Capitulo 9

Final

Cyborg trago saliva y se levanto del suelo, Adriana se quedo sentada y él se dirigió al armario en el cual la niña le había dicho. Cyborg volvió a apuntar al armario para ver si era el correcto aunque era el único que había en la habitación, la niña asintió con la cabeza. Cyborg se dio cuenta de que era la hora de abrirlo, alargo su brazo, temblando, iba a cerrar los ojos pero si los serraba no podría ver lo que había ahí. Toco la manija de la puertita del armario y la abrió lo más rápido posible para esperar lo peor, pero lo único que vio fue la obscuridad de un armario vacio y sucio con algunas telarañas y polvo por donde quiera.

No hay nada aquí.- dijo cyborg para después voltearse hacia Adriana.

Ella lo miraba con una expresión de preocupación y extrañez, realmente ella creía que su hermano estaba ahí.

Pero yo lo vi meterse.- dijo la niña sin levantarse subiendo un poco la voz. Cyborg se sentó de nuevo delante de ella con sus piernas cruzadas y luego dibujo una expresión de seriedad.

Adriana… porque nunca me has hablado de tus poderes.- le dijo cyborg. La niña bajo la mirada.

Esque no quiero hablar de ellos.

Piensas que son malos.- le pregunto, la niña asintió con la cabeza.

¿Adriana puedes revivir a las personas?- pregunto cyborg, Adriana levanto la cabeza y lo miro con sorpresa en su rostro.

Como lo…

Si es eso me lo puedes decir.

Bueno, no se reviven del todo. Solo los traigo aquí porque los extraño.- dijo Adriana. Cyborg levanto la cabeza y dirigió la mirada hacia el techo. Por fin había descubierto primero que todos los titanes, cuáles eran los poderes de Adriana. Soltó un suspiro y volvió a hablar.

Conociste a Oralia Swan y a su hijo Steven.

Si, ella era mi abuelita y Steven era mi tío. Ellos…

Murieron.- dijo cyborg, no como una pregunta más bien como una afirmación.

Crees que este mal.- le pregunto.

A que te refieres.

Traer de vuelta a las personas…

No lo sé, nunca me he puesto a pensar en eso, es que…

¿Puedes prometerme algo?-pregunto la niña.- prométeme que no se lo dirás a nadie.

Adriana yo…

...

Los titanes llegaron y se dirigieron directamente a la habitación de Adriana. Chico bestia casi tira la puerta pero esta se abrió al intacto cuando este casi la tocaba porque olvido que era automática. Él cayó al suelo y sus compañeros encima de él aplastándolo, pero la primera en levantarse fue starfire.

Adriana perdónanos por favor no fue nuestra intención olvidarte en la vacía y tenebrosa torre, se que nunca podremos pagártelo pero…

Chicos estaba en medio de algo muy importante cuando…-trato de interrumpir cyborg pero en ese momento chico bestia llego por encima de él y se fue para abrazar a la tierna y pequeña niña.

Si Adriana, te prometemos que nunca de los nuncas te dejaremos de nuevo, verdad raven.- dijo chico bestia volteando su cabeza hacia la chica de la capa morada para esperar su respuesta.

Si.- dijo con su tono de voz normal.

Ah yo…

No nos perdonaras verdad.- la interrumpió starfire.

Pero no me dejaron sola, aquí está mi amigo cyborg.- dijo Adriana que provoco que todos voltearan a ver a el metálico que se encontraba sentado en el suelo.

Y tú dónde estabas.- le pregunto robin con mucho enojo.

A pues yo…

Si viejo, tuve que pelearme con un niño de ocho años para que soltara los controles de un robot gigante.- dijo chico bestia gritándole a cyborg y escupiéndole algo de saliva en la cara.

Estaba en algo importante.- dijo cyborg después de limpiarse la cara.

Pues la próxima vez que tengas algo importante que hacer avísanos.- dijo raven cruzada de brazos para después salir de la pequeña habitación.

Bueno solo… no lo vuelvas a hacer.- dijo robin dando un suspiro.

Chicos, tengo que hablar con ustedes.- comenzó cyborg mientras se levantaba del suelo.- es algo muy importante.

Pues dinos.- dijo robin con interés.

Esque…- dijo cyborg mientras miraba a Adriana.

Oh, ya entiendo. Adriana, podrías salir un momento.- pregunto robin al saber a lo que cyborg se refería.

