Todos los personajes pertenecen a S. MEYER. La historia es mía.


Capítulo 20

El gran día

Bella estaba ansiosa. Hoy era el día. El día su boda. Al fin después de casi un mes completo de tortura estilo "compras Alice" ya era el gran día. Pero había algo que empañaba un poco la inmensa felicidad que en esos momentos sentía.

Durante casi todo ese mes casi no había hablado con Edward ni siquiera por la noche cuando se supone todos deben "descansar" o más concretamente estar con su pareja. Pero no. Eso no pasó.

Cada vez que intentaba acercarse a Edward las pocas veces que la soltaba Alice, llegaba Esme sonriendo y diciéndole que tenía que platicar con ella y hacer cosas. Ya se había convertido en una rutina. Por la mañana Alice la llevaba de compras por la tarde Rosalie la llevaba a manejar todos los coches y por la noche estaba Esme dándole platicas sobre la vida de los vampiros.

Amaba a su nueva familia pero estaba fastidiada de que no la dejaran por un momento sola con Edward y lo peor del caso era que él siempre estaba ausente a excepción de las noches pero y ¿de qué servía si Esme acaparaba ese tiempo?

Un día les pregunto a las tres mujeres si no tenían una pareja que cuidar, ya que siempre se la pasaban con Bella pero ¡vaya sorpresa que se llevo ella cuando le respondieron que cuando una de ellas estaba con Bella las otras dos disfrutan de su pareja! Cuando dijeron eso Bella había salido furiosa de la casa y en el momento que se dirigía al bosque se encontró con que Emmett, Jasper y Edward salían de él. Eso la confundió mucho pero no tenía ganas de pensar a qué se debía y simplemente miro a Edward enojada y se fue a tomar su precioso carro, su volvo. Manejo durante horas mientras que su celular sonaba y sonaba. Nunca contesto.

Cuando al fin había llegado a la casa simplemente ignoro a toda la familia y entro al despacho de Carlisle a leer un poco. Después de su berrinche las cosas continuaron igual. La misma rutina de siempre. Alice en la mañana. Rose en la tarde. Y Esme por la noche. Nunca pudo estar a solas con Edward. Quiso usar su don y así utilizar el de Edward para saber qué demonios pasaba pero no lo hiso. Por algo ellos estaban comportándose así de fastidiosos.

-Vamos Bella. Tenemos que arreglarte- escucho que dijo Alice y Bella volvió al presente. Alice estaba parada en la entrada de su habitación bueno la habitación de Edward quien por cierto no lo había visto y menos cuando Alice le advirtió que no se acercara a ella.

-Empecemos- dijo suspirando.

-Cambia esa cara Isabella. Hoy es tu gran boda.-dijo Alice regañándola.

-No estoy así por mi boda sino porque durante un mes entero mis cuñadas y mi suegra me mantuvieron alejada de Edward- dijo casi gritando.

-Cállate. Es por tu bien- dijo Alice ignorando su enojo.

-Dijiste ¿Por mi bien? ¿Por mi bien?... YO NO LA PASE MUY BIEN QUE DIGAMOS ALICE CULLEN- grito Bella por fin se desahogaba un poco.

-¿Qué son esos gritos?- pregunto Esme mientras entraba a la habitación.

-Son los gritos de una mujer irritada por abstinencia.- dijo mordazmente Alice.

- ¡Oh cállate!- dijo molesta Bella.

-Bella tranquilízate- dijo Esme sonriendo. -Es por tu...-

-No vayas por ahí Esme si no quieres una respuesta cínica- dijo Alice enojada.

-No voy a disculparme por mi comportamiento Alice. Porque no sabes lo que sufrí por no tener a Edward a mi lado. Y no solo me refiero hacer el amor sino que casi nunca estuvo conmigo abrazándome. Platicando tranquilamente. Viendo una película o yo que sé algo para estar pasarla juntos... ¡Por dios! Si ni siquiera lo veía.- dijo Bella con dolor.

Si ella misma ahora se daba cuenta que se sintió abandonada y dejada a un lado.

-Dios lo siento Bella- dijo Alice en voz baja.

-Ya no importa.- dijo pero claro que importaba. Se sentía herida. Pero dejaría el tema a un lado. Hoy era el día de su boda y nada ni nadie lo empañarían. Ni siquiera ella misma con su estúpida inseguridad.

