-Declaimer: Naruto y sus personajes no me pertenecen.

-Dialogo-

-"Pensamientos"-

...


31- LA ISLA PARADISÍACA


Itachi miraba burlonamente a Sasuke y a Sakura – que intentaban no sonrojarse – Ino les miraba divertida y Nayumi les miraba apenada y avergonzada. Desde que Naruto se había ido a hablar con Hinata, Itachi no había dejado de meterse con ellos e Ino se le había unido. Ambos chicos habían echo una nota mental de no dejar que ese par se junte, si no querían que su orgullo saliera herido.

-Nadie os pidió que fuerais.- dijo Sasuke con fastidio.

-¡Que desagradecido que eres, Sasuke!- Itachi le miró dolido y Sasuke entrecerró los ojos.- Y yo que siempre hago lo mejor para ti.

-No creo que por no llevarnos esa bolsa nos hubiéramos muerto.- replicó Sasuke con paciencia. Paciencia que se está agotando, pero sabe que no puede gritarle a su hermano.- Además...- le miró con ojos entrecerrados.- Si yo tuviera años sin ver a Sakura lo primero que hubiera...

-Lo primero que hubieras hecho sería echarte encima de ella.- interrumpió Itachi asintiendo.

-¡Exacto!- afirmó Sasuke sin darse cuenta de lo que había dicho, segundos después cayó en la cuenta y se sonrojó todo.- ¡¿Que?! ¡No!- negó rápidamente mientras sus ojos temblaban nervioso. Y es que aunque lo negara, sentía que eso era exactamente lo que haría.

Itachi y Nayumi sonrieron divertidos e Ino soltó una pequeña risa, mientras Sakura estaba igual de sonrojada que el los demás les miraban preguntándose de que estarían hablando que fuera tan divertido.

-No te preocupes Sasuke.- dijo Itachi serio, poniendo sus manos en sus hombros y Sasuke le miró raro.- Nadie sabrá que estás profundamente y perdidamente enamorado de Sakura.

Sasuke se puso rojo como un tomate, Ino no lo soportó más y se echó a reír, tanto que incluso lágrimas salían de sus ojos, Nayumi se tapó la boca para evitar reír, Sakura en cambio entrecerró los ojos.

-Al menos ninguno de los dos escondió lo que sentía por el otro.- dijo Sakura mirándolo desafiante, haciendo que Ino parara de reírse y que la mirara confundida, que Itachi y Nayumi le miraran con los ojos abiertos y que Sasuke la mirara interrogante.- Recuerdo perfectamente que cuando venias a casa siempre escondías tus sentimientos por Nayumi.- lo apuntó con el dedo acusadoramente.

-Ah... ¿Con que si, eh?- Sasuke le miró con burla mientras Itachi se sonrojaba un poco y sonreía nervioso.

-Eso es diferente...- se excusó Nayumi nerviosa, preguntándose como se había metido ella allí.

-¿De verdad?- Sakura alzó las cejas.- Cuando te preguntaba que era para ti Itachi me respondías que solo era un amigo.- Itachi miró con desaprobación a Nayumi mientras esta sonreía nerviosa y avergonzada.- Y tu- apuntó a Itachi.- decías que era tu mejor amiga.- ahora fue el turno de Nayumi mirar con desaprobación a Itachi.- Negando lo obvio- suspiró resignada.- ¡Cuando era más que claro que se amaban!

Nayumi desvió la vista apenada e Itachi bajó la cabeza derrotado. Ino sonrió divertida y Sasuke y Sakura sonrieron complacidos. Ahora al menos Itachi no los molestaría más. Si no querían que Sakura desvelara sus escenas vergonzosas.

-Espera...- Itachi alzó la cabeza y los miró a ambos.- ¿Dijiste que Sasuke no negó estar enamorado de ti?

Sasuke se sonrojó y carraspeó nervioso. ¿Por que parecía que era él el que terminaba avergonzado?

-Yo nunca lo negué.- respondió Sasuke y luego se encogió de hombros.- Simplemente lo ignoraba.

-Yo nunca entendí como no se dieron cuenta antes.- dijo Ino con diversión.- ¡Es que era evidente!

-Tan evidente como lo que tu sentías por Shikamaru.- contestó Sakura con los ojos entrecerrados. Sasuke asintió dándole la razón mientras que Ino se sonrojó lamentando haber abierto la boca.

De repente, para fortuna de eso cinco que no querían seguir discutiendo sobre sus sentimientos, se escucharon los pasos de alguien acercarse haciendo que todos miraran hacía allí. De entre los árboles aparecieron Naruto y Hinata. Naruto llevaba una sonrisa estúpida en su rostro haciéndole ver más bobo de lo que ya era, según Sasuke y Hinata estaba roja como un tomate, y sonreía tímidamente. Un detalle que notaron todos es que iban tomados de la mano.

Los ojos de Ino al igual que los de Ten-Ten brillaron de la emoción y ambas se levantaron de golpe acercándose a toda prisa, dejando una nube de polvo detrás de ellas, a Naruto y Hinata. Cuando llegaron agarraron a Hinata y la alejaron de Naruto.

-¡Oye!- se quejó el rubio mirándolas con el entrecejo fruncido.

-¿Ya estáis saliendo? ¿Como fue? ¿Estuvo bien? ¿Te besó?- preguntaron Ino y Ten-Ten emocionadas.

-Etto... chicas...- Hinata trataba de hablar, sonrojada y nerviosa.

-Entonces... ¿Te declaraste?- oyó Naruto que le preguntaban justo a su lado. El rubio se giró y puso cara de susto al ver a Sasuke a su lado. No lo había sentido llegar. Viéndolo bien, estaban todos ahí. Sasuke alzó las cejas al ver la cara de susto de Naruto.- Aunque por la cara de estúpido que traías diría que si.

-¡¿A quien le dices estúpido, maldito Teme?!- pregunta furioso el rubio dejando de lado la pena con el asunto de Hinata.

-¿Acaso hay otro estúpido aquí a parte de ti, Usuratonkachi?- le devolvió Sasuke mirándolo con superioridad. Una aura de batalla los rodeó a ambos mientras rayos salían de sus ojos.

Todos miraban con resignación como el fuego los rodeaban y seguían peleando, pero sonrieron, porque a pesar de que no estuvieron juntos tres años se comportaban como si nunca se hubieran separado.


Se ve a Kakashi caminando con tranquilidad por la aldea, en su mano derecha sostiene su libro educativo su otra mano esta en el bolsillo y se le ve concentrado en la lectura.

-¡KAKASHI! ¡MI ETERNO RIVAL!- grito una voz a lo lejos haciendo que Kakashi detuviera su paso y dejara de leer el libro para girarse hacía donde oyó esa voz que él conoce tan bien.

Al girarse, logra ver como las personas que están allí se apartan del camino y ve a Gai corriendo a todo galope dejando una cortina de arena detrás de él, todo aquel que está a su paso tiene que apartarse, si no quiere ser atropellado por el hombre de verde.

