyo finalmente pudo observar el campo. Era enorme y perfecto: el pasto tenía un color verde brillante y parecía recién cortado. Obviamente lo cuidaban con mucho esmero.

Se dirigió a las gradas y comenzó a caminar entre ellas buscando a su hermano. Las otras chicas de antes ya se encontraban en primera fila, abajo de todo y lo más cerca posible, saludando a los chicos que se suponía eran del equipo de fútbol.

Pero todavía no lo encontraba.

- Espero que no se haya ido sin mi.- comentó disgustada.

Pudo ver que la práctica había terminado, cada uno se iba dispersando para su lado aunque algunos todavía quedaban en la cancha y alguno de ellos debía ser su hermano.

Bajo hasta la altura del campo y se quedo del lado de afuera por las dudas. Por otro lado ya podía verlo de cerca, el cesped era muy suave parecía una alfombra y el olor era indudablemente el de un campo de fútbol, amaba ese aroma. Sonrió y sin darse cuenta seguía avanzando mirando a su alrededor embelesada. Lo continuó observando con la mirada baja.

De repente se escuchó a alguien decir algo casi a los gritos:

- Cuidado!.-

Miki levantó la mirada y pudo ver que una pelota se dirigía a ella rápidamente. Reaccionó como pudo, dió dos pasos hacia atrás para estabilizarse y casi instintivamente la paró de manera fuerte con su rodilla evitando que le diera en el estómago. La acomodó rebotandola dos veces en ella y la bajó con su pie derecho dejandola quieta en el suelo. Levanto un poco más la vista para ver de donde había venido aquel "tremendo ataque asesino" (jajja) y pudo ver que tres chicos se le acercaban apurados.

Miki les pasó la pelota al ver que ellos eran los dueños y sin más continuó mirando a su alrededor para seguir buscando a su hermano.

Lo chicos seguían allí parados mirándola sorpendidos y a la vez culpables por lo sucedido.

- Lo siento.- se disculpó el del medio, que ahora tenía la pelota en sus manos. Su pelo era de color negro (medio azulado), un poco desordenado. Parecía el más apenado de todos.

Junto con él estaban dos chicos más. Uno era pelado y con una gran sonrisa y el otro era mucho más grandote de tamaño que los otros dos y tenía una graciosa cresta rubia que llamaba la atención sobre su pelo negro y la miraba serio.

- Está bien, logré frenarla a tiempo.- les contestó con una sonrisa.

- Lo hiciste muy bien, amiga!.- le dijo muy entusiasta el chico con la cabeza rapada.

- Gracias.- contestó contenta.

- Es raro. Nunca te vimos antes por aqui... con las otras chicas.- le dijo aquel chico que se había disculpado con ella primeramente, dirijiendo la mirada hacia el grupo de chicas que charlaba muy animadas con unos jugadores del equipo.

- Afortunadamente, no. No las conozco. Pero... ellas, ¿vienen todos los días?.- preguntó arqueando una ceja.

- Si.- comentó aquel chico grandote, riéndose.

- Debe ser molesto.- les comentó ella, volviendo su mirada a ellos.

- No, depende el momento. Pero nosotros vivimos también para nuestras fans.- le comentó el chico pelado. Parecía muy contento y apasionado al decirlo, se tomaba muy en serio la cuestión de que las chicas fueran a verlos.

Los otros dos lo miraron de reojo pensando que tampoco era para tanto.

Miki se rió, sin duda ellos eran todos unos personajes.

- Ichikawa, Muroi, Esaka!.- se escuchó de repente que los llamaban de la lejanía con un tono un poco autoritario. Miki podía reconocer esa voz, estaba segura.

Mientras los tres chicos se dieron vuelta preocupados.

- Ni lo piensen!. Alejense de ella!.- gritó frenético mientras se les acercaba apresurado.

- Pero nosotros no...- trataron de excusarse los chicos.

- Los conozco. Se de lo que son capaces ustedes.- los regañó.

- ¿Qué?. Pero Rentaro...- dijo el pelado tratando de explicarle.

- Cuanto tiempo!.- lo interrumpió ignorándolo, dirijiendose ahora a ella cambiando su humor a uno extremadamente feliz, haciendole una especie de seña con su mano como saludo y sonriendole.

Miki muy contenta sonrió de par en par y se lanzó a sus brazos. Él la abrazó con fuerza.

