Buenasssssssss! :D:D:D:D como habeis querido, aqui teneis el EPILOGO ;) Muchas gracias por todo, por haber leido esta historia de verdad. Espero no decepcionaros con este ultimo y definitivo capitulo de este fic. A lo mejor os parece demasiado cursi, sobretodo al final jaja, pero queria darles a Bella y a Edward un final digno y bien merecido a su amor. Lo bueno de escribir, es que puedes ´´exagerar´´ algunas cosas y dejar que la imaginación vuele.

Ojala que haya transmitido un mesaje ( ok vale es un fic pero...) de que...SI SE QUIERE, SE PUEDE :).

No se si nos veremos en otra aventura, de momento tengo aqui otro fic publicado, pero no continuado porque me he quedado estancada, lo siento. Es verdad que tengo otra historia medio escrita, pero hasta que no la acabe no la colgare. Asi que...de momento me despido con gran satisfacción por haber transformado un hecho real en un fic muy especial para mi *lagrimas* ( no en absoluto jeje )

No quiero enrollarme mas...asi que...MUCHOS BESOS Y ABRAZOS a todas las que habeis dejado reviews ( siento mucho no contestar :( ) a las alertas a historia favorita y las que leen simplemente. GRACIAS X DEJARME CONTAR ESTA HISTORIA.

DISCLAIMER: LOS PERSONAJES PERTENECEN EXCLUSIVAMENTE A LA SRTA MEYER. LA TRAMA SOLO ES DE USO PROPIO DE SU AUTORA. QUEDA PROHIBIDO LA COPIA TOTAL O PARCIAL DE LA MISMA, SIN EL CONSENTIMIENTO DEL AUTOR.

besos

*SwanCullenYo*


AMOR EN LA RED

EPILOGO

Bella POV

Edades: Bella 30 Edward: 31

-Mamá!- chille desde mi habitación- madreeeee!- volvi a gritar al ver que no obtenía respuesta ninguna.

Vi como mi madre venia apresurada con Cesc Anthony en brazos.

-Que pasa hija?- se ve que había subido las escaleras corriendo- que es todo este griterío?- me miraba sin comprender.

-Mama por dios! Donde me has dejado el portátil?- intente buscarlo por toda habitación, y nada, hasta mire por debajo de la cama y tampoco. Era desesperante, lo necesitaba con urgencia uggg.

-Oh ah- dijo como si nada- ese aparatito rectangular pequeño?- si claro, mi madre sabia perfectamente cual y se hace la tonta. Rodé los ojos.- te lo deje en la mesa del salón- se encogió de hombros y salió de la habitación, dejándome aturdida. Increible.

Cuando baje a la sala la escena que vi me dejo….K.O. No sabia si reirme o llorar. Mi padre estaba a gatas y encima de el mi pequeña Marie Anne Renesmee (Nessie) y enfrente, mi madre con Cesc Anthony encima suyo. Alucinante.

Me quede observándolos unos instantes. Parecian que iban a echar unas carreras. Me rei. Las caras de mis pequeños eran adorables. Nessie tenia la pequeña boquita apretada y mi niño su ceño fruncido. Ais como me recordaba a su padre, era igualito.

Si, después de 11 años juntos, Edward y yo tuvimos a nuestros mellizos hace dos años. Nessie y Cesc Anthony, dos pequeños que vinieron a colmar nuestra felicidad. Cuando llegaron, nos descoloco por completo, pero nos lleno de tanta vitalidad…. Cesc era un bicho, no paraba quieto y Nessie aunque era algo mas tranquila tampoco era tan distinta a su hermano. Son dos preciosas bolas castañas. Anthony con los ojos verdes de su papa y para asombro, los ojos azules de Nessie ( que los había sacado de mi madre). Ambos nos traian como locos a su padre y a mi, y que decir de la familia.

Mis padres los adoran al igual que mis suegros, que cuando se reúnen las dos parejas, no hacen mas que comprarles cosas, a pesar de que Edward se pone firme en ese aspecto.

Emmet y Rose mas de lo mismo, pero cuando Alice viene a casa ya es el acabose. Tiene a mis niños como cobayas, para sus diseños. Aun que en el fondo le tengo que agradecer porque me ha ahorrado bastante en ropa.

Y ahora estaba ahí plantada viendo como mis padres jugaban con ellos a los indios. No evite reirme mientras cogía mi portátil y subia a la habitación. Conecte el cable al ordenador y espere a que se conectara internet.