-¿Gai?- se extrañó Kakashi alzando una ceja.

Gai se detiene justo delante de Kakashi agarrándole de los hombros y mirándole de forma penetrante poniendo nervioso al ninja copia, sintiendo que lo que fuera a venir no sería bueno.

-Kakashi...- dice Gai con seriedad pero segundos después sus ojos se aguan y empieza a llorar como magdalena haciendo que una gota de sudor caiga por la nuca del peliplata.- ¡No encuentro a mis estimados alumnos!- exclama horrorizado.- ¡Mi pobre Lee! ¡Mi pobre muchacho! ¡Buaaa!- el hombre empezó a llorar hasta que de su nariz empezaron a salir mocos.

-Tranquilizate, Gai.- dijo Kakashi con paciencia y Gai alzó la mirada haciendo que Kakashi haga una mueca de desagrado al ver los mocos saliendo de su nariz.

-¿Acaso sabes donde están?- pregunto sorbiendo su nariz y alejándose dos pasos de Kakashi.

-Según sé... fueron todos al lago.- dijo la voz de Yamato.

Kakashi y Gai saltaron de la sorpresa, no sabiendo cuando había llegado allí.

-Y se supone que somos Jounins .- se dijo Kakashi.- Yamato, ¿Desde cuando estás aquí?- pregunto con despreocupación.

-En realidad ahora mismo.- respondió Yamato encogiéndose de hombros indiferentes.

-Entonces...- volvió a hablar Gai desconcertado.- ¿Dices que están todos en el lago?

-Mmm...- Kakashi guarda su libro y se soba la barbilla pensativo.- Ahora que lo pienso, si mencionaron eso.

Yamato con los brazos cruzados asiente con la cabeza y ambos miran a Gai que justo estaba siendo rodeado por una aura brillante y por la cara feliz que estaba haciendo supieron que lo que fuera a decir les traería consecuencias.

-Gai...- le llamó Kakashi con una mano alzada.

-Oi, Gai...- le llamó esta vez Yamato.

-¡Eso es lo que haré!- gritó de golpe y de la nada empieza a dar vueltas hasta hacer una pose ridícula.- ¡AL FIN PODRE CUMPLIR UNO DE MIS TAN MARAVILLOSOS SUEÑOS!- gritó con una sonrisa enorme y antes de que Kakashi o Yamato pudieran decir algo Gai empezó a saltar los tejados dejándolos con una gota de sudor en la nuca.

-No sabía que Gai tuviera un sueño.- comentó Yamato con los ojos entrecerrados.

Kakashi suspiró.

-Los sueños de Gai son algo... extraños.- respondió el peliplata y sonrió con nerviosismo. Desafortunadamente, él había sido parte de algunos sueños de Gai y... en alguna ocasión había quedado traumado.

-Entonces... ¿Vamos?- inquirió Yamato mirándolo de reojo.

-Tengo curiosidad por saber de ese sueño.- dijo resignado. Por si él fuera se iría lo más lejos posible de él, pero tenía curiosidad y contra eso no podía hacer nada.


Neji que seguía acostada en la manta y Ten-Ten que estaba hablando animadamente con Ino, tuvieron un escalofrío. A ambos les dio un mal presentimiento y reconocían lo que había causado ese estremecimiento.

-Eso es malo. Cada vez que tengo un escalofrío aparece Gai-sensei con uno de sus sueños raros.- pensó Ten-Ten abrazándose a si misma con los ojos entrecerrados y la frente coloreada de azul.

-¿Ten-Ten? ¿Ocurre algo?- preguntó Ino curiosa.

-Eh... nada, no pasa nada.- respondió la castaña sonriendo de forma forzada.

-Solo espero – por el bien de mi orgullo – que no aparezca Gai.- Neji entrecerró los ojos.- Siempre que aparece, tiene un sueño nuevo que nos involucra a nosotros. Y Lee definitivamente no es de mucha ayuda cuando le sigue la corriente.- ahora Neji tenía la frente coloreada de azul y miró a Ten-Ten viendo que ella tenía una expresión de horror, dándole a entender que ella también lo sintió.

Ambos sincronizadamente miraron sobre una roca enorme en la que estaba Lee y luego suspiraron resignados.


Suigetsu y Karin estaban en un rincón discutiendo por quien sabe que y Juugo estaba cerca de ellos mirándolos con resignación. Shikamaru y Chouji seguían en el mismo lugar, no se habían movido, Sai estaba en un rincón, aparentemente estaba dibujando todo a su alrededor. Itachi y Nayumi hablaban y en alguna que otra ocasión se acariciaban la cara con ternura y se daban algún que otro beso. Shino y Hinata estaban comiendo mientras miraban a los seis chicos que estaban arriba en la roca.

-¡Yahoo!- gritó Kiba al momento de lanzarse desde gran altura en el agua. Salió en la superficie con una sonrisa salvaje y se volvió a mirar arriba en la roca.- ¡Vamos, Lee, es tu turno!- le gritó.

Arriba, en la gran roca, Lee y Naruto miraban el agua con terror, no era que precisamente les diera miedo el agua, por supuesto que no, ya se habían metido antes, sin embargo de la roca hasta al agua había... digamos... una gran altura.

-Te cedo el paso, Naruto-kun.- dijo Lee tragando saliva y mirando al rubio con terror.

-¡¿Que?!- Naruto le miró con horror.- Cejotas, ahora es tu turno. Se un hombre y lánzate.- dijo con seriedad, sin embargo los temblores en sus piernas y el modo en que tragó saliva indicaba que esta tan o más aterrorizado que Lee.

-Sois ninjas.- habló Sasuke fastidiado mirando primero el agua y luego a los dos chicos.- Se supone que habéis pasado por cosas peores, ¿no? ¿Y os da miedo saltar desde esa altura?- se burló el pelinegro mirándolos con superioridad, Sakura estaba a su lado escuchando en silencio.

Naruto y Lee se miraron y luego miraron a Sasuke que los miraba con arrogancia.

-Si.- respondieron ambos sin avergonzarse.

-Sabía que eras un miedosito dobe, pero no pensé que tanto.- le provocó Sasuke con burla.

-¡¿Que dijiste, maldito Teme arrogante?!- gritó Naruto mirándolo con furia y una vena en la frente.

-Ya me has oído. ¿O es que acaso no tengo razón?- le dijo con tranquilidad sin borrar su sonrisa de superioridad y mirada burlona.

-¡Por supuesto que no tienes razón!- una aura de batalla le rodeaba y fulminaba con la mirada al pelinegro que le regresaba la mirada.

-Entonces... ¿Quien saltará?- preguntó Sakura no esperando a que la escucharan. Ella seguía parada al mismo lugar y tenía los brazos cruzados.- No es tanta altura y de todas formas la caía no dolerá.- de repente Sakura sintió un escalofrío y miró de reojo a Lee que tenía la cabeza gacha y los puños apretados.