- Ren!. Te extrañé mucho!.- le respondió ella.

Los otros tres seguían sin entender que era lo que sucedía allí. Y continuaban mirándolos confundidos.

Luego de separarse, el más grandote de todos preguntó:

- ¿La conoces?.-

- Claro que si.- le contestó como si fuera lo más obvio del mundo y la rodeó por sobre los hombros con su brazo derecho y la miró dirijiendose ahora a ella:

- Él es Muroi ... -dijo presentándole a aquel chico grandote que habló por último - Esaka ... - aquel pelado gracioso la saludó con la mano haciendo referencia de que se trataba de él - y él es Ichikawa.- terminó por presentarle al chico de pelo oscuro quien le contestó sonriente con un "hola".

- Mucho gusto.- les dijo ella.

Los tres asintieron, devolviendole el saludo.

- ¿Y quién es ella?. ¿Tu novia?.- le preguntó Esaka.

- Jajajaj, No! -dijo riéndose- Ella es Miki, mi hermana.- terminó por explicar.

- ¡¿Tu hermana? !.- le preguntó sorprendido Esaka.

- Si, mi hermana.- dijo él exasperado.

- Bueno, muy feliz de conocer a la hermana de mi gran amigo Rentaro.- le dijo acercándose a ella y poniendo una mano en su hombro.

Miki rió y dijo:

- ¿En serio? -preguntó divertida- Aunque, igual... gracias, creo.- y le sonrió, le parecía muy graciosa la manera en que actuaba el chico.

- Esaka... -. le comentó su amigo Ichikawa la ver lo que se le venía.

- Si, si. Lo que digas.- dijo Rentaro poniéndose entre medio y moviendolo hacia un lado alejandolo de ella.

- Como dije, es mi hermana asi que no creo que te convenga.- agregó diciendole en un tono amenazador aunque no totalemente serio.

- Ren!.- lo retó su hermana mirándolo.

- Aunque, es bueno conocerlos.- les dijo a los tres tratando de cambiar de tema y sonriéndoles. Mostrándoles que no había nada malo en ello.

- Miki!.- se escuchó de repente. Todos se dieron vuelta para ver quien era.

Un hombre se acercaba.

- Murakami!. Hola!.- le saludó ella.

- ¿Como estás?.- le preguntó él.

- Bien. Hace mucho tiempo que no lo veía.-

- Si, debo decir lo mismo. Ya no eres más aquella pequeña niña, veo que ahora eres toda una señorita.- le comentó Murakami.

- No se lo crea, por dentro sigue siendo la misma caprichosita y consentida de usted.- dijo de repente Rentaro divertido.

Miki lo miró de reojo a su lado, movió rápidamente su brazo y le pegó con su puño en respuesta ya que lo tenía a su lado.

- Hey!, es verdad.- le respondió él frente al golpe.

Murakami rió y dijo:

- Pero ella sigue teniendo buenos reflejos para responder a tus comentarios.

Miki sonrió.

- ¿Usted también la conoce, entrenador?.- le preguntó Ichikawa.

- Claro. Al igual que conozco a Ren desde pequeño y a su familia, también a Miki.- le explicó.

- Y Miki, ¿que te parece el campo de entrenamiento del equipo?.- le preguntó a ella.

- Hermoso. Me gusta mucho. Se ve que aquí corre bien la pelota.- le respondió ella mirando a su alrededor con una gran sonrisa.

Esaka, Muroi e Ichikawa, que recien la conocían no podian creer que a una chica le importara tanto u opinara acerca de un campo de fútbol, mucho menos que le pareciera "hermoso". Generalmente lo único que a alguna chica le llamaba la atención era los jugadores en ella, no el campo en sí. Era rara.

- Sabía que te gustaría.- le dijo él satisfecho como si siempre hubiera sabido cual iba a ser su comentario.

- Bueno chicos, ¿y qué harán ahora?. Desde hoy saben que tienen estos tres días libres hasta el comienzo de las clases la próxima semana. Así que los quiero desalojando la cancha. Nada de entrenamiento estos días.- les dijo el entrenador a los chicos.

- Está bien, entonces pienso que iré al comedor de los dormitorios y empezaré por almorzar algo. Después creo que descansaré todo el día.- comentó Esaka.

- Yo también voy.- dijo Ichikawa.

- Lo mismo.- agregó Muroi.

- Ven, come con nosotros así de paso conoces el edificio y sus alrededores. ¿Querés?.- le ofreció su hermano.

- Está bien. Aunque igualmente lo de la guía por toda la escuela ya me lo habías prometido antes cuando hablamos por telefono la otra vez, ¿no te acuerdas?.- le comentó mirandolo fijo finjiendo estar enojada por no recordarlo.

- Ah si, jajajaj -le respondió él nervioso mientras se reía- y lo haré hermanita.- terminó por decir tratando de convencerla.

- Eso espero, por un momento pensé que intentabas zafarte de ello. Además, si el lunes no llegó a encontrar mis clases será tu culpa.- le reprochó.

Rentaro sonrió.

- Espera, ¿ahora empiezas en esta escuela?.- preguntó Esaka tratando de asimilar todo.

- Si, hoy tenía que verme con el director pero ni apareció.- le respondió ella.

- Él siempre es así. A veces se ausenta por algunos asuntos y se olvida de los compromisos que ya tiene aquí pendientes con nosotros y rara vez se da cuenta de ello.- dijo Muroi.

- Bueno, entonces veré si lo ubico más tarde. Necesito hablar con él.- comentó Miki.

- ¿Y para qué?.- le preguntó Ren curioso.

- Ya verás hermanito.- dijo ella sonriente.

Ren y los demás la miraron confundidos, no tenían ni la más mínima idea de a que se refería.

- Pero mientras tanto ven a disfrutar con nosotros, nueva amiga.- le dijo Esaka abrazándola por los hombros.

Miki rió pero no se opuso a ello. Todos comenzaron a emprender camino fuera de la cancha.

- No agarres confianza tan rápidamente, Esaka.- le comentó Rentaro irritado y apretando un poco los dientes al hablar.

- Adiós chicos! -los despidió Murakami desde lejos- si me hago un tiempo, iré a visitarlos más tarde.- agregó.

- Si, adiós. Fue muy bueno volver a verlo!.- dijo Miki contenta.

- Igualmente, pequeña.- le contestó él.

Continuó caminando y luego Miki comentó ofendida:

- ¿Cómo que pequeña?.-

- Jaja. Siempre serás una niñita pequeña.- comentó su hermano burlándose. Ella lo miro de reojo enojada y rápidamente le pegó con su puño en el estómago, al igual que la vez anterior.

- Ay!. Que no se te haga costumbre!.- se quejó él.

- Lo mismo digo.- le respondió ella y continuó caminando.

Los otros tres los miraban divertidos. Indudablemente esta era una faceta nueva de su amigo. La verdad nunca lo habían visto ser tratado así por una chica, obviamente que la cuestión de que ella fuera su hermana explicaba bastante porque se dejaba.

...

Subiendo la colina se encontraba el edificio que según ellos le explicaban tenía en su planta baja el comedor estudiantil, junto con una pequeña sala de estar y de recreación. Tenía, luego, varios pisos superiores ocupados por los dormitorios y el último piso era una especia de gimnasio de entrenamiento para ellos.

- Genial.- fue lo único que Miki pudo decir.

Por fuera tenía un gran decorado con flores y árboles que le daba un buen aspecto.

Apenas entraron pudo notar que la sala estaba llena de chicos que obviamente parecían venir del entrenamiento del equipo, por la ropa que llevaban. Varios saludaron a Rentaro y a los otros tres al verlos llegar. Miki se quedó allí parada sin saber que decir. Algunos la miraban curiosos y comentaban entre si. Todo esto era incómodo. Había olvidado lo dificil que era ser nueva en una escuela. No se había puesto a pensar en esa posibilidad, todo lo había parecido fácil al tener a su hermano allí. Pero por otro lado, ¿acaso Ren no la presentaría?. Porque indudablemente ella no podria hacerlo.

Un chico de todos ellos se acercó a saludarnos y se presentó. Era alto, con el pelo prolijamente corto, parecía muy amable y respetuoso. Se dirigió a mi hermano y le preguntó:

- ¿Ella es tu hermana, Ren?.-

- Si, ella es Miki.- le contestó de inmediato. Por primera vez no lo penso mucho. Además parecía ser que su "amigo" (ya que yo no sabía hasta ahora su nombre) ya sabía de su llegada a diferencia de los otros que no paraban de sorprenderse cuando me presentó mi hermano.