Adriana tomo la mano de chico bestia y salieron afuera de la habitación. Después de unos segundos chico bestia volvió a entrar solo y la puerta se cerró.

Miren…

Es sobre por qué faltaste a tu pelea de hoy.- pregunto raven con enojo.

Si, está muy relacionado.- dijo cyborg.

Pues por qué no comienzas, no tenemos todo el día.- dijo robin.

Bueno, es que… prométanme que si les digo no se burlaran y lo tomaran en serio.- dijo cyborg con seriedad. Los demás asintieron.

Detrás de la puerta estaban Adriana y su hermano tratando de escuchar. Los dos estaban de puntitas para tratar de alcanzar un mejor sonido.

Adriana…

¿Le pasa algo?- pregunto chico bestia preocupado.

Si, ella…

¿Qué?-gritaron todos.

En verdad siento que no me creerán.

Pues, solo dilo para ver si…

…..

Creí que no se lo diría a nadie.- dijo Abraham mirando con sensibilidad a su hermanita.

Creo que él es una mala persona.

No lo es.-dijo con brusquedad Adriana.

Claro que si, Adriana soy tu hermano mayor y te digo que ese es un hombre malo, como mamá…- dijo con más enojo en su voz. El niño le extendió la mano a su hermana y está en un momento desesperado y sin saber qué hacer, la tomo, mirando a los hermosos ojos vidriosos de su hermano que solo les rebasaba unos cuantos centímetros de los suyos. En verdad Adriana se había convencido de las palabras de Abraham ya que entre ellos no había malas juagadas. Eran hermanos unidos y se confiaban y cuidaban el uno al otro.

…..

Ella vivía con su madre, su hermano mayor Abraham, su tío y su abuela.- comenzó con la verdad cyborg, tratando de que sus palabras fueran lentas y fáciles de entender. Tomo aire y siguió.- su abuela y su tío murieron en un accidente de auto.

Los demás escuchaban a cyborg como si se tratase de un libro muy interesante que cambiaria sus vidas.

Su madre se…volvió loca con la noticia de su madre y su hermano y al descubrir los poderes de sus hijos…

¿Te lo dijo?, ¿Cuáles son?-pregunto starfire.

Ella puede hacer lo que nadie que he conocido puede hacer, ella es tan especial, es decir, puede revivir a las personas.- dijo con asombro en sus palabras. Los demás seguían escuchando, asombrados al igual que cyborg.

Bueno, después que paso.-pregunto chico bestia.

Después tomo el auto y a los niños… arrancó y… el poste con el que chocaron fue el que decidió su muerte.

De que hablas, Adriana no está muerta.- dijo chico bestia con enojo pero después fue interrumpido por robin.

Pero si Adriana puede revivir a las personas, pudo revivirse a sí misma.- dijo con elocuencia.

Que no me escucharon, Adriana no está muerta. Estás loco, no sé qué quieras hacer pero no me agrada.-dijo chico bestia poniendo bruscamente su dedo en el pecho metálico de cyborg.

Chico bestia, no hagas esto. Parqué no aceptas lo que está pasando de una forma madura.- dijo raven con buena intención.

Enserio, no sé si creer en lo que me estás diciendo y si fuera cierto, ella me lo hubiera dicho.

Chico bestia, se que tu y Adriana son muy unidos pero, a veces hay cosas que no sabes si contarlas.- comenzó cyborg.- es decir, como crees que va a venir y decirte "hola chico bestia, quería decirte que te quería mucho ah, y estoy muerta por cierto, espero que lo entiendas".

Chico bestia salió muy confundido de la habitación y la puerta se cerró a su salida. No sentía enojo, a pesar de la brusca manera en la que le hablo cyborg, sino, quería ir con la niña para aclararlo con ella.

…..

Todavía no puedo creer que tú descubrieras sus poderes tan fácilmente.- dijo raven. Cuando le preguntaban a Adriana sobre sus poderes ella respondía que no quería hablar de eso, y creía que a cyborg se lo había dicho desde la primera pregunta ya que nunca los veía hablando.

No fue fácil, en verdad tuve que hacer muchas cosas y…

Chicos, Adriana no está.- dijo chico bestia con cansancio en su voz ya que se notaba que la había buscado por toda la torre en muy poco tiempo.

…..