-¡Yosh!- exclamó Lee al momento de se rodeado por una aura de llamas y alzar la cabeza con sus ojos ardiendo y mirar a Sakura la cual le resbaló una gota de sudor en la nuca.- ¡Solo mirame bien Sakura-san! ¡Saltaré bien arriba solo para ti!- se preparó para saltar.

-¡Solo salta de una vez!- gritó Sasuke enfurecido golpeándolo en el trasero haciendo que Lee saliera volando – soltando un grito en el proceso – cayendo al agua. Naruto y Sakura miraron – uno sorprendido y otra con tranquilidad – como Lee salía volando de allí.

Todos miraron de forma incrédula como un furioso Sasuke golpeaba en el trasero a Lee haciendo que éste saliera volando soltando un grito de terror. Una gota de sudor resbaló en la nuca de todo, supusieron que Lee había echo algo que molestara al Uchiha. O sea que Sakura era la causante.

Sasuke estaba furioso. Se despista peleando unos segundos con el Dobe de Naruto y ese cejotas aprovecha para coquetearle a su novia. Por supuesto que sabía que Sakura no le haría caso, pero igual no dejaba de molestarle. Además... ¡pensaba que ya se había dejado esa obsesión por Sakura!

-Creo que los has matado, Teme.- comentó Naruto de rodillas mirando como el cuerpo de Lee salía del agua boca abajo y con un chichón en la cabeza.

-Hmp.- respiraba agitadamente y trataba de controlarse.- Se lo merecía.- Naruto le miró con ojos incrédulos, sorprendiéndose de que Sasuke fuera tan celoso.- ¡Vamonos!- agarró a Sakura de la cintura, tomándola desprevenida y saltó al agua.

Sakura por inercia se aferró al cuello del pelinegro y cerró los ojos dejando de respirar. Sintió el agua fría y como Sasuke la apretaba contra su pecho y luego sus cabezas salieron a la superficie.

-Mucho mejor.- dijo Sasuke sin dejar de abrazarla y dejando su cabeza en el hombro de Sakura suspirando complacido.

-Exageras.- le dijo Sakura de pronto.

-¿Que?- la miró con incredulidad.- El echo de que alguien esté tratando de ligarte es molesto. Muy molesto.- respondió haciendo una mueca de molestia.

-Y el echo de que ni siquiera le preste atención a esa persona, ¿no cuenta para ti?- le reprochó alzando una ceja.

-Hn. Cuenta, pero eso no quita el que quiera que todos sepan que eres mi novia.- respondió Sasuke uniendo sus frentes con los ojos cerrados.

-Sasuke...- llamó Sakura después de unos segundos en silencio y con los ojos cerrados.

-¿Hm?

-Quita tu mano de mi trasero.- ordenó un poco sonrojada.

Sasuke dejó escapar una sonrisa mientras abría los ojos y veía maravillado como las mejillas de su novia estaban rojas.

-¿Por que? No es como si nunca lo hubiera tocado, ¿verdad?- Sakura abrió los ojos y miró que Sasuke la miraba con picardía, haciéndola sonrojar más, lo que hizo que soltara un bufido que hizo que su fleco se levantara un poco.

-¿Cuando te has vuelto tan atrevido?- inquirió Sakura mirándolo con los ojos entrecerrados sin perder el sonrojo.

-Yo no lo llamaría atrevido.- dijo Sasuke sonriendo. Sakura alzó una ceja.- Tu eres la que provoca que sea así. Es tu culpa.

Sakura no dijo nada, no añadió que él solía sonrojarse ante su presencia en algunas ocasiones, incluso solía portarse tímido cuando la besaba y eso de alguna forma se le hacía adorable. Se sonrojó al pensar que ella pensó en aquello.

El pelinegro sonrió con ternura quitando la mano que tenía en su trasero para apartarle el pelo de su frente y acariciar su mejilla sonrojada. Poco a poco acercó su rostro para besarla. Sus labios se movieron con lentitud disfrutando del sabor del otro antes de tomar más ritmo. Sasuke afianzó el agarre mientras Sakura hacía lo mismo.

-¡Que corra el aire, chicos!- gritó la voz que parecía la de Itachi.

Ambos se separaron recuperando la respiración y Sasuke fulminó con la mirada a su hermano que les miraba con burla haciendo que una vena brotara en la sien. Sakura miró de reojo y luego le susurró algo al oído provocando que el sonriera arrogante.

-¡Callate Itachi! ¡¿No tienes a una novia que besar?!

-¡Hey!¡Yo no dije nada! ¡No me metáis en vuestras peleas!- replicó Nayumi sonrojada y un poco molesta.

-La culpa la tiene Itachi por romper el momento.- se metió Sakura sin siquiera alzar la voz.

-¡Itachi! ¡Deja de romperles el momento!- le regañó Nayumi señalándolo con el dedo acusadoramente.

Itachi suspiró y no dijo nada más. No podía replicarle nada a Nayumi. Sasuke y Sakura sonrieron y luego cayeron en cuenta de que todavía Naruto no había saltado. O tal vez si lo hizo mientras ellos estaban en su mundo.

-¡Vaya! ¡Habéis vuelto!- gritó Naruto desde lo alto de la roca al verse observado. En realidad le sorprendía esa actitud en Sasuke y podía ver que realmente amaba a Sakura.

-¿Que pasa Dobe? ¿Tienes miedo?- se volvió a burlar Sasuke sin separarse de Sakura.

-¡Callate, Teme! ¡Por supuesto que saltaré! ¡Ahí voy!- respondió poniéndose en pie, preparándose para lanzarse.

Pero pasaron los minutos y él seguía allí y eso hacía que la paciencia de los demás llegara al límite.

-¡Tírate de una vez, Naruto!- gritó Kiba enfadado de que el rubio no hiciera nada.

-¡Confía en tu llama de la juventud, Naruto-kun!- gritó Lee animadamente. Seguía teniendo el chichón en la cabeza.

-¡Vamos Naruto, que Hinata te está mirando!- gritó Ino desde la orilla haciendo que Hinata se ruborizada al máximo cuando Naruto la miró.

Naruto le sonrió tímidamente y luego se lanzó al agua. Cuando salió a la superficie estaba sonriendo alegremente y con los ojos brillantes.

-Entonces... ¿Quien era el que tenía miedo, Teme?- preguntó el rubio de manera burlona.

Sasuke rodó los ojos mientras sonreía arrogante.

-Vamos. Todos sabemos que te has tirado solo porque Hinata te estaba viendo.- respondió con obviedad.

Sakura suspiró mientras se salía del abrazo de Sasuke. Empezó a dirigirse hasta la orilla, sabía que ahora los dos empezarían una nueva discusión. Algo de lo que no quería ser parte.


Sasuke suspiró mientras observaba como Sakura hablaba con Itachi y Nayumi de lo que suponía era de la recuperación de la movilidad de las piernas de Itachi. En ese momento el se encontraba alejado, apoyado en un árbol con los brazos cruzados.

Empezó a preguntarse ahora si llegaría a sobrevivir para empezar una nueva vida con Sakura. Sabía, por lo que Itachi había vivido que las guerras eran el infierno, y sospechaba que si Madara era el que iniciaba la guerra no sería diferente incluso podía ser peor. De todas formas, si Sakura llegara a morir, él la seguiría, porque sin ella aquello no era vida.