-¿Qué pasa?- pregunto Rosalie mientras entraba.

-Nada. Es hora de empezar a que me arreglen.- dijo Bella tratando de sonreír. Vio las caras preocupadas de las mujeres.

Después de esa contestación nadie hablo. Y durante las siguientes tres horas Bella se sintió una muñeca. Todas estaban alrededor de ella y la miraban de los pies a la cabeza mientras la arreglaban.

Bella cerro sus ojos y dejo todo el trabajo a las expertas. Pensó que no debió haberle hablado así a Alice y Esme. No cuando ellas fueron muy atentas con Bella también junto a Rosalie. Y ellas no tenían la culpa bueno un poco hay que reconocer pero el culpable era su ex playboy novio, prometido y futuro esposo. Él sí tenía la culpa. ¿Cómo era posible que dejara a su prometida descuidada?... Después le daría las cuentas a Edward y le pediría que las pagara.

-Bella abre tus ojos. Hemos terminado- dijo Rosalie y Bella hiso caso. Cuando se vio al espejo se quedo sin respiración y sin palabras. Parecía una reina con ese precioso vestido blanco. Estaba hermosa.

-Gracias- dijo Bella volteando a ver a Esme, Rosalie y Alice quienes tenían una enorme sonrisa de satisfacción por su trabajo.

-Él que estará agradecido y encantado será el novio- dijo Rosalie riendo.

-Vamos chicas es hora de ir a arreglarse. Ya está lista la reina ahora debe ir la corte para estar presentable- dijo Esme riendo. Mientras salía con Rosalie. Alice no se fue de inmediato.

-Suelta lo que tengas que decir Alice- dijo suspirando.

-Lo siento. Fui una estúpida al no ver que te estábamos lastimando por mantenerte lejos de Edward. Esa jamás fue nuestra intención- dijo triste.

-¿Entonces cuál era?- pregunto Bella nerviosa.

-No te puedo decir porque luego Edward me mata. Pero ten por seguro que ninguno de nosotros hiso lo que hiso por dañarte deliberadamente.- dijo con una mirada preocupada.

-Alice. Tranquila. Sea lo que sea que tramarán al separarme de Edward debió tener algo bueno... o eso espero y eso me decía y me digo más bien- dijo riendo.

-Gracias Bella. Ahora te dejo. Ahí tienes un libro para que leas. Por ningún motivo te moverás de esta habitación- le ordeno. Y Bella asintió. Luego Alice salió.

Se acercó al libro que estaba encima de la cama y vio el título "Cumbres Borrascosas". Sonrió. Su favorito. Tomó el libro y empezó a leer parada. No quería arrugar su vestido y no sería una molestia ya que era una vampira y no se cansaría.

Mientras leía se puso a pensar qué era exactamente lo estuvo haciendo Edward en todas esas ausencias porque de repente se acordó que Jasper y Emmett muchas veces también desaparecían.

.

.

...o.o.o.o.o...

.

.

EDWARD estaba arreglándose en la habitación de Emmett y escucho la conversación de Bella ya que no estaba precisamente hablando en voz baja sino estaban casi gritando.

-Vamos Bella. Tenemos que arreglarte- escucho que dijo Alice.

-Empecemos- dijo Bella.

-Cambia esa cara Isabella. Hoy es tu gran boda.-dijo Alice regañándola.

¿Qué le pasaba a su Bella?

-No estoy así por mi boda sino porque durante un mes entero mis cuñadas y mi suegra me mantuvieron alejada de Edward- dijo casi gritando.

Entonces era eso.

-Cállate. Es por tu bien- dijo Alice.

-Dijiste ¿Por mi bien? ¿Por mi bien?... YO NO LA PASE MUY BIEN QUE DIGAMOS ALICE CULLEN- grito Bella.

Nunca pensó que Bella se pusiera furiosa...

-¿Qué son esos gritos?- pregunto Esme.

-Son los gritos de una mujer irritada por abstinencia.- dijo mordazmente Alice.

¡Esa pequeña de Alice! Se las cobraría cuando la viera... no podía creer que le hablara así a Bella.

- ¡Oh cállate!- dijo molesta Bella.

-Bella tranquilízate- dijo Esme sonriendo. -Es por tu...-

-No vayas por ahí Esme si no quieres una respuesta cínica- dijo Alice enojada.

