Hola Holaa! Bueno, después de hacer el One-Shot que hice de Kevin y Gwen mi mente retorcida tuvo otra idea, este es el prólogo, pronto pondré el primer capítulo!

Cabe decir que los personajes de Ben 10 no me pertenecen (Ojalá me perteneciera, almenos Kevin xD)

Nos vemos!

En aquel momento no sabía como había llegado hasta ahí, tal vez solo había estado guiado por la rabia contenida que sentía hacia ese miserable ser, esa misma mujer que se había reído de él en una ocasión, en el planeta Tierra, la mujer que le miró con desprecio cuando se acercó demasiado, según ella, a su nieta, la misma que había intentado convencerla por todos los medios de que lo mejor era irse de ese minúsculo y ridículo planeta y ejercitar sus increíbles habilidades en el planeta donde residían los anoditas, solo allí obtendría el poder máximo.

Pero ella se negó y ¿Por qué lo hizo? ¿Lo hizo por él? Quería convencerse de que así era, con el paso del tiempo se había aferrado más y más a esa posibilidad, cada vez que Gwen y él habían entrelazado sus manos, con cada abrazo, con cada carícia o con cada beso. Cada gesto de cariño por parte de ella le hacía creer que se había quedado para estar con él.

Ahora ya no sabía si creerlo o no.

-Sueltala! –Gritó furioso antes de intentar abalanzarse sobre ella, pero fue detenido por Ben, que, aunque estaba igual de preocupado, no quería recurrir a la violencia tratándose de su abuela.

-Cálmate Kevin! –Exclamó Ben agarrándolo del brazo para evitar una catástrofe –Así no vamos a arreglar nada!

-Me importa bien poco que sea tu abuela, Tennyson! –Respondió –Solo quiero que deje libre a Gwen.

-Por última vez, Kevin Levin –La voz imponente de Verdona inundó la sala – Gwen está aquí por voluntad propia, ha sido ella sola la que decidió quedarse aquí, yo simplemente fui a buscarla –Seguidamente le lanzó una mirada de desprecio –Y ahora si no te importa me gustaria que te fueras de aquí.

-No me voy a ir sin Gwen! ¿Te enteras? –Ben pensó que si soltaba a Kevin éste sería capaz de cualquier cosa, definitivamente la semi anodita era la única que tenía la llave que encerraba la bestia que Kevin llevaba dentro.

-Ben, por favor –Verdona le dirigió a su nieto una mirada más amable –Llévate a este chico de aquí, su presencia me hace indisponerme, ya he hablado con tu abuelo sobre esta situación, todo está en orden.

Finalmente a Ben Tennyson no le quedó más remedio que transformarse en Gigantosaurio para poder reducir a Kevin y meterlo en la nave y levarselo de vuelta a casa.