Al fin, pasó. Le di al botoncito verde del msn y me conecté. No me dio tiempo a nada cuando vi un alerta naranja .¡Era mi amor!

Chat Msn

E.C 1918-ExB 4ever:

Hola mi amor! (L) que tal todo por alla?

BS *U r my life*=ExRxA (L)

Hola cariño! Uuu :S…no sabes la que tienen liada mis padres con los niños. ¡Estan jugando a los indios! Lol

E.C 1918-ExB 4ever:

¿En serio? *risa* Ya me los puedo imaginar, los mellizos hacen con ellos lo que quieren eee:O

B.S *U r my life*=ExRxA (L)

Oh desde luego *risa* ¿Qué tal el trabajo? ¿Cuándo vienes? Te echo de menos

E.C 1918-ExB 4ever:

Bien el trabajo bien, pero agotador. Pense en ir mañana aun que a ultima hora nos han surgido unos problemillas, y seguramente vaya la semana que viene

B.S *U r my life*=ExRxA (L)

Vaya :S Jo, no sabes las ganas que tengo de que vengas. Te extraño tanto no encontrarte en la cama por las noches :$

E.C 1918-ExB 4ever:

*alzamiento de cejas* solo por eso? :P Tranquila mi amor, en nada estare ahí con vosotros y contigo por las noches e?

B.S *U r my life*=ExRxA (L)
:S tontoo ya sabes porque lo digo. Llevamos dos semanas sin verte y tanto los niños como yo te echamos de menos. Anthony no hace mas que decir papa y bueno Nessie besa mi móvil cuando ve tu foto *risa*

E.C 1918-ExB 4ever:

Awww Bells mi amor no me digas eso, que me voy ahora mismo!

B.S *U r my life*=ExRxA (L)

Vente :P y tendras sorpresa *alzamiento de cejas*

E.C 1918-ExB 4ever:

No seas mala Bells :P Si pudiera ahora mismo me teletransportaba, de verdad que si

B.S *U r my life*=ExRxA (L)

Ya lo se mi amor, lo se. El trabajo es lo primero

E.C 1918-ExB 4ever:

Sabes que no cielo, lo primero sois vosotros. Mierda cariño, te tengo que dejar. Mas tarde nos vemos ;) Besos preciosa y dale tb a los enanos Bye

B.S *U r my life*=ExRxA (L)

Esta bien Ed, hablamos besos en donde tu ya sabes ;)

Ufff, cerre el portátil y me eche para atrás. No se porque razón, pero esta vez el haber hablado con Edward me había dejado aun mas triste.Y con una sensación bastante rara. Cerre los ojos y me deje llevar por mis pensamientos, hasta que oÍ un fuerte chillido.

Asustada, corri hacia abajo y al llegar a la cocina…..

-Dios mio!- me lleve las manos a la cabeza.

La cocina estaba hecho un desastre. Ahí en el suelo se encontraban los revoltosos de mis mellizos manchando la cocina y sacando cosas del armario, a su lado mi madre riéndose. Frunci el ceño.

-Mamá- le grite- ¿Cómo has podido?

-Ay hija, son pequeños, dejalos que jueguen- dijo sin preocupación alguna. Puse los ojos en blanco y avancé. Cuando mire a esos niños me sonrieron

-Ma ma- la suave voz de mi hija me hizo quedarme parada

-Ma maaaaa- solto mi hijo mientras tiraba una cazuela por ahí.

En esos momentos los cogi y los subi al baño, tenían que limpiarlos de arriba abajo. Llene la bañera con agua tibia y después los desnude para meterlos.

Empezaron a chapotear y a hablar ( en su idioma claro ) mientras intentaba frotarles con una esponja por su cuerpo y su pelo.

Instantes después mi madre estaba a mi lado ayudándome a bañarlos, que se reian y gritaban a Edward o eso creo.

-Edd Edd bar!- chillo emocionado mi hijo

-Paaaaaa….paaa!- alzo los brazitos mi hija mientras mi madre intentaba quitarle el jabon de la cara.

-Paaapaaaaaaaaaá!-volvio a chillar mi hijo

-Cariño, papa no esta. Pero pronto vendrá mi amor- le dije mientras intentaba aclararle el pelo.

-Eddieeeeeeeeeeeee- mi hija lo aprendió de Alice y cuando se emocionaba lo llamaba asi.

