Advertencias: Ninguna

Disclaimer: Digimon y sus personajes no me pertenecen.

.

Mes 5: Los cambios son buenos

.

.

Había pasado un mes entero desde la ultima vez que se habían encontrado a Sora y Matt en el hospital con la gran noticia de que en ocho meses llegaría un bebe nuevo al grupo… Al parecer ya estamos sobre poblando a Japón… más de lo que ya está…si bien había pasado un mes, Sora tenía dos meses de embarazo y Mimi cinco, se debía admitir que ambas se veían terriblemente hermosas (para Yamato y Taichi) en ese estado, pero a decir verdad era fantástico verlas a las dos juntas en una situación así. Conmovía hasta el más rudo ser humano de la tierra.

.

-Que aburrimiento…-Decía una y otra vez una castaña sentada en el sillón de la sala- esto si que no es vida…-dijo mientras prendía el televisor.

-No te quejes Mimi- regañaba Palmon haciéndole compañía a su ex compañera de aventuras

-Si, piensa que lo haces por el bebe- Agumon apoyaba a Palmon y Taichi

-Pero no estoy acostumbrada a no hacer nada por las mañanas- dijo cambiando de canal la Televisión- es tan monótona la vida por la mañana…-dijo con aburrimiento

-Quiero que diga lo mismo cuando tenga a ese bebe en brazos- dijo susurrándole Palmon a Agumon.

-Lo sé…-dijo volviendo a girar su vista a Mimi que estaba desparramada por el sillón.

-Debería ir a caminar al parque- Dijo parándose

-¡¿Qué?-

-Mimi, no puedes andar caminando por allí, ¿Qué tal si te desmallas?- Preguntó Palmon preocupada tratando de hacerla entrar en razón

-No seas así Palmon, voy a estar perfectamente-dijo demasiado tranquila-Además, no es que el mundo se vaya a acabar-dijo cruzando los brazos infantilmente

-Pero…

-Está bien, está bien…-dijo sentándose de nuevo en el sillón-me quedare aquí, encerradita y aburrida…-

-Es más difícil convencer a Mimi que acabar con Myotismon…-volvió a susurrar Agumon

-¿Que le vamos a hacer?- dijo Palmon encogiendo los hombros.

Riiing….Riiing….Riiing…

-Ya voy, ya voy….-dijo Mimi acercando al fastidioso teléfono-¿Quién habla?

-Mimi, soy Matt…

-¡Matt!, ¡que sorpresa!- dijo Mimi muy animada, estar encerrada toda la mañana no es muy divertido

-Si, lo sé, pero…

-¿Sora cómo está?, ¿Bien?- dijo interrumpiéndolo descortésmente

-Amm… si ella está perfectamente, pero…

-¡Ah!, ¡que bien!, estaba pensando en ir a visitarlos, pero Tai me tiene encerrada…-dijo mirándose las uñas- ¿sabes? Ha estado muy pesado con eso del bebe…

-Lo siento por ti, de verdad, pero…

-Matt te noto algo asustado, ¿Pasa algo?-dijo poniéndose la mano en la cintura- si es porque eso de ser papá te afecta, es normal, Tai se desmayó cuando le dije…-dijo despreocupada

-No, no es eso..pero- recapacitó las palabras de su amiga- ¿se desmayo?-preguntó divertido

-¡Uy!, claro que si, por eso te digo que es normal…-dijo tomando un lugar cómodo en el sillón

-ja!... quien lo diría…

-Lo sé, nunca pensé que le fuera a caer tan de golpe- dijo recordando aquel momento

-Si definitivamente ese Taichi…¡NO! Espera Mimi, no te hable para esto- dijo retomando su tono apurado

-Bien, bien¿ que pasa?- preguntó rodando los ojos-¿Es algo malo?