También le preocupaba la alineación que habría. Era un echo que Sakura sabía defenderse sola y que no necesitaba la ayuda de nadie, sin embargo, él se preocuparía de todas formas. Si Sakura estaba con él, se distraería pensando en ella y la estaría mirando cada dos por tres solo por asegurarse que estuviera sana. Si ella no estaba, entonces se preocuparía no sabiendo como se encontraría y eso también le traería problemas.

Así que... ¿Que debía hacer?

De repente sintió un escalofrío muy desagradable que lo hizo saltar y girarse enfurecido, a mirar al osado que había soplado en su oreja.

-¡¿Que mierda te pasa?!- le preguntó enfadado viendo como Naruto le sonreía burlón.

-Así de sucia debes tener la mente como para haberte sorprendido.- le respondió Naruto que sonreía divertido. Esperó a que Sasuke le regresara algún insulto o algo por el estilo, pero el solo resopló y volvió a su antigua posición.- ¿Que sucede?- le preguntó poniéndose serio al ver que no reaccionaba como se suponía debía reaccionar.

Sasuke le miró de reojo y suspiró antes de volver a mirar a Sakura.

-¿Que te hace pensar que me sucede algo?

-Porque no has contestado con lo obvio.- respondió mirándolo con obviedad.

Sasuke chasqueó la lengua fastidiado, maldiciéndose por no haber contestado con 'lo obvio'. No podía decirle a Naruto que estaba preocupado por la guerra y Sakura, en primer lugar Naruto no estaba enterado de que habría una guerra y en segundo lugar era demasiado orgulloso como admitir ante nadie que eso le preocupaba.

Naruto le miró detenidamente y suspiró resignado. Estaba claro que fuera lo que fuera lo que le preocupaba a Sasuke, él no iba a decirle nada. Era demasiado orgulloso como admitir algo por el estilo. Le miró unos segundos más antes de seguir su mirada encontrándose con que miraba a Sakura. Sonrió y de repente se preguntó cuanto tiempo hacía que Sasuke se había dado cuenta de sus sentimientos.

-Bien... ¿Hace cuanto te diste cuenta de que amas a Sakura-chan?- lepreguntó volviéndolo a mirar encontrándose con que se estaba sonrojando haciendo que sonriera divertido.

-No voy a responder ese tipo de preguntas.- respondió Sasuke volteando la vista.

-¡Vamos, Teme! ¡Sabes que yo nunca le contaría a nadie eso!- dijo sinceramente el rubio.

Sasuke le miró de reojo y suspiró. Sabía que decía la verdad, pero seguía estando inseguro de contarle la historia. Suspiró de nuevo y se volvió para seguir mirando a Sakura.

-La primera vez que vi a Sakura apenas tenía seis años.- comenzó a explicarle a Naruto con una voz tranquila.- Ella se había separado de su hermana e Itachi y yo la ayudamos a encontrarla.

Naruto le miró sorprendido, pues no esperaba que realmente se lo contara. También le había sorprendido que Sasuke y Sakura-chan ya se conocieran de antes. Es decir, la mayoría de los niños – incluyéndole a él –, empezaron a gustarle Sakura cuando entraron en la academia y veían que tan buena era.

-Lo primero que pensé cuando vi sus ojos fue 'es linda'- se había sonrojado un poco al confesar aquello y Naruto sonrió ante aquello.- En ese entonces las niñas ya me perseguían y realmente eso lo odiaba. Me molestaba. Pero Sakura era diferente.- Naruto vio como Sasuke sonreía con nostalgia, seguramente recordando aquellos tiempos.- La verdad es que los días siguientes la busque, sin embargo no la volví a ver hasta que entramos en la academia.- Sasuke sonrió y su mirada de repente se oscureció.- Cuando ocurrió la masacre Uchiha...- Naruto le miró atentamente.- el día después, la vi llorar, pero me convencí a mi mismo que aquello era normal en ella. Sin embargo, aquella vez fue diferente.

-Fue la muerte de Nayumi, ¿verdad?- afirmó Naruto convencido.

-Si.- respiró hondo y luego continuó:- Y entonces pasó un año. Y la masacre Haruno. Había pensado que ella había muerto allí, pero lo descarté cuando Ino se mostraba tan preocupada por ella. Cuando ella volvió, ya había cambiado y no quedaba nada de la antigua Sakura.

Sasuke se quedó en silencio. Naruto recordaba aquellos tiempos con cierta tristeza y dolor. Recordaba bien aquello. Cuando el Clan Uchiha había caído y había sabido que solo Sasuke había quedado con vida se había sentido feliz – no en el sentido extenso de la palabra – y aliviado, porque entonces él ya no era el único que estaba solo. Recordaba que había querido hablarle, pero no había podido porque le había visto más como un rival al que trataba de superar constantemente.

Con Sakura fue casi lo mismo. Podía recordar que había llegado a clases y ya habían rumores de la masacre Haruno y él se había alarmado, pero había sabido por Ino – su expresión – que Sakura estaba bien, también tiene una imagen en su mente del rostro levemente preocupado de Sasuke. Cuando volvió, una semana después, recuerda que Sakura ya no era la misma, tal y como dijo Sasuke.

-Los siguientes años, básicamente, también estuve al pendiente de su vida.- la voz de Sasuke le sacó de sus pensamientos.

-Ahora que lo pienso...- Naruto se puso pensativo y Sasuke le miró interrogante.- Sakura-chan siempre nos ha superado, en ese entonces, se suponía que tu buscabas ser fuerte para... bueno... ya sabes...- se encogió de hombros, Sasuke asintió entendiendo lo que quería decirle.- ¿No te daba coraje que una niña te superase?

Sasuke no respondió al instante. Aquella pregunta le había sorprendido. Y la respuesta era clara. No. Nunca había sentido nada similar a la envidia con respecto a Sakura.

-No.- su respuesta le hizo ver a Naruto que realmente nunca había pensado algo así con respecto a Sakura.- Pensándolo bien, creo que yo la admiraba...- susurró la última palabra algo sonrojado por admitir aquello.- Creo que me aliviaba saber que ella se sabía defender y que no necesitaba ayuda de nadie.- Naruto asintió comprendiendo lo que quería decir.- Y luego nos pusieron en el mismo equipo. Lo admito, cada vez que ella hacía algo, la admiraba más.- sonrió avergonzado y Naruto soltó una pequeña risa.- Y luego, ella se fue.- su rostro se oscureció y Naruto puso expresión triste.- Creo que en el fondo yo sabía que eso sucedería, ¿sabes? Yo, anteriormente, había hablado con ella y me había hablado de la promesa. Cuando se fue, supuse que fue por eso.- Naruto asintió comprendiendo.- Entonces, a pesar de que me decía a mi mismo que era lo mejor para ambos, no lograba convencerme, y decidí irme yo también.

