LOS PERSONAJES LE PERTENECEN A S.M.

Un dia no tan normal pero genial

Edward Pov

Otro día normal de clases, largo y aburrido. No he tenido un buen día, mi despertador no sono, se descompuzo la ducha de mi baño y tuve que utilizar el de mi hermana Alice, llegue tarde a clases y lo peor de todo es que el profesor de Biología nos dejo un trabajo de a dos y él formaría los grupos, desgraciadamente mi compañera de trabajo era ella, Bella Swan, la tierna, buena, inteligente y santa hija del jefe de policias de Forks, con la cual no tenía ningún tipo de relación. No es que ella me cayera mal ni mucho menos, lo que sucede es ¡que me vuelve loco!. Ninguna chica habia logrado calentarme tanro como lo hacía ella y ni siquiera hacía algo para provocarme. Yo siempre fui el playboy del Instituto, esto no quiere desir que me acoste con todas las chicas del instituto solo con 3, Tanya, Jassica y Lauren. Las chicas más calientes del colegio, hasta que llego ella. Bella Swan es mi tormento, no he podido estar con ninguna mujer desde hace seis mese culpa de ella y lo trate, Dios sabe que si.

Al poco tiempo de su llegada me di cuenta de que ni podría llevarmela a la cama fasilmente, por lo que busque alluda en Tanya, pero adivinen que...¡no funciono!, mientras la besaba me imaginaba el lindo rostro de Bella y cuando la acariciaba imaginaba su virginal cuerpo. No pude acostarme con Tanya, era un mujeriego lo admito, pero no podia acostarme con una chica pensando en otra. Trate luego con Jessica y Lauren, pero me ocurrió lo mismo por lo que trate de hacerlo con chicas con las que jamás he estado, pero como ya lo habrán adivinado, volvi a imaginarme a Bella. Y fue cuando me di cuenta de que me habia enamorado de Isabella Marie Swan.

Ya estaba desesperado, un mes sin poder estar con alguien, sin hablar de que mi reputación estaba en riesgo por culpa de las putas que no me pude follar. Casi todas las noches me tocaba pensando en Bella, me mansturbaba pensando que era ella la que lo hacias y me venia casi tan rapido como un adolecente que resien se estaba iniciando en el sexo. Dios yo ya tenia casi 19, no podía sucederme esto.

Y hoy en clases de Biología me quede congelado en mi lugar cuando el profesor nos informó de nuestro trabajo. Si me calentaba con solo verla, tenerla toda la tarde en casa, saber que su padre no volvería hasta la semana que viene, haciendo un trabajo de biologia, seguramente me correria sin nisiquiera tocar mi miembro.

Estaba manejando en dirección a su casa tan metido en mis pensamientos que no me di cuenta de que habia llegado. Me vaje de mi lindo volvo y toque el timbre de su casa. A los pocos minutos una muy sexy Bella vestida con unos jeans muy ajustados y una remera de tirantes me habrío la puerta. Mierda, ésta mujer va a matarme, me dije mentalmente.

-Hola Edward, por favor pasa.

-Si claro, gracias.

Llegue hasta su humilde pero acojedora sala. Su casa no era muy lujosa pero si muy linda.

-¿Te molestaría hacer el trabajo en mi cuerto?, es más comodo.-Santa mierda, ¿en su cuarto?. ¿Qué le iba a decir?, lo siento Bella pero si entramos en tu habitasión me daran más ganas de cojerte de las que tengo en éste momento. No, no podía desirle eso.

-Por supuesto, no tengo ningún problema.

Nos dirigimos hacia su habitación para hacer el trabajo. Había pasado una hora desde que comenzamos a trabajar, el tiempo con Bella pasaba muy rapido. Haciamos bromas, hablamos del Instituto, de nustras familias...Cada minuto la amaba más.

Cuando ella se dirigió hacia su escritorio para tomar un apunte necesario para el tarbajo, topezó con su mochila y callo sobre mi, lo que provoco que ambos quedaramos en la cama acostados. Y ya no me pude resistír y la bese, la bese con todas mis fuerzas. Mi mayor sorpresa fue cuando ella me beso de la misma manera y ambos nos fundimos en un apasionado beso.

