Y estoy aquí con otro nuevo fic xDD, Espero que les guste. Me esforcé mucho en hacerlo lo mejor posible ;3


Summary: Amu y Utau han sido amigas desde su nacimiento, ambas son famosas reconocidas mundialmente. Amu es humilde–a su manera–, simpática, hermosa, inteligente y prospera, mientras que Utau es mañosa, superficial, inteligente, prospera y vanidosa. Ikuto y Kuukai han sido amigos desde siempre, ambos son famosos. Kuukai un deportista e Ikuto un excelente violinista. Los cuatro son invitados a un programa para famosos, 'Celebrities Nite', son entrevistados, etc. Amu queda prendada con Kuukai, mientras que él de Utau, Utau de Ikuto, y, por último, Ikuto de Amu. ¿Qué pasara? ¿El amor será correspondido?


Disclaimer: Todos los personajes por aparecer no me pertenecen son propiedad de Peach-Pit. Todo lo demás que no reconozcan salió de mi rara imaginación.


.

Amor no Correspondido

By Akira-Chan(;

Capítulo I – Introducción

.


.

Cosa rara el amor es, a veces obsesión otras no. La mayoría de las personas no creen en él… Pues claro, ¿cómo creer en él si siempre te miente? –Según aquellas personas, claro– Pero, ¿saben? en un lugar de la tierra, hay una persona que te espera y esa persona no te dejara ir.

Hinamori Amu es de aquellas personas que creen en el amor, pero tiene muy mala suerte en él y Hoshina Utau es de aquellas que no creen en el amor, pero siempre terminan enamorándose. Amu es la chica dulce–a su manera, claro…–, simpática, hermosa e inteligente, mientras que Utau es mañosa, competitiva, superficial, inteligente, y vanidosa. A pesar de que ellas dos son totalmente diferentes, han sido las mejores amigas desde su nacimiento. Amu tiene el cabello de un color rosa chicle, lo tiene largo hasta mitad de la espalda con las puntas algo onduladas. Sus ojos son color miel, sus pestañas son largas y hacen que sus ojos sean expresivos, y sus mejillas sonrosadas le dan ese aire inocente que la caracteriza, es de baja estatura para tener diecinueve años, y a pesar de eso, es modelo.

Utau es rubia con el cabello largo ondulado hasta la rodilla, pero como siempre lo anda en dos coletas, su cabello queda reducido hasta su cintura. Sus ojos tienen un tono violeta envidiable, y si hay más chicas con los ojos violetas, pues deberían tenerle envidia, nadie le iguala el color. Sus ojos son muy expresivos, al igual que los de Amu, solo que estos cada que los ves te intimidan, en cambio con los de Amu te sientes tranquilo. Es de estatura normal para sus veinte años–, sus mejillas sonrosadas le dan un aire de niña rebelde. Su carrera es la de cantante. Su voz sí que es potente y tranquilizante a la vez. Hasta ahora, ella es la cantante más reconocida en Japón. Amu también tiene una voz hermosa, el problema es que ella tiene pánico escénico.

El sueño de ellas había sido ser famosas y su sueño se realizo gracias a una amiga muy querida de ellas, Mashiro Rima. Ella es hija del director de una empresa muy famosa, 'Thousand Miles'. Rima tiene una personalidad peculiar, siempre oculta sus sentimientos. Es acomplejada la chica, gracias a su estatura, pero tiene un gran corazón y se preocupa por todos aunque lo niegue. Rima siempre quiso ser comediante, le encanta hacer reír a las personas, siente que las hace feliz al hacerlas reír, pero su padre no se lo permitió, en cambio le ofreció la carrera de modelo o cantante, y ella escogió la de modelo; al igual que Amu, a Rima no le gusta cantar en público. El físico de Rima le ha servido mucho para su carrera. Su rubio oscuro cabello ondulado largo hasta los tobillos más su cara inocente le hacía gran fama. Ella siempre lleva un listón negro con su moño en su cabeza y una expresión seria en su rostro. Sus ojos son color miel fuerte intenso. Oh, y ella ya encontró a su "príncipe azul" por así decirlo, ya que el pelo de su novio es morado… El caso es que ella ya tiene a su pareja, Fujisaki Nagihiko, un famoso danzador de danzas japonesas tradicionales, que también es amigo de Amu y Utau. Fue difícil para Rima y Nagihiko estar juntos, mas para Nagihiko ya que Rima no quería aceptar sus sentimientos.

Bueno, ahora basta de la vida de nuestras protagonistas femeninas, ahora vayamos con los hombres.