-Por ella.- dijo Naruto.

-No lo sabía en ese entonces, pero si. Fue por ella.- sonrió suavemente.- Sin embargo, cuando fui con Orochimaru, ella no estaba allí, y tuve que hacerme a la idea de que tal vez no volvería a verla. Pero entonces, un año después, ella apareció y me confirmó que el que se fuera había sido por esa promesa.- respiró hondo.- Ella no estuvo mucho tiempo en la guarida, de echo Sakura no solía entrenar conmigo o con Orochimaru, no le hacía falta, solo practicaba la medicina. Pero entonces seis meses después me informó que cambiaría de guarida. No estuve de acuerdo, por supuesto.- frunció el ceño.- Pero ella de todas forma se fue, no sin antes hacer nuestros planes.- Naruto supuso que se refería a hacer equipo para la búsqueda de Itachi.- Maté a Orochimaru, y formé Hebi. Fue una de esas noches que me di cuenta.- sonrió nostálgico.- Estaba decidido a cumplir mi venganza y salir adelante para ayudar a Sakura. No me importaba lo que tuviera que hacer.- bajó la mirada con los ojos oscurecidos.- Pero entonces supe la verdad.- Naruto sonrió con tristeza.- La odié.- Naruto le miró sorprendido.- O eso creí hacer.- añadió después y Naruto se sintió aliviado.- Solo me sentí dolido porque ella lo sabía y no me dijo nada. No pensé en ella en ese entonces. No fue hasta que estuve a punto de perderla que me di cuenta de que había algo más. Y entonces ella me lo enseñó.- apretó los puños recordando lo que había visto en la ilusión.- Me di cuenta entonces de que todo lo que yo hacía, lo hacía más por ella que por mi.

Un silencio cayó entre los dos. Sasuke estaba algo avergonzado por haber contado todo lo que sentía pero en cierto modo se sentía más aliviado. Naruto en cambio, no sabía porque pero ya sospechaba que algo así había pasado.

-Entonces...- Naruto rompió el silencio y Sasuke le miró de reojo, escuchándolo.- No te diste cuenta hasta hace relativamente poco, ¿verdad?- cuestionó mirándolo divertido.

Sasuke le fulminó con la mirada aunque tenía las mejillas sonrojadas por lo que el rubio había dicho. Era cierto, si miraba en el pasado se daba cuenta de que era bastante obvio sus sentimientos por Sakura, pero él no lo había visto hasta hace poco... Gruñó y miró con una ceja alzada al rubio.

-¿No te parece a ti absurdo que te dieras cuenta de mis sentimientos pero que no te dieras cuenta de los sentimientos de Hinata?

Naruto se sonrojó y desvió la mirada nervioso.

-Eso es diferente, ttebayo.

Sasuke alzó una ceja.

-¿En que es diferente? Hinata es demasiado obvia.

Naruto le fulminó con la mirada y Sasuke le regresaba dicha mirada. Era increíble que de una charla tranquila pudieran llegar pelearse por cosas absurdas como aquellas.

Ambos chicos, en realidad todos los chicos se voltearon al oír las pisadas que venían del bosque y seguidamente se oía una risa que cada vez se acercaba más. Neji y Ten-Ten se tensaron al oír esa risa que conocían tan bien y a Lee le brillaron los ojos, empezando a mostrar la llama de la juventud.

De la nada una silueta salió volando cayendo parada en frente de ellos. A todos – menos Lee – les salió una gota de sudor en la nuca al ver a Gai con las manos en garras y siguiendo riendo como loco.

-No se porque no tengo un buen presentimiento sobre esto.- pensaron todos – repito menos Lee – entrecerrando los ojos.

-¡Gai-sensei!- exclamó Lee alzando una manos y acercándose a su sensei con los ojos llameantes.- ¿Que está haciendo aquí, Gai-sensei?- le preguntó haciendo que Gai parara de reír y abriera los ojos los cuales estaban encendidos en llamas.

-¡Lee!- agarró sus hombros con firmeza.- ¡He venido aquí para cumplir uno de mis sueños!- gritó emocionado señalando hacia la puesta de sol que de repente había aparecido.

Neji y Ten-Ten al oír aquello palidecieron y se estremecieron. Ambos se pusieron en pie y retrocedieron lentamente.

-¡YOSH! ¡CUENTE CONMIGO, GAI-SENSEI!- gritó de vuelta Lee emocionado.- ¡NEJI! ¡TEN-TEN! ¡VAMOS A HACERLO!- Lee les miró con una aura de fuego rodeándole y con los ojos en llamas y Neji y Ten-Ten se paralizaron al ver que Gai y Lee les miraban.

-¡No nos metas en esto!- replicó Neji frunciendo el ceño, molesto por haber sido atrapado en su huida.

-¡Si, no queremos ser parte de otro sueño suyo, Gai-sensei!- exclamó Ten-Ten nerviosa.

-Ahora entiendo el porque estaban tratando de huir.- pensaron todos con una gota sudor en la nuca y mirando con compasión a los dos castaños.

Entonces Gai y Lee empezaron a girar sobre si mismos, siendo imposible verlos, y al terminar a todos les salió una enorme gota de sudor en la nuca y un tic en el ojo al ver a los dos cejones con un tutú rosa y en sus hombros llevaban – Gai dos altavoces y Lee un casset – que sacaron de quien sabe donde.

-Oh, no...- murmuraron Neji y Ten-Ten horrorizados, retrocediendo cada vez más.

-¡YOSH! ¡AQUÍ VA!- ambos cejones dejaron al suelo el casset y los altavoces.

Neji y Ten-Ten se giraron listos para huir y todos vieron sus rostros de terror, suponiendo que lo que fuera, no sería agradable.

-¡TODOS A BAILAR!- gritó Gai poniendo en marcha el casset. En seguida los altavoces se iluminaron e iluminaron a todos.

-¡Otra vez no!- exclamaron Neji y Ten-Ten antes de ser iluminados por los dos altavoces.

Una música extraña empezó a oírse por todo el lugar y miraron incrédulos como Gai y Lee bailaban un ridículo baile. Después dirigieron la vista a Neji y Ten-Ten que ya no trataban de escaparse y que como todos miraba al dúo cejón bailar.

-Estamos perdidos.- comentó Neji con tranquilidad, sin embargo el tic en su ojo demostraba que no estaba para nada tranquilo.

-Si.- respondió Ten-Ten con cara de resignación.

-¿Por que esas caras? No es como si estuvierais obligados.- dijo Ino con extrañeza.

-Veras... esos altavoces no son nada normales.- comentó Ten-Ten sonriendo con nerviosismo.

-¿Los altavoces?- repitió Naruto con extrañeza y todos miraron los altavoces.

-Cuando nos ilumina nos obliga a bailar. No podemos negarlo.- dijo Neji con voz tensa y con un tic en el ojo, sintiendo como su brazo empezaba a moverse solo.

-¿Neji?- Naruto le miró extrañado y todos le miraban raro. Neji por otro lado estaba sonrojado. ¡Eso era humillante!