-Pa páaaaaaaaaa ki!- la voz de mi hijo sono una octava mas alta y mire a mi madre que se encogió de hombros

-Aquí no cielo- le contesto mi madre

-Miiii- asintieron los dos

-Claro que estoy aquí- la voz…esa voz…no podía ser. Me quede estatica. Era imposible. Hace menos de una hora había hablado con el por msn. No No….- que te creías que iba a tardar mucho mas en volver a ver a mis amores?- oh dios oh diosss.

Por el rabillo del ojo vi como mi madre sonreía pícaramente y lentamente, como si tuviera miedo de que aquella voz se esfumara, me fui girando.

Cuando lo hice….me quede con la boca abierta. Senti como me tiraban del pelo y sonaron suaves balbuceos y chillidos.

-Edward- susurre.

Me levante y corri hasta el, que me acogió en sus fuertes brazos. Me fundí con el como si fuera la ultima vez que lo vería. Esto era increíble. Estaba aquí, conmigo, con nosotros. Un momento…era un tramposo! Le di en el hombro y lo mire

-Eres un tramposo- me queje. El se rio y me agarró de la nuca mirándome fijamente.

-Lo se- me acercó mas a el- pero no me importa. Queria daros una sorpresa y creo que lo he conseguido- sin mas se inclino y me besó. Mmm volver a sentir sus suaves labios después de dos semanas era como regresar al paraíso.

Vi como mi madre pasaba por detrás nuestro llevándose a mis hijos.

-Ale niños, vamos a dejar a papa y a mama que recuperen el tiempo perdido

Dias después.

Estaba mirando a través de la ventana como Edward y mi padre intentaban arreglar la dichosa camioneta, mientras mis hijos se encontraban sentados, jugando, con una valla a su alrededor.

-¿Nerviosa querida?- la voz de mi madre me asustó, pero no me giré.

-Para nada mamá- seguía mirando como los hombres de mi vida arreglaban aquel viejo trasto-¿tu lo estuviste?

-Un poco, aunque vuestra situación es bies distinta- se empezó a reir

-¿Por qué?- no entendía a que se refería.

-Hija, en aquella época, la novia debía ir casta y pura a la iglesia y tu pues como que no.-seguia riéndose-vosotros habeis hecho los deberes al revés- y estallo en carcajadas.¡genial!

-Mama!- me quejé.

-Es verdad cariño- note como me ponía un mechon detrás de la oreja- pero no es nada malo. Mira a esos dos angelitos que habeis traido al mundo. Es lo mas maravilloso que hay. Y ahora me entenderas mejor como madre.

Si mi madre tenia razón. Y que voy a decir…despúes de que Edward me volviera a sorprender con su visita, estuvimos hablando laaargo y tendido toda la noche, bueno no solo eso. Para cuando me di cuenta, nos habíamos prometido! En realidad, era puro tramite ya que llevábamos unos años viviendo juntos y encima tenemos dos hijos.

Al dia siguiente, y para mi sorpresa, le pidió la mano a mi padre que le dio su bendición con orgullo. A raíz de ahí, todo fue demasiado deprisa. Para la tarde, ya teníamos cura, para el dia siguiente ya teníamos sitio donde celebrarlo y para el otro dia teníamos destino para nuestra luna de miel ¿Increible verdad? Pues todo eso gracias a mi queridísimo prometido a mis padres y a todos los demás ( mis suegros, mi cuñado y su novia y mis amigos Alice y Jazz) que se habían confabulado desde el principio.

Ah y por el vestido no tenia de que preocuparme, Alice junto con Rose y Esme vendrían una semana antes ya preparado y listo. En definitiva, no tenia que hacer nada, simplemente decir el Si, como me dijo Edward.

Suspire, al recordar todos esos momentos vividos días antes. Ahora solo faltaban unos cuantos días para el gran momento. Mañana llegarían las tres marias y pocos días después los demás.

Salí de mi letargo y acompañé a mi madre afuera, donde mi novio y mi padre seguían enfrascados en la camioneta. Mis hijos se reian mientras jugaban con sus juguetes, en su particular paraíso. ¡Bendita inocencia!.

Me agache y cogi a Cesc que me balbuceó algo sin sentido y le bese su mejilla sonrosada, mientras Nessie le daba la manita a su yaya ( abuela ). Nos acercamos hasta la camioneta para ver que pasaba.

-No conseguís arreglarla?- les pregunté mientras sujetaba fuertemente a mi hijo que cada dia pesaba mas. Se dieron la vuelta y estuve a punto de carcajearme, pero decline al verlos con el ceño fruncido.

