Por un mejor mañana

Sakura abrió sus ojos con pesadez, sentía como cada parte de su cuerpo le pesaba más de lo normal, y un molesto dolor se le extendía a través de las piernas. Parpadeó confusa al notar la claridad de la habitación donde se encontraba, blancas paredes y una pequeña mesa era lo único que podía observar; un leve carraspeo la saco de su examen visual

–Ah, despertaste… ya era hora –Habló una voz que intentaba sonar indiferente, mas le pudo notar un tinte de preocupación. Volteó hacia donde provenía y observo a Sasuke recostado contra la ventana con expresión neutra

–¿Sa-Sasuke? … ¿Qué sucedió? –Preguntó confusa pues los recuerdos se le empezaron a amontonar en la mente

Tras echarle una mirada inquisitiva el pelinegro se acercó a su cama donde, tras sentarse cómodamente a su lado, comenzó el relato de lo acontecido:

–Derrotamos a Danzou con la estrategia que planeaste –Fue la primera noticia que le soltó, provocando que una sonrisa se asomara en los labios de la chica– Pero no salió como esperábamos, como yo había predicho (Y si, se los repetí bastantes veces) la cantidad de poder creó una explosión que por poco y acaba con nosotros… fue una suerte que Tsunade-sama creara una barrera sobre Shikamaru y los demás, o si no ahorita no lo contarían –Se detuvo un momento para regañarla con la mirada antes de proseguir– Fuera de eso, llevas casi un mes en coma –Ante la mención del tiempo transcurrido, Sakura no pudo evitar abrir la boca con desconcierto– Y no me mires así, sabes perfectamente que te llevaste la peor parte, es más, creo que hasta que moriste. Pero si no fueran por los poderes que ambos sabemos que posee Hyuuga, en estos momentos no estaríamos hablando –Se calló, pues el hecho de saber que el Hyuuga era uno de "los elegidos" aun le provocaba nauseas

–Entonces ya están seguros de que él es uno de ellos –más que una pregunta, fue una afirmación

–En efecto, y la prima también. Naturalmente ellos aun no lo saben, Tsunade-sama decidió guardarlo en secreto hasta que tu despertaras y entre los cuatro pudiéramos hacerles el respectivo juramento –Su cara se distorsionó en una mueca de desagrado ante lo ultimo

–Jeje… sé que no te agrada la idea Sasuke-kun…

–¿Agradarme? Preferiría convivir con el Dobe por un año a tener que servirle a ese niñato engreído… Está bien, está bien, entiendo que lo amas, pero eso no puede evitar que lo odie menos… al contrario –Agregó al ver la cara asesina que ponía su amiga

–¿Y cómo están los demás? –Pregunto con curiosidad y preocupación

–Hinata ya se recupero se la herida del brazo, Naruto no ha parado de ir de aquí para allá cuidándola… saco de quicio a todos –Sakura soltó una pequeña risita al escuchar esto– Ino y Shikamaru están bien, solo unos cuantos golpes… Hidan y Deidara murieron con la explosión, y yo como vez estoy en perfecta condiciones, tú fuiste la única molestia que se tomo su tiempo para recuperarse –Sonrió arrogantemente

–Te salvas que estoy convaleciente, porque si no te patearía el trasero –Lo amenazó con una sonrisa, sonrisa que borró en el acto al recordar algo– ¿Sabes dónde está Neji? Me gustaría verlo

Sasuke suspiró imperceptiblemente, sabía que el momento llegaría pronto, y aunque le resultaba amargo debía de admitir que el castaño había ganado –Tampoco es que nunca fuera a evitar dar la pelea– por lo que, levantándose de su cómodo lugar le dirigió unas últimas palabras antes de retirarse:

–Lo verás pronto, pero primero debes de recuperar tus fuerzas. Le diré a Tsunade-sama que venga a verte, nos vemos –Y tras un leve movimiento de su mano en señal de despedida, se escabulló por la puerta dejando a la chica sola.