-Pues no lo sé, pero Kari se desmayó y Tk me avisó que la llevó al hospital…

-¡¿QUÉ?- preguntó alarmada, levantándose del su lugar

-Tk dice que no es nada grave, pero que le avisara a Tai de todos modos, ya sabes como se pone cuando se trata de Kari…-dijo Matt recordando lo cuidadoso que Tai siempre había sido con la salud de Kari

-Pero estás seguro que todo está bien…-dijo insegura

-Sí, solo avísale a Tai

-Muy bien, gracias por avisar Matt- colgó- será mejor que le llame a Tai antes que se entere por otro lado…-dijo Mimi marcando el número de su marido-….que raro, no contesta… -volvió a marcar un par de veces más pero mandaba al buzón de voz- debe tener mucho trabajo…¡pero que conste que le hable!-dijo cruzándose de brazos

-¿Quién era Mimi?- se escuchó una voz proveniente de un dinosaurio amarillo

-Era Matt, al parecer Kari está enferma porque se desmayó-dijo colgando el teléfono

-¡Avísale a Tai!- dijeron ambos rápidamente

-Tranquilos, ya lo hice

-¿Y?

-No contesta- dijo simplemente- debe tener mucho trabajo…-dijo pensativa-pero…

Ambos digimons se miraron y al ver la sonrisa macabra que surcaba por el rostro de su acompañante supieron que esas mañana seria más difícil de lo que esperaban

-Si Tai no puede ir, ¿Por qué no ir nosotros?- dijo como si la idea fuera genial

Pero Mimi…

-¡Si!, Kari necesita apoyo ¿no?-dijo cruzándose de brazos

-Es que…-Trataban de decir ambos mientras observaban como Mimi tomaba las llaves de su auto

-¿Vienen o se quedan?- preguntó sonando las llave recargada en el marco de la puerta

Ambos se miraron. Tenían un gran problema.

OoOoOoO

-¿Dónde está la enferma?

-¿Mimi?-preguntó Takeru al verla entrar

-Hola, yo estoy muy bien,¿ y tu?- dijo dramatizando la situación como era común en Tachikawa

-OK, ok...-dijo rodando los ojos- Pues Kari fue con la enfermera a que le hicieran unos análisis-dijo sentándose- solo para ver si todo esta en orden

-Ya veo…-dijo pensativa- ¿pero como pasó?

-Pues no lo se, estábamos en la cocina y cuando menos lo pensamos ya estaba en el piso- dijo suspirando- solo espero que no sea nada grave

-Tranquilo, todo va a estar bien- tranquilizó

-Eso espero- hubo unos minutos de silencio esperando a que Kari apareciera

-Tk, ¿Dónde está Takeshi?-preguntó al no ver al pequeño de ocho meses por ningún lado.

-Tai y Matt lo llevaron a "pasear a su sobrino"-dijo rodando los ojos mientras recordaba con peleaban por quien iba a cargarlo- en fin esos dos no tienen lucha…-Mimi casi se atraganta con su propia saliva al escuchar el nombre del mencionado

-hehehe-comenzó a reir nerviosamente- Tai...¿Tai está aquí?

-Si,¿ porque lo preguntas?-dijo un poco sorprendido- creí que lo sabías…

-No..hehe..no lo sabía, pero ¡no hablemos de cosas tontas!- dijo haciendo señas con las manos- dime, ¿hace mucho que se fue?

-Pues…

-No, cerca de 20 minutos- contestó una voz detrás de ella, que ojala, no fuera de quién pensaba

-hehe...¿Tai?, ¿Qué haces aquí?- dijo volteándose

-¿Eso debería de preguntar yo,¡ te dije que no salieras sola!-dijo acercándose a ella

-¡Pero no vine sola!- cruzándose de brazos- ¡Palmon y Agumon me acompañaron!

-Así, ¿Dónde están ahora?- preguntó immitandola

-Pues…creo que se fueron con Gomamon a la zona de digimons del hospital, donde también deben estar Patamon y Gatomon

-Pero e hubieras llamado y yo te traía- dijo ya más calmado

-¡Pero lo hice! Y no contestaste- dijo volviéndose a molestar- ¡en cuanto le colgué a Matt te llame! , ¿Por qué no estabas en tu oficina?

-Porque Tk me habló a mi- dijo observando a ambos rubios que los veían con cara de no conocerlos- y deje el celular en la oficina.

-Pero Matt a mi me dijo que te avisara porque no contestabas- ambos se miraron y voltearon a ver a Matt

-Lo que pasa es que Matt se tardó mucho en hablarle a Tai, y como no quería que luego me asesinara por no decirle lo que pasó, le hable yo- dijo con su hijo en brazos

-¡No me culpes a mi!-dijo indignado- Sora tenía ganas de "una sopa de las que tu haces Yama"- dijo con fastidio- come una de esas cada 3 horas ¡TRES HORAS TE DIGO!

Todos rodaron los ojos- Hombres…- menciono la única mujer presente ahí- oye y hablando de Sora, ¿Dónde está ella?

-Ella si es obediente y le hace caso a su marido- contestó Tai indignado, Mimi lo miró de mala manera

-Pues en realidad- comenzó Yamato para evitar otro pleito- se quedó dormida y no la quise despertar.

-Ya veo…-

-¡Kari!- dijo casi en un gritó Tk mientras todos lo seguían

-¿estas bien?- preguntaron Tai y Matt al mismo tiempo

-Claro que está bien, ahora ,¡denle un poco de especio a la pobre si no quieren que se desmaye otra vez!- dijo Mimi apartándolos del camino- hombres…

-Mimi tiene razón, estoy bien, solo debe de ser algo que comí- dijo para tranquilizar

-¿Pero que hay de los estudios?- preguntó Takeru

-Me los entregan mañana- dijo tomando en brazos a Takeshi

-¡Me sacaste un buen susto Kari!- dijo Tai

-Tai, yo siempre te sacó muy buenos sustos- dijo suspirando

Todos los presentes rieron a buena gana, después de 15 minutos de angustia, todo estaba bien.

-Bueno, creo que es mejor que me vaya, deje a Sora sola en la casa, así que es hora de despedirme

-Si igual nosotros-dijo Mimi- estoy cansada- dijo bostezando

-Me parece perfecto, ¡vayan con cuidado!- dijo Kari con Takeshi en brazos

-¡Nos saludas a Sora!- gritó Tk. Matt hizo una señal con la mano, supuso que era un sí. Cuando volvió su cabeza hacia su mujer una sonrisa de ternura adornó su rostro al verla arrullar a su bebe.- Es hora de irnos- dijo aún con esa sonrisa pintada en el rostro

-Está bien…-dijo correspondiendo su sonrisa

OoOoOoO

-¿Donde estabas?, me preocupaste- dijo abrazándolo

-Sora, tu siempre te preocupas- dijo con una sonrisa besando su frente

-¡Pero esta vez si esta justificada!-Matt soltó una risita

-En fin, fui al hospital porque…

-¡¿Al hospital?- gritó alarmada-¿Qué pasó?, ¿fue algo malo?, ¿Quién fue?, ¿Mimi?, ¿su bebe está bien?, ¡por favor dime que si!

-Tranquila…-dijo Matt algo atolondrado por tanta pregunta- fue Kari..

-¿Kari?- volvió a interrumpir, ¿Cuándo se había vuelto tan dramática?

-Si, Kari, se desmayó ¡Pero todo está bien!, ya regresaron a casa- dijo apresuradamente al ver la cara de su mujer

-Ah, ya veo…-dijo más calmada

-¿Y como está mi bebe?- dijo hincándose a la altura del vientre de Sora y besándolo

-Con hambre

Dios mío…

OoOoOoO

-¡Pásasela!, ¡Pásasela! ¡te digo que se la pases!...¡NO!,¡SI! ... ¡GOOOOOOLL DE TOOOOKIIIOOOO!

Un castaño gritaba, brincaba, bailaba y daba vueltas en la cama sin piedad de su pobre mujer la cual estaba aturdida, cansada y muy enojada ¿Qué acasó no puede una persona descansar en la comodidad de su casa? ¡HOMBRES!

Lo seguía mirando, como le hacía fiesta al mentado equipo que según hasta donde ella había entendido había encestado una canasta ¡que tontería!, los hombre se vuelven locos por una simple pelota de futbol soccer…y…y..¡ni siquiera la dejaba ver la pantalla del televisor!, ¡esa cosa a la que el llamaba cabello/melena Yagami que tenía no la dejaba mirar SU televisor!