-Pues no- un malhumorado Charlie era de lo mas comico. Vi por el rabillo del ojo como mi madre se mordía fuertemente el labio- esto es una mierda!- maldijo.

.-Me da-todos nos giramos sorprendidos hacia mi hija que nos miraba sonriente, como si no hubiera hecho nada malo.

-¿Qué ha dicho?- dijo mi novio tan desconcertado como todos nosotros.

-Creo que ha dicho´´ Me da´´ lo que en nuestro idioma quiere decir, mierda- dijo como si nada mi madre. Pero sabia bien que por dentro se moria de la risa.

-Papa por dios, ten mas amarrada esa lengua. Los niños aprenden enseguida- estaba algo molesta.

-No te preocupes hija, la próxima vez, me pondré un bozal- se giro y siguió a lo suyo intentando arreglar aquel maldito cacharro.

DIA DE LA BODA.

¿Tenia que sentirme nerviosa? No, pero lo estaba y mas que un flan. Veia como mi suegra, Rose, Alice y mi madre revoloteaban alrededor mio. ´´Bella siéntate, Bella muévete, Bella ponte esto, Bella no hables, Bella cierra los ojos, Bella sube una pierna, Bella alza los brazos, Bella…Bella y Bella!¨´ Me tenían atacada por dios.

-Ok Bells y por ultimo el velo- me dijo mi amiga, mientras tomaba el delicado velo y se acercaba hasta a mi.

-No creo que sea conveniente ponérselo- todas menos yo se voltearon a ver a mi madre perplejas. Yo miraba a través del espejo.

-¿Por qué no?- esa voz delicada y suave de Esme- ¿Qué hay de malo? Es un velo precioso Reneé.

-Oh desde luego querida- sonrió- pero es que se supone que el velo es sinónimo de casta

Tuve que aguantarme la respiración. Mi madre no podía dejar ese tema, para nada.

-Bueno Reneé- el tono de voz de mi cuñada me pareció muy raro ¡genial!- aunque todos sabemos que nuestra novia no es virgen, en si el velo es un adorno ¿verdad chicas?- alzo una ceja y sonrió

Esme y Alice asintieron divertidas.

-Aunque es cosa de Bella- se acerco hasta a mi y me miró- ¿Qué dices Bella?

-Mmm ya sabeis que no me gusta ir emperifollada y esto del velo- hice una mueca- nunca me ha gustado.

Vi como Alice hacia un ligero puchero, pero esta vez no iba a salirse con la suya.

-Entonces la novia ya esta lista- y todas empezaron a aplaudir emocionadas. Suspire.

Me mire de arriba abajo. El vestido era precioso.*1* (foto en mi perfil )

El traje tenia escote en forma de V, con manguita cero y drapeado en el busto. Según mi amiga Alice, conocedora en este tema, el estilo de mi vestido es de corte Imperio y cae al sesgo con una gran cola. Lo que le hacia ser sencillo y elegante. Como quería.

Según Rose, para este traje no hacia falta un peinado complejo, asi que según ellas, me iba muy bien un moño bajo y simple. Estaba maquillada suavemente, sin exceso, lo que me daba un aire angelical, según mi madre.

Me gire y vi a mis chicas que me sonreían. Tengo que decir, que todas iban de blanco, bueno a decir verdad, los invitados debían ir de blanco, asi quisimos Edward y yo. La boda seria en la playa de la Push y para nuestra suerte, hoy iba hacer un dia soleado, algo realmente difícil en Forks.

De repente, vi como unas piernitas pequeñas venían hacia mi. Eran mis hijos. Estuve a punto de emocionarme al verlos tan guapos, vestiditos de pajes. Nessie llevaba un vestidito blanco, de la misma tela que mi vestido con unos lazos a sus costados. Le hicieron unos sencillos bucles en su largo cabello. Parecia una princesa. Y Cesc, debo decir que era un príncipe también. Llevaba una camisa blanca de lino con un pantalón de color marfil. Su pelo revuelto ( estilo Edward) le hacia parecerse aun mas a mi futuro marido.

-Ay amiga, ahora debes emocionarte, si no se correra el maquillaje- me abrazo Alice mientras todas babeábamos por aquellos bichillos- Venga todo el mundo- solto de repente- tenemos que irnos ya a la Push.

Mis hijos empezaron a gritar y salieron corriendo detrás de Alice. Despues la siguieron Esme y Rose, quedándonos a solas mi madre y yo.

Mi madre me abrazó emocionada.

