Los personajes son propiedad de Stephenie Meyer.

Después de mil años sin escribir fics, regreso con este regalito para mi Carla hermosa por su cumpleaños. ¡Felicidades, corazón! Sabes que te amo, te adoro, y no podría pedir a una hermana mayor tan genialosa como tú. Espero que tengas un cumpleaños maravilloso. Y ya sabes, nos vemos por Twitter.

Gracias a Mel por su beteo (:


Oh happiness!


Cuando Ian finalmente terminó de arreglar la habitación que sería sólo para él y para Wanda, de pronto se puso nervioso. No sabía qué ocurría con él. Era algo en lo que había pensado desde el momento mismo en que Wanda abrió esos nuevos ojos a la vida humana, cuando pudo por fin estrecharla entre sus brazos en ese nuevo cuerpo humano.

El dormir con ella a solas era algo en lo que había pensado mientras todos los habitantes de los túneles dormían en el gran salón, y él tenía a su pequeña Wanda entrechada entre sus brazos. Y más aún, mientras le insinuó muy sutilmente a Jamie que una vez que terminara la temporada de lluvias, quizás él podría mudarse a la habitación de los chicos grandes.

Pero ahora que ya todo estaba listo, comenzaba a llamarlo esa molesta y estúpida vocecilla que le decía que tal vez era demasiado pronto para ella. ¿Y si era cierto? ¿Y si se apresuraba a forzar una situación a la que tal vez Wanda no estaba lista aún?

Le dio los últimos toques al colchón y fue a sentarse junto a la pared, recargado en esta.

Era obvio que él la deseaba. Y no es que fuera solamente por ese angelical y delicado cuerpo que pertenecía ahora a su amada alma, pequeño y frágil, suave como terciopelo, pálido como la porcelana. Esos labios rojos que había probado ya no pocas veces, y ese suave cabello de oro que rodeaba como un haz ese bello rostro lleno de expresiones y gestos que amaba.

No, era más por el alma en el interior. Él quería hacerle sentir su amor de esa forma tan íntima y especial, demostrarle que la amaba en todos los sentidos y que se entregaba a ella en cuerpo y alma completamente.

Pero no pretendía forzarla a ello.

De pronto escuchó un suave murmullo, como suaves pasos que se acercaban por el túnel y supo que era ella. Reconocía su andar de entre todos los que ahí habitaban.

Se puso de pie y salió a recibirla.

—¿Qué pasa, Wanda?

Ella sonrió, con un brillo diferente en esa mirada plateada.

—Nada, es sólo que ya es hora de dormir.

Fue primero tomarse de las manos. Wanda tomó la mano de Ian, esa mano grande y cálida, y se dejó guiar por él de regreso a la habitación.

Fue después un beso de agradecimiento y amor, ante el cual Ian se innclinó para que ella lo besara en la mejilla, muy cerca de la comisura de los labios.

Siguió con que Wanda soltara su mano y rodeara con sus brazos el cuello de Ian, acariciando su cabello mientras sus labios habían continuado su camino hacia la boca de él.

Junto con el beso que aumentó poco a poco de intensidad, las manos de Ian bajaron por la espalda de Wanda, hacia la cintura, su cadera. Arriba, abajo, y no parecían querer detenerse.

Continuó cuando las piernas de Wanda rodearon la cintura de Ian, y luego de dar unos cuantos pasos hasta el colchón, él delicadamente la colocó sobre éste, y rompiendo el beso por un instante, preguntó con la voz entrecortada:

—¿Estás segura, amor?

Ella, con el rostro bellamente sonrojado y los labios levemente inflamados, sonrió de lado.

—Te amo, Ian. Te amo con toda mi alma y con todo mi ser.

Se besaron de nuevo (Ian ya tenía esa seguridad que necesitaba).

Finalizó hasta casi el amanecer (Ian era el humano más feliz de la Tierra; Wanda era el alma más feliz del Universo entero).


No se les olvide dejarle un "Happy Birthday" a mi Carla preciosa.

twitter . com / EliannaCullen

¿Facebook? Link en mi perfil (: