Soul Eater no me pertenece, es de Atsushi Okubo.


A que te enamoras de mí.

.

Capítulo 3

.

.

.

Varios días después de comer alimentos amorfos desconocidos por el ser humano, cuya única similitud era el fuerte sabor a quemado, Soul estaba teniendo el orgasmo mental más fuerte de su vida. ¡Esa hamburguesa debía estar hecha por el propio Kami-sama! La combinación de sabores perfectamente equilibrada, lo jugoso del tomate y la hamburguesa, el frescor de la lechuga, el crujir de la cebolla, la sensación del queso derretido y la suavidad del pan... con cada mordisco el albino alcanzaba el climax una y otra vez.

Maka lo veía del otro lado de la mesa; sentía vergüenza ajena. Es que vamos, todos en el lugar estaban viendo las caras orgásmicas que Soul hacía, con gemidos inluídos. Hasta Black Star y Tsubaki lo veían asqueados.

-Viejo, ¿no quieres irte a comer lo que queda de la hamburguesa al baño? Yo seré ruidoso pero tú... bueno, tú das asco, te lo dice tu Dios.-Hasta el idiota de Black Star había notado el escándalo que estaba armando.

-Black Star, no seas tan grosero.-Sonreía apenada Tsubaki, tratando, en vano, de callarlo.

-¡Tsubaki! ¡No quieras callar a tu gran Dios! O como castigo él te llenará la boca con su salchi...

-¡Maka-chop!

Un golpe limpio, impecable. El peliazul cayó como si fuera lo más natural del mundo. La gente que miraba la escandolosa escena que solo llevó unos pocos segundos, puntuaron y halagaron el golpe de Maka en sus servilletas.

-Después yo soy el escandaloso.-Comentó Soul metiéndose a la boca las papas que le quedaban.

-Por eso es que nunca salimos.-Suspiró Maka, resignada.

-¿Black Star? ¡Alguien llame a una ambulancia!-Tsubaki estaba desesperada intentando reanimar a su inconsciente novio.

-No hubiera podido sobrevivir un día más sin comer algo con un sabor distinto al carbonizado.-La estaba provocando, estaba claro.

-Si alguien no me distrajera cada vez que intento cocinar...

-Espera... viejo, ¿ya te follaste a la ratón de biblioteca y no me lo informaste? ¡No tendrás el perdón de tu gran Dios!

-No todavía. Se hace la dura.

El peliazul se había levantado como si nunca lo hubieran golpeado hasta la inconsciencia. La azabache suspiró aliviada, pero la pelicenizo estaba acumulando mucha, mucha ira. Ya tenía suficiente con las provocaciones de Soul, ¿ahora también el imbécil de Black Star se burlaría de ella?

-Lo siento, Soul. La única forma en que me "hablandara"-marcó las comillas en el aire- sería con alguien que me respete y corresponda mis sentimientos, así que, suerte con eso.

-¿O sea que sientes algo por mí?-El peliblanco intentaba mantener su pose cool, pero en el fondo estaba totalmente ilusionado y emocionado con la posibilidad de que ella sintiera algo por él.

-Ya quisieras.-Contestó mientras tomaba un sorbo de su refresco.

-Vamos, plana, todos notamos que estás totalmente a los pies de Soul.

-¡Black Star! ¡No seas grosero!

-La única chica del Shibusen que no está babea por él, qué más quisiera Soul.-Que no babea por él en público, agregó en su mente la pelicenizo.

-Está bien, basta de rodeos.-Soul se levantó mientras hablaba, apoyando las manos en la mesa y mirando directamente sus bellos ojos verdes.-Maka, apostemos.

Oh, por Kami. Todos sabían que Maka era demasiado orgullosa para negarse a cumplir una apuesta. Necesitaba demostrar que era capaz de todo, que no era una cobarde. Su expresión se puso seria, desafiante.

-Te escucho.

-El que pierda, hará todo lo que el ganador quiera, sin quejarse ni oponerse por un mes. ¿Aceptas?

Qué tentador resultaba eso. Tener a Soul totalmente a sus pies como un esclavo, llevándolo de aquí para allá mientras cargaba sus pesados libros... sonrió maléficamente al imaginarse lo buena de la oportunidad. Por poco y se le escapa la risa malvada.

-¿En qué consiste la apuesta, mi estimado amigo?-Preguntó mafiosamente. Tsubaki y Black Star se estremecieron; cuando Maka se ponía en ese plan, no significaba nada bueno.

-El que enamore primero al otro, gana-Puso sus manos en sus bolsillos, haciendo la pose de no-me-importa-nada-y-hago-lo-que-se-me-da-la-gana.-

En medio segundo, por la mente de Maka pasaron varias cosas. Ella estaba enamorada de Soul, y al parecer el albino no se había dado cuenta. O sea que tenía que seguir actuando como hasta ahora, y pan comido. Además, si todo iba en viento en popa para ella, él terminaría enamorado de ella, y encima sería su esclavo personal durante todo un mes. Su sonrisa mafiosa se ensanchó ante la idea. Soul no pudo evitar estremecerse y dudar por un segundo de su juicio.

-Acepto. ¿Hay reglas?

-Ninguna.-Sonrió perversamente.-Mañana prepárate para caer ante mis pies Albarn.

-Lo mismo digo, Evans.

