Hola de nuevo. Me alegro estar aki escribiendo esta historia k se me ocurrió nada mas ver la historia de Las Crónicas de Riddick. Los personajes y la historia real no me pertenecen a mi,si no al creador y directores y demás miembros del equipo de rodaje y demás.

Espero k a vosotros os guste tanto como a mi,ya k me gusto como me empezó a quedar.

Ya me informareis luego.^^

Las crónicas de Riddick 2

Prólogo

Otra vez huyendo.

¡Coño!. Fui el líder de los necróferos antes de arrojar a todos aquellos capullos a su querido subuniverso,joder. Y ni así consigo que me dejen en paz.

Estoy en una vieja nave pequeña que robé a uno de los muchos mercenarios que van tras de mi. No lo recuerdo. No recuerdo los nombres de todos aquellos que me quieren capturar.

Se me han acabado las provisiones que les robé a esos estúpidos,así que tengo repostar en Helión Primero. El planeta se a recuperado bastante desde que los necróferos estuvieron a punto de destruirlo. Sigue generando luz y transportándola a los demás planetas que no consiguen el suficiente al estar tan lejos.

La mujer de Imán me esta en deuda por salvar a su hija,así que no me costara conseguir la comida que necesito.

En cuanto la tenga,me marcharé y volveré a desaparecer.

Capitulo 1

El planeta seguía igual que antes de la llegada de los necróferos.

Habían conseguido recuperarse y los supervivientes reconstruían la ciudad.

Lajjun y Ziza vivían en su antigua casa. Lajjun no se había vuelto a casar y era la gobernante de Helión Primero. Controlaba y supervisaba las construcciones y se encargaba de mantener buenas relaciones con los planetas vecinos.

Cuando ambas volvieron a casa,sabían que había alguien más allí. Todas las velas que habían dejado encendidas mientras iban a comprar unas cosas para la cena,aparecían ahora apagadas.

-Ziza,quedate aquí-le dijo su madre mientras le dejaba las bolsas y cogía una espada pequeña que mantenía en la casa para enfrentarse a futuras incursiones.

Entró en el despacho,en la segunda planta,y se encontró una figura inmóvil en mitad de la oscura habitación.

Ella alzó el arma y se acercó lentamente.

Cuando estaba a punto de golpear a la figura,esta se dio la vuelta y detuvo el ataque con su cuchillo.

-¿Así me recibes,Lajjun,después de salvarte?-.

-¡Riddick!-exclamó esta,sorprendida.

Ziza asomó la cabeza en la habitación.

Los ojos violáceos de Riddick brillaban en la oscuridad.

Esta entró en la habitación y se abrazó a él.

-Nos salvaste de los monstruos. Gracias-.

Este observó sorprendido a Lajjun,que soltó a Ziza de Riddick y la colocó a su lado.

-Te estamos muy agradecidas por lo que hiciste por nosotras, pero,¿qué es lo que quieres?-.

-Sólo necesito víveres. En cuanto los tenga,me marcharé-

-Sí. De acuerdo. Pero,esta noche no puedo conseguirlos-.

-Entonces,volveré por la mañana-.

Estaba a punto de salir por la ventana,cuando Ziza tiró de la falda de su madre y le murmuró algo.

-Tienes razón. Riddick,¿por qué no pasas la noche aquí con nosotras?. Así podremos agradecerte todo lo que nos ayudaste-.

Este miró a Ziza,que le dedicaba una amplia sonrisa y asintió.

-¿Por qué no?. De acuerdo-.

-Bien. Aún nos queda preparar la cena. Si quieres,puedes esperar aquí. Tu cuarto esta al final del pasillo-.

-Esperaré aquí-.

...

La cena resultó extraña. Había las velas suficientes para que Lajjun y Ziza pudieran ver sus platos,pero las pocas suficientes para que Riddick pudiera ver sin sus gafas. Nadie hablaba y solo se oía el ruido de los cubiertos. Ziza no apartaba la mirada de Riddick y cuando este estiraba el brazo para coger un cuenco,ella rápidamente se lo pasaba.

Finalmente, Lajjun carraspeó para que este la mirara.