-¿Ten-Ten?- Ino miró a la castaña sorprendida.

-¡No podemos evitarlo!- exclamó Ten-Ten sonrojada, moviéndose como lo hacían Gai y Lee.

-¡DON PARA PARA VORA VON PAM PA!- cantaban Lee y Gai animadamente.

De repente Kiba empezó a moverse al mismo ritmo que los dos locos de traje verde.

-¡¿Que?! ¡¿Por que me estoy moviendo?!- exclamó Kiba.

-Mira el lado bueno, Ten-Ten.- dijo Neji con tranquilidad y Ten-Ten le miró de reojo.- Esta vez no solo nosotros bailaremos este baile ridículo.- sonrió arrogante.

-Tienes razón.- asintió Ten-Ten dando una vuelta.- Los altavoces iluminaron a todos.

-... ...-

-... ...-

-... ...-

-¡¿QUE?!- gritaron todos palideciendo al comprender lo que aquello significaba.

-¿Q-quieres decir que todos nosotros también...?- Naruto preguntó aún en estado de shock.

-Exactamente.- respondió Neji con una sonrisa arrogante.

-¡O-oye!- se quejó Suigetsu empezando a moverse y pudo observar que Juugo le seguía el ritmo.

Y así, uno a uno, empezaron a caer; Hinata con la cara roja, Shino que no mostraba nada en su rostro, Shikamaru que seguía flojo y soltaba sus "Que problemático" Chouji había soltado las papas y también bailaba, Ino empezó a seguirles quejándose de que esa música era anticuada, Nayumi con una mueca en su rostro, seguramente pensando que había sido mala idea ir allí, Itachi con cara de resignación, Naruto tenía la frente de color azul y se quejaba y Sasuke y Sakura bailaban con un tic en el ojo y sintiendo como su orgullo era aplastado.

-¡DERECHA, DERECHA, DERECHA! ¡IZQUIERDA, IZQUIERDA, IZQUIERDA! ¡DAD MEDIA VUELTA Y SONREÍD!- cantaban Gai y Lee haciendo dichos pasos.

-Eso es humillante.- murmuró Sasuke entrecerrando los ojos y con un tic más marcado.

-Oye...- Naruto llamó su atención, le miraron y notaron que miraba algo con los ojos bien abiertos.- ¿Eso es Akamaru?- preguntó incrédulo y con una gota de sudor en la nuca.

Todos los que estaban cerca de ellos; Sasuke, Sakura, Nayumi, Itachi, Ino, Ten-Ten y Neji miraron donde estaba Kiba – que miraba a su lado izquierdo incrédulo – y les salió una gota de sudor al igual que Kiba cuando vieron al perro a dos patas y bailando.

-¡Vaya! ¡Con que este era el sueño de Gai!- exclamó una voz y todos miraron en dirección a donde escucharon esa voz encontrándose con Yamato – que había sido el que había hablado y Kakashi.

-¡Yamato-Taicho, Kakashi-sensei!

-Ya veo...- dijo Kakashi con una mano en la barbilla, pensativo.- Entonces ese era el sueño de Gai. Tener su propio club de bailarines.

-¡Haz algo, Kakashi!- ordenó Sasuke.

-¡Vamos chicos, lo estáis haciendo muy bien!- animó Kakashi sonriendo burlonamente, provocando en Sakura y Sasuke una vena en la sien y una aura asesina.

-Cuando salgamos de aquí, voy a matarte.- amenazó Sakura con ojos entrecerrados.

Gai, de repente, empezó a girar como bailarina profesional hasta ir donde Yamato y Kakashi y les agarró del brazo y les metió entre ellos. Y así, con la curiosidad que habían tenido ambos Jounins terminaron bailando con todos los demás.

-La próxima vez ignoraré mi curiosidad.- dijo Kakashi con una aura deprimente.

-Hmp.- Sasuke le miró burlón, agradeciendo que él tampoco se salvara de hacer el ridículo.

-Debimos verlo venir...- Yamato suspiró resignado.

-Si... Después de todo es uno de los sueños locos de Gai y... ¿Eso es Akamaru?- preguntó Kakashi con mirada incrédula y una gota de sudor en la nuca y los que estaban cerca hicieron un ruido de asentimiento.


Gai decidió terminar el baile un par de horas después, cuando ya había atardecido y empezaba a oscurecer. Ahora tanto Gai como Lee estaban tirados en el suelo con una par de chichones en la cabeza y un par de moratones y con los ojos en espiral cortesía de la paliza que Sakura, Sasuke incluso Neji les había dado.

Los demás estaban al suelo descansando; Akamaru estaba desparramado en el suelo con la lengua afuera agotado y Kiba estaba sobre de él también cansado, Shino estaba sentado tranquilamente, Hinata estaba sentada y con la cabeza gacha sonrojada, Juugo también estaba sentado con los ojos cerrados, Suigetsu y Karin se apoyaban espalda con espalda, Shikamaru prácticamente estaba acostado en el suelo dormido y Chouji para recuperar energía estaba comiendo papitas. Neji y Ten-Ten estaban descansando tranquilamente, Ino estaba acostada en el piso con los ojos en espiral al igual que Naruto solo que a él también le salía su alma por la boca. Sasuke y Sakura; él estaba sentado con las piernas estirada y Sakura tenía su cabeza en sus piernas. Itachi y Nayumi era el mismo caso que Sasuke y Sakura, solo que era Itachi el que estaba acostado en las piernas de Nayumi. Kakashi y Yamato, ambos estaban en un rincón con una nube de depresión en la cabeza.

Una vez pasado el trauma, decidieron por su salud mental que cada vez que Gai tuviera un sueño, era mejor huir. Después de eso decidieron que era mejor empezar a recoger y así empezaron a irse todos.

-Nosotros nos vamos también.- anunció Nayumi sonriendo.

-Nos vemos mañana.- dijo Itachi, dejando en claro para Sasuke y Sakura que no pasarían por el departamento de Sasuke y que podrían estar solos.

Itachi y Nayumi se fueron.

Sasuke miró el cielo, luego a Sakura y luego a Hinata y Naruto que se miraban tímidamente. Sonrió, se acercó al rubio y le susurró algo que ninguna de las dos chicas alcanzó a oír. El rubio le miró sorprendido y algo sonrojado y Sasuke sonrió arrogante antes de asentir y girarse para ir con Sakura.

Sakura le miró con una ceja alzada, pero Sasuke solo mantuvo la sonrisa arrogante y pasó un brazo por sus hombros acercándola a él.

-No es nada.- respondió a la muda pregunta que Sakura le hacía.- Ahora...- puso a la pelirosa delante de él, mientras él la abrazaba por detrás.- tenemos el departamento para nosotros solos...- dijo con voz insinuante cerca de su oído y sonrió con satisfacción cuando la sintió estremecerse entre sus brazos.

-¿Enserio?- Sakura trató de hacerse la desentendida, pero no funcionó. No podía funcionar cuando tenía al pelinegro detrás de ella y besando su cuello con esos besos húmedos que le daba.

