NADA DE ESTO ME PERTENECE, TODOS LOS PERSONAJES SON DE NICK, YO SOLO ME DIVIERTO HACIENDO HISTORIAS.

Bueno, esta es una historia increíblemente descabellada que se me ocurrió un dia que veía "El Trono del Norte" el capítulo uno no dice mucho en realidad, pero bueno, espero y les guste lo suficiente como para dejarme un comentario.


Capítulo 1.

Esa había sido una mañana relativamente conflictiva, pues Sokka, extrañamente, amaneció de mal humor. En su enojo, discutió con Toph y con Katara, Aang no le siguió el juego, Iroh igual y pues Zuko estaba en la Nación de Fuego. Como se habrán dado cuenta, nuestros héroes están en la tienda de té del tío Iroh, en Ba Sing Se.

-¿Qué te pasa, Sokka?

-Nada, no es nada—contestó.

-dímelo, soy tu amigo—insistió Aang.

-me siento… triste.

-¿Triste porqué?

-por Yue… se cumplen hoy siete años desde que murió… porque no la pude proteger.

-¿Aún te culpas por ello?

-si.

-Sokka, Yue no murió por tu culpa, fue su decisión la de sacrificarse por el bien de su pueblo.

-¿Crees que podría hablar con ella?

-no lo sé, lo dudo.

-iré a caminar.

Sokka salió de la tienda y caminó por las calles de la ciudad. Detrás de la tienda habían muchas habitaciones donde vivían todos, al menor, la mayoría del tiempo. Aang solía viajar mucho y Suki visitaba constantemente la isla de Kyoshi. Se supone que, con la boda entre él y la guerrera dentro de un mes, debería estar feliz. Pero una duda lo seguía atormentando.

¿Qué pensaría Yue?

Siete años habían transcurrido desde que acabase la guerra. Amaba mucho a Suki, pero no quería que Yue sufriera. No es que sintiera amor por el espíritu de la luna, solamente que en el interior, sentía aún que su muerte era su culpa. Solamente quería que Yue le dijera que no tuvo la culpa de nada, solo eso y sería feliz ¿Era acaso mucho pedir?

Aunque debía admitir que tenía mejores cosas en qué pensar. Hacia poco tiempo, Azula había escapado de prisión, aparentemente ayudada por los Dai Lee. Zuko estaba trazando miles de planes para capturarla y al día siguiente, Aang con Katara y Toph irían a La Nación de Fuego para buscarla, Sokka debería acompañarlos. O al menos, ese era el plan original.

Sokka siguió caminando, hasta que se encontró con una anciana que lo interceptó en su caminata.

-¿A dónde vas, joven?—inquirió la anciana.

-a donde sea.

-te ves triste.

-tal vez lo estoy.

-quizá podría ayudarte.

-lo dudo.

-¿Es sobre una chica?

Sokka abrió los ojos.

-si.

-sobre el espíritu de la luna ¿A que si?

-¿cómo…?

-podría ayudarte.

Sokka la miró desmesuradamente.

-ten—dijo la anciana, tendiéndole un collar con una hermosa piedra de color rojo.

-¿Qué es esto?

-te permitirá hablar con el espíritu GanGen, el que cumple deseos. Pídele el deseo que quieras y se cumplirá.

-¿cómo le pido un deseo?

-ponte el collar y cuando hayan transcurrido exactamente veinticuatro horas, quítatelo y háblale a la gema, el espíritu aparecerá y podrás pedirle tu deseo.

-¿porqué me lo da?—inquirió desconfiado.

-porque sí.

Sokka miró de nuevo el collar, había un brillo en él que lo dejó hipnotizado. Agarró el collar y se lo puso, la piedra inmediatamente brillo y en los ojos de Sokka resplandeció un color rojizo, exactamente igual al tono de la gema.

En la tienda de té, Katara comenzaba a preocuparse por el paradero de Sokka ¡Ya habían pasado más de dos horas y él no aparecía! Estaba a punto de salir a buscarlo cuando su hermano entró por la puerta.

-¡Sokka!—lo llamó-¿Dónde has estado?

-por ahí.

-nos tenías muy preocupados—le dijo Toph.

-Ah.

-¿No nos vas a decir nada más?

-No.

En ese momento, cuando Sokka quiso dar la vuelta para irse a su habitación, fue cuando Aang pudo ver el collar que su amigo portaba.

-¿Y ese collar?—le preguntó.

-¿cuál?

-el que tienes puesto.

-me lo dieron por ahí.

-¿Quién?

-Alguien.

-¿Quién es ese alguien?

-¡Ya no me molestes!

Aang pudo ver perfectamente el brillo rojo en los ojos de su amigo.

-déjame ver el collar.

-No—gritó agarrando la gema con sus dos manos.

-por favor, déjame verlo.

-¡No!

Sokka gritó y se fue corriendo, entrando al patio trasero del establecimiento. Aang corrió detrás de él, Toph y Katara los siguieron, llenas de duda.

Sokka agarró su espada y con ella empezó a luchar contra Aang, inmediatamente él detuvo su ataque, congeló la espada con ayuda de su agua-control, pero Sokka era ágil y encontró su boomerang. Todos estaban estáticos ¿Porqué Sokka atacaba a su amigo, a Aang?

Sokka intentó escapar, saltando al techo, pero una ventisca que creó el avatar lo hizo caer al suelo, donde Aang ablandó su caída con ayuda del aire y, alzando unas enormes rocas, lo aprisionó.

Aang caminó hacia Sokka, cuyos pies y manos estaban aprisionadas y le quitó el collar.

-me lo imaginé—susurró.

Aang dejó el collar en medio del patio y cerró los ojos concentrado. Creó con facilidad un rayo que mandó directamente al collar.

-¡NOO!—gritó Sokka, pero el rayo ya había golpeado a la gema y destruido, convirtiéndola en nada.

Inmediatamente, Sokka recuperó el control de sus acciones y abrió los ojos con perplejidad.

-¿Qué pasó?—preguntó.

-eso mismo me pregunto ¿Qué pasó?—inquirió Katara.

-Sokka ¿Quién te dio el collar rojo?—preguntó Aang.

-collar… ¡Ah si! Una anciana con la que me tope, me dijo que me cumplirá un deseo el espíritu GanGen.

-Sokka, nunca más aceptes cosas así.

-¿Porqué no?

-la conexión del mundo de los espíritus la establezco yo, no debes hablar con ellos, no te involucres.

-¿Qué es el espíritu GanGen, pies ligeros?

-un espíritu malo. Su intención es apoderarse de un ser humano para usar su cuerpo y así cumplir sus fines malvados, quería usar tu cuerpo, Sokka. Ese espíritu seguidamente me causa muchos problemas, a mí y a mis vidas anteriores.

Esa información dejó al equipo ligeramente confundido ¿cuántos espíritus había? Y ¿porqué ese espíritu causaba problemas?


¿Que creen ustedes que es el espíritu Gan-Gen? Este fic es muy corto, y raro, como ya dije, pero al menos me gusto la forma en que me quedó este capítulo. Acepto todo tipo de comentarios.

chao!