–Así que Neji… jaja… que curiosas vueltas da la vida… –Murmuró mientras miraba por la ventana y apreciaba el paisaje de unos jardines del castillo

oOo

Neji caminaba apresurado por los pasillos del castillo, desde que había oído por boca de Hinata que Sakura había despertado no había podido irla a visitar –Y de eso hace ya tres días– Y sinceramente estaba por perder la poca paciencia que había podido recolectar

–¿Cuál es la prisa Neji? –Cuestiono una voz a su espalda que lo hizo detener el presuroso andar.

Neji volteó para ver a Jiraiya, quien lo miraba con una mezcla de curiosidad y diversión, aquello más que alegrarlo lo enfurruño mas, si acaso era posible.

–Me gustaría poder ir a ver a Sakura, porque por alguna extraña razón, no la he podido ver desde que despertó –Contestó sarcásticamente, y es que, el hombre frente a él varias veces había impedido que el castaño se acercara a la habitación de la chica.

–Si me hubieras prestado atención las otras diez veces que te detuve, ya deberías haber entendido que aun no es el momento. Y eso no ha cambiado –Añadió severo, mas sin perder su sonrisa bonachona

–¿Y cuándo será el momento si se puede saber? –Pregunto al aire, pues sabía que esa pregunta nunca se la habían respondido

Jiraiya se rascó la barbilla distraído mientras le respondía: –Este viernes, pensé que lo sabías. Durante la coronación de Tsunade, ella al igual que el resto de los guardianes estarán presentes

El castaño parpadeo confuso, ¿después de tantos días evadiéndole el tema y ahora le decían las cosas así de fáciles? Aquello debía de ser una broma…

–No, no es una broma –¿Acaso este viejo lee mentes?

–No, pero se leer las expresiones –Ante esto último rio, para después desaparecer en una de las infinitas puertas del castillo

oOo

–¿Crees que haya sido buena idea no permitir que Neji viera aun a Sakura? –Preguntó tímidamente Hinata

Naruto se alzó, pues se encontraba tendido en el piso de la amplia habitación que Tsunade había dispuesto para sus invitados en el castillo, y es que, después de la pelea librada en el, se habían tomado la molestia de devolverle su anterior gloria con un poco de la ayuda –Por no decir mucha– de la magia de la reina y de Konan. Ahora ya no se veía sombrío y tenebroso, si no deslumbrante y con cierto aire de realeza y elegancia que antaño poseía.

–Pues Tsunade-sama no me quiso dar los motivos, pero dijo que el viernes Sasuke me explicaría las cosas –Contesto rascándose levemente la cabeza en señal de que estaba meditándolo bastante

Hinata sonrió levemente para después incorporarse del lugar donde se encontraba acostada, y hacerse un lado al lado de su rubio favorito. Naruto la miró con cariño para pasar su brazo gentilmente por sus hombros, atrayéndola a sí.

–¿Crees que ya sea el momento de retomar esa conversación? –Preguntó divertido, más con un pequeño sonrojo en las mejillas

Hinata en toda respuesta solo pudo asentir, pues se sentía demasiado abochornada como para hablar en ese momento.

–Creo que las palabras sobran… por lo que… –Y sin darle tiempo a reaccionar, atrapó sus pequeños labios en un tímido beso cargado de amor, en una silenciosa declaración.

oOo

Ino caminaba distraída en uno de los jardines del palacio, más concretamente, aquel donde Naruto e Hinata habían librado su batalla contra Sasori. Sonrió imperceptiblemente mientras una suave brisa acariciaba sus mejillas, adoraba sentirse tan unida a su elemento, sentía la propia libertad del viento correr por sus venas y llenarla de una vitalidad única, se sentía completa, aunque dentro de ella sabía que esa felicidad no estaría completa sin…

–Que problemática; hasta que te alcance, caminas bastante rápido –La reprendió Shikamaru mientras tomaba su mano gentilmente provocando que su sonrisa se ensanchara mas, si era posible.