-Bien. Nos enteramos que los necróferos llegaron al subuniverso del que tanto hablaban-.

-Así es. Ellos querían entrar,pero,no sabían que cuando se permanece mucho tiempo en el otro lado,uno muere y ya no se puede salir. Los Lores Mariscales no les dijeron nada de eso a sus gentes-dijo mientras se sería unas patatas asadas.

Alzó la cabeza y vio la expresión de consternación de Lajjun.

-Ellos decían que era un mundo mejor,donde no se sentiría nada-.

-Claro. Un muerto no siente nada-.

-Mi padre nos dijo que ibas a buscar a una chica que se llamaba Jack. ¿No a podido venir?-preguntó Ziza.

-No. Está muerta-.

Ambas se quedaron en silencio sin saber que decir,mientras Riddick seguía comiendo a grandes cucharadas.

Este se tumbó en la cama al final de la cena y contempló el techo,recordando el cuerpo de Kyra entre sus brazos mientras se moría.

``Siempre he estado contigo´´ fueron sus últimas palabras.

…...

Por la mañana,se levanto sobresaltado. No había dejado de rememorar la muerte de Kyra en su mente.

Ziza,que le llevaba el desayuno,se sobresaltó.

-¿Dónde está tu madre?-le preguntó este mientras se ponía las gafas,molesto por la luz del sol de aquel planeta.

-Se ha marchado a buscar las provisiones que pediste. Me dijo que te dijera que la esperarás aquí. Los habitantes de Helión se enteraron de que tú fuiste el último gobernante de los necros y no les caes muy bien-le dijo mientras dejaba la bandeja sobre la cama.

-Sin embargo,tú no pareces pensar como ellos-.

-Tú me salvaste-.

Observó un momento más a Riddick y salió de la habitación.

``No hagas amistades. No te encariñes por nadie y no sufrirás´´.

Esas eran algunas de las reglas de Riddick.

Bastante tenía ya con Kyra.

No dejaría que le volviera a pasar.

Lajjun volvió con la suficiente comida para que él no tuviera que ver un alma en meses.

Este no tardó en cargar todo a la nave,que no había dejado lejos de allí y marcharse.

A punto estuvo de despedirse,pero,lo pensó mejor.

``Despedirse significa que me importan esas personas y a mi no me puede importar nadie´´.

Pronto,Helión Primero y todos sus habitantes quedaron atrás.

...

¿A dónde ir?. Por muchos planetas deshabitados que hubiera en el universo,los mercenarios siempre lo encontraban. Y él ya estaba comenzando a mosquearse un poco con todo eso.

¡¿Es que no podían dejarlo en paz de una puta vez?.

De repente,uno de los motores de la nave comenzó a fallar y un pitido agudo y estridente se extendió por toda la nave.

Conectó el piloto automático y echó un vistazo por la ventanilla. La mierda de motor había dicho adiós.

En realidad,eso no le tenía que sorprender. La nave era una carraca que se caía a trozos,como casi todas las naves de los mercenarios.

Observó el ordenador de abordo,que le informó de un pequeño planeta cercano donde hacer escala. Addobid. Un planeta plagado de gente que iba y venia por el universo. Las únicas personas que vivían allí eran los propios comerciantes. El planeta no poseía casi agua,ni valles ni animales que se pudieran cuidar y fomentar el comercio. Todo lo que había en ese árido planeta era exportado.

Aterrizó en las afueras de el pueblo,alejado de las demás naves. No sabia quien podría estar por allí.

Ahora,Toombs estaba mucho más empeñado en atraparlo y lo seguía a todos lados o,al menos,lo intentaba.

Bajó de la nave y se internó en el pueblo. No le costó dar con un vendedor de piezas. El motor estaba seriamente dañado,así que necesitaría las piezas necesarias para construirlo casi de cero.

Cuando tuvo todas las cosas en una bolsa y el vendedor le pidió el dinero, Riddick se le quedó mirando y le dio un único puñetazo en la garganta,hundiéndole la nuez y haciendo que se ahogara. No moriría,pero,le dejaría el suficiente tiempo para marcharse sin problemas.

-¿Con eso basta?-le preguntó mientras lo veía retorcerse en el suelo,casi en la puerta de la tienda.

Por supuesto,el hombre no le respondió,así que salió de la tienda para marcharse,cuando una chica se estrelló contra él.

Este se quedó paralizado. Tanto el color marrón oscuro del pelo como el verde de los ojos eran extremadamente similares a los de Kyra. No le dio tiempo a mirarla mucho más,ya que ella echo la vista atrás un momento y siguió corriendo.

Poco después,vio pasar a un grupo de siete hombres corriendo mientras gritaban a la gente que detuvieran a la ladrona.

Riddick se echó la bolsa a la espalda y camino hacia ellos.

Los encontró peleando cerca de un callejón. La chica estaba rodeada,pero,sabia defenderse bien. Rápidamente,se deshizo de tres de los tipos mientras los otros no sabían si atacar o no.

Cuando él dejo inconsciente a dos más,el resto salió corriendo. La chica se volvió hacia él con un cuchillo en la mano y lo miró,desconfiada.

-¿Quien eres tú?.¿Y por qué me has ayudado?-.

-¿Kyra?-preguntó él dando un paso hacia ella.

-Yo no me llamo Kyra. Y no sé quien eres así que si no te largas,me veré en la obligación de cortarte el cuello-.

Él no pudo evitar dirigirle una sonrisa torcida.

-Lo dudo mucho-.

Ella entrecerró los ojos y se abalanzó hacia él con el cuchillo listo para cortarle el cuello. Y lo hubiera hecho si él hubiera permanecido quieto,pero,no se veía por allí.

La chica se mostró extrañada.

¿Dónde estaba?.

De repente,con pesar,notó un cuchillo en su espalda.

-¿Qué decías?-le preguntó Riddick,divertido.

Ella se mostró molesta,pero,se agachó y,girando sobre sí misma desde el suelo con una pierna estirada,intentó tirarlo al suelo,pero él consiguió saltar a tiempo y la levantó del suelo cogiéndola por los brazos y estampandola contra la pared del callejón.

Ella intentó liberarse,pero,por mucho que pataleó,no consiguió soltarse,así que se detuvo y lo miró,mosqueada.

Ahora que la tenía tan cerca,comprobó que no era Kyra,aunque el parecido era notable y las edades similares.

-¿Qué vas a hacer ahora?-le preguntó la chica,viendo que la observaba de arriba a bajo-.¿Vas a absorberme la sangre?-.

Ante esas palabras,dichas por Kyra cuando la encontró en Crematoria,él se quedó paralizado.

-¡Mira!.¡No sé a quien te recuerdo,pero,te aseguro que yo no soy ella y cuanto más te lo niegues,peor para ti!-.

Riddick la soltó y la chica cayó de rodillas al suelo.

-¿Te envían ellos?-le preguntó.

-¿Ellos?-.

-Los soldados de la muerte. Comenzaron a formarse como los adversarios de los necros,pero,ahora que ellos no están,intentan controlar el universo. Me buscan desde hace tiempo-.

-¿Y por qué coño buscan a una niña como tú?-.

-No lo sé-dijo esta,todavía desde el suelo-. Pero,creo que tiene algo que ver con mi planeta de origen. Soy la única superviviente del planeta Acrópolis-.

Riddick se sobresaltó.

Otra persona en el universo que no tenía a nadie de su especie.

-Buscaban algo en mi planeta. Un secreto,decían que teníamos,pero al no encontrarlo,lo destruyeron todo a su paso. Solo quedé yo. Mis padres me sacaron del planeta en una pequeña nave. Solo tenía 2 años. ¿Tú trabajas para ellos?-.

-No. Yo solo te confundí con otra persona-.

Comenzaba a alejarse,cuando un grupo de soldados vestidos con armaduras negras comenzaron a abrirse paso entre la gente hasta llegar ante la chica caída.

Esta se colocó un cuchillo en la boca y sacó otras dos de las botas,mirando a los hombres que la tenían rodeada.

Riddick se volvió a parar,pero,no hizo nada. Solo observó.

-¿Eres Alira,superviviente de el planeta Acrópolis?-le preguntó un soldado con voz potente.

Ella no contestó,sino que permaneció en el suelo,con los tres cuchillos brillando bajo el sol.

-Deja de luchar. Esta vez no vas a escapar de nosotros tan fácilmente-.

Ante a las palabras del soldado,todos los demás sacaron las armas y la apuntaron.

-Ven con nosotros pacíficamente y no habrá problemas-.

``¡Se acabó!´´,pensó Riddick. Y se metió por medio.

Los hombres no lo vieron venir y desarmó a dos antes de que los demás comprendieran lo que estaba pasando.

La chica,la tal Alira,aprovechó para matar a aquel que le había dicho que se entregara y a los dos soldados que iban con él.

Una vez echó esto,echó a correr por la calle,pero,uno de los soldados que se estaban recuperando del ataque,cogió su arma y disparó contra ella,lanzandole una bola de energía que la mandó inconsciente al suelo.

Riddick terminó con los soldados y se acercó a ella. Alira estaba desmayada,pero el impacto había sido a la suficiente distancia para que siguiera viva.

Este respiró con alivio y se la cargó al hombro junto a la bolsa con las piezas del motor,llevándosela a la nave.

…...

Cuando esta despertó,estaba tumbada sobre unas pieles en el suelo de alguna nave. Alguien le había quitado la camiseta y vendado el pecho para que la herida que le laceraba la espalda se curara.

El ruido que la había despertado seguía ahí,rítmico e insistente.

Se puso en pie con trabajo y se colocó la camiseta antes de salir a la puerta lateral de la nave y ver a Riddick construyendo el motor de la nave. No había reparado en ella aún.

-¿Qué estás haciendo?-le preguntó esta.

Él se limpió el sudor de la frente y se volvió a mirarla.

-Veo que ya te has despertado. Has tenido suerte. Si el disparo hubiera sido desde más cerca...-.

-Hubiera muerto. Lo sé. Llevó luchando contra las armas desde que tengo uso de memoria.¿Tienes problemas con eso?- dijo saliendo de la nave y echando un vistazo al trabajo de Riddick.

-Bueno... . Los motores no son mi fuerte-.

-De momento has echo un buen trabajo. Pero,estabas uniendo ese cable verde con ese rosa de ahí,¿verdad?-.

Este asintió.

-Pues,si lo hubieras hecho,en cuanto hubieras despegado,el motor abría volado por los aires y,tal vez,toda la nave con él-.

-¿Ah,sí?.¿Y tú como sabes eso?-.

-A parte de ladrona,también trabajo para los comerciantes de aquí. Cuando huyes de todo el mundo,tienes que saber de todo. Por cierto,¿tú como te llamas?. Ni siquiera me has dicho tu nombre-.

-Soy Riddick-.

Alira se mostró sorprendida.

-¿Riddick?.¿Tú eres Richard B. Riddick?.¿El famoso Riddick?-.

Este sonrió.

-Veo que soy conocido-.

-Y tanto. Casi todos los mercenarios de el universo hablan de atraparte. Pero...ninguno a tenido mucho éxito que digamos-.

-Eso parece,¿no?-.

-Los soldados de la muerte también te buscan a ti. Saben que eres el único superviviente de sus enemigos iniciales,los necróferos-.

-Yo no estaba con ellos. Solo fui a buscar a alguien y,sin saber como,me hice su líder-.

-¡Vaya!. Pues,ahora,nos buscaran a los dos-.

-¿Por qué crees que vas a estar aquí?-.

-Por qué me has salvado. Tal vez,solo lo hiciste por que me parecía a esa chica de tus recuerdos,pero,por eso mismo,no me dejarás a mi suerte-. Dijo todo esto con una sonrisa.

Este también sonrió.

-Eres muy lista-.

-Años de práctica,supongo-.

Fin del primer capitulo.

K os ha parecido mi historia?.

Os ha gustado?.Subo el resto de los capis o,sin embargo,tengo k dejar esto de lado y dedicarme a otra cosa?.

Solo vuestros reviews podrán decidir.

Hasta la próxima y besos.