-Esto era lo que deseabas desde que lo conociste cariño- su voz denotaba emoción, y como siguiera asi, me iba a estropear el maquillaje- se que eres feliz muy feliz- me agarro de los hombros- haceros muy felices mutuamente Bella, teneis unos hijos maravillosos y hoy es la culminación de vuestro amor.

-Ay mama- tuve que respirar lentamente para que las lagrimas no aparecieran- mi amor por el empieza hoy. Todos estos años, nuestro amor ha ido aprendiendo, creciendo pero hoy- suspiré- se que hoy mama, me uno a Edward para toda mi vida y mas alla.

Instantes despúes, mi padre me agarraba del brazo mientras me miraba con orgullo. Abrió la puerta de la camioneta ( si aquella que intentaban arreglarla, al final lo hicieron) y me meti con cuidado.

Al llegar a la Push, pude vislumbrar que ya estaban todos sentados en sillas. A lo largo de la playa y hasta el altar improvisado, se alzaba una alfombra blanca que me llevaría hasta el.

Cuando lo vi, me quede pasmada. Estaba increíblemente atractivo.

*2*(foto en mi perfil) Llevaba un traje de color beige con una corbata de color lila. Su esplendoroso porte le hacia verse como un angel caído del cielo ( bueno para mi lo había sido ) Su pelo como siempre, revuelto lo que hacia verse tremendamente sexy.

Vi como mis hijos iban caminando despacito, mientras tiraban petalos de rosas rojas por la alfombra. Mi padre me dio un tiron y empezamos a andar. Entonces escuche como una suave melodía nos acompañaba mientras avanzábamos. Al llegar, paramos frente a Edward. Nuestras miradas chocaron con una fuerza magnética insuperable.

Ya no existía para mi nada mas, solo aquel hombre que tenia en frente. Charlie me soltó, justo cuando me dio un suave beso en mi mejilla y se sentó en su asiento.

La ceremonia comenzó. Mire a mi derecha y sonreí a Edward. Nuestras manos estaban entrelazadas lo que hacia que mi novio me acariciara mis dedos.

Pocos minutos después el cura del pueblo, nos declaró marido y mujer. Ya esta, ya estaba unida para siempre a el.

Me tomó de la cintura y me miró intensamente.

-Edward- susurré muy bajito, a la vez que me acercaba a el.

Pero antes de que el cura dijera nada,( lo de , puedes besar a la novia) mi marido, me tomo con sus manos, mi cara y me besó. Empezó siendo suave, delicado, tierno, pero poco a poco se fue tornando como un volcán a punto de erupcionar. Oi como sonoros aplausos y silbidos por parte de nuestra familia.

Por la noche

-Estate quieta Bella- me dijo mi marido, mientras me tapaba los ojos con una venda- si no lo haces tendré que atarte- se rió- ya esta.

Estaba ciega. ¿Cómo podía haber aceptado que hiciera eso? El no ver nada, me hacia sentirme ansiosa.

-Nos tenemos que ir esposa mia- me habló muy cerca del oído- hoy es nuestra noche de bodas.

Un escalofrió me invadió por la manera tan sensual que me lo dijo.

Nos despedimos de todos incluyendo a nuestros hijos, aunque yo me sentía realmente tonta, porque intentaba con mis brazos, abrazarlos y no podía. ¡Maldición!

Una vez que estuvimos en el coche, empezamos a avanzar. Realmente no tenia ni idea a donde nos dirigíamos, y por supuesto mi marido no quiso decirme nada.

-¿Se puede saber a donde vamos Edward?- estaba incomoda. Me había tapado los ojos y no tenia buena orientación-Acordamos que no tendríamos luna de miel, de momento- me quejé.

-Si eso acordamos, cariño- sentí como me tomó de la mano y me la acariciaba- pero no dijimos que no podíamos tener noche de bodas

-Ah- no pude decir mas. Seguramente me llevaría a un hotel de esos de lujo, como el que estuvimos aquella vez. Me sentí aun mas ansiosa si cabe.

Se rió.

-Por mucho que pienses, no creo que des con el lugar a donde vamos cielo- genial entonces.

- Anda Edward por fi- le suplique como una niña- ¿A dónde vamos?

-La curiosidad mato al gato mi amor- y se volvió a reir.

No dije nada mas en todo el camino.

Tiempo después, y sinceramente no se cuanto tiempo pasó, porque ya había perdido todas mis nociones, el coche paró. Me quede quieta, claro, no veía no podía hacer nada.