-No voy a disculparme por mi comportamiento Alice. Porque no sabes lo que sufrí por no tener a Edward a mi lado. Y no solo me refiero hacer el amor sino que casi nunca estuvo conmigo abrazándome. Platicando tranquilamente. Viendo una película o yo que sé algo para estar pasarla juntos... ¡Por dios! Si ni siquiera lo veía.- dijo Bella.

Edward se maldijo así mismo. Eso que decía Bella lo lastimaba porque él era el culpable. Pero había sido necesario. Nunca pensó que al tratar de que Bella no se enterará de su sorpresa ella hubiera salido lastimada. Y de hecho él pasó un infierno el no estar en los brazos de ella. La necesitaba pero necesitaba terminar el trabajo junto a sus hermanos.

-Dios lo siento Bella- dijo Alice en voz baja.

-Ya no importa.- dijo Bella.

¡Claro que importaba! Él se encargaría de que ya no sufriera por eso y la compensaría.

-¿Qué pasa?- pregunto Rosalie

-Nada. Es hora de empezar a que me arreglen.- dijo Bella

Después de esa contestación algo rígida por Bella. Él ya no escucho nada solo los ruidos mientras preparaban a Bella.

"Edward sé que me estás escuchando y espero que compenses a Bella por todo lo que hemos hecho para cubrirte por la sorpresa. Está herida y dolida por tu rechazó pero ten por seguro que cuando llegue la hora ella entenderá" le dijo Alice con sus pensamientos.

Edward esperaba que Bella lo entendiera y perdonará.

.

.

.

.

Bella estaba bajando las escaleras del brazo de Carlisle. Ya era hora de la entrada de la novia bueno técnicamente la salida ya que la pequeña recepción estaba afuera. Esme había hecho un excelente trabajo con la decoración.

-Te vez hermosa Bella- dijo Carlisle sonriendo. -Es un honor para mí ser el que te entregue a mi hijo-

-Gracias pero el honor para mí es que usted me lleve del brazo junto al hombre que amo-dijo Bella sonriendo.

Después de eso. Siguieron su camino para el altar. Donde estaba Edward Cullen. Más magnifico que de costumbre. Parecía un dios y esa hermosa sonrisa que Bella observaba la dejaba sin aliento.

Cuando Carlisle y ella llegaron a su destino. Carlisle se fue a sentar junto a Esme.

-Te ves espectacular y hermosa- dijo Edward en voz baja cerca de su oído. Bella estaba aun sin aliento y solo asintió agradecida pues no podía hablar por la emoción que la embargaba.

La misa comenzó. Fue hermosa. Edward y Bella dieron sus votos. Alice y Jasper eran los padrinos de lazos y Rosalie y Emmett de aras. La ceremonia fue preciosa. Al final cuando fueron declarados marido y mujer. Edward la beso con reverencia y amor mientras se escuchaban los aplausos de los invitados.

La fiesta comenzó y se divirtieron a lo grande. Bella bailo solo con Jasper, Emmett y Carlisle por sugerencia de Edward. Pero ella tampoco se iba a quedar atrás y también le sugirió que solo bailara con Alice, Rosalie y Esme.

Cuando la fiesta ya había terminado. Bella estaba a punto de ir a cambiarse su vestido pero Alice la detuvo.

-No Bella estás perfecta así.- dijo sonriendo.

-Vamos amor. Tengo algo que mostrarte- dijo Edward mientras la abrazaba.

-Está bien vamos-contesto ella sonriendo.

Se despidieron de la familia y todos les desearon suerte pero Bella presentía que esa "suerte" era dedicada para Edward.

De repente Edward la cargo y Bella soltó un grito.

-¡Dios! Edward al menos avísame- dijo sonriendo.

La llevo cargada y corrió para adentrarse en el bosque. Momentos después llegaron a un rio.

-¿Ya llegamos?-pregunto Bella cuando Edward la bajo de sus brazos.

-No. Pero antes tengo que vendarte los ojos-dijo sonriendo. Bella asintió porque confiaba en él. Luego sintió como amarro un suave pañuelo en sus ojos. Nuevamente la cargo de repente y también otra vez grito.

-Agárrate fuerte a mí, amor- dijo Edward y a penas estaba a punto de preguntarle el por qué cuando sintió que se alejo de espaldas al rio y luego corrió a toda velocidad para saltar el rio. Cayeron al otro lado del rio. Intactos e impecables. Solo su peinado sufrió algo de estragos.

