Hola ¿como están? Espero no haber demorado mucho pero el trabajo me tenía algo acupada espero se encuentren bien todas y todos uestdes, les agradezco mucho el seguir mi historia y todos los mensajes PM que recibí, mil gracias por sus palabras de afecto y cariño. Tengan un maravilloso día. Hikaryzz

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Fuimos al sótano donde estaba el auto parqueado y yo solo podía pensar en cómo es que me había metido en esto. No era típico de mí esto. ¿Tal vez me entregué muy rápido? ¿Saldría herida? ¿Alguien conocía una tienda anti balas al corazón por amor? ¡¿Alguien?!

Me senté en el asiento del copiloto enfrascada en estos pensamientos y molesta conmigo misma. Tomé mi cara entre mis manos y me dí ligeros golpes para despertarme. ¿Acaso no lo amaba?... la respuesta me vino en ese segundo…si…..demasiado…. ¿Entonces?... no quiero llorar por amor, es que ya fue demasiado….

-¿Amor? ¿bebé?- sentí un suave susurro y un ligero toque de su mano en mi hombro

-ahhhh?- volteé

-¿Estas bien Kyoko?- hasta ese segundo no me había dado cuenta que él había estacionado el carro a un lado de la pista y mucho menos que ya habíamos dejado su edificio. Kuon me miraba con detenimiento…casi preocupado –¿Te arrepientes?- dijo como si eso fuera lo más lógico

-¿qué?- casi no tenía aliento y me sorprendió su pregunta porque yo había pensado ello pero al mirarlo no cabía de felicidad de saber que me había entregado no solo al hombre del que estoy enamorada, sino al hombre que admiro profesionalmente. A un maravilloso hombre que me hizo entender que la pasión por algo va más halla de la venganza y que mi trabajo es lo que más amo, por sobre todo. Que es el lugar donde debo dar mi 110% o más sin exigir nada a cambio más que el disfrute del público.

Me acerque y besé sus labios con ternura, transmitiéndole la seguridad que sentía en ese momento al tenerlo a mi lado. Una seguridad que, debía admitir, no sabía que tenía en mi ser hasta ese segundo en el que lo miré.

-Kyoko- suspiró al finalizar nuestro beso mirándome con la infinita ternura que caracteriza esa mirada…Esperen….¡un momento! ¡esa mirada ya me la había dado antes! ¡mucho antes de confesarnos! Cuando él aún era mi sensei y...wow….

-Vamos Kuon, llegaremos tarde- dije viendo el reloj de la pantalla del auto

-Vamos- arrancó el auto y llegamos al set 30 minutos tarde, algo raro en nosotros si tengo que admitir.

Kuon me miró y dio la vuelta al auto para abrirme la puerta, yo salí con cautela ya que no sabía a qué nos enfrentaríamos allí dentro.

-Amor, tranquila. El show no puede empezar sin nosotros.- dijo sonriente

-mmmmhhhmmm- él solo atinó a estirar sus brazos hacia mí y apretarme los hombros dándome seguridad y yo solo atiné a sonrojarme. Besó mi frente con ternura y luego me guió hacia el establecimiento.

En esta ocasión deberíamos grabar en el hospital ya que allí se había quedado la última escena con la que finalizaríamos la primera temporada. Estaba emocionada ya que mañana mismo se pondrían los carteles que ya habíamos hecho con Kuon anteriormente. Me daban tanta vergüenza que solo bajé la mirada al ingresar.

-Disculpe señorita- dijo Kuon a una muchacha parada en la puerta

-Si dígame en que puedo ayudar…..!oh! Tsuruga-sama por Kami- se llevó la mano a la boca sorprendida

-Si, emmm es un placer, podría no gritarlo por favor- dijo dándole una de esas perfectas sonrisas por las que tenía suspirando a la población femenina…..y a mí incluida

-Disculpe, ¿en qué puedo ayudarlo? ¿no está herido cierto? ¡ah Kami – sama no lo permita!-

-Estoy perfecto señorita, yo solo quiero saber donde…-

- Ayame, solo Ayame para usted Ren-san- dijo tomándole el brazo

Esta mujer sí que trabajaba rápido, tenía que admitirlo. De un "Tsuruga-sama" a un "Ren-san".

-Si fuera tan amable podría decirme dónde encontrar al equipo de grabación-

-¡Ahhh! ¡Tsuruga-san!- gritó una mujer que pasaba a nuestro lado

Un pequeño tumulto de gente en el pasillo la miró y empezó a preguntar dónde a la señora y antes que ellos se den cuenta de quién era quién Kuon siguió diciendo:

-Por favor- dijo presuroso a "Ayame sin señorita o "–san" para usted"

-Claro, es en el pasillo a la izquierda, allí están- dijo sonriéndole al igual que la gran sonrisa de Kuon. Hervía sí, yo hervía de celos mientras que corrimos antes que el tumulto se percatara de donde estábamos.

Todo el mundo estaba allí cuando entramos agarrados de la mano. Fue demasiado incómodo las miradas que nos dieron, los celos que tuve y mis pensamientos así que decidí actuar como lo haría Yuri, mi personaje, y alcé la cabeza y miré el lugar como si fuera la dueña y señora. Caminé fácilmente hasta llegar a donde estaba la estilista de las chicas quién nos guió a un cuarto que me serviría de camerino. Las miradas no nos dejaban y aún menos cuando Kuon me dejó en la puerta para darme un beso pequeño en los labios. Haciendo que mi estilista se sonrojara hasta las orejas y volteara.

-Que tengas un buen día en el trabajo amor- y se fue a su camerino

Yo estaba más roja que un tomate. No podía creerlo. Me metí en la habitación quedando sola y cerré la puerta con rapidez. Bueno….eso no me lo esperaba, no quería que me trataran diferente en el set pero ¡rayos! Acaso no habíamos publicado por toda la televisión nuestra relación! ¡Entonces no seas bebé Kyoko y avanza!

Alcé la cabeza y me puse el conjunto que debía usar hoy. Con este capítulo acabaría la primera temporada de la serie y saldría al aire al fin. Con esto le demostraría a Sho que sí puedo ganarle a su precioso CD. La temática era buena y sabría que causaría buenas críticas por parte del público.

Me coloqué sin más la falda plisada negra, las botas de tacón alto con hebillas plateadas y un polo manga cero con una casaca de cuero pegada al cuerpo con detalles de cierres. Hice que la estilista pasara para que me hiciera algunos rulos en mi cabellera, debía admitir que me gustaba larga con las extensiones, era más…..no sé, solo me encantaba. Pero lo más incómodo fue el silencio de ella y sus sonrojos. Me maquilló con cortes en el cachete de la caída que tuvo Yuri en la última escena.

Salí de allí y todos me quedaron mirando así que no le tomé importancia y me dirigí hacia el set con pasos seguros. Actúa como lo haría Yuri, eso es, ya casi llegas al set. ¡Bien! ¡lo hice! Me repetí cuando me paré junto al director.

-Buenos días Kyoko-san – me dijo con mucha felicidad al verme llegar a su lado

-Buenos días-

-Tsuruga- san, si no es mucha molestia, Yashiro- san me pidió hablar con usted unos minutos- le dijo el director a un Ren que se hallaba echado en la cama de hospital, con algo de sangre en esas vendas que cubrían su torso, cabeza y una pierna que sobresalía de la sábana, además de encontrase esposado a la cama.

-Podría decirle que se acerque por favor, como comprenderá no puedo ni moverme- dijo sonriendo y causando la risa de algunos en el set

-Claro, claro ¡que estúpido de mi parte! Alguien por favor dígale a Yashiro-san que venga- se retiró hacia su asiento mientras que el representante de Ren se acercaba, cuando creí conveniente retirarme Kuon tomó mi mano

-No te vallas, estás preciosa- me sonrojé

-Si te gustan con marcas en la cara-

-Me encantas tú-

-¿Y si te quiere decir algo privado?- dije mirándolo seriamente, no quería incomodarlo

-Tú eres parte de mi vida privada-

-Ren no empieces…- justo en ese momento sentí una mano en mi hombro

-Buenos días Kyoko-chan-

-Buenos días Yashiro-san- dije con una gran sonrisa y haciendo una ligera reverencia con la cabeza

-¡Que bien que están juntos! Debo decirles que la prensa se volvió loca, tienen que dar una entrevista lo más pronto posible- bien….. soltó la bomba ¡qué puedo decir! ¡mierda!

-Bien, yo daré la entrevista para tasar las preguntas y ver qué quieren, luego con una base sólida de lo que quieren preguntar creo que en la segunda entrevista podré ir con Kyoko-

-Amor debemos ir juntos, juntos empezamos este revuelo así que creo que tal vez ir juntos sea lo mejor- Yashiro abrió los ojos ante mi forma de llamar a Kuon pero me respondió con una sonrisa muy grande a pesar de lo que tenía que decir

-Kyoko, odio admitirlo pero Ren tiene razón. Tú aún no sabes manejar a la prensa y estoy seguro que harán todo tipo de preguntas incómodas. Deja que primero Ren vea qué clases de preguntas son para poder luego manejarlas con tranquilidad, analizarlas y prepararte para dar maravillosas respuestas que dejen su relación como realmente es…algo que nació del amor de un viejo hacia una hermosa jovencita ¡AUCH!- gritó Yashiro al ser peñizcado por Ren

Solo atiné a reírme bajito al escuchar como Ren le decía "¿Algo más…?" seriamente a Yashiro quien le dijo "No señor" sobándose el brazo perjudicado mientras que mi novio le decía "eso me pareció oír"

-Bueno Kyoko-chan te dejo con el viejo cascarrabias antes de quedarme sin piel- salió corriendo hacia al lado del director

-¡Yashiro!- gritó mi novio enervado intentando incorporarse pero las esposas de la cama se lo impidieron causando la risa del director

-Empecemos la grabación- gritó el asistente del director – A sus posiciones-

Ren me jaló del brazo para acércame a la cama –Luego que me suelten las esposas hazme acordar que tengo que matar a ese representante de pacotilla-

Le sonreí para luego ver al director delante nuestro.

-Deben recordar que éste es el último capítulo de la primera temporada. Aquí Yuri tú ayudarás a escapar a Taheki, pero lo tendrás que hacer como oficial de policía. Quiero ver ese odio por haberte mentido y todo lo que debas hacer para sacarlo ¿bien?-

-Si- dijimos Ren y yo a la vez

-Empecemos con la escena de Yuri viniendo por el pasadizo, y….acción-

-La novela-

Caminé por el pasillo del hospital para encontrarme con dos oficiales de policía, así que no perdí tiempo y saqué mi identificación del gobierno al ver que me miraban con desconfianza.

-Agente Kanagawa Yuri- dije seriamente

-Señorita Kanagawa, un placer. ¿A qué debemos su visita?- dijo el de la derecha

-¿Cómo está Takana? (recuerden que es cómo se hacía llamar Taheki para el resto)- dije intentando que no me fallara la voz

-El preso está bien señorita, esperemos que el desgraciado valla muchos años preso- mi corazón se paró

-Debo verlo-

-No tiene orden señorita así que me temo que no será posible-

-Tengo este caso desde hace meses ¿Quién te crees para impedirme verlo?- la rabia se me notaba por los ojos

-Yo- volteé para ver a uno de mis colegas de la policía, Lui– Ví tus ojos Yuri, tú lo amas. No es solo una misión para ti- me reí con ironía

-¿Y qué crees? ¿Qué debía mostrarme indiferente para que Takana me matara?-

-Lo ví en tus ojos Yuri, yo ví cómo…-

-¡Cállate! ¡Tú no viste nada! ¡Debo hablar con él! ¡Él tiene un embarque para hoy en la tarde y no sé dónde es!- dije lo primero que se me vino a la mente

-Yuri…. Te juro que te ayudaremos. Te daré los mejores psicólogos para que superes todo amiga-

Atrás de él apareció un hombre con terno quien me sonrió tranquilo. – Ya lárgate Kanagawa-

-Buenas, soy Max McCollins FBI y vengo por el relevo de los señores para que puedan almorzar. Aquí está la orden.- Lo miré y no lo podía creer. Era Max, un antiguo amigo mío.

-Hola Max-

-Hola preciosa- se acercó a besar mi mano

-Tan loco como siempre- dije apartándola antes que lo lograra

-Yuri, te dejo pero mi oferta está en pie- dijo Lui

-No lo necesito- dije rabiosa

-Tranquila tiburón- dijo Max

-Me largo- no tenía opción

-Cuídate hermosa- dijo Max haciendo que elevara mi mano en señal de despedida.

Tomé un par de monedas de mi casaca y las puse en el primer teléfono público que encontré al final del pasillo y marqué el número de Andrew Hanaka, un gran compañero de negocios de Taheki Kou.

-Andrew, soy Yuri-

-Mi princesa policía agente secreto ¿Qué puedo hacer por ti?-

-Así que tú le dijiste a Taheki- comprendí muchas cosas en ese momento

Él solo se rió - ¿Qué pasa?-

-Solo quiero sacar a Taheki de allí-

-Voy para allá-

-Espera ¿por qué confías en mí?-

-Yo no lo hago, Taheki sí así que no tengo más remedio-

-¿Hablaste con él?-

-Si, ya estamos en coordinaciones pero necesito a alguien adentro. Ese alguien eres tú ¿o no?-

-acepto-

Hola, aquí está la actualización. Espero les guste mucho. Muchas gracias por el apoyo dado por todos ustedes y la comprensión que me han dado.

Besos