- Hola, mucho gusto. Mi nombre es Sako Toshiya, soy el capitán del equipo de fútbol y amigo de tu hermano.

- Hola. Miki Riosaki.- dijo ella muy cordial extendiendole la mano.

- Veo que conociste a Esaka, Muroi e Ichikawa, no?.- le preguntó éste.

- Si, son simpáticos.- dijo ella sonriente.

- Digamos que Esaka es mejor dicho del tipo hilarante, más que simpático.- comentó el cápitán. Los demás rieron menos el que era objeto de burlas.

- Hey!. Aunque... bueno, lo acepto.- comentó el chico que apesar de que al comienzo quería parecer ofendido termino por aceptar la situación y dejarlo pasar.

- No tiene nada de malo. Es algo bueno.- comentó Miki sonriendo.

A Ichikawa le llamó la atención. Era una chica muy amable y sonriente. Lo poco que la había conocido y ya le caía bien. ~Capaz por eso Ren la protege tanto. Puede caerle bien a todos~ pensó él.

- ¿Quién es esta linda señorita?.- se escuchó preguntar a una señora que se acercaba a ellos, sacando de su ensimismamiento al chico.

- Miki, mi hermana.- le explicó Rentaro.

- Oh!. Un placer conocerte Miki!.- dijo sonriente la señora. Ella llevaba el pelo ondulado recorrido para atrás de un color medio rojizo y era grande de tamaño, pero su sonrisa y calidez desplegadas parecían a las de una madre.

- Hola, mucho gusto señora.- dijo Miki respetuosamente.

- No, dime Fukuko. Yo soy la cocinera de los dormitorios de la escuela, aunque practicamente también de toda la escuela. Si necesitas algo, me lo pides. si?.- le dijo muy amable.

- Claro, gracias Fukuko.- le respondió ella sonriente.

- Ay!. Es tan linda!.- dijo ésta tomandola de las mejillas con sus manos.

Miki rió incómoda. Los demás miraron la escena algo divertidos. Parecía ser que para ellos era muy normal ver este tipo de actitudes por parte de la cocinera ya que para nada se sorprendieron.

Por otro lado, Miki que apesar que no le gustaba demasiado se sentía a gusto en aquel lugar. Era acogedor y confortable. La verdad nunca se había sentido así en la escuela anterior, aunque justamente por eso se había cambiado. no?.

- Fukuko, ¿ya está listo el almuerzo?.- preguntó Sako tratando de cambiar de tema y llamando la atención de la cocinera, para beneficio de Miki, claro.

Logrando su cometido, ésta la soltó y atravesó el comedor dirigiéndose a la cocina. Todos la seguían mientras les decía:

- Claro, ¿qué pensaban?. Los espere con el almuerzo ya listo. Sabía que vendrían cansados después de todo.

- Gracias!.- le contestó Esaka con los ojos llorosos por la alegría. Como siempre exageraba las cosas y ese llanto no parecía muy real que digamos. Mejor dicho, se notaba desde lejos lo sobreactuado.

- Vayan, sientense que yo les aviso cuando alla terminado de servirlo. Tú también Miki.- les comentó a los chicos y agregando esto último a observar que la chica quedaba resagada intentando buscar la manera para pedirle permiso de comer allí. Al escucharla a la cocinera le agradeció de nuevo y los siguió a los demás.

El comedor estaba lleno de mesas, todas generalmente grandes y extensas que permitía que muchos se reunieran. Todos se acercaron a una en donde ya había un grupo sentado, junto a ella había otra en donde se habían agrupado otra parte de ellos y que charlaban entre una y otra. Otra vez, Miki no conocía a nadie y nuevamente varios dirigieron la mirada hacia ella. Y ahi fue cuando se dio cuenta que era la única chica alli.

~¿Acaso aqui sólo están los del equipo de fútbol?~ se preguntó a si misma curiosa al no encontrar explicación.

Miki, inquieta, no sabía donde sentarse o que hacer por lo que se quedo allí para esperando que su hermano le indicara algo.

De repente Esaka apareció de detrás suyo y la abrazó por los hombros y dijo:

- Ven, tu buen amigo Esaka te presentará a los demás.- parecía muy confiado, como si la conociera de toda la vida o algo. No la incomodaba en absoluto pero indudablemente con ese chico nunca uno se aburriría. Lo acababa de conocer y ya le parecía conocer como era él en su totalidad, sin dudas un chico muy gracioso.