-Bella, si no paramos ahora no podré hacerlo despues.

-No quiero que pares, quiero que me hagas mujer. Tu mujer.-Volvimos a darons un beso, pero más corto. Al terminar me susurro- Te amo Edward.

-Es todo lo que quería escuchar. También te amo Bella, mi Bella.

Empuje a Bella hacia atras para que quedara recostada sobre la cama y yo me puse sobre ella. Traté de ser lo más cuidadoso posible, ésta va a ser su primera vez, nuestra primera vez juntos, la primera de muchas. Lentamente lleve mis labios hacia su cuello mientras mis manos fueron al borde de su remera para comensar a quitarsela. Bella subio los brazos y logre dejarla con un lindo sujetador de encaje, mierda sus pechos son geniales.

-Dios Bella, estás tan buena.-No pude controlarme y le hable con la voz ronca por la exitación, pero a ella no pareció molestarle, todo lo contrario.

-Mmm...tu no te quedas atras amor.-mientras desia eso comenzó a quitarme mi playera con las manos temblorosas, cuando lo logró acaricio mi abdomen, de una forma más segura y se me erizo la piel.

Lleve mis manos hacia su espalda para sacarle el sujetador. Cuando sus pechos quedaron al descubierto me quede más tiempo de lo normal viéndolos, tenían un tamaño considerable, para nada pequeños pero no exagerados.

-Simplemente perfecta.-le susurre antes de tomar su pezon derecho en mi boca mientras el otro era atendido por mi experta mano, fui cambiando para que ambos resibieran el mismo placer. ¡Mierda!, para este momento ya estaba duro como roca. Bella no paraba de jadear, pero yo quería escucharla gemir y gritar mi nombre.

No se como pero ya nos encontrabamos casi desnudos, ella con su sexy y diminuta braguita y yo con mi boxer negro. Cuando le quite la única prenda faltante la arroje por algún lugar de la habitación y comencé a acariarle su dulce coño.

-Estas tan mojada-comence dejar besos por su cuerpo mientras desendía a su sona más sensible, quería darle la mejor de las experiencias.

Enterre mi cabeza entre sus piernas y la embestí con mi lengua. Bella erredo sus dedos en mi cabello y comezo a gemir como loca.

-Ahhhhh...Edward-escucharla gemir asi me ponía aun más duro de lo que estaba, si es que eso es posible. Seguí cogiendomela con la lengua mientras agregaba dos de mis dedos, si no hacía eso ahora luego le costaría más acostumbrarse a mi miembro.

-Mierda Edward...¡me corro!- cada vez cerraba más sus puños en mi cabeza-Si...Ohhhh ¡Edward!.- Y en ese momento la sentí llegar a su orgasmo y yo bebí todo lo que pude de ella.

Comence a dejar humedos besos por su cuerpo nuevamente para llegar a sus labios y besarla como loco, este beso estaba más lleno de lujuria que los anteriores.

-¿Te gustó?- Le pregunte con una sonrrisa torcida en mi rostro.

-G-gustarme es poco- dijo aún agitada por el glorioso orgasmo que le acabo de dar.-Dejame devolverte el favor- dijo mientras bajaba y me quitaba el boxer.

-Bella, bebe. No es necesario, de verdad-pero carajo que tenia ganas de que lo haga.

-Lo se, pero quiero hacerlo. Ademas no te hagas el santo, te mueres porque te la mame.-y con eso me habia ganado, para que negarlo había deseado que Bella me la chupe durante un mes entero y haber estado en abstinencia durante tanto tiempo aumentaban mis ganas.

-Mmm...Bella, no sabes lo que me gusta cuando hablas de ese modo.

Bella tomo mi gran erección con sus manos, empezó a aciarme todo y a mansturbarme. Luego metio la punta de mi pene es su pequeña boca.

-Mmm...tienes un sabor que nunca antes habia probado pero me gusta y mucho.

-Mierda amor, vas a matarme.-Y en ese momento comezo a chuparmela y yo no podía dejar de gemir.

-¿Te gusta mi amor? ¿Está rica la chupada que le estoy dando a tu gran y grueso pene?