Senti que unos fuertes brazos me tomaban y me bajaban del coche.

-Ya hemos llegado cariño

-Entonces, ¿Por qué no me sueltas la maldita venda?- dije malhumorada- Mira Cullen- quise sonar amenazante- como no la sueltes, esta noche te quedas sin postre-

-Uhmm, me temo que no creo que cumplas eso, pero si te la voy a soltar- se rio.

Se puso detrás mio y poco a poco me quito la venda. Mis ojos se tuvieron que acostumbrar a la luz, hasta que vi claramente unas letras grandes enfrente nuestro.

-Amor en la red-

-No te suena nada eso cariño?- me abrazó por detrás, acercándome a el. Instantáneamente coloque mis manos sobre las suyas.

-Uhmm Amor en la red- volvi a decir- me suena y mucho.- De repente, me acordé de lo que aquello significaba- Oh dios mio Edward- emocionada apenas podía articular palabra- oh dios mio- volvi a decir lo mismo- eso es….osea digo que eso quiere decir que- tartamudeé- la pagina donde nos conocimos- solte un exclamó ante lo que había descubierto, bueno, realmente lo que había reconocido.

-Exacto cielo- me dio un beso calido en mi mejilla- esto es un lugar donde va la gente para conocerse a través del portal de internet-

-Ahhh- estaba bastante aturdida- ¿solo es para eso?

-No, aparte de eso, también hay unas habitaciones para las parejas que se han enamorado a través de la pagina.

Me volvi lentamente quedando entre sus brazos. Lo mire fijamente y vi como sus ojos verdes brillaban de emoción.

-Quieres decir- tragué saliva- que tu has reservado una habitación para que pasemos nuestra noche de bodas?- enarqué una ceja.

-Si- su voz chocó contra mis sentidos, aturdiéndome mas- es una suite, Amor en la red- sonrió satisfecho-¿vamos mi amor?

No podía decir nada mas. Le tome la mano y entramos a ese lugar.

Un botones nos dirigió hasta la ultima planta de aquel edifició y nos abrió la habitación. Cuando entre, me quedé perpleja.

La luz tenue iluminaba aquella estancia, acompañada con velas aromaticas. La cama de tamaño King-size, vestia con petalos de rosas rojas y blancas. En la gran mesa, veía unas copas y una botella de champan, junto con unos cuencos de fresas y chocolate. Todo estaba preparado para pasar una noche llena de amor.

Me asusté cuando empece a oir una canción. Gire y encontré a mi marido, sonriéndome de una manera que me hacia derretir.

-Ven- me dijo con la mano.

Avance y llegue hasta el. Puse mis brazos alrededor de su cuello y empezamos a bailar aquella canción tan romantica.( I will always love you)

-Siempre te amare- lo mire a los ojos intensamente- siempre- susurré

-I will always love you, Bella- me estremeci al escucharlo decir aquello y me abrace aun mas a el.

-Cuando te vi por primera vez, supe que eras el indicado para mi- sonreí

-Lo se. Yo me enamoré inmediatamente de ti. Y cada dia que pasa, aun lo sigo haciendo. No se que tienes, no se que me das, pero me haces sentir cosas increíblemente hermosas. Bueno- carraspeó- si se que me das- su aliento cerca de mi oído, me hico estremecer.

Me aparte un poco y lo mire.

-¿El que?

-Amor- en ese momento, ante esa intensidad de su voz y de su mirada, sentí que los nervios me apoderaban.

-Lo mismo que tu a mi y me has dado lo mas valioso que tengo aparte de tu amor

-¿El que?- repitió lo que había dicho antes

-A Cesc Anthony y a Marie Anne Renesmee- me puse de puntillas y me acerque aun mas a el. Nuestros rostros apenas se rozaban.

-Nuestro amor, nuestra vida y nuestro futuro hay que agradecérselo- pude ver como nuestros cuerpos iban avanzando lentamente hasta que choqué contra esa enorme cama.

-¿a quien?

-Amor en la red

Se inclino y me beso con pasión. Nuestros labios se fundieron en un baile sin fin, mientras que nuestras lenguas se daban paso la una a la otra. Noté como nos hundíamos en aquel mullido colchon.

Nuestros cuerpos se abrazaban y sentíamos que nuestras ropas sobraban. Al son de aquella canción, nuestro amor se desató toda la noche, demostrando que estábamos destinados a sellar nuestras vidas juntos y todo gracias a un pequeño click : AMOR EN LA RED.

FIN