Miki no planteó ningún tipo de oposición, prefirió ver a donde llevaba todo esto. Éste le abrió paso entre Ichikawa y Muroi para ponerla adelante de todo.

Rentaro lo observaba de reojo. Lo último que quería era que el equipo de fútbol entero conociera de una sola vez a su hermanita. ~¿Acaso Esaka la quiere presentar en sociedad o que?. Parece que me lo hiciera a propósito~ pensó irritado.

Se escuchó a Esaka aclarandose la garganta como si estuviera por hacer un anuncio importante y se empezó a decir:

- Chicos, les presento a la hermana de Rentaro: Miki Riosaki.- imitando un tono serio y sofisticado.

Ella no pudo evitar reirse ante el tono cómico del chico.

Todos la saludaron en general aunque no dejaban de mirarla.

- Por un momento pensé que nos estabas por presentar a tu novia.- comentó un chico bastante grandote sentado justo al frente de Miki y los demás. Luego se rió.

- Ni en sus sueños.- dijo de repente Rentaro apareciendo desde atrás haciéndose escuchar.

- Hey!.- le respondió Esaka ofendido.

- Es verdad Esaka, no lo creo posible.- comentó otro de los que estaba allí sentado. Le llamó la atención a Miki, llevaba el pelo bastante enmarañado y de un color extrañamente rojo.

- Bueno, dejemoslo aqui. si?.- agreó Ren para terminar con todo eso. No quería seguir hablando del tema.

- Como no hay más remedio, tendré que presentártelos. Ellos son (y comenzó a nombrarlos según estaban sentados allí) Sakai, Rodrigo, Shinkawa, Kiba, Kamata y ellos...- dijo ahora dirigiendose a los de la mesa de al lado- ... Toda, Ueno y Mori.

- Hola.- respondió ella sonriendo.

- Sientate aqui.- le dijo su hermano ubicandola en un lugar a su lado, en la misma mesa que Sakai, Rodrigo, Ichikawa, Muroi, Sako y los demás.

Miki observó el lugar por completo y preguntó:

- ¿Y las demás chicas no vienen también aqui?.-

- Bueno, a pesar de que es muy dificil que se resistan a mi persona no vienen mucho, principalmente en esta época. En realidad no vienen casi nunca. Tienen mejores cosas que hacer.- le explicó Sakai.

El chico tenía el pelo de un color claro, al igual que sus ojos. Su piel era bastante blanca.

Miki se rió por un instante y dijo:

- Claro como verlos a escondidas como practican y después ir a saludarlos cuando terminan.-

- ¿Hacen eso?.- preguntó Shinkawa.

- Bueno, por lo menos las chicas que yo vi, si. Creo que me van a terminar odiando después de eso. Espero no cruzarmelas muy seguido o que estén en mi misma sección.- le respondió ella.

- Asi que empiezas en esta escuela.- dijo Sakai.

- Si, primer año del instituto.- le explicó ella. * o secundaria alta, como quieran considerarlo o lo entiendan mejor :).

- Ah, entonces Rodrigo, Mori, tu hermano y yo estamos en lo mismo.- agregó él.

- Chicos!. La comida!.- dijo de repente Fukuko apareciendo por detrás suyo.

Miki se puso de pie automáticamente y la miró.

- ¿Qué pasa querida?.- preguntó la señora.

- Ayudarla. Bastante que apareci aqui y ... - trató de explicar ella pero la interrumpió.

- No, por favor. Un plato más no me dificulta para nada. Sientate, yo me encargo. Pero igual muchas gracias por ofrecerte.- le contestó sonriente.

Miki le hizo caso y tomó asiento.

- No se parece nada a ti, Ren.- le comentó Rodrigo divertido.

- Tú no hables que eres el primero en escabullirte antes que ayudar.- le replicó.

- No peleen chicos. Se nota que todavía no comieron. Ya están malhumorados.- comentó Fukuko riendo.

- Disfrutenla.- agregó repartiendo los platos mientras todos agradecían por la comida.

...

Por primera vez todos enmudecieron. Nadie habló después de eso, o por lo menos mientras comían. Había uno y que otro comentario de vez en cuando, pero no se comparaba con el bullicio de antes.

A medida que terminaban de comer y ésta excaseaba en sus platos, nuevamente se empezaron a escuchar voces. Las charlas se retomaron.

