Los personajes son de Cassandra Clare y solo esto es de mi autoría.

Regalo para mi espo Analu, la afortunada que tendrá mi primera historia de TMI (aparte, un slash, woman! Todo un reto para mí, jaja) ;D

¡Obvio! Gracias también a mi Cafesitodeldia por betearlo. Te amo, marida(?) :D


No me doy por vencido


Los observa a lo lejos, como siempre, mientras ellos parecen un par de enamorados riendo tontamente y haciéndose bromitas cursis. Ante los ojos de los demás, Jace y Clary se han vuelto más unidos de lo normal (aunque ellos no lo admitan en voz alta), y eso le rompe el corazón. Le guarda una terrible envidia a la pelirroja, porque él le corresponde, y ha hecho que Alec se volviera prácticamente invisible.

Pelean, claro, pero son de esas peleas en donde lo único que buscan es provocarse mutuamente, sin afán de herirse u ofenderse, sino para demostrarse que se importan. Eso le enfurece más, y se le retuercen las tripas. No puede más con el dolor en su pecho y decide darse la vuelta y dejar de verlos. ¡Como si eso hiciera una diferencia!

Se encierra en su habitación, azotando de paso la puerta, y enciende su reproductor de música a todo volumen. Normalmente, es un chico bastante tranquilo, y prefiere leer y empaparse de conocimiento, a hacer escándalo y llamar la atención. Pero quiere que él lo note, aunque sea por la ruidosa música que envuelve el ambiente. Se tumba en la cama y se cubre el rostro con una almohada, concentrándose en el sonido del bajo y la batería, y esperando a que Jace entre por la puerta y lo moleste por tener la música tan alta. Sabe que ese tipo de música le saca de quicio.

Sin embargo, no sucede nada. El tiempo pasa, y no hay rastro de que Jace haya estado en su cuarto. El disco ha dado la vuelta completa, y empieza a sonar otra vez la primera pista. Avienta la almohada hacia el otro extremo de la habitación y suelta un gruñido frustrado (por supuesto, opacado por la música). Alguien llama a la puerta, y a Alec le da un vuelco el corazón. ¡Por fin!

―¿Se puede saber qué carajo pasa contigo? ―trata de esconder su desilusión al escuchar la voz de su hermana―. Estoy tratando de preparar la cena y tu escándalo no me deja concentrarme. ¡Baja el maldito volumen!

―Supongo que era una manera de evitar esa catástrofe ―dice con sarcasmo y va y apaga el reproductor.

En cuanto Isabelle cierra la puerta, sus manos se cierran en puños y se muerde el labio inferior. Ahí están, esas estúpidas lágrimas que amenazan con salir a la superficie. Y eso no puede suceder, bajo ninguna circunstancia. Desde que se sinceró consigo mismo sobre sus sentimientos hacia el chico rubio, se juró a sí mismo que no lloraría por él. Respira profundamente, y se pone su ropa de dormir, para dar por terminado ese día. Un día más.

No pasa mucho tiempo para que Morfeo se lo lleve al mundo de los sueños, y finalmente, logra obtener un poco de paz mental; su cuerpo se relaja y su ceño deja de estar endurecido por la amargura que guarda.

Él ni siquiera se da cuenta en qué momento Jace entra a su habitación, sabiendo que Alec se encuentra tranquilamente dormido, y se acerca hasta su cama, dejándose caer de rodillas para que sus rostros estén a escasos centímetros.

Él lo sabe, por supuesto, pero también sabe que no le conviene a Alec. Él merece a alguien que le dé su corazón al cien por ciento; alguien que no lleve consigo un rencor que no le deja ser feliz. Necesita ser amado.

―Perdóname ―susurra―, de verdad no es mi intención lastimarte. ¿Lo sabes, verdad? Te quiero, pero eso no es suficiente para ti.

Y se inclina para rozar sus labios suavemente, transmitiéndole un poco del amor que Alec espera ser correspondido.


Ains D: (?) De verdad tengo un nudo en el estómago porque no sé si lo he hecho bien D:

Espo, de verdad hago changuitos(?) para que sea lo que esperabas.

¿Reviews?

.Carla.