Los dos hermanos aparecieron en la casa vieja y destruida que una vez fue su hogar. Caminaron por el jardín de la entrada que contenía solo unas pequeñas raíces de arboles y flores que ahora estaban secas. Llegaron hasta la entrada y miraron la puerta que antes era de color azul alegre y que ahora estaba empolvada y recargada en la pared con las bisagras oxidadas y rotas. Miraron su interior desde afuera y se dieron cuenta de que no era la misma casa en la que habían vivido unos años atrás.

¿Estás segura de que quieres entrar?- pregunto el hermano con miedo.

No lo sé, iré si tú vienes conmigo.- dijo la niña. Su hermano le sonrió tiernamente y tomo su mano sin descuido, y con tan solo unos pasos ya se encontraban en el interior de la vieja y destrozada casa, su vieja y destrozada casa.

…..

Cómo que no está, si acaba de salir de la habitación.- dijo robin con preocupación.

Si pero, ya busque por toda la torre y.- dijo, después tomo aliento y trago saliva y después siguió.- y nada.

Oh no, no otra vez.- dijo starfire preocupada.

Bueno, la buscaremos en todos lados.- dijo robin decidido.

No es necesario.- dijo cyborg.- se en donde está.

…..

Los niños miraron alrededor de su hogar, las ventanas, el techo un poco despintado con muchas goteras, los pasillos en los que solían jugar con viejos juguetes de madera y muñecas de porcelana y algunas de algodón. Se adentraron a un mas en la casa, en los espacios que recordaban desde su infancia no terminada, sus cuartos. En ellos no había muebles. Esos muebles cien por ciento hechos de madera y pintados de color rosa y azul respectivamente.

Suspiraron. Ver lo que antes era su hogar y lo que ahora era un hogar para insectos, arácnidos y quien sabe que otras cosas más, era una pesadillas para los dos hermanos.

De pronto comenzaron a imaginar sus habitaciones, sus muebles, sus juguetes, los pasillos tapizados con una suave alfombra color marrón. En ella su madre salía de la regadera con los pies descalzos. Se amarraba el listón de su bata de baño y se iba a la cocina para hacer la cena junto con su madre. Después llegaba su tío Steven con juguetes para sus sobrinos. Ellos llegaban, lo abrazaban y lo guiaban a la cocina para cenar con sus otros familiares.

Una lágrima de "cocodrilo" dejo de contenerse en el parpado de la niña y salió a libertad, rodando por su mejilla por los buenos y felices recuerdos que habían pasado por su mente, y lo más triste de todo era que era eso, solo un recuerdo.

Por la cabeza de Abraham pasaban otras cosas mucho peores. Él ya no recordaba a su madre con cariño ni con dulzura, como lo hacía Adriana algunas veces. La recordaba como una loca que quiso matarlos sin razón. En verdad, nunca les dijo nada, de por qué estaba tan enfadada ese día, de por qué había serrado la puerta del auto tan bruscamente, por qué había estado gritando por todo el camino, y por lo ultimo y lo peor, por qué le había robado su vida, por que los había matado, por que se había matado.

A veces no entendía como Adriana podía seguir pensando en ella. Él le decía que la olvidara, le metía pensamientos negativos de su madre siempre que podía, para que ella fuera igual que él, que nunca la perdonara, tenía que asegurarse de eso.

Abraham, quiero a mi mami.- dijo la niña abalanzándose hacia su hermano.

Él no quería gritarle, solo quería ser un buen hermano, así que solo decidió mentir.

Yo también.

…..

¿Seguro?- pregunto raven aun dentro del auto T.

Si, esta es la casa.- afirmo cyborg jalando la manija de la puerta para después poner su pie en el pavimento.

Los chicos bajaron muy nerviosos e inseguros de que en una casa así podría estar una niña tan indefensa y delicada.

Yo voy primero.- dijo cyborg. Subió las escaleras de madera que dirigían a la puerta de madera, empolvada y llena de insectos.

Espera, yo lo hare.- dijo starfire para ayudar a cyborg a que no tocara una puerta tan descuidada. De su mano salió un starbolt que atravesó la puerta y luego cayó en las narices de los jóvenes.

Esperen, esto es muy extraño.- dijo cyborg.

Por qué lo dices.- pregunto chico bestia.

Porque la última vez que entre a la casa, la entrada no tenía puerta.- dijo cyborg. Después de su comentario un grito surgió del interior de la vieja casa. Sonaba como una niñita asustada.

Vamos a ver.- dijo robin corriendo para después encontrarse dentro de la mal cuidada casa, después los titanes lo siguieron con temor, claro.

…..