-¡Pasasela!, ¡Te digo que se la paseee…

-¡Y YO TE DIGO QUE TE SIENTES!- exclamó furiosa jalándolo de esa super melena que se cargaba Taichi, ¡Para algo tenía que servir después de todo!...la melena claro está.

-¡¿Qué te pasa mujer?

-¡¿Qué te pasa a ti?,¡Ni cuando te dije del niño no te pusiste tan psicópata como lo estas ahora porque ese mentado equipo metió una canasta en la base del otro lado!- dijo jalándole de nuevo su pobre cabello que seguramente para mañana estaría desparramado por toda la cama y el piso del cuarto.

-¡Eso no tiene nada que ver!

-¡Ahora veo que no te importa nuestro hijo!- dijo rompiendo en lagrimas

¿¡que no le importaba su hijo?, pero si era lo más preciado que hasta ahora el tenía, ¡ella y su futuro bebe!, ¿como podía decir eso?, tendría que ser un desgraciado para pensar eso. Sin pensarlo abrazó a Mimi opr la espalda, ¡COMO ODIABA VERLA LLORAR! Y más si era por su culpa, en esos momentos si se sentía un desgraciado!

-No se porque piensas eso, siempre he actuado así, y tu lo sabes…lo que quiero decir es que no hay nada más importante en este mundo para mi que no sean tu y nuestro hijo

-¿Lo dices enserio?

-Claro que si, no hay nada más importante….

-Te amo.- dijo abrazándolo. Es tuvieron unos minutos más abrazados mientras hablaban del desmayó de Kari, la desobediencia de Mimi, la paranoia de Yamato y los encantos del pequeño Takeshi; es que el condenado era encantador pero demasiado travieso, en fin tiene el carácter se sus tíos…pobrecito.

-Tienes mucho pelo…

-"aquí vamos de nuevo" Si lo se, pero eso no quiere decir que no me guste- dijo tratando de convencerla que no se cortaría el pelo

-Pero Tai, ¿no crees que ya estás un poco grande para tener el pelo así?

-¡No!, además, ¡ni que estuviera tan viejo!- dijo indignado ¿lo había llamado anciano?

-Tai solo piénsalo, ¿Qué va a pensar tu hijo cuando vea a su padre con esa cabellera?- dijo señalándola

-Que tiene un padre genial.

-No, eso no va a pensar dirá: mi padre es un inmaduro- dijo cruzándose de brazos

-¡No soy inmaduro!- dijo sentándose en la cama

-¡Demuestralo!- dijo hincándose en la cama para estar a su altura…aunque el estuviera sentado.

-Hay otras formas…-dijo acostándose de nuevo en la cama. Mimi se pusó las manos en la cadera y el la observó.

Una carcajada resonó en el cuarto.

-¿Qué es tan gracioso?- preguntó confundida

-Tu te hincas para alcanzarme cuando estoy sentado- dijo soltando otra carcajada haciendo que Mimi se sonrojara y rodara los ojos.

-No cambies el tema, te vas a cortar ese pelo, ¡es de mal ejemplo para tu hijo!

-¡No lo es!

-¡Si lo es!

-¡No lo es!

-¡Te lo cortaras!

¡No!

¡Si!

¡No!

¡Si!

¡NO!

OoOoOoO

-Aquí Tiene señor- dijo entregando unos cuantos yens y con ello; su dignidad, ¡había aceptado la derrota!, ¡se había dejado manipular por la raza femenina!, ¡había sido débil y traicionado a los suyos!, ¡Seria una escoria el resto de su vida!

-Vamos Tai, que no ha sido para tanto-dijo mirándolo con el entrecejo fruncido

-¡Era mi marca!, ¡representaba mi forma de ser!

-Pero ni siquiera te viste en el espejo…-dijo tímidamente

-¡No hace falta!, ¡Sé que está horrible!-dijo muy enojado, haciendo que Mimi se sintiera la peor de las pestes, claro que por su enojo no se percataba de ello y ahora ella llevaba esa culpa interna que no desaparecería nunca jamás de los jamases.

El resto del camino a casa fue muy tenso para Mimi pues seguía hundida en ese mar de culpabilidad y angustias mientras Tai trataba de tranquilizarse a sí mismo y a su barriga. Cuando por fin llegaron Tai se dedicó a invadir la cocina y asaltar su refrigerador, así que no se percató del momento en que Mimi fue a su habitación.