...

- Bueno, asi que ... ¿emocionada?.- preguntó de repente Sakai dirigiéndose a Miki.

- ¿Cómo?.- pregunto ella desconcertada.

- Si emocionada de comenzar la próxima semana. Capaz tienes suerte y nos toca en el mismo salón.- dijo sonriente.

Por otro lado ella hizo una mueca graciosa pensando si realmente le estaba hablando en serio.

- Si tú lo dices...- dijo ella risueña.

- Ya empezó ... - comentó Ichikawa al ver la actitud que tomaba su amigo.

- ¿Qué cosa?.- preguntó ella tratando de entender la situación.

- Hace lo mismo con todas las chicas de la escuela. La mayoría van a molestar en las prácticas debido a él.- le explicó su hermano revoleando los ojos.

- No es mi culpa.- contestó Sakai haciendose el inocente.

- Hablando de las prácticas, vi como casi Muroi, Ichikawa y Esaka casi la matan con la pelota. Pero la detuvo bastante bien, es muy buena.- comentó de repente para que no comenzaran de nuevo las críticas a sus fanáticas y le echaran la culpa como siempre.

Muroi, Ichikawa y Esaka reían nerviosos ante la mirada asesina de Rentaro.

- Si, dijimos lo mismo.- comentó Esaka tratando de apoyarse en lo dicho por Sakai. Muroi e Ichikawa asintieron.

- Y bueno, lo único que puedo decirles es que aprendió todo lo que sabe de su hermano mayor.- dijo sonriente.

Miki lo miró de reojo.

- Ja, no seas engreído. Además ... ¿hermano mayor?. Eres sólo cuatro meses mayor que yo y sin embargo los dos empezamos prácticamente a jugar fútbol a la par. Sólo que tú estás en un equipo ahora, claro.- le replicó ella.

Todos los miraban confundidos.

- Bueno, si pero... - trató de responderle pero Esaka saltó de repente a hablar.

- ¿Pero ustedes no son gemelos o mellizos o algo asi?.- preguntó desconcertado.

- No.- dijeron los dos al mismo tiempo riéndose.

Todos seguían confundidos. ¿La única explicación que le habían encontrado no era verdad?. Era la única forma posible. Además de que para ellos no era nada gracioso.

- ¿Pero entonces...? - preguntó esta vez Ichikawa.

Ren y Miki los miraron. Luego, éste miró a su hermana para después hablar pero ya había dejado de sonreir, prefería hacerlo él:

- Miren, lo que pasa es que...- empezó a decir pero ella lo interrumpió.

- No, está bien.- le dijo Miki sonriendo de lado, dándose cuenta lo que intentaba hacer éste. Rentaro la dejo continuar.

- Lo que pasa es que en realidad no somos hermanos, ni de sangre ni por ningún otro medio. Aunque, por otro lado, si lo es.- les dijo ella tratando de explicarles, todos la miraron sin comprender.

- ¿Qué?.- dijo Sakai confundido.

- A lo que me refiero es que los padres de Ren, que puede que conozcan, si son realmente sus padres. Pero mios, no.- terminó de decir ella. Todos enmudecieron al escuchar la manera rotunda en que lo dijo. Se arrepintieron de haberlo preguntado.

- Mi madre, que conocía al padre de Ren, me dejó a su cuidado cuando yo era una bebé asi que por otro lado yo crecí con Ren y con sus padres como si realmente fueran mi familia.-

- Porque lo somos.- agregó él mirándola fijo. Miki le sonrió.

- Asi que esa es la historia de como es que nos llevamos tan sólo cuatro meses de diferencia, somos hermanos y por lo tanto los dos aprendidos al mismo tiempo a jugar fútbol.- agregó ella haciendole burla a su hermano, tratando de romper un poco con el momento dramático.

Algunos sonrieron, aunque un tanto forzado. Todavía no podían sacarse la idea de lo incómodo de la situación.

- Asi que Ren utiliza la excusa del hermano mayor para tratar de hacerse el superior.- le dijo Sako ayudándola a seguir con la conversación.

Miki sonrió y dijo:

- Exactamente.-

- Aunque es verdad, ahora está progresando mucho por su cuenta desde que entró al equipo.- agregó ella.

- Murakami ya los tiene entrenando para el campeonato intercolegial de distrito, no?.- les preguntó ahora al grupo.