-Muy enserio.- susurró con voz sensual, Sakura le miró y Sasuke aprovechó para besarla. Un beso lento, pausado pero lleno de lujuria.- No voy a poder tenerte por quien sabe cuanto tiempo.- dijo Sasuke recuperando el aire.- Así que esta noche hay que aprovecharla bien.- le dijo con una sonrisa de lo más sexy.

Sakura miró al frente con el ceño fruncido y con las mejillas rojas. ¿Donde había quedado aquel niño que se sonrojaba con solo tenerla cerca? Parecía que ahora Sasuke no le importaba eso.

-Pervertido.- masculló Sakura haciendo que Sasuke sonriera divertido.

-No soy pervertido.- se defendió él.- Solo quiero estar contigo. De todas formas, no veo que te quejes mucho.- dijo sonriendo arrogante y su sonrisa se ensanchó cuando la oyó gruñir.


Naruto observó como Sasuke pasaba un brazo sobre los hombros de Sakura y la acercaba más a su cuerpo, le vio sonreír, y segundos después le vio abrazar a Sakura por la espalda. Naruto estaba seguro de que Sasuke disfrutaba como nadie tener en brazos a la pelirosa. Aún en la distancia, había sido capaz de ver la adoración con la que Sasuke la miraba y ese brillo que había en sus ojos se hacía más intenso.

Y sonrió feliz por sus amigos.

-Te acompaño a casa, Hinata-chan.- anunció el rubio, una vez que Sasuke y Sakura se perdieron de vista.- Vamos.- sonrió amablemente.

-Muchas gracias.- agradeció no siendo capaz de rechazar su oferta. De todas formas sabía que no desistiría.

Ambos empezaron a caminar camino en la mansión Hyuga. Naruto frunció el ceño nervioso y vacilante le cogió la mano con suavidad. Hinata se sonrojó y miró al rubio que estaba igual o más sonrojado que él. Ella le sonrió tímidamente y apretó su mano haciéndole ver que no pasaba nada.

-Sasuke-kun y Sakura-san parecen felices.- dijo tímidamente la chica queriendo empezar una conversación con el rubio.

-Lo son.- afirmó Naruto sonriendo.- Después de todo por lo que han pasado, es bueno que estén bien.

Hinata asintió.

-Ellos no son malos.- dijo con su dulce voz.- Simplemente la vida que han tenido los hizo de esa manera.- sonrió con algo de nostalgia.- Recuerdo que cuando era una niña admiraba mucho a Sakura-san.

-¿De verdad?- Naruto la miró impresionado.

-Hai.- sonrió apenada.- Yo siempre quise acercarme a ella... pero nunca me atreví. Entonces ella... cambió y se separó de Ino-chan... y empezó a dar... miedo.- explicaba Hinata.- La veía de lejos y siempre la veía triste...- sonrió con tristeza.- Alguna vez también... veía como Sasuke-kun la miraba...

-Ah... ¡Pero a Sasuke le gusta Sakura-chan desde hace muchos años! ¡Incluso antes de empezar la academia!- dijo Naruto sonriendo divertido, recordando lo que el Uchiha le había contado en la tarde.

-¿De verdad?- Hinata sonrió con ternura.

Naruto asintió con vehemencia, pero no dijo nada más. Después de todo le había prometido a Sasuke que no se lo diría a nadie, y una promesa era una promesa.

-Mañana me voy en una misión y no se cuando volveré.- anunció Naruto delante de las puertas de la mansión Hyuga.- Es por eso que quise hablar contigo hoy.- ambos se sonrojaron.- Yo espero volver. No.- negó con la cabeza.- Volveré, ¡es una promesa, ttebayo!

-Te creo.- dijo Hinata sonriendo con dulzura. Ella sin embargo no sabía si volvería. Era bien consciente de que pronto iniciaría la guerra, y que dicha guerra era para proteger al chico que ama.- Esta guerra es para proteger a Naruto-kun. Tengo que esforzarme al máximo.- pensó Hinata decidida.- M-Mañana iré a despedirte. Si quieres.- jugó con sus dedos, sonrojándose.

-¡Claro que me gustaría, ttebayo!- exclamó Naruto sonriendo radiante.- Entonces...- se puso nervioso de repente, tragó saliva y se acercó a la Hyuga torpemente.- ...hasta mañana.- su aliento golpeó en la mejilla sonrojada de la chica. Se acercó más y posó sus labios sobre ella.

Se alejó rápidamente y salió corriendo de allí sonrojado, dejando a la chica con el rostro rojo y el corazón desbocado a causa de sus rápidos latidos. La pelinegra se llevó una mano en la mejilla y la otra en su pecho mientras susurraba su nombre.

-Naruto-kun...


Naruto dejó de correr cuando estuvo lo bastante lejos de la mansión Hyuga. Su rostro estaba rojo y su corazón palpitaba muy deprisa y sabía que nada tenía que ver el echo de que acabara de correr. Una sonrisa boba adornaba su rostro y miró al cielo que ya estaba poblada de algunas estrellas.

Acompañala a casa, agarrale la mano y bésala, al menos, en la mejilla.

-Gracias, Teme.


El sol ya había salido cuando Gai, Aoba, Yamato, Itachi, Nayumi, Kakashi, Sasuke, Sakura, Naruto y Hinata, estaban en la entrada de la aldea, despidiéndose.

-¿Segura que estás bien, Sakura?- pregunto Nayumi preocupada al ver como su hermana prácticamente se dormía de pie.

-Estoy bien.- gruñó Sakura ahogando un bosteza con la mano.

-Parece como si no hubieras dormido nada.- dijo inocentemente, Sakura se sonrojó bastante y agradeció que tanto Itachi y Sasuke estuvieran apartados.

Sakura entrecerró los ojos, prometiéndose a si misma que la próxima vez que Sasuke quisiera deslumbrarla no lo conseguiría. Se haría la dura. No es que ella no lo disfrutara, de echo lo disfrutaba mucho, pero que Sasuke siempre consiguiera hacer eso con ella... le daba la sensación de que se había ablandado. Okay... Sasuke le había dicho que quería aprovechar el tiempo con ella antes de marcharse y así lo hizo. No la dejó dormir en toda la noche. Y es que... ¡Sasuke no se cansaba nunca! Suspiró resignada, debía acostumbrarse.

-Kami... agradezco que Nay sea tan inocente.- pensó Sakura con los ojos entrecerrados y una gota de sudor en la nuca mirando el rostro confundido de su hermana mayor.

Itachi se había llevado a Sasuke alejado del grupo. El pelinegro mayor en cuanto había visto la cara de sueño de Sakura y la sonrisa de enamorado de Sasuke – tanto así que incluso le pareció ver que desprendía corazones – le salió una gota de sudor en la nuca y por la cabeza se le pasó la idea de si los Uchiha eran iguales de pervertidos que lo era Sasuke. Itachi imaginaba que si lo eran solo lo eran con sus mujeres.

