Primero, quiero agradecer a la gran autora de fanfiction: Usako de Chiba, porque ella fue quien me animó a publicar este fic; además, la proclamo como mi editora, consejera y amiga, porque ha sido un gran apoyo y a quien he fastidiado y voy a seguir fastidiando cada vez que me quede trabada, jeje (ahora que ya es público, no te salvas amiga, jajaja)

Como todas saben, los personajes le pertenecen a Naoko Takeuchi. Lo demás son locuras mías que espero que les guste.

PRUEBAS

PREFACIO

Cuando la vida te ha dado más de lo que mereces ¿por qué es sorprendente que todo desaparezca aún más rápido de lo que llegó? En la vida tiene que haber equilibrio ¿no? Entonces, ¿por qué esperaba otra cosa? Tanto tiempo de felicidad, una felicidad tan completa y de esa magnitud, tendría que pagarse con mucho sufrimiento, más que el de perder a mis padres cuando tenía seis años, más que la muerte…

Definitivamente debía esperarlo, pero, aún así, no creí que en una noche se pudiera acabar aquello que consideraba más real que la lluvia sobre mi rostro, más importante que respirar, y sobre todo más valioso que mi propia vida. Si, lo hubiera dado todo y considerarlo una ganga, por solo un día más a su lado, por solo olvidar por ese día todo el daño que le hice… todo el daño que nos hice. Pero eso es imposible, no hay vuelta atrás. Cometí un error, el error más grave y el más caro, demasiado caro, y ahora tenía que pagar por ello, y lo haría con gusto, y podría soportarlo todo con una sonrisa… si no supiera que ella también sufre. Ella que es la más buena del universo, ella que es la que menos merece sufrir, ella que tantas veces a arriesgado su vida por los demás y por la tierra, ella que siempre ha sido el pilar de sus amigas y en especial de mi vida, ella… a quien le jure amor eterno, una promesa que sé cumpliré porque no puedo amar a alguien más; y le garantice dedicaría mi vida entera a su felicidad y que en este momento hacia todo lo contrario: la hacía sufrir; y eso era casi tan insoportable como el saber que no puedo consolarla, que estoy totalmente impotente, que no puedo hacer nada para aliviar aunque sea un poco ese dolor, dolor que yo le causé, dolor que me hace el ser más ruin y miserable del universo, que me hace merecerla menos que nunca y que hace que ella jamás aceptara que le consolara aunque pudiera, porque para ello tendría que estar cerca de ella, y eso es algo que no desea y no puedo culparla por ello. No merezco mucho menos que eso, que me prive de lo único que anhelo en estos momentos… estar a su lado.

(Y)

(–.–)

c( (")(")

¡Este es mi primer fic, así que no sean malas y denle una oportunidad! ¿si? Por lo menos lean el primer capítulo antes de decidir si quieren leerlo o no, porfa!

El primer capítulo lo voy a publicar la próxima semana, pero no les digo que día para no quedar mal, jeje. ¿Pueden creer que ni había publicado nada y ya le he quedado mal a alguien? ¡Ese es el colmo del incumplimiento! jajaja. Siento mucho haber quedado mal a mi amiga Usako, pero aquí está!

¡Espero saber que opinan!