Esta historia definitivamente TIENE que tener una continuación.

No sé por qué, pero como que me enganché escribiéndola :P

¡Ya voy a trabajar en ella!

No va a ser nada muy elaborado, ya que esta historia no es muy concreta.

Me inspiré viendo un video de VOCALOID de Rin Kagamine en YouTube ^^

Espero no les aburra mucho (y sobre todo que entiendan lo que pasa en la historia, porque creo que no lo dejé muy claro xP)

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

…Antes de que la campana suene, tengo que llegar a la estación…

Solo así alcanzaré el tren que me saque de esta pesadilla; donde no hay libertad de mostrar como soy, donde no puedo cantar sin ser golpeada, donde no puedo ver a nadie a los ojos sin ser juzgada, donde no puedo reír sin ser lastimada… donde no me permiten estar junto a quien en serio quiero.

Donde está el sol?

Buena pregunta.

Tengo días caminando y todavía no se hacia dónde queda el tren.

Si no me doy prisa será muy tarde, si no me doy prisa perderé la esperanza.

Mis pies no responden, estoy sentada en el suelo, con mi rostro entre mis rodillas.

Donde quedaron todas mis expectativas de un futuro?

"te vez perdida"

"lo estoy"

Ni siquiera me moleste en confirmar si hablaba con migo misma o con otra persona.

"te dije que si te ibas sola no encontrarías el camino"

Su voz parecía feliz de tener la razón una vez más.

Con un amigo como ese no necesitaba conciencia.

"levántate de ahí"

Abrí mis ojos y saquee mi rostro de su escondite.

"pero, no sé a dónde ir"

Sus ojos ambarinos brillaban, reflejando la luna en todo su esplendor.

"yo sí"

Tomé la mano que me ofrecía.

Mis pies no estaban tan cansados si caminaba a su lado.

El sol empezaba a asomarse…

Escuchaba el tren a lo lejos.

Al ver al frente, casi como profecía, estaba la estación.

Las personas caminaban de un lado a otro; estarían viajando por diversión o necesidad? Alguno de ellos escapaba, al igual que yo?

Acomodé mi corto pelo después de ser desarreglado por una suave brisa.

Él no le hizo caso al suyo.

"ten un buen viaje"

"no me pedirás que me quede?"

"de todos modos te irías"

Su mirada estaba perdida dentro de la mía.

Sus ojos eran lo único que me dolería dejar.

El tren terminaba de detenerse, mi falda se levantó un poco.

Tomé mi maletín color marrón y subí con un salto; mientras más rápido subiera, más rápido me alejaría de allí.

Mire por la ventana como él seguía parado allí, entre la gente que caminaba.

Puse mi mano en el cristal de la ventana junto a mi asiento.

Mi dedo anular todavía tenía la sortija de compromiso…

Solo pensaba que, si estaba hablando en serio cuando me la dio, de seguro habría venido con migo.

Pero solo se quedó allí, agitando su mano suavemente hacia mí en señal de despedida.

Con su rostro serio y pelo despeinado.

Amigos desde hace tanto tiempo, enamorados desde el primer momento…

Nuestro futuro era tan incierto y desconocido como mi propio rumbo.

"adiós, sakura"

Pude leer sus labios desde mi asiento, cuando el tren empezó a moverse.

El escuchar el silbato y las ruedas empezar a friccionarse con los rieles mi mirada se nubló.

Las lágrimas eran difíciles de contener.

"shaoran… ven conmigo"

Mi voz se cortó después de aquel susurro.

Esas fueron las únicas palabras que pude lograr decir antes de que las lágrimas callaran mi garganta.

Me puse de pie tratando de ver mejor su silueta a la distancia.

Pude a penas verlo de lejos; ya no se despedía con la mano, simplemente estaba parado allí, sonriéndome.

Era como si me deseara suerte en aquel futuro incierto que me apresuraba a buscar…

Solo deseaba que él estuviera a mi lado para construirlo juntos.

"Shaoran…"