ESTOY DE NUEVO… esta historia no es mia, la adaptación si, espero que les guste tanto como a mi.

Y las personas que no tienen nada mejor que hacer que criticar… que se abstengan. Esto es una adaptación en toda regla… como decia mi abuela si no tienes nada bueno que decir, no DIGAS NADA…

Esta historia va dedicada a mi Chicas (ya saben quien son)… chicas creo de momento dejamos los planes si esto no funciona… ya saben a que me refiero… pero sobretodo a una de ellas… ella sabe quien es…. Madrileña ANIMO.. de todo corazón… y aquí estamos para lo que necesites…

PRÓLOGO

-¿Quién es?-preguntó Bella, señalando la flamante mujer que salía en el libro que sostenia su padre, mientras ella subía a su regazo, como siempre hacía. Con cinco años a Bella ya le apasionaban las Historias que contaba su padre de gente del pasado y lugares exoticos.

-Es una amazona.

-¿Ese es su nombre, papá?

-No sé su nombre pequeña. En realidad nadie sabe si realmente es una leyenda o realmente existió.

-¿Así que a lo mejor puede ser un cuento de hadas?

-Es posible, pequeña, es posible. -Charlie Swan acarició con suavidad su mejilla acomodando su pelo chocolate, brillante y sedoso. Su hija, era su ojito derecho, preciosa y con una inteligencia que no era propia de su edad… su manera de asimilar las cosas se comparaba con un adulto y su curiosidad era propia de un historiador. A Bella le encantaban sus libros de arqueología. Siempre recogía los libros pesados que apenas podía arrastrar por el suelo para pasar horas observando los dibujos y los símbolos, abstrayéndose de todo y de todos. Bella era una mezcla inocente como la niña que era e inteligente como la mujer que su padre estaba seguro se convertiría. Era terca como una mula y su padre era consciente que algún día seria un gran problema para un hombre pero a la vez lo haría el hombre más afortunado del mundo.

Bella se inclinó estudiando los dibujos y preguntó.

-¿Y si no es real porque sale en el libro?

-Las Amazonas son figuras míticas.

-¡Ah! Esas personas que inventan la gente.

-Sí, porque a veces los mitos se basan en cosas que han pasado en gran medida. – Jamás infravaloraba la inteligencia de Bella, si su pequeña no entendía algo preguntaba sin tapujos.

-Cuéntame cosas de las amazóringas – le suplicó.

Él no pudo evitar reír por el nombre que su pequeña le daba a las salvajes bellezas y empezó a contarle la historia de esas hermosas guerreras capaces de luchar como diez hombres juntos y la reina de estas, Penthesilea.

Jaimes Swan entró en la casa con un dando saltos y feliz. Llegaba de su partido de fútbol. Su mejor partido había marcado 2 goles y estaba eufórico. Su padre no había podido ir por su trabajo, era profesor de antropología, y tenía clases.

Le pareció oír a su padre y a su hermana en la biblioteca, así que entró de golpe.

-¡HOLA, PAPÁ! Marque 2 goles. ¡Ojala lo hubieras visto! -No lo dijo para echarselo en cara sino por la euforia que sentía en esos momentos.

Su padre le sonrió. -¡Ojalá hubiera podido ir! ¡Felicidades campeón!

Jaimes, le lanzó una mirada de despreció a su pequeña hermana y suspicazmente le pregunto:

-No tenias que trabajar.- le dijo con un deje de amargura en la voz

-Lo retrasaron- contestó su padre sin prestarle mucha atención. Estaba fascinado mirando a su pequeño retoño mientras fruncía el ceño ya que seguramente no entendía una cosa, aunque prudentemente no interrumpió a su hermano.

Jaimes se perdió en una mirada de tristeza hacia su padre.

-¿Por qué no fuiste al partido?

-A mí me gustan mucho ver los partidos de Jaimes –dijo la pequeña alzando por fin su mirada brillante e inocente.

El padre la miró, sonriente.

-¿Te gustan, Bella? Bueno, entonces tal vez iremos al próximo.

Bella volvió a atraer la atención del padre.

-Sigue hablándome de las amazónigas -pidió.

Jaimes una vez más se vio desplazado por su odiosa, bella e inteligente hermana y furioso se encerró en su cuarto. Planeando una manera de vengarse, de su hermanastra. Si, si, era su Hermanastra, su padre enviudó y se caso con la "hermosa" Renne, la madre de esa mocosa, desde que nació su padre solo tenia ojos para Bella. Y que si el no era inteligente, y que si no le interesaba ni entendía, los mitos que su padre compartía con Bella. El era su hijo el mayor y tenia derecho a la atención de su padre tanto o más que la pequeña mocosa. Pero no su padre solo tenia ojos para ella… la odiaba con todas sus fuerzas.

Todo el mundo adoraba a la mocosa, todos … y él que… algún día no seria así algún dia él seria importante y la mocosa no sería nada…

QUE LES PARECIÓ?¿ SIGO¿?