-Eso fue grandioso- dijo Bella sinceramente pues cuando había sentido cómo corría y la adrenalina en sus venos fue genial y excitante.

Camino con ella en brazos un par de metros más adelante y al fin la soltó.

-Quiero que tengas tus ojos cerrados hasta que yo te diga lo contrario- dijo y ella asintió. Luego sintió sus manos y cómo le quito el pañuelo. -No los abras Bella- dijo y tomo su mano.

-¿Ya?- pregunto ansiosa.

-Si Bella. Ya. Pero ábrelos lentamente.-

Bella fue abriendo sus ojos lentamente como le dijo y cuando ya los tenía completamente abiertos. Lo que vio la dejo sin palabras. Un hermoso kiosco estaba en medio de un claro. Para llegar a él, había un camino con pétalos de rosas. El alrededor del kiosco había rosas y en las orillas del kiosco había velas. El kiosco estaba iluminado por velas. Era completamente hermoso.

Edward le tomo la mano y le dio un suave apretón.

-Está es una sorpresa que te prepare con ayuda de mis hermanos.- explico Edward. Bella aun tenía la mirada clavada en el hermoso kiosco cuando fue al fin que entendió algo...

-¿Por eso no estabas? Porque estabas haciendo este hermoso y precioso Kiosco- dijo Bella asombrada.

-Sí. Quería darte algo especial, un lugar especial tuyo y mío. Y por esa razón tenía que estar al pendiente que estuviera preparado y listo para hoy... y fue por eso que me aleje un poco de ti. Les pedí ayuda a mis hermanos y ellos aceptaron. Nunca pensé que te ibas a sentir herida. Te juro que nunca fue mí intención hacerte daño...- estaba diciendo Edward pero ella lo detuvo cubriendo sus labios con un beso lleno de amor luego se detuvo para alejarse unos centímetros.

-Edward ya no te preocupes ahora entiendo. Esta fue una hermosa sorpresa jamás voy a olvidarla. Es perfecta. Muchas gracias- dijo y cuando termino lo volvió a besar.

-Te he echado de menos- dijo Edward entre sus labios.

-Yo también Edward no sabes cuánto- contesto ella.

Edward otra vez la cargo y juntos pasaron el camino de pétalos de rosas para luego subir las escaleras del kiosco. Bella se dio cuenta que por dentro también era igual de hermoso. En medio del kiosco había unas mantas.

-¿Aquí?- le pregunto Bella mordiéndose el labio.

-Amor. Esta parte del bosque le pertenece a mi familia y está prohibido el paso. Estamos completamente solos y aunque yo te quería hacer el amor en nuestra casa, ahora que te veo hermosa como una diosa aquí en el kiosco pues quiero marcar nuestro lugar y por eso aquí te hare mía- dijo Edward con ese brillo encantador de depredador que hacía que Bella se estremeciera.

-Me parece perfecto Edward. Te amo- dijo y luego se acerco para besarlo.

-También Te amo-contesto él entre sus labios.

-Pero podre entender el por qué de tu descuido hacia tu esposa en ese entonces prometida pero aun no te puedo perdonar- dijo Bella juguetonamente y Edward suspiro y la miro intensamente.

-Creo que no será problema ya que estaremos juntos para siempre y ese es tiempo suficiente para que yo te convenza con mis métodos y así me perdones- dijo sonriendo seductoramente -Y ten por seguro señora Cullen que mis métodos nunca fallan.- término sonriendo como un depredador para luego besarla vorazmente.

Estaba completamente segura de eso. Pero lo que él no sabía, era que ya lo había perdonado. Solo que no se lo diría pues la señora Cullen quería conocer y disfrutar de esos métodos que usaría el seductor de su esposo...

.

Fin

(Para nosotras pero para ellos no :)


¿Qué les parecio el final?

Diganme su opinión(:

A petición de una lectora (VALERIA "IGA EMO - 12L") decidi buscar las imagenes de la ropa de la boda (:

Los links están en mi perfil (:

por si quieren ver el vestido de Bella, de las damas de honor y el de los chicos!

Muchas gracias por sus comentarios (:

Espero que les haya gustado la historia tanto como a mi al escribirla...

Ahora las quiero invitar a leer mis otros fics "Para volver a amar vuelve a mi" y recientemente "Luchar por Amor"

GRACIAS!