Personaje:Dan Humphrey.

Summary: Porque nadie pensó las complicaciones que conllevan ser Dan Humphrey.

Disclaimer: Personajes le pertenecen a Warner y a su autor original.

.Our lonely boy.

Blair Waldorf vive haciendo alarde de las complicaciones de su vida, Serena Van der Woodsen vive de problema en problema, Nate Archivald debería fundar su propio club de drama y Chuck Bass… bueno, es Chuck. Pero nadie, y cuando digo nadie, me refiero a ningún ser pensante del Upper East Side se imagina lo complicado que es ser Dan Humphrey.

No por ser de Brooklyn, ni por el simple hecho de que mi padre haya sido un 'rockstar' de los '90 y hoy simplemente viva enterrado bajo la fama de Lily… tampoco por el bicho raro que tengo por hermana, Jenny ni cuenta, si quiera… y mama, perdí todo contacto con ella desde prácticamente aquella Navidad, y ni siquiera importa.

El problema acá realmente es seguir sintiéndome como un idiota cada vez que la veo, como si los años no hubieran pasado y como si tuviera trece todavía y la persiguiera por solo una sonrisa. ¡No poder superar nuestra ruptura y seguir adelante, si ya pasaron dos años desde entonces!. Pero no, sigo sintiéndome como un puberto en su presencia y se me nubla la mente a la hora de hablar en su presencia, me tildo mirando aquellos labios tan adictivos que alguna vez me pertenecieron, y hasta vienen a mí los recuerdos de aquellas acaloradas noches de verano. Y lo peor de todo, es no poder odiarla, porque juro que lo intento, o lo intenté en su momento.

Sinceramente, su reputación no puede ser real. Es la mismísima Paris Hilton de Manhattan, aunque con un poco mas de cerebro, gracias a Dios o lo que sea sagrado. La detesto, o al menos, debería hacerlo, cuando se acostó prácticamente con media población masculina, haciendo alarde de aquellos atributos que Lily bien le supo dar. Pero después la miro y me digo a mi mismo "No la puedes culpar, está fuera de tu alcance y siempre lo estuvo" y en parte; es verdad. Porque fui codicioso y quise tomar algo que no me pertenecía, quise tenerla para mí y solamente para mí cuando ella ni debió corresponderme… y ahora pago ese precio.

Probablemente más enamorado que nunca, viendo cómo va y viene escoltada por otros hombres, pero sosteniéndola cada vez que se tropieza justo en el momento exacto. Es como si la vida se riera de mí y me dijera "Quédate con las sobras".

-Dan…¿Me oyes?-me sonrió, dándome un ligero codazo con aires juguetones.

-Lo siento. ¿Decías?

-No importa-sacudió su cabeza y bebió un sorbo de café. Suspiré aun pensativo, observándola.

-¿Alguna vez te has preguntado qué hubiera pasado si-

Tan típico. Su móvil comenzó a sonar y su tiempo para mi, se había acabado. Me miró disculpándose con su mirada y oculto su móvil entre sus manos.

-Me decías-sonrió.

-Está bien por mí, contesta-suspiré sonriéndole.

-Será un segundo y luego te acompañaré a esa librería que tanto te gusta.-prometió, yo simplemente asentí viéndola descolgar la llamada.

-Si. ¿Qué pasa Blair? Hum…¿Es realmente necesario?... Es que estoy con Dan e íbamos a ir a dar una vuelta. ¿Qué Chuck qué?-prácticamente gritó, frunciendo el ceño, mientras se volteaba a verme afligida.

-Ve, ya iremos luego a por los libros-le contesté, despreocupadamente.

-De acuerdo Blair, voy para allá-colgó.- ¿Alguna vez te he dicho que te amo?-sonrió de aquella forma compradora.

-Siempre-seguí su juego.- Ve antes que Blair entre en crisis, aunque pensándolo bien…

-Tonto-golpeó suavemente mi cabeza y luego besó mi mejilla lentamente- Eres el mejor Humphrey. Nos vemos en la gala de esta noche, recuerda usar smoking y pasa por mí a las 7pm.-ordenó mientras se alejaba por el parque.

Yo simplemente asentí. No podía ser tan malo ser yo, después de todo. Siempre sería algo seguro dentro de su muy inestable vida… siempre sería su ex, su amigo y por sobre todo…su hermanastro.