- Si, hemos tenido nuevos postulantes en las pruebas de ingreso previas asi que debemos ponernos al día y dinamizar a todo el equipo.- le explicó Kamata.

- Claro, todo sea para que ganen el campeonato este año.- les comentó ella sonriente.

- Exacto, ten por seguro que este año lo lograremos.- dijo su hermano.

Todos asintieron felices.

- Bueno y yo también deberé ponerme al día y encontrar al director luego.- dijo poniéndose de pie, tomó su bandeja con todas sus cosas y fue hasta donde la cocina en donde se encontraba Fukuko, al lado contiguo de las mesas.

La mayoría se levantó también, se dirigieron a la sala de estar de al lado y prendieron el televisor.

Miki volvió a la mesa y empezó a recoger todo lo de los demás. Ichikawa, Sakai y Rodrigo todavía estaban sentados charlando y viendo unas revistas de deportes junto con Rentaro.

- ¿Terminaron?.- preguntó ella.

- Ah, si.- contestó Ichikawa.

Miki comenzó a recoger sus respectivas bandejas cuando de repente se escuchó:

- ¡¿Miki, que haces? !. No, dejamelo a mi!.- gritó como loca Fukuko tratando de sacarle las cosas de las manos.

- No, es lo menos que puedo hacer.- dijo ella decidida.

- En serio, yo me encargo.- agregó la chica tratando de convencerla.

- Está bien, pero sólo las recoges. Nada más.- le contestó resignada.

Miki sonrió satisfecha y continuó con lo suyo.

- Gracias por molestarte.- le dijo Ichikawa.

- De nada, de alguna manera tenía que corresponderle.- le respondió para luego alejarse con todo.

- Tu hermana es muy atenta.- le dijo éste a Rentaro.

- Se puede decir que si. En casa es lo mismo.- le respondió.

- Creo que de alguna manera nos agradece por poder estar ahi, con nosotros. La trato de convencer de que no era necesario, pero no lo quiere entender. Como ahora.- agregó mirándola a lo lejos.

- Entiendo. Pero capaz para ella si lo es.- le comentó Ichikawa.

- Si, puede ser. Es un poco complicado el asunto. Es por eso que siempre cuesta que la gente lo entienda cuando uno se lo explica. Generalmente es ella quien termina explicandolo todo, cosa que quiero hacer yo para que no tenga que hacerlo ella. Aunque no me lo diga, yo creo que no se siente bien al recordarlo y al decirlo ella misma.- le dijo Ren.

Ichikawa lo miró serio y dijo:

- Siento haber apresurado las cosas para que lo contara. La verdad no tenía ni idea.- le explicó.

- Está bien. Además no es a mi a quien tenés que decirle eso.- le dijo sonriendo de lado, comprendiendo a su amigo.

...

- Ren!.- lo llamó Miki mientras él se encontraba en la sala de estar con algunos otros mirando televisión. Éste se le acercó.

- ¿Qué sucede?.- le preguntó.

- Me voy a hablar con el director y luego a casa. Mañana vengo, tengo que organizar algo contigo. Si sale bien, mañana veremos.- le dijo.

Él la miró desconcertado sin saber de que hablaba.

- ¿No quieres que te acompañe o alguna otra cosa?.- le preguntó.

- No, está bien. Es temprano, además es tu día de descanso y te ves bastante cansado con toda la práctica extra.- le contestó ella.

- Adiós.- lo saludó.

- Adiós chicos!.- dijo fuerte saludando a todos los demás que se encontraban allí.

Varios le devolvieron el saludo. Otros estaban compenetrados con lo que miraban por televisión que no se esforzaron mucho en hacerlo.

Cuando Miki se dirigía hacia la puerta, Ichikawa la detuvo.

- Siento haberte hecho contar todo aquello. No te debe agradar hablar de ello muy seguido.- se disculpó él con ella.

Miki se sorprendió. Lo último que quería era que alguien se sintiera mal con hacerla hablar de su pasado, además de que nunca imagino que le prestara atención a ese aspecto del tema. Generalmente cuando alguien se enteraba, lo primero que se les venía a la mente eran más preguntas, no los sentimientos que tenía ella en ese momento al decirlo.

~Ichikawa es bastante perceptivo y considerado~ pensó ella, sonrió y luego le dijo:

- No te preocupes. En serio ...- agregando esto último al ver que su cara seguía preocupada.