-Mierda siii...sii, me encanta como me la chupas, no pares bebe no pares.-Lleve mi mano hacia su cabeza y la ayude a marcar el ritmo

-Ahhh Bel...

-Mmh.-No quiero ser presumido, pero creo que le encata lo que me está haciendo, aunque definitivamente a mi me gusta más.

-¡Si Bella, bebe! Así más duro, chupamela más duro muñeca.

En un momento no aguante más y comencé a embestir su dulce boca, estaba embriagado por el placer. Nunca nadie me habia dado sexo oral como el que ella me estaba dando ahora. Jamas pense que mi amor iba a ser tan buena haciendo esto.

-¡Ahhhhh...Bella!-No dure mucho más tiempo y me vine en su boca y ella trago todo de mi sin quejarse.

-Mmmm...Edward que rica lechita-de acuerdo, acaba de ponerme duro de nuvo.

-Vas a ser mi perdición amor.- y volvimos a besarnos de una manera que de seguro era prohibida. Me levante para buscar un condon en mi pantalón y una vez que me lo puse volví a posicionarme sobre ella.

-Por sierto Bella, antes de esto queiro preguntarte... ¿Quieres ser mi novia?.

- ¡Claro que si tontito!, Creo que eso quedo claro en el momento en el que tedije que te amo.

Tras darme su respuesta la embestí llevandome su virginidad, cuanto más rapido lo haga menos le dolería. Ella dio un pequeño gemido de dolor, por lo que le comensé a darle pequeños besos por su cara y cuello para calmarla.

-Continúa, estoy lista.- comence a embestirla primero despasio pero la lujuria pudo más y comence a hacerlo más fuerte.

-Amor estas tan estrecha. Tienes el coño tan apretado.

-Mmm...mmh...Ahhh si Edward, me encanta.

-Eso es Bella...di mi nombre, dilo.

-E-Edward,ahhh...Mmmh. Más, más raapido-h...Mmh

-¿Asi Bebe? ¿te gusta asi de duro?. Siente como te la meto, sientelo. ¿La sientes?

-¡Siii!, ¡Siii mi amor, siii!.

En un momento pare y ella me puso cara de reproche.

-Tranquila bebe solo quiero darte más placer. Date la vuelta y ponte en cuatro.

Ella iso lo que le pedí y al poco tiempo me encontraba metiendosela por atras.

-¡Hoooooo Edward!..que rico. Me encanta que me la metas por atras.

-Ahhh Bella...¡me encaaanta!

-Me vengo, me vengo.

-Si mi amor vente para mi, vente conmigo.

-¡Siiiii! ¡Edward, Edwaaaaard!.

-¡Bellaaaaaaaa!.

A ambos nos llego un gran orgasmo, el mejor de toda mi vida. Salí de Bella y me levante para tirar el condon. Cuendo volví a su lado no acurrucamos bajo las mantas y no besamos tiernamente.

-¿Cómo te sientes linda?

-Mejor de lo que me he sentido en mucho tiempo. Te amo.

-Yo también te amo.

-Te tardaste mucho en desirmelo.

- ¿Cómo?

-Alice me dijo que tu estabas enamorado de mi, pero yo le dije que era imposible hasta que me di cuenta de como me mirabas.

-¡Dios soy tan estupido!. Si hubiera sabido que tu respuesta iba a ser esta te lo hubira dicho ya hace mucho.

-¡Hey!, más vale tarde que nunca. Ademas, que hayamos tardado en desirnos que nos amamos no significa que haya sido menos placentero.

-¡Oh no, claro que no!.-Nos besamos de una forma muy tierna, pero luego el beso se volvio apasionado y comenzamos la segunda ronda de la noche.

Y estoy seguro que esta sería la primera de muchas dulces, porque no habia dudas de que Bella sería mi amor para toda la vida. Definitivamente este no ha sido un dia normal en mi vida, ¡pero fue genial!

.-.o..-.o.-.

Hola! Fue mi primer fic, espero que les haya gustado. Si no fue asi tambien haganmelo saber, se aceptan las criticas.

Tal vez haga un pov Bella.

Besos!