Tsukiyomi Ikuto es un famoso violinista, el es de aquellos chicos que no creen en el amor y menos en el "amor a primera vista". Son tonterías. Para que uno se enamore, debe de conocer a esa persona, saber sus gustos, sus disgustos, etc., ¡no puedes enamorarte de alguien tan solo con verlo! Ese era su punto de vista y punto, no podía haber nada ni nadie que lo cambiase. Ikuto es un chico alto, de pelo azul oscuro, como la medianoche y sus ojos… Oh, sus increíbles ojos… Son del mismo color que su pelo, solo que más oscuros y siempre tienen un brillo especial en ellos. Su personalidad es muy parecida a la de Rima, siempre está atento a los demás, se preocupa por ellos, esconde sus sentimientos y lleva una expresión seria en su rostro, sin embargo el no es acomplejado. Su sueño, al igual que Amu y Utau, se cumplió, pero él tuvo que luchar por él. Las chicas también, pero ellas tenían más conexiones y esas cosas. El caso es que el triunfo por sí mismo, Tsukiyomi Ikuto es demasiado orgulloso como para depender de otros. Claro que también tuvo sus problemas y Souma Kuukai, su mejor amigo siempre lo ayudaba.

Como ya mencione antes, Kuukai es el mejor amigo de Ikuto, como ya había dicho, también. El es un deportista, un futbolista para ser precisa. El también tuvo que luchar para cumplir su sueño. Fue duro, pero lo logro. Kuukai siempre lleva una gran sonrisa en su rostro, su cabello marrón rebelde y sus ojos verde esmeralda lo distinguen. Es un maniaco del futbol, siempre lleva un balón de futbol debajo de su brazo y no pierde una oportunidad para retar a alguien a un reto.

Ahora, después de la introducción de los personajes, hay que ver como es su vida:

– Despierta… –Dijo Amu perezosamente después de haberle lanzado una almohada a su compañera de departamento.

– No quiero… –Le respondió su amiga y se dio la vuelta quedando bocabajo.

– ¿No querías ir a desayunar ramen? –La chantajeó y esta salió disparada de la cama, escogió su ropa, entro al baño y después de pocos minutos salió lista.

– Sabes Amu, tienes mucha fuerza aun cuando estas recién levantada, poder lanzar tu gran almohada de casi metro y medio hasta mi cama… –Vacilo un poco y le sonrió a su amiga. Esta dio un suspiro, se levanto y le respondió –:

– Y tú eres tan perezosa, roncar a las doce del día… –Miro con malicia a Utau y vio como esta se sonrojaba.

– Oh, cállate. Que tú también lo haces, y si, tal vez ronque más que tu…

– Yo nunca dije eso…

– ¡Me vale!

– Ya, vamos, relájate… Wow, creo que si debí dejarte dormir un poco más, siempre estas de mal humor…

– Pues claro, ¿Cómo quieres que este viviendo la vie en rose cuando me despiertas temprano? Sabes, una chica debe de verse bien siempre.

– Si, Utau. Blah, blah, moda, blah, blah zapatos…

– Algún día Amu, te vestirás adecuadamente. Yo no sé porque te vistes con esos pantalones holgados y esas playeras horribles… ¡Eres modelo! Debes de dar el ejemplo.

– Utau, son mis pijamas–Amu la miro con aburrimiento y se rió disimuladamente. Utau era así siempre.

– Lo sé, Amu y no me gustan –Se cruzo de brazos y siguió su discurso–: Sabes, algún día un chico te gustara y vendrás a mí para enseñarte como vestir. Ese día, Amu–La señalo con el dedo–, será la gloria. Ya tengo los outfits perfectos para ti… –Dijo con tono soñador.

– Aja… Si, em… Cuando me guste un chico… no vendré contigo –Se alejo dramáticamente de ella y luego se empezó a reír después de ver como Utau la miraba con el ceño fruncido–. Tú sabes perfectamente que vendré a ti, junto con Rima, necesito protección… El caso es que si algún día me gusta un chico, ese chico me dejara. Sabes que tengo muy mala suerte en el amor.

– Pero quien sabe… Tal vez lo encuentres cuando menos lo esperes… Pero no me hagas mucho caso, no creo en el amor.

– Oh, gracias, eh. ¡Me ayudaste mucho! –Le respondió sarcásticamente Amu y ambas empezaron a reír– Muy bien, basta de charla, solo tenemos media hora para comer, a la una tengo una sesión de fotos y tú tienes que grabar un demo y ya hemos gastado media hora en nuestra linda, linda charla. ¡Oh, he gastado minuto y medio en decir esto! Me tengo que apurar…

Al igual que Utau, Amu salió disparada de la cama y en cinco minutos salió… ¿arreglada? Bueno, el caso es que ya no tenía puestas sus pijamas. Utau al ver como venía Amu dio un suspiro y se levanto a arreglarle su cabello. Estaba muy alborotado. Amu le agradeció eso. Las dos se pusieron sus gafas de sol y sombreros, y salieron de su departamento dirigiéndose al puesto de ramen más cercano que encontrasen.

Después de haber desayunado las chicas se dirigieron al estudio para poder así hacer su trabajo y después de eso, pasar el resto del día en el parque de diversiones.

– Hey, idiota. Despierta… ya son las ocho –Dijo Tsukiyomi Ikuto mientras se arreglaba su disfraz a su amigo castaño, Souma Kuukai.

– No quiero… –Dijo somnoliento–, sabes lo mucho que me cuesta… –pero no pudo continuar ya que se quedo dormido.