-Sasuke.- le llamó Itachi con tranquilidad, pero Sasuke estaba perdido rememorando todo lo que había hecho con Sakura en la noche, porque cuando lo miró tenía la mirada perdida y una expresión... bueno una expresión que definitivamente no era la suya.- Sasuke...- volvió a intentarlo, esta vez pasando una mano delante de sus ojos y lo único que consiguió fue que una sonrisa boba se mostrara en su rostro.- No, pues tan serio que parece que es y realmente es un pervertido.- pensó entrecerrando los ojos mirando a su hermano con cierta incredulidad.- Regresa en este instante si no quieres que diga algo vergonzoso sobre ti a Sakura.- amenazó y ante la mención de su novia, reaccionó, parpadeó y miró confundido a su hermano.

-¿Que pasa?- preguntó Sasuke.

-Solo ha reaccionado con el nombre Sakura. Ni siquiera a oído la amenaza.- Itachi entrecerró los ojos, luego suspiró y se resignó.- Estaba intentando decirte que si en el viaje hay algún contratiempo, no dejes que Sakura intervenga.- le miró serio notando que él también lo miraba serio.- Ella todavía no está en condiciones para una lucha. Muy a apenas despertó hace dos días.

-Lo se.- respondió Sasuke con seriedad.- Ya lo había pensado. Pero conociéndola no dejará que nadie la proteja.

-Yo creo que si tu le pides que no se esfuerce, ella no lo hará.- dijo Itachi pensativo.

-¿Tu crees?- preguntó curioso y pensativo.- No perderé nada por intentarlo.- se encogió de hombros indiferente.

Ambos pelinegros se dirigieron hasta sus respectivas novias pelirosas poniéndose al lado de ellas como un gesto protector.

-Bueno...- Yamato empezó a decir cuando todos miraron al frente, pero Gai apareció corriendo tomando de los hombros de Naruto.

-Ahora, joven...- pasó su mano en sus hombros.- ¡Es hora de ir!- apuntó hacía al frente.

-Si...- Naruto miró atrás y caminó hacía Hinata que lo observaba con timidez.- Hinata-chan...- la llamó dubitativamente.

-Buen viaje.- sonrió tímidamente.

El rubio sonrió, segundos después su sonrisa flaqueaba. Titubeante se acercó a la pelinegra y besó su mejilla como la noche anterior. Se alejó de ella y empezó a caminar todo sonrojado dejando atrás a una muy sonrojada Hinata.

-¡Ya podemos irnos!- exclamó Naruto nervioso.

Sasuke sonrió con burla, suponiendo que la noche anterior hizo lo que le había aconsejado que hiciera.

-Debo suponer que ayer hiciste lo que te dije.- le dijo divertido cuando se acercó a él mientras sonreía burlón viendo como Naruto se sonrojaba más de lo que ya estaba.

-¡Callate, Teme!- gritó avergonzado y Sasuke soltó una pequeña risa mientras Naruto bufaba por lo bajo. Le alegraba ver que Sasuke era capaz de reír, pero no le gustaba que se riera de él.- ¡Vamos, Sakura-chan, Aoba-sensei, Yamato-taicho, Cejudo mayor!- gritó impaciente girándose hacía ellos viéndolos en la misma posición, alzando una mano llamando su atención.

-¡Yosh, el mar nos espera!- exclamó Gai emocionado con llamas en los ojos empezando a correr como loco hacía los dos chicos pasándolos de largo dejándolos con una gota de sudor en la nuca.

-Loco.- pensaron Sasuke y Naruto con los ojos entrecerrados.

Yamato y Aoba suspiraron resignados estando ya acostumbrados a los arranques de Gai y simplemente empezaron a caminar detrás de Naruto y Sasuke. Sakura simplemente rodó los ojos miró a su hermana y a Itachi les asintió con la cabeza a modo de despedida y empezó a caminar.

Itachi, Nayumi, Hinata y Kakashi – que a pesar de todo seguía leyendo su libro – miraron como se alejaban.

-Me pregunto si Gai recuerda que se marea en los barcos.- pensó Kakashi con tranquilidad pasando la página del libro.- Tal vez debí avisarle...- se quedó pensativo unos segundos.- Nah... no importa.- se encogió de hombros restándole importancia al asunto.


-¡Wow! ¡Mira es el mar!- dijo Naruto cuando los seis llegaron a lo alto de una colina observando el panorama.

-¡Yahoo! ¡El mar es grande!- dijo Gai sonriendo.- El único puerto en todo el País del Fuego. A partir de ahí vamos a salir de la Villa oculta de las nubes en la Tierra del rayo.

-Dime... ¿Cual es la misión de alto secreto que la vieja Tsunade a mencionado?- le preguntó Naruto al Capitán Yamato que estaba justo a su lado.

-Se llama una misión de alto secreto, porque es secreto, Naruto.- respondió Yamato sin contestarle.

-¡Oh, vamos! No digas eso.- le rogó con las manos entrelazadas.- Usted me puede decir.

-Voy a explicártelo más adelante.- se negó Yamato y Naruto cruzó sus brazos en su nuca fastidiado.

-Supongo que todavía no tiene una buena excusa para engañar a Naruto.- pensaron Aoba, Sasuke y Sakura mirando de reojo al rubio y con una pequeña gota de sudor en la sien.


-¡Increíble! ¡Vaya!- exclamó Naruto sorprendido cuando vio el inmenso barco en el que viajarían.- ¡Eso es un gran barco de vela que esperaba para nosotros!- dijo emocionado.

-En realidad...- dijo un Jounin que también les acompañaría y que les había estado esperando junto a sus dos compañeros. Naruto le miró.- Nuestro barco... es ese de ahí.- dijo con resignación señalando con su brazo izquierdo el lugar.

-Oh hombre, se ve tan mal.- dijo el rubio desanimado al ver el barco que era el doble de pequeño que el otro.

-Eso es denigrante.- dijo Sasuke en el oído de Sakura que asintió con la cabeza dándole la razón, ambos con una gota de sudo en la nuca.

-Se trata de una misión de alto secreto. No podemos ir en un gran barco que llame la atención, ¿verdad? Es mejor ir a la isla en un barco como este.- apuntó Yamato.


¿Hola? ¿Hay alguien? ¡Lo siento! Se que debería haber actualizado hace mucho tiempo pero... no me venian las ganas de escribir.

Ok, no es un capitulo muy relecante, no hay nada nuevo en él, pero bueno la charla entre Naruto y Sasuke la tenía planeada desde un principio, sin embargo antes quería hacerla en el puente ese en el que se reunían para las misiones y estando Sakura en el hospital sin despertar aún.

Y si, Naruto se dió cuenta de los sentimientos de Sasuke - que no los expresaba demasiado - y él no pudo darse cuenta de los sentimientos de Hinata. ¿Raro, no?

Jajaja Gai y sus locuras, me lo imaginé con tutú rosa y todo bailando eso. El baile, por cierto, lo copié de Dragon Ball GT, la serie que marcó mi infancia.

Y eso es todo, creo.

Nos vemos pronto ;P

¿Reviews?