Enserio me extrañas hijo.- dijo una voz que surgió detrás de los niños, una voz femenina y con un tono suave calmado.

Su voz era obviamente reconocida. Esa dulce y tierna voz provenía de su madre, Adriana Swan. Los dos niños voltearon realmente sorprendidos.

Hijos, no saben cuánto los he extrañado.- comenzó su madre con toda la sinceridad del mundo. Los hermanos no pronunciaban ni una palabra. Adriana estaba emocionada, y su emoción y sorpresa estaba ganando la batalla de ir a abrazarla que quedarse ahí mirándola sin decir nada, sin hacer nada.

Y también, no saben cuanto lo siento.- dijo con un tono en el que parecía que era el principio del llanto.

Mamá.- dijo por fin Adriana, corriendo para abrazarla.

¡No!- grito Abraham.- Adriana, no lo hagas. Ella es mala.

Abraham, no digas eso de mamá. Ella no es…

Adriana, que no has olvidado lo que nos hizo.- dijo con mucho enojo en su voz.- nos quito algo que nunca podremos recuperar, nos quito nuestra felicidad, nuestra vida y toda vía dices que la extrañas. Déjanos en paz.-Le dijo a su madre sumamente molesto.

…..

Los jóvenes titanes entraron para revisar de donde provenía el grito, siguieron el ruido hasta la pequeña y vieja cocina de la casa y el llegar, en un rincón se encontraban unas migajas de pan, unos cobertores y junto con esas cosas, un vago con la cabeza quemada por un starbolt que había lanzado starfire hace unos segundos atrás.

El vago comenzó a gritar de nuevo, pero esta vez enojado. Tomo un bate de baseball y comenzó a perseguir a los chicos, que asustados salieron corriendo de la casa.

Al salir todos cayeron por chico bestia, que se había tropezado con una tabla suelta que provenía del piso y junto con él, cayeron sus demás compañeros en el jardín de la vieja casa.

Y no vuelvan.- grito el vago que no hace mucho tiempo había observado la casa y al enterarse de que no estaba habitada aprovecho para entrar y quedarse a vivir para no sufrir más noches frías en la calle.

El indigente entro de nuevo a su nuevo hogar y levanto la puerta bruscamente para después, como por arte de magia, repararla e irse a donde estaba.

Jajaja, quien lo diría, era en la casa de alado.- dijo cyborg tratando de sonar gracioso para que sus compañeros no lo culparan.

Tonto.- dijo raven levantándose y quitándose la tierra del jardín, de su capa morada.

…..

Ya sé lo que les hice, y creo que es hora de que les cuente como llegue a sentirme en ese momento. En verdad, no pensé nada, solo me volví loca. Su abuela y su tío acababan de morir y… mi mente no supo cómo reaccionar.

Los hermanitos solo se dedicaron a escuchar, aunque eran pequeños podían entender las palabras de su madre.

Esque no entendía que mi madre y mi hermano menor acababan de morir, no quise aceptarlo. Me encerré en mi habitación para llorar después de llegar del velorio. No creía que algún día tendría que verlos dentro de una caja de madera, con… sus cuerpos casi destrozados, no pude soportarlo. Cuando salí de la habitación, no podía creer lo que estaba escuchando. Los estaba oyendo que estaban en la cocina, tomando el té como siempre lo hacían en las mañanas. Me acerque hacia el lugar y no estaban ahí. Así era todos los días, me levantaba, los oía, y cuando quería llegar a abrazarlos, no estaban. Después los mire a ustedes y… la única conclusión que pude sacar era que era su culpa, aunque no lo fuera. Yo… tome el auto y comencé a gritar tan fuerte que ni siquiera oía lo que estaba diciendo, y después en la carretera, vi el poste y pensé que no quería seguir con este dolor tan fuerte así que solo conduje hacia él y cuando choque supe que había matado a mis hijos, a mis queridos y pequeños chicos.- dijo conduciendo su mano hacia el cabello castaño de Abraham para acariciarlo pero él se negó echando su cabeza para atrás para evitar el contacto con su madre.

Ella se entristeció ante eso, así que bajo la cabeza porque sabía que nunca iba a recibir el perdón de su propio hijo.

Por favor, estoy diciendo la verdad, estoy demasiado arrepentida, y ahora entiendo que no fue su culpa.

Te perdono.- dijo Abraham muy avergonzado con su madre, por haberse portado como un tonto cuando debía ir a abrazarla tal y como Adriana lo había hecho hace unos momentos. El amor de su madre le llego a lo profundo de su corazoncito y no pudo resistirse a la disculpa más sincera que pudo haber escuchado en su vida.

Él, junto con su corazón, corrió a abrazar a su madre. Después le siguió Adriana que también había perdonado a su madre por sus errores.

Te encontramos.- dijo starfire entrando a la casa y viendo a las personas que estaban con Adriana.

Starfire.- grito Adriana de alegría.

Quienes son ellos.- pregunto chico bestia.

Ella pues…

Es nuestra madre.- dijo Abraham con toda confianza.

Yo soy su hermano, y… lamento haberles hecho todas esas bromas, ya saben, lo del talco y lo del armario de la pelirroja.- dijo sin saber el nombre de starfire.

Pero cyborg, pensé que su madre había muerto.- dijo robin a cyborg en un tono de susurro para que no los oyeran.

Sí, estoy muerta. Pero no quiere decir que no pueda venir por mis niños.- dijo Adriana grande que si había escuchado el susurro de robin.

Qué, venir por ellos.- pregunto raven.

Si, ya hemos estado mucho tiempo separados y no quiero pasar más tiempo alejada de ellos.- dijo con toda la sinceridad Adriana Swan.

Pero, a donde irán.- pregunto starfire con tristeza.

La dama no dijo nada, tan solo miro hacia arriba y los titanes supieron de qué se trataba.

Pero, Adriana… no puedes irte así.- dijo chico bestia que apenas había llegado y que le habían dicho que se iba separar de la más pequeña de sus amigas.

Lo siento.- dijo Adriana. Ella sabía que era lo mejor.- mis poderes solo causan dolor y nostalgia. Nunca debí haber vuelto, tenía que estar con mi madre y con mi abuelita. Ahora tengo la oportunidad de volver a un lugar lleno de paz y no puedo desperdiciarla.

En ese momento chico bestia sintió que era la despedida. Que jamás volvería a verla, y así iba a ser hasta el momento de su muerte. Todas las cosas que habían pasado debía olvidarlas.

Y cuando será eso.- dijo chico bestia esperando poder tener un poco de tiempo con la niña hasta que la familia Swan volteo hacia su derecha.

Ahora.- dijo la madre de Adriana y tomo la mano de Abraham ya que la niña se había separado.

La pequeña se encamino al grupo y ellos al voltear hacia el hermano, vieron en sus ojos cafés un gran resplandor de luz que no sabían de donde provenía.

Amigos, los voy a extrañar.- dijo Adriana en frente de ellos.

Starfire comenzó a llorar un poco y chico bestia tenía pocas posibilidades de que su llanto no saliera al aire.

Gracias cyborg.- dijo la pequeña sin decir el porqué de su agradecimiento, aunque cyborg sabia porque era. Él había hecho un gran esfuerzo para ayudar a Oralia Swan, aunque ya no la volvió a ver jamás.

Después, sin dudarlo, la niña tomo la mano de robin. El pensó que era para decir adiós, pero dejo de pensar lo mismo después de sentir una mano delicada que rozaba con la suya. Volteo hacia su mano y lo que vio lo ruborizo mucho, ya que su mano estaba unida con la de starfire, que está también estaba mirando de manera sonrojada sus dedos enlazados con los de robin. En ese momento ellos supieron que era lo que quería la niña y también supieron que los dos eran correspondidos a lo que habían escondido desde hace un tiempo.

Prométanme que van a ser muy felices.- dijo sonriente la niña.

Te lo prometemos.- dijeron los dos al unisonó, también sonriendo.

Después se dirigió a chico bestia que estaba muy triste por dentro y por fuera.

Chico bestia, nunca te abandonare. Siempre te tendré en mi mente y en mi corazoncito.- dijo tiernamente la pequeña.

Lose, y no estoy solo.- dijo chico bestia que había empezado a reflexionar y que sabía que raven siempre estaría a su lado, que tenía un amor para poder sobrevivir.

Pero yo siempre te seguiré recordando, y te aseguro que no me olvidare de ti.- dijo sonriente y dando un pequeño y tierno golpecito a la nariz de Adriana.

Te lo prometo.- dijo para después darle un fuerte abrazo en forma de despedida.

Después la niña se separo de él y fue con su madre.

Gracias por haber cuidado de mis hijos.- dijo la madre de Adriana y después cargo a su hija y con su otra mano, tomo la de Abraham.

¡Esperen! - grito una voz que provenía de atrás. Los titanes voltearon y vieron a una anciana que corría por el marco de la puerta para entrar a la casa lo más rápido posible.

No pensaron en olvidarse de mí, verdad.- dijo para después tomar la mano de su hija Adriana. Claro que era Oralia Swan, que también quería irse con sus seres queridos. Los niños se alegraron al ver a su abuela tan sana y feliz que comenzaron a llorar un poco.

Gracias cyborg.- dijo la viejita sonriente al mitad robot que la había ayudado a entender muchas cosas y después ella también miro hacia su lado derecho.

Wow, es hermosa.- dijo Oralia que ya había visto esa magnífica luz antes y que era una gran felicidad verla de nuevo, para cruzarla y llegar a ese lugar de paz en el que tanto deseaba seguir.

Chico bestia tomo la mano de raven y vio a la familia casi completa de los Swan caminar unos pasos hacia la derecha, ahora sí, derramando unas cuantas gotas de lagrimas hasta que…

Ahí están los jóvenes que entraron a mi hogar.- dijo el vago que estaba en la entrada de la casa con un par de policías con gafas de sol y con una dona en cada mano. Los chicos voltearon hacia la entrada en donde ellos se encontraban y al recordar a Adriana, que estaba a punto de irse, volvieron su mirada hasta donde estaba ella, pero desafortunadamente había desaparecido.

Los titanes corrieron, perseguidos por el vago que tenía el bate de baseball, menos chico bestia que tenía su mirada clavada en donde estaba la pequeña. Estaba tan distraído, que no sintió que raven estaba detrás de él. Viendo como su tristeza moría por salir al aire, aunque ya había llorado un poco.

De pronto sus pies comenzaron a vibrar, y si no hubiera sido por raven, un pedazo de techo le hubiera caído encima.

Todos salieron de la vieja casa, que sus paredes estaban tan húmedas y viejas, que ya no conseguían sostenerse por sí solas.

El vago y los policías se fueron después de un rato y arrestaron al indigente por portar un bate sin licencia para portar bates, y dejaron a los chicos mirando los escombros de el hogar de los Swan.

La voy a extrañar mucho raven.- dijo chico bestia apretando la mano de la chica gótica que estaba a su lado.

Yo también, pero estoy segura de que la volveremos a ver.- dijo con una sonrisa leve que no era muy común en ella.

Oye, sonreíste.- dijo chico bestia feliz de ver a su novia sonreír.

Raven rodo los ojos y se fue hacia el auto para no tener que escuchar los reclamos de chico bestia que siempre le decía ''por qué nunca sonríes'', o ''dame una sonrisita''.

Robin, podemos irnos.- pregunto cyborg ya que robin también miraba con melancolía los restos de la casa.

Si, ya vámonos.- dijo. Después tomo la mano de starfire y entraron al auto juntos. Después iniciaron su camino hacia la torre T para poder seguir con sus vidas y tratar de no olvidarse de la pequeña Adriana, que les había alegrado la vida con tan solo una sonrisa. Todos la recordarían para siempre y la tendrían siempre en el corazón.

Oigan.- comenzó cyborg.- entonces, qué le diremos a la trabajadora social.

Por fin, dirán ustedes en sus casas leyendo y se dirán "por qué esta mugre niña tardo tanto en escribir el final de su historia" y créanme que tengo una buena escusa. Mi querida computadora, que es como una hija para mi, se descompuso y la mandaron con el que las repara pero el señor se tardaba demasiado, así que tenía que hacer la tarea en la computadora del trabajo de mi papá, pero me decía, solo te la prestare para asuntos de escuela, así que no tuve mucho tiempo para escribirla porque cuando él se iba al trabajo, se llevaba su computadora y yo tenía que ir al civer y hacer mi tarea con muy poco tiempo porque después seguía mi clase de karate. Así que dije que en vacaciones lo iba a continuar pero mi papá no me la prestaba, así que solo tuve un pequeño tiempo para seguirle. Espero que puedan perdonarme y no arrojarme bloques de cemento en la cabeza o piedras. Bueno espero que les haya gustado el final. Gracias badgirl anime que me diste ideas para el capitulo aunque no sé si te haya gustado pero hice mi mejor esfuerzo. También gracias a todos los que la leyeron, a los que les dieron flojera y bla bla bla.

Adiós vacaciones, hola escuela T.T

Dime revencita.