– Uh, si, eh… Te cuesta mucho dormir –Rodo los ojos y empezó a ver alrededor del gran departamento para ver que le serviría para levantarlo. Su vista se poso en un anunció y sonrió internamente–. Ahora despiértate que no llegaras a tiempo, hoy es dos por uno…

–Cierto, gracias Ikuto –Le respondió su amigo inmediatamente y se fue a vestir rápidamente.

Pasado ya los diez minutos en los que Kuukai se tarda en ponerse su disfraz ellos dos salieron rumbo a su puesto favorito de ramen, después de todo, hoy era dos por uno.

– Ikuto… –Comenzó Kuukai una vez que estaban en el restaurante–, ¿a veces no sientes que te hace falta algo?

– Hm… No, tengo todo lo que me hace falta. Soy feliz así como estoy –Le respondió solemnemente.

– A mi si… No se… siento que me hace falta algo… –vacilo un poco antes de continuar–, o alguien… –Le explico su amigo.

– ¿Te me estas… declarando…? –Le preguntó Ikuto antes de que se tragara el tenedor.

– ¡NO! Idiota, no… Lo que pasa es que… –No sabía cómo continuar, en especial después de eso que le dijo.

– Me estas asustando… –Le dijo un poco alarmado Ikuto.

– No seas… –Dio un suspiro enorme y se decidió a soltarlo–: ¿Me refiero a que si no tienes una amiga que me pudieras presentar? No lo sé… Am… Aquella amiga tuya… la de pelo marrón…

– Ella ya está con alguien… Kuukai, vamos. No me digas que crees en el amor –Dicho esto, Ikuto se carcajeo ruidosamente y todos los del restaurante lo voltearon a ver y no solo por su risa, su disfraz era raro.

– Si, si creo, amigo. Y no te rías de él, es como el karma. Si te ríes de él, te vendrá feo… –Agrego con un tono misterioso para darle misterio, duh.

– Aja, si. Bueno, siguiendo con tu problemilla… Mira, lo que pienso que debes de hacer es olvidarte de eso. ¿Por qué? Simple, porque el amor no existe. ¿Cómo lo sé? Pues obvio porque hay mucho mas divorcios que casamientos. ¿Por qué crees que existe la unión libre? Para que si algún día se cansan de su pareja la puedan dejar sin hacer ese trámite del divorcio.

– Como que estas un poco obsesionado con el tema, ¿no? –Bromeo un poco, pero después se puso más serio–. Mira, no todo acaba en divorcios y yo nunca hable del matrimonio –se estremeció un poco al pronunciar la palabra. Ikuto noto aquel movimiento de Kuukai y quiso defenderse, pero su amigo no lo siguió, aun tenía más que decir–. No debes de dejar que el divorcio de tus padres te afecte así. Escúchate, pareceres un anciano.

– Y tú como un homosexual.

– Tal vez, pero no soy un amargado. Y con eso no quise decir que soy homosexual –Agrego antes de que Ikuto pudiera retorcer sus palabras.

Después de hablar de varios otros asuntos los chicos decidieron irse para poder ir a su estudio, 'Easter'. Primero, Kuukai tenía que promocionar un nuevo balón de soccer e Ikuto tenía que promocionar los nuevos lentes de sol que había sacado su empresa. A pesar de que sus trabajos estaban muy alejados de su profesión real, a ellos les gustaba. Era divertido.

Este día, los chicos si tenían una agenda apretada. Después de esa promoción, que duraba aproximadamente tres horas, Kuukai tenía que ir con su entrenador de su equipo mientras que Ikuto iba a ir a perfeccionar su nuevo single 'Beethoven Virus'. Después de todo eso, ellos dos tenían que volver a 'Easter' para que les dieran su agenda de nuevo mes.

Las chicas, a pesar de haber tardado como tres horas solamente en el estudio de 'Thousand Miles', también tuvieron un día ajetreado. Después de haber salido ya libres de su trabajo para así disfrutar de su día libre, tuvieron un pequeño contratiempo. A Utau se le cayó el sombrero y como se imaginaran, una fan pasaba por ahí, grito que era ella y demás fans vinieron, luego asumieron que la que la acompañaba debía de ser Amu y después ella y Utau empezaron a correr, todo muy cliché… pero lo sorprendente es que todo eso pasó en menos de un segundo. Se deberían haber imaginado la cara de irritación de Amu y Utau. No era que no les cayesen bien sus fans, pero Amu estaba irritada porque ella venía jalando a Utau porque ella venía irritada porque su tacón se había roto al poner su pie en una grieta. Cómico.

Después de todo no pudieron ir al parque de diversiones.

Al finalizar el día los cuatro terminaron muy cansados y lo único que podían pensar era en dormir y en que el día siguiente sería igual, aunque que equivocados estaban, mañana sería un día muy diferente. El día en el que sus vidas tornarían un camino diferente.


Nota: No tengo nada contra los homosexuales, solo que mis amigos así se molestan e.e'… Así que decidí basarme en la relación de amigos que ellos llevan. No se sorprendan si hay… barbaridades xD

¿Criticas? ¿Sugerencias? ¡Todo es recibido! No se olviden de los Reviews ;3

Nos leemos,

Akira-Chan(;