–O es que tú eres muy vago, te dije que comieras rápido tu desayuno –Dijo provocando que su acompañante soltara un quejido en señal de molesta

–Deja de ser tan problemática y ven acá –Demandó mientras la agarraba suavemente de la cintura y la acercaba peligrosamente a sus labios.

Porque Ino sabía que podía ser libre como el viento, mas siempre estaría atada a su problemático novio.

oOo

Y al fin el tan esperado día de la coronación había llegado, todo el palacio se hallaba exquisitamente decorado con flores y finas telas, pues la celebración se llevaría a cabo en la reconstruida sala del trono –que ahora lucia aun más imponente que antes, en opinión de Ino– al igual que contaría con la presencia de todo aquel del reino que deseara asistir. Y dado que la reina Tsunade siempre querida por su pueblo, se podría decir que prácticamente todos se encontraban ahí, aparte de que era una ocasión perfecta para agradecer a los guardianes por todo el apoyo que brindaron.

Sakura sonrió complacida, frente a ella, se encontraban sus amigos guardianes con sus respectivas vestimentas –A pesar de ser una ocasión formal, Tsunade les había pedido que se pusieran sus ropas normales– jamás pensó que toda aquella pesadilla lograría terminar, y que en el camino se encontrara con personas tan maravillosas como lo eran Neji e Hinata, una lágrima traviesa recorrió su mejilla ante tal pensamiento.

–Oh vamos Frentona, no te vas a poner melancólica, ¿verdad? ¡Con lo que me ha costado maquillarte! –La reprendió Ino con cariño, aunque ella también estuviera con las emociones encontradas

–Al fin todo acabó, ¡dattebayo! Y no solo eso, si no que al fin encontramos a los elegidos –Sonrió expresando su profunda felicidad, al Sasuke haberles contado la noticia, no pudo si no saltar por toda la habitación, dando gracias de que su tierna Hinata fuera tan importante persona.

–Jamás pensé que fueran ellos, nunca sentí ningún tipo de aura o algo –Intervino Ino con voz pensativa

–El día que los guardias del rey me estaban persiguiendo sentí el aura de Neji muy tenuemente, es como si por un momento hubiera dejado que sus poderes salieran inconscientemente. Luego de eso decidí ir a investigar y di con la casa, mas los guardias del rey consiguieron atacarme antes y por eso llegue inconsciente a su casa, ya al despertar, el rastro del aura había desaparecido, aunque no con eso mis sospechas –Narró Sakura explicando los sucesos del día que conoció al amor de su vida

Todos la miraron entendiendo mientras la puerta de la habitación se abría dando paso a Temari, quien los miro a todos con la felicidad presente en sus ojos

–Chicos… es la hora.

oOo

Tsunade miró a la gente frente a ella, se sentía sumamente feliz de que al in todo hubiera acabado, a su lado en puestos de honor, se encontraban: Jiraiya, Yamato, Hinata, Neji, Hiashi, Shikamaru, Nagato y Konan, junto a cinco puestos vacios, que debían de ser los de los guardianes junto a Temari, que se encontraba con ellos.

Un barullo provocado por las diversas conversaciones en la amplia sala fue detenido súbitamente al ver como la soberana pedía silencio levantando una mano, provocando que todas las miradas fueran a parar ante la rubia.

–Querido pueblo, como bien han de saber, los tiempos de oscuridad se han acabado –Se escucharon unos sonoros aplausos que rápidamente se extinguieron– Aunque como todos aquí sabemos, nada de eso se hubiera logrado sin la ayuda de los Guardianes, quienes creíamos se encontraban perdidos, regresaron para cumplir con su promesa y salvar al reino una vez más –Un murmullo de sorpresa se extendió entre los presentes, pues aun habían algunos escépticos con respecto al tema de los Guardianes, murmullo que fue detenido al ver la mirada asesina que se posaba sobre Tsunade– Bien como decía, gracias a ellos es que estamos aquí hoy, y por eso es que esta fiesta más que por mi regreso al trono, es por ellos, pues sin su ayuda el reino seguiría sumida en una eterna oscuridad… sin más, ¡les presento a los héroes de Konoha! –Anunció mientras daba una palmada y las grandes puertas de roble se abrían para dar paso a los cuatro guardianes quienes inmediatamente se sintieron agobiados ante tanta gente.

