ESTA HISTORIA PERTENECE A DYRTSSA Y LOS PERSONAJES SON DE STEPHENIE MEYER

BELLA POV

Bella, a sus escasos 6 años se encontraba sola en el mundo, su padre había muerto en un accidente de tránsito mientras perseguía a unos ladrones, hacía unas una semanas y su madre falleció al momento de darla a luz, salvo por su abuelo materno, que era jardinero en casa de una familia millonaria y el cual no conocía.

En esas circunstancias llegó la pequeña niña a casa de la familia Cullen, que vivían en Forks, Washington, el cual estaba conformado por los esposos Carlise y Esme Cullen y su hijo de 8 años Edward Cullen.

Bella fue recibida con mucho amor por parte de Carlise y sobre todo por Esme, que siempre quiso tener una niña, pero después del parto de Edward le fue imposible quedar embaraza de nuevo, así que veía a la hermosa infante como un regalo del cielo.

Aunque ésta era muy tímida y retraída pero solo al comienzo, esto gracias al amor que le brindaba la familia y su abuelo, quien con el trato terminó adorando a su pequeña nieta, pues Bella tenía el don, si se podía decir así, de ser apreciada y querida casi al instante de conocerla, con su piel pálida casi traslucida, su largo cabello castaño oscuro hasta la cintura en donde terminaba con bellas ondulaciones las cuales giraban al viento como flores de loto en primavera y sus hermosos y grandes ojos de color chocolates, que eran tan expresivos que con solo mirarlos podías ver el alma y los sentimientos de la dulce niña.

Claro que como todo no es maravilloso siempre, al hijo de la pareja no le hizo nada de gracia tener, como el mismo la denominaba "la intrusa pobre" , dentro de su casa y peor dentro de su familia, él no era indiferente del amor tan especial que su madre sentía por Bella y el cariño que Carlise, el hombre que tanto admiraba y no solo porque fuera su padre, empezaba a desarrollar por la pequeña entrometida, llenando su corazón de rabia y resentimiento hacia Bella, haciendo que la tratará al comienzo con desprecio y desdén, hasta que su madre le pidió, bueno mas bien le exigió pos cambio de un fuerte castigo que se comportará bien con la niña, entonces su trato hacia ella se había convertido en una indiferencia llena de tosquedad.

Pero como son las cosas de la vida, a medida que pasaba el tiempo y no a sabiendas de porque, Bella sentía una extraña atracción hacia aquel niño que tanto la aborrecía, ella no tenía muy en claros los sentimientos de él hacia ella, pues Edward solo la ignoraba y de tal manera, haciéndola sentirse en ocasiones muy triste. Quería estar al lado de él casi todo el tiempo que le fuera posible, los cuales solo eran en los momentos familiares, pues Esme nunca la saco del núcleo de este.

Cuando Bella tenía 12 años, no sabía lo que sentía por Edward, pero cuando lo miraba, aunque este ni siquiera se daba por enterado de su existencia, se sentía viva y feliz, pues recorrían su estomago miles de maripositas y cuando él por cualquier motivo sonreía, aunque no fuera con ella, se sentía morir, sus piernas le temblaban, sus pequeñas manos sudaban y su boca se secaba y en su imaginación, la cual era bastante inquieta, fantaseaba que esa risa era para ella, que él se la estaba brindado solo a ella.

No quería aceptar que estaba enamorada de Edward pues se sentía muy pequeña para que su corazón albergara un sentimiento tan grande, si es cierto que sus amiguitas, sobre todo Jessica, decía que podían enamorarse ya, pues ya no eran unas niñas, pero lo que le decía que sentían sus amigas por sus novios, no se comparaba en nada a lo que experimentaba cuando Edward estaba a su lado.