Todos los personajes pertenecen a J.K. Rowling, excepto los inventados por mí. Esto lo hago por diversión, sin lucrar con ello.

Esta historia comienza después del Sexto libro.

Ahora… a leer! XD

DECISIONES

Por: Akane Maxwell

Capítulo III: Huida y Encuentro

El sol aún no ha salido, pero Harry y Pao ya están levantados y se encuentran en la playa, donde están de pie mirando el mar.

Pao lleva sus ropas chinas, está vez de un color blanco. Harry lleva unos pantalones chinos azules y una camiseta sin mangas negra ajustada a su pecho. Ambos están descalzos.

- Muy bien, mi querido aprendiz, lo primero es mantener el equilibrio.

- Y cómo lo haré.

- Ya verás.

Pao saco su varita, una pequeña y de color blanco, y de unos suaves movimientos salió un hechizo, el cual tomo forma de una viga, la cual quedo suspendida a un metro de distancia del suelo.

- Sube.

Harry saltó para quedar sobre la viga, la cual tiene 20 cm de ancho, siendo dificultoso el mantenerse de pie ahí.

- Pero Pao, esto no es complicado.

- Ahora no, pero lo será.

Nuevamente, Pao agito su varita, y del mar, unos chorros de agua salieron veloces hacia Potter. El chico empezó a esquivarlos, pero al minuto cayó al suelo por el impacto de uno de ellos.

- Esto es difícil – dijo Harry levantándose.

- Te lo dije.

Harry subió a la viga otra vez y Pao inicio el ataque, nuevamente.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Hace ya más de un mes que las clases comenzaron en Hogwarts, pero los alumnos y profesores no se sienten a gusto en el colegio, puesto que las noticias que reciben desde el exterior son preocupantes.

- Estimados alumnos – la profesora McGonagall, ahora directora del Colegio interrumpió el desayuno – debido al momento que estamos viviendo, las salidas a Hogsmeade serán supervisadas por nuestros profesores. Las salidas se harán de la siguiente…

- ¡oh! ¡No! – Hermione exclamó botando algo de jugo que estaba tomando – ahora será más difícil poder escarparnos – le susurró a su amigo pelirrojo.

- Pero no imposible – le susurro de vuelta.

- Debemos seguir con el plan… - los mejores amigos dirigieron su mirada hacia Neville, quien también está susurrando – y solo crear una distracción.

- Claro, es un buen plan – susurro Ginny.

- Entonces, cómo lo habíamos planeado, será…

- ¡CUIDADO HERMIONE! – grito asustada Luna, desde la mesa de su casa.

Hermione se levanto asustada de su asiento, para ver un pequeño insecto, muy extraño, que había caído de sus ropas.

- Estoy bien, no ha pasado nada – dijo con su mano derecha en su nuca.

- Como la Srta. Granger se encuentra bien – dijo mirando a la aludida de reojo y con molestia en su voz – puedo seguir con la explicación. Entonces, cuando comiencen las salidas, el procedimiento ser hará de la forma ya descrita. Debo hacer énfasis en que se deben cuidar, además…

Hermione se volvió a sentar, con un gran sonrojo en sus mejillas, sin notar que el extraño bicho, de color blanco, con doce patas, cuatro antenas y con unas alas similares a las de las aves, está en el suelo, cerca de Hermione mirándola fijamente.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Después de un mes, el entrenamiento de Harry ha ido subiendo de niveles, ahora se encuentran practicando, netamente, los golpes marciales.

Pao está sentado en una silla de playa, leyendo el libro que Moody le entrego al niño que vivió.

Harry está sobre una roca en la playa. Sosteniéndose en una pierna, la otra está cruzada y levantada. Sus manos las tiene juntas, en posición de concentración, sus ojos están cerrados.

Una ola choco contra la roca, haciendo que el chico abriera sus ojos rápidamente y con la pierna que mantenía cruzada en el aire, comenzó a dar patadas, con velocidad y rapidez.

- Dale más fuerza a las patadas Harry – dijo Pao, sin levantar la mirada del libro.

- Está bien – el chico volvió a tomar la posición inicial, y después de un segundo de concentración, comenzó a dar patadas con más fuerza.

- Sigue así muchacho.

Las horas comenzaron a pasar, y Harry y Pao, siguieron en lo mismo.

-.-.-.-.-.-.-.-

La clase de pociones ha llegado a su fin. Hermione tiene el cabello más desordenado de lo normal, y está realmente cansada, ya que las clases y pensar la forma en que se libraran de toda la seguridad para poder escaparse de Hogwarts, la tiene completamente agotada.

Se mete por uno de los pasillos, quiere estar sola, y ponerse a pensar en la causa de su escape, quiere un momento para ella.

Llega a un pasillo no muy usado por los alumnos, y ella, una experta en hechizos, lanzó uno, en que ella queda mimetizada con el ambiente, para no ser descubierta.

Una vez listo el hechizo, la chica se sentó en un banco que detrás de él tiene una ventana, que da a los verdes terrenos del colegio.

- Harry – se dio rienda suelta de hablar en voz alta – cómo estarás, te sentirás solo, comerás bien – un suspiro salió de sus labios – te extraño mucho, quiero volver a sentirte cerca, a hablar contigo, a abrazarte, aunque sea solo como amigos – una solitaria lagrima salió del ojo izquierdo de la chica – te amo Harry – más lágrimas comenzaron a salir de ambos ojos. La chica se llevo las manos a su cara.

- Tengo todo lo necesario – un extraño insecto blanco salió desde el bolso de la chica, para salir volando por la ventana.

Hermione se secó las lágrimas, deshizo el hechizo y se encamino a la sala común de Gryffindor.

- Rosas rojas para ti – dijo a la Señora Gorda, la cual sonriendo dejo pasar a la chica a la sala común, que cuando entro vio a los chicos que últimamente ha tenido muy cerca suyo – menos mal que los encuentro.

- ¿Lo descubriste? – preguntó, levantándose de un salto Ron.

- Lo tengo – Hermione sonrió – mañana en la salida a Hogsmeade nos iremos.

- Perfecto – Neville también se levanto – le avisaré a Luna – y sin más salió por el retrato de la Sra. Gorda.

- No olviden guardar todo lo necesario – la chica se acomodo la mochila al hombro – ahora iré a descansar – sin decir más la chica se encamino hacia los dormitorios.

- Es mejor empezar a empacar – le dijo Ginny a su hermano.

Así ambos chicos se dirigieron a sus respectivos dormitorios.

-.-.-.-.-.-.-

Una patada hacia la cabeza de Harry, quien la desvió, agachándose, para así lanzar una patada, que Pao esquivo con un salto, para luego lanzar un puñetazo, que Harry esquivo con un salto hacia atrás.

Pao saltó hacia una rama. Harry hizo lo mismo.

- Has progresado mucho, joven aprendiz – una enorme sonrisa se dibujo en su rostro – me siento muy orgulloso.

- Gracias Maestro – y ambos se mostraron respeto inclinándose frente al otro.

- Dado tu avance, creo que es completamente necesario que vayamos a celebrar – su sonrisa se incremento más.

Harry lo miró extrañado. ¿Dónde rayos irían a celebrar?

- Vamos muchacho… hay que sacarse el olor a sudor – y sin más salto hacia el suelo, para dirigirse hacia la cabaña.

Harry solo lo siguió en silencio.

- ¿Celebrar? Ahora yo debería estar buscando los horcruxes – se miró su mano derecha – aunque este entrenamiento me ha servido de mucho – miró al cielo, notando que la noche está empezando a llegar - ¿Cómo estará?

- ¡Date prisa, Harry! – le gritó Pao desde la puerta de la cabaña. El chico al escucharlo comenzó a correr.

-.-.-.-.-.-.-.-

Un dragón de fuego junto a Godzilla, también de fuego, están en medio de Hogsmeade, provocando un gran tumulto y desconcierto, momento que aprovecharon cinco jóvenes en escabullirse, para luego comenzar a correr con fuerza, no querían ser vistos. Corrieron con todas sus fuerzas, hasta que llegaron a un claro en el bosque cercano al pueblo mágico.

- Debemos darnos prisa – dijo Luna mirando alrededor, los fuegos artificiales no duraran mucho.

- En eso estoy – Hermione busca con mucha prisa dentro de una mochila, luego de un minuto saca lo que estaba buscando, un pequeño auto de juguete, el cual es un sedan de color platead típico muggle – muy bien – la - chica dejo el auto en el suelo – ahora, necesito espacio – les dijo a sus acompañantes

Los muchachos le hicieron caso, y muy ansiosos no dejaron de mirar el juguete, esperando lo que Hermione les contó cual sería su medio de transporte una vez que huyeran de Hogwarts.

Hermione también tomo distancia, luego se arremango y con un movimiento suave de su varita comenzó a conjurar el hechizo.

- Crecimiento – el encantamiento comenzó a resultar, el auto de juguete comenzó a crecer, hasta llegar al tamaño de un auto de verdad – sólo queda un detalle – la chica movió con suavidad su varita – autentico muggle – el encantamiento salió de la varita de la chica, hacia el juguete de tamaño real, envolviéndolo, y a medida que la magia lo tocaba, las partes se iban convirtiendo en reales. Cuando la parte de atrás del auto estuvo completa, Hermione cayó al suelo agotada, Ron salió a su rescate.

- ¿Estás bien? – le preguntó el pelirrojo, ayudándola a levantarse.

- Estoy bien – cuando estuvo levantada, se sacudió la ropa – es hora de irnos – la chica fue hacia el asiento del copiloto y se sentó.

El resto de los chicos la siguieron y subieron al vehículo, siendo Ron el que quedo de copiloto.

- Están todos cómodos – pregunto Hermione.

- Estamos bien – respondieron al unísono Neville, Luna y Ginny.

- Entonces nos vamos – con un golpe de su varita, en donde debía ir la llave, el motor inicio su trabajo – pronto estaremos contigo, Harry – la chica apretó el acelerador y el auto comenzó la marcha.

-.-.-.-.-.-.-.-

Harry no tenía ni la menor idea de que había un pueblo cercano a donde está su cabaña y que fuese con tanto movimiento de gente.

- Este es un balneario famoso por estos lados, por eso hay tanta gente – Pao le respondió a sus preguntas internas.

- Me imagino que mi cabaña tiene un hechizo para que no sea descubierta por los muggles.

- Por supuesto, por eso podemos estar tranquilos en tu cabaña. MMMMM – dijo oliendo algo del aire – ven muchacho, vamos a comer.

Pao fue hacia un restaurant que está lleno de gente, sin embargo, lograron encontrar una mesa para dos.

La mesera se acercó para tomarles la orden, y ambos pidieron asado de lomo con papas cocidas.

- Según mis cálculos, tu entrenamiento estará completo dentro de dos meses más – dijo Pao, cortando un trozo de carne.

- ¿Dos meses? ¡Eso es mucho! ¡Debo encontrar los ho… - el chico calló de inmediato.

- Sé lo que tienes que buscar – Harry lo miró sorprendido – recuerda que Dumbledore me pidió…

- ¿Irá conmigo? – lo interrumpió.

- Por supuesto, muchacho – Pao sonrió y alzo su copa, para que el muchacho la chocará, el chico hizo esto, mientras piensa.

- Esto es mejor de lo que esperaba, así mis amigos… y ella estará a salvo.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Hace mucho rato que habían terminado de cenar, pero ambos decidieron dar unas vueltas por el pueblo para distraerse de las tensiones que tienen en sus cuerpos.

- Muchacho – Pao se detuvo en el camino – creo que hoy es el día en que debes ser un joven normal – dijo mirando hacia el norte.

- De qué habla – le preguntó acercándose a él para ve lo que veía – está hablando en serio – le volvió a preguntar a notar que es lo que Pao ve.

- Muy en serio – dijo sonriendo – ve – y le dio un leve empujoncito – mañana tendrás libre de tu entrenamiento, puedes llegar tarde – le guiño un ojo - ¡que te diviertas! – y sin decir más, se volteo y se perdió entre la muchedumbre.

- No será nada malo… una distracción – con rapidez, Harry, fue hacia la disco que está frente a él.

-.-.-.-.-.-.-.-

Nunca pensó que lo encontraría tan rápido, la suerte está de su lado. Sonrió ampliamente. Se acomodó un mechón de pelo, tras su oreja derecha y salió tras el muchacho de la cicatriz en forma de rayo.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

La suave melodía de una canción de Morrisey se escucha en la disco, haciendo que el lugar fuera agradable para estar. Harry está en la barra, tomando una coca-cola, sintiéndose por primera vez un chico de 17 años, sin problemas, solo sacarse buenas notas, y conseguir una cita con la chica que le quita el sueño.

- Si sólo estuvieras aquí – dijo para sí, llevando el vaso a sus labios.

- De todos los lados, no pensé que te encontraría aquí – Harry dejó con violencia el vaso sobre la barra, para girar su cabeza de la misma forma, al escuchar la dulce voz.

- ¿Hermione? – solo atino a preguntar, mientras que la chica le sonríe ampliamente

CONTINUARA

Notas: hola!... un nuevo capítulo!... les comento que a partir de ahora la cosa se va a tomar interesantes… comienzan las decisiones!... jejejeje

Quiero aclarar que no respondo los RW por aquí, porque lo hago en forma personal… jejeje

Gracias por leer!

Cariños!