Y ahí fue cuando Neji la vio… la razón de sus desveles y de que casi perdiera la razón al estar a punto de perderla… Sakura miraba la multitud con algo de pena, su largo cabello rosado caía libre por su espalda y un brillo especial se podía apreciar en sus ojos, sonrió para sí, estaba aun más hermosa que cuando pelearon juntos días atrás… sin el polvo y la sombra de la pelea se veía aun mas radiante de lo que podía llegar a recordar.

Los cuatro guardianes caminaron por el centro de la habitación ante las miradas curiosas y atentas de las personas allí reunidas hasta llegar frente a la gran mesa donde se encontraban Tsunade y los demás, con un movimiento de la cabeza, Tsunade les indico que ya había llegado el momento. Por lo que, dándose la vuelta, llamo a Neji y a Hinata con voz solemne:

–Neji Hyuuga, Hinata Hyuuga –Ambos aludidos se extrañaron ante el tono tan formal y serio que estaba usando la reina– Nos complace tenerlos aquí hoy, pues ustedes son el verdadero motivo por el que se crearon los guardianes –Volteo a ver a Sakura y los demás y les cedió la palabra– Ahora es el momento, por favor pasen adelante –Indicó, mientras que Neji e Hinata (con algo de recelo) se levantaban de sus asientos y se posicionaban frente a sus cuatro amigos.

Al estar en su lugar, Sasuke tomo la palabra, y con voz seria y firme empezó a hablar:

–Hinata-sama… Neji-sama –Empezó, aunque decirle así a la persona que le había arrebatado a su amada le sabia a vinagre– Nosotros, los guardianes de la tierra –Naruto se arrodilló con respeto– Aire –Ino hizo lo propio– Agua –Sakura se tomo su tiempo, pues antes de arrodillarse le dedico una tierna sonrisa al castaño– y fuego –Al mencionarse a sí mismo, no se arrodilló, si no que se posicionó frente a los otros tres– nos comprometemos aquí y ahora, frente a la reina Tsunade, de servirles eternamente bajo nuestro juramento hecho a los espíritus cuando nos otorgaron nuestros poderes –Esta de mas decir, que a estas alturas las caras de Neji e Hinata eran un poema, pues ninguno sabia realmente de qué demonios estaba hablando el pelinegro– Ponemos a vuestra disposición nuestros poderes, personas y almas para servirles y protegerlos, hasta que el último suspiro de vida se escape de nosotros –Y dicho esto, se arrodilló también, en una clara muestra del respeto que le profesan.

–Ah… ¿alguien podría explicarnos qué rayos está pasando aquí? –Pregunto Neji con voz monocorde pues no entendía un ápice de lo que había dicho Sasuke minutos atrás

Hiashi, quien hasta el momento había estado observando la escena con profundo orgullo, se levanto y se dispuso a dar la explicación que su sobrino demandaba:

–Ustedes son la verdadera y única razón por la que se crearon a los guardianes, ustedes son los protectores de la luz –Miro a Hinata quien no cabía en su asombro– y de la oscuridad –Esta vez fue Neji quien tenía la incredulidad tatuada en su rostro

–¿En-en serio? –Pregunto Hinata sumamente impactada

–Luego podremos responder a todas las interrogantes que quizás tengan, pero por ahora acepten la promesa y lealtad de las personas frente a ustedes –Intervino Jiraiya con una sonrisa

Ambos miraron al frente para ver que, en efecto, el cuarteto esperaba expectante la respuesta de los primos. Neji sonrió casi como una mueca, lo único que le desagradaba de todo aquello era cierto pelinegro que también lo miraba con desprecio.