-Pobre de mi cabello- se lamentaba una y otra vez- tan hermoso que era antes y ahora….-suspiró, debía aceptar que se sentía más ligero cosa que era muy positiva, pero su pelo era casi sagrado para el. La palabra peluquero y Taichi no se llevaban, no se decían en una misma oración era como decir una blasfemar para el.

Tan metido estaba en sus pensamientos que no sintió la presencia de Mimi, pero su melodiosa vocecita lo sacó que sus pensamientos.

-Lo siento.- dijo casi en un susurro

-¿Qué?- preguntó desconcertado

-Lo siento-dijo agachando su cabeza y estirando sus brazos para mostrar una cajita. Tai la miró aún más confundido que antes pero la tomó entre sus manos. Tragó su bocado y mirando a su arrepentida esposa la abrió y se sintió despreciable.

-Mi cabello…- dijo sorprendido

-Lo guarde para ti. Siento mucho haberme tomado atribuciones que no me correspondían- aún con la cabeza gacha

Su inocente Mimi, solo había querido mejorar las cosas y hacerle un bien a el, mientras el solo había actuado altanero y orgulloso. ¿Cuántas veces se había sentido una escoria en esa semana?...ya eran bastantes.

-No Amor, no te sientas mal, no lo hiciste para dañar al contrario- dijo tratando de tranquilizarla- solo querías mejorar todo

-¿No estás enojado conmigo?- preguntó con lagrimas en sus hermosos ojos miel. Tai no pudo soportar eso.

-¡Claro que no!, ¡cómo podría estar enojado con mi princesa?- ¡Le había dicho princesa!,¡ tenía un buen tiempo que no hacía eso!- yo exagere demasiado, solo es cabello, crecerá.

-Que bueno que no ya no estas enojado- dijo más tranquila

-Ven.

Tai la jaló a la ventana más cercana que tuvo y la abrió de par en par tomo la cajita y la abrió.

-Tai, ¿Qué haces?- preguntó algo confundida

-Mimi, esto es una etapa nueva en nuestra vida, y no necesito esto- dijo tirando el montón de pelo para que el aire se lo llevara a quién sabe donde, ¡a quién sabe que!- ¡así que ya no quiero que estés triste!

-¡Sí capitán!- dijo Mimi riendo como boba

-¡Hace tanto que no me llamaban así!- dijo corriendo a su habitación- ¡salvare al mundoooo!

-Será en tus sueños, porque yo ya tengo sueño…-dijo acostándose

Tai la imitó con una sonrisa en su rostro pero se sintió diferente algo en la almohada…

-¡woow!, este pelo si que me gusta….¡Puedo sentir la almohada en mi cabeza!-dijo feliz

-¿No podías sentirla?- preguntó Mimi sorprendida

-¡No! Jo jo; no como ahora- dijo hundiendo su cabeza en la almohada- ¡buenas noches!

-Bu…buenas noches- dijo acostándose

OoOoOoO

-Estos jovencitos- refunfuñaba una mujer claramente setentona- ¡mira que venir a tirar cabello a mi patio!

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Notas de la Autora:

Lo sé, Lo sé, Lo sé; tardé una eternidad para actualizar!, pero pido compasión! Aquí van mis excusas:

Falta de cretividad tres semanas (lo sé, horroroso)

Me catigaron 2 semanas

Me fui tres día a Guadalajara por que uno de mis primos accidentó

Me fui a puerto Vallarta en un viaje misionero (fue genial xD)

En fin eso da como resultado todo lo que me he ausentado, ¡pero espero que este capi sea suficiente para que no me linchen!, como sea, aquí está, ¡es lo bueno! Y les digo algo es impresionante como la imaginación viene y se va. Duré todo un mes sin una gota de inspiración y todo el capi lo hago en dos horas ¿Qué les parece lo que acontece?

Bueno y creo que ya esta por acabar dos o tres capítulos más ¡y esta terminado!, les agradezco su comprensión.

.

.

¿les gustó?

¿lo adoraron?

¡Déjenme un review para saber!