Y sin más ni menos, todos dejaron el lugar de comida rápida y se fueron a sus hogares; Black Star y Tsubaki tomaron camino hacia el antiguo departamento que la azabache compartía con Maka, y la pelicenizo y el albino fueron hacia la mansión cuando Mosquito pasó a buscarlos. El viaje transcurrió en un silencio cómodo, lleno de expectativas por parte de ambos jóvenes.

.

.

.

Se despertó de buen humor. Blair se estiró y maulló dándole los buenos días, contenta. El solo ver a su gatita recibirla con tanto entusiasmo, le enternecía el corazón. Le dio un pequeño beso en su peluda cabecita, y le sonrió.

Decidió tomar un gran y relajante baño antes de comenzar su día, así que se desperezó, se levantó de la cama y buscó una toalla antes de dirigirse al baño de la habitación. Llenó la bañera con agua calienta, se desvistió y puso el líquido para las burbujas. Amaba jugar con las burbujas.

Luego de asearse, utilizó un momento para pensar sobre todo lo que había ocurrido el día anterior. ¿Qué estrategia podría usar para comenzar a despertar sentimientos en Soul? Su amigo era un pervertido empedernido, podría usar eso a su favor. Si bien no tenía un cuerpo espectacular, ella era muy consciente del efecto que causaban sus largas y esbeltas piernas en los hombres. pero, ¿eso sería suficiente? Era muy distinto causar una rebelión de hormonas que sentimientos de amor, por algún lado tenía que empezar. Capaz tenía que sumarle el tratarlo con gentileza y ternura, tener dulces gestos con él. Y sonreír. Cuando Maka Albarn sonreía tiernamente, ni Kami-sama podía negarle algo.

Un poco más motivada y con algo más de confianza ante la situación, salió de la bañera y agarró la toalla para envolverse y dirigirse a su cuarto a vestirse. Pero se abrió la puerta de golpe y entró Soul sacándose la camisa, como si fuera lo más normal del mundo irrumpir en su baño y desnudarse. Eso fue tan sorpresivo que Maka no pudo hacer más que abrir enormemente sus ojos y sonrojarse, al tiempo que abría y cerraba su boca intentando decir algo pero no podía. Estaba descolocada y su mente se puso en blanco al ver el marcado pecho del albino. Más rojo a sus mejillas.

-Se rompieron algunos caños en el baño de mi cuarto, espero que no te moleste que use el tuyo. Tranquila, Maka, que me vas a comer con los ojos. ¿Acaso te gusta lo que ves?-Su sonrisa pícara de lado no hacía otra cosa que ensancharse a medida que se acercaba a la pelicenizo y su voz se iba poniendo cada vez más ronca.-Porque a mí sí me gusta lo que estoy viendo...-Ronroneó mientras le dedicaba sin pudor alguno una mirada a su cuerpo completo.

Se estaba acercándose peligrosamente a ella, buscando acorralarla contra una esquina del baño. La miraba intensamente, con deseo y admiración. Sabía que Maka era hermosa, pero verla así iba más allá de ese simple adjetivo. Su blanca y suave piel al descubierto, salvo por la toalla que sujetaba como si la vida se le fuera en ello, brillaba levemente por causa de las gotitas de agua que aún permanecían en su cuerpo. Su cabello goteándole lentamente por la espalda, estaba más opaco de lo normal, resaltando aún más sus grandes ojos verdes. El pequeño pero furioso sonrojo que no abandonaba sus mejillas era de lo más adorable, y ni hablar de sus labios entreabiertos...

Subió una mano y acarició lentamente un costado de su cara, acomodando los mechones mojados detrás de su hombro, y sin poder evitarlo besó su frente.

-Eres más que hermosa, Maka...-susurró contra su piel en una suave exhalación, sin poder evitarlo.

Ella estaba demasiado indefensa, su plan de agarrarla desprevenida e intentar satisfacer una de sus tantas fantasías sexuales se vino al piso. No podía ser tan frío e insensible, no después de ver sus ojos mirarlo asustada y confundida. No con Maka.

En silencio, se retiró de la habitación.

Maka, por su parte, largó todo el aire que había retenido en sus pulmones, y apoyándose contra la pared, fue deslizándose lentamente hasta sentarse en el piso. ¿Qué había pasado exactamente? Puso una mano sobre su corazón, que palpitaba acelerado. Miró hacia el techo y suspiró, cerrando los ojos.

Definitivamente aceptar esa apuesta no había sido su mejor decisión.


10/06/2017

Holis, buen sábado a todos :D

Mi intención era subirlo ayer pero me colgué y no lo terminé de escribir hasta recién. Es más, me sigue pareciendo muy corto. ¡Cada vez menos palabras! D: Y me sigue pareciendo muy melosa la trama. No estoy feliz con eso. Sí, soy una inconformista.

Advierto que pueden haber varios errores en la narración, andaba con la mente volada mientras escribía el capítulo imaginando la trama para una nueva historia que tengo planeada escribir.

Lo que sí me puso feliz fueron los comentarios y favoritos que recibí.

Ikhny Shy,¡muchas gracias por tu review! Voy a intentar escribirla de la forma más entretenida posible :D Ya en el próximo tengo intención de poner más humor, como en los capítulos viejos.

¡Noh-chan! ¡Que alegría que justo revisaste y viste la historia! Ojalá no te decepcione mi nueva forma de escribir. Me sacaste una sonrisa enorme :)

Y Makaola, no te preocupes, que sigo manteniendo frases y algunas situaciones que ya estaban escritas de antes :)

¡Nos vemos la semana que viene!