- Además, fui yo la que empezó todo cuando dije lo de las diferencias de edades y al fin y al cabo en algún momento se iban a enterar. Ren es su amigo y ahora yo estoy aqui asi que...- le explicó ella.

- Pero igual, lo siento.- agregó él.

- Todo bien.- le respondió ella sonriente, se le acercó, se despidió de él con un beso en la mejilla y un "Nos vemos".

Él se quedó allí parado, viendola alejarse.

~Realmente empieza a caerme bien~ se dijo a sí mismo.

De repente se sobresaltó.

- Ya lo sabes, no?.- le dijo Rentaro quien ahora se encontraba a su lado con una mano en el hombro del chico como si lo estuviera haciendo amistosamente.

Ichikawa lo miró un poco asustado, sabiendo a que se refería: otra vez en el papel de hermano extremadamente protector.

- ¿Porqué esta mano no la siento tan amable como parece?.- le preguntó sin esperar respuesta de su parte.

Ren simplemente le sonrió de lado.

Continuará...

BUENO... ¿QUE LES PARECIO?. ME SALIO LARGUISIMO EL CAPITULO, POR DIOS!. ESPERO QUE NO HAYA SIDO ABURRIDO :S. HICE LO MEJOR POSIBLE!, ES MI PRIMER FANFIC DE LA SERIE!. MAS O MENOS SE PLANTEO LA BASE, ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO. SE PROMETE TODO MUCHISIMO MAS ENTRENIDO A PARTIR DEL PROXIMO CAPITULO :).

VARIAS ACLARACIONES: PERSONAJES COMO MUROI, SHINKAWA Y KIBA QUE SUPUESTAMENTE EN ESTE MOMENTO NO TENDRÍAN QUE ESTAR EN LA HISTORIA DADO QUE ESTARÍAN EN EL ÚLTIMO AÑO DE BACHILLERATO O PREPARATORIA (PREVIO AL INSTITUTO O SECUNDARIA ALTA EN DONDE SE ENCUENTRAN LOS DEMÁS), ES DECIR TODAVIA NO EMPEZARON EL INSTITUTO AL QUE PERTENECEN LOS OTROS PERSONAJES; DECIDI INCLUIRLOS EN LA HISTORIA COMO SI ELLOS YA LOS HUBIERAN CONOCIDO A LOS CHICOS SIENDO QUE ORANGE HILL TIENE TAMBIEN BACHILLERATO (O POR LO MENOS ASI LO DISPUSE YO AHORA JAJAJA :P) Y POR LO TANTO AL TENER BACHILLERATO LA ESCUELA, LOS CONOCEN POR CONVIVIR CON ELLOS EN EL CAMPUS.

DISCULPEN POR TANTO QUILOMBO, ESPERO QUE LO ENTIENDAN ES QUE EN MI CABEZA LO ARME ASI Y NUNCA PENSE QUE SERIA TAN COMPLICADO EXPLICARLO Y ARMARLO MEJOR POR ESCRITO Y QUE SEA ENTENDIBLE :P. YA QUE QUIERO SER LO MAS FIEL POSIBLE A LA IDEA ORIGINAL :).

ESPERO SEPAN COMPRENDER TODO!. DISFRUTENLO MUCHO, Y PROXIMAMENTE SE VIENE EL SIGUIENTE CAPITULO QUE PROMETE DEVELAR MUCHAS COSAS DEL NUEVO AÑO, DE COMO SE DISPONDRA TODO Y TODOS (YA QUE ME REFIERO A LOS PERSONAJES).

AHHH! . Y DENTRO DE POCO COMENZARÁN LAS FICHAS DE LOS PERSONAJES, SI!, PUBLICARE LUEGO DE CADA CAPITULO LA FICHA TECNICA DE UNO O DOS PERSONAJES DEL FANFIC. CON DATOS PERSONALES, AMGOS, FAMNILIA, GUSTOS, DISGUSTOS, SU PEROSNALIDAD CARACTERISTICA Y DEMAS. ESPEREN QUE YA VENDRA! :)

SIN MAS QUE DECIRLES, NOS VEMOS PRONTO!. MUCHOS SALUDOS. SI PUEDEN, PASEN Y COMENTEN. SIRVE MUCHO SU OPINIÓN! :)

RIROU~.