–Pues por mi está bien –Respondió escueto, aunque algo turbado por la repentina noticia

–A-acepto… –Murmuró una tímida Hinata

Los guardianes se levantaron mientras la sala entera estallaba en vítores y empezaba la verdadera celebración. Sakura se levanto y sin reparar en acomodarse sus ropas, se lanzó a los brazos de Neji quien la recibió gustoso de al fin tenerla para él.

–No sabes cuánto me hiciste falta, pensé que te perdería –Susurró contra su cabello embriagándose por el olor a cerezos que desprendía

En toda respuesta Sakura sonrió y le rozo levemente los labios dándole ganas de más. Cosa que no pudo ser posible, pues lo tomo fuertemente del brazo y lo llevó hacia una de las puertas que daban a los jardines.

–Creo que te debo muchas explicaciones –Dijo con una enorme sonrisa en el rostro

–Pues ahorita no me interesa oírlas, te quiero a ti Cerezo –Le respondió tomándola nuevamente de la cintura con cariño

–Pero es necesario que las sepas… luego podremos reponer el tiempo perdido –Y ante el disgusto del castaño, la pelirrosa se zafó de su agarre para sentarse en una de las tantas sillas dispersadas por el jardín –Se que nunca se te había pasado que tu e Hinata serian los protectores de la luz y la oscuridad, y es que, en las leyendas no los mencionan pues hasta el momento nunca los habíamos encontrado. Nuestro deber siempre ha sido y ser protegerlos a ustedes, pues de ti e Hinata depende el equilibrio real del mundo –Su voz sonaba seria mientras hablaba

–¿Qué clases de poderes se supone que tengo? –Cuestiono con algo de curiosidad, pues nunca en su vida había dado muestras de algo

–Hasta el momento no lo sabemos, pero según Tsunade-shishou fuiste capaz de traerme a la vida con ellos, por lo que… te estoy muy agradecida –Agradeció bajando la cabeza levemente con pena

–Haría cualquier cosa por ti, lo sabes

Sakura sonrió con ternura mientras recostaba su cabeza en el pecho del ojiperla, escuchando los latidos de su desbocado corazón

–Entonces… ¿ahora podremos estar juntos? ¿O aun queda otro mal por vencer? –Pregunto con cierta gracia apartando un poco a la chica de su pecho

–Pues no que yo sepa… y eso ya es decir mucho –Respondió divertida mientras acortaba las distancias y se daban el tan ansiado beso.

–Te amo Sakura, gracias por ser mi guardiana –Susurró cuando el aire se hizo escaso

–Y yo a ti Neji, gracias por devolverme las esperanzas.

Fin


¡Oh por Dios! Al fin llegamos al final de la primera aventura de los Guardianes y la verdad me siento muy complacida del final que le dí (Va al grano, y permite dejar la ventana abierta para la secuela) espero que al igual que a mi me encantó a ustedes también! Este fic fue hecho enteramente para toda lectora amante de la pareja NejiSaku :)

Como verán, las bases de la secuela ya están sentadas :) la secuela estará ambientada uno o dos años después de los acontecimientos de esta historia. En cuanto termine mis demás historias pendientes comenzare a escribirla de lleno... ¡esperenla!

En serio, muchas gracias por acompañarme en este viaje a lo largo del fic, no saben lo mucho que a significado para mi, y el hecho de que ya se halla terminado me llena de tristeza pero a la vez de felicidad, pues se que nos veremos en otras aventuras :) Un millón de gracias por todo el apoyo y los reviews!

Nos vemos en otros fics, por ahora, dedicare mi tiempo a terminar los fics que tengo pendientes, un beteo del fic de una increible escritora, y el desarrollo de mi nueva historia NejiSaku que ya tiene una buena recepción por parte de las lectoras :)

¡Gracias totales!

Un inmenso abrazo

Kabegami