Ah… las pastorelas…

Recuerdo esos momentos de mi infancia antes de navidad cuando las hacíamos en la escuela, casi siempre me tocaba ser ángel ^^ (una vez fui diablo y una pastora). Qué tiempos aquellos! Me terminé acordando de una foto q vi en livejournal donde alguien armó un nacimiento con los monitos de papel de Hetalia. Fue muy lol! Al pensar en eso empecé a imaginar como sería una pastorela al Hetalia style y aquí está!

Espero no pasar de 4 o 5 capitulos Con suerte iré subiendo uno por día.

Disclaimer: Hetalia no es mío y nunca lo será, ¿por qué siempre me hacen repetirlo? T.T


Inglaterra se dejó caer en la cómoda silla de su habitación en el lujoso hotel.

Hacía varias horas que otra molesta e inútil reunión había terminado. Esta había sido mucho más caótica que otras, dado que todos estaban ansiosos por irse incluso desde antes que empezara. ¿A quién se le ocurría programarla para el 24 de diciembre? Obviamente nadie pudo concentrarse y luego de que Suiza intentara dispararle a Francia por milésima vez , que Noruega amenazara con maldecir a Prusia y Dinamarca, y que Rusia tratara de volverse uno con los bálticos por enésima ocasión, Alemania consiguió poner orden el tiempo suficiente para poder informarles que la reunión había terminado y que a continuarían luego.

No tuvo que molestarse en repetirlo dos veces. Todos los presentes se levantaron corriendo de sus lugares y salieron a toda prisa.

-Paz y tranquilidad al fin-sonrió satisfecho mientras se estiraba y se acomodaba mejor.

Lo único que deseaba era pasar una noche buena libre de presiones. Bastante había tenido con: "Iggy, propongo que construyamos un árbol de navidad gigante para ponerlo en mi casa y que se pueda ver desde el espacio, ¡Así los extraterrestres sabrán que somos amigables!"

-Estúpido América-masculló en voz baja, para luego tomar su taza de té.

Para ese entonces ya lo hacía ingeniándoselas para volver a su casa (le deseaba buena suerte, puesto que por las nevadas, los vuelos se habían suspendido) y disfrutar de su fiesta de Navidad, a la cual no pensaba asistir por ningún motivo.

-Estoy mucho mejor aquí-bebió un sorbo de su té-Lo que menos necesito es una ruidosa navi…

-¡Pasta!

Se escuchó primero algo parecido a unas campanas sonando, y poco a poco aumentó de intensidad, hasta convertirse en un fuerte estruendo, que seguido por un gran resplandor, hizo que escupiera el té de una manera muy poco digna y que la taza cayera al suelo.

-¡B-bloody hell!

-Cuida tu lenguaje.

Cuando al fin la brillante luz disminuyó, alcanzó a divisar a Roma y Germania, los antiguos imperios. El inglés los contempló atónito sin estar seguro que hacer. Lo último que se esperaba era que ellos le hicieran una visita en noche buena. Los observó con detenimiento y corrigió la última parte. Lo que último que se esperaba era que ellos le hicieran una visita en noche buena usando…

-¿Por qué están vestidos así?

-Somos ángeles, ¿qué no es obvio?-explicó sonriente el Imperio Romano mientras señalaba su aureola y movía sus alas blancas, a su lado, Germania carraspeó un par de veces.

-Así es, y tenemos una muy importante misión que cumplir y es indispensable que tú nos ayudes.

-Lo siento, pero hoy no…-apenas se disponía a levantar la silla cuando la mirada severa de Germania le indicó que guardara silencio-Quiero decir, por favor continúen.

-Cómo te decía, hoy ha sido marcado como el día en que un niño, un enviado especial llegará entre las naciones. Él será uno más de ustedes, y aunque pequeño, será capaz de guiarlos por un camino lleno de paz y…no puedo decirlo, es demasiado cursi.

-¿Qué tiene de malo la paz y el amor? Especialmente si puedes compartirlo con una chica linda-comentó Roma con una expresión que a Inglaterra le recordó demasiado a su nieto.

-Disculpen, pero ¿dónde entro yo?-se señaló, arqueando una de sus grandes cejas.

-Tu misión es guiar a las demás naciones a él-habló nuevamente Germania.

-¿Y exactamente cómo…?

Roma exclamó un ¡Ve~! Y al instante, Inglaterra se encontró vestido con una toga, con una aureola sobre su cabeza, alas en su espalda y sosteniendo una varita.

-Bloody…

-Ya que eso está arreglado-por un momento pareció que el germano sonrió- hay tres naciones muy importantes que debes conducir hacia él.

-Y no te olvides de los demás grupos que también tienen que visitarlo-observó el romano.

-¿Algo más?-preguntó inconforme cruzándose de brazos.

-Sí-respondió distraídamente el antepasado de Italia-Hay otros que ya han notado su llegada y ansían conquistarlo.

-Debes impedir que eso pase-dijo Germania en tono amenazante-Él ya tiene dos guardianes muy capaces, pero el mal acecha y no está de más tomar precauciones extras.

-¿Y quieren que haga todo eso YO sólo?-cuestionó algo molesto.

-¡Claro que no!-Roma le entregó dos broches con forma de estrella y dos alitas-Puedes escoger a dos personas que te ayudaran en tu misión.

-Buena suerte y Fröhliche Weihnachten-pronunció Germania y desapareció.

-¡Buon Natale!-se despidió Roma-Y salúdame a Italia Veneciano y Romano. ¡Ciao!

¡H-hey! ¡No pueden irse así como…!-un trozo de papel enrollado el cayó en la cabeza, lo abrió y leyó su contenido-¿Se supone que tengo que guiarlos…a ellos?-bajó la lista y sintió un escalofrío- Esto va a ser más difícil de lo que pensé, de verdad voy a necesitar ayuda…

Hizo un rápido movimiento de su varita y desapareció de la habitación. Fuera, la rama de un árbol se movió y una figura esbelta y de cabello largo bajó de un salto.

-Tengo que decirle a mi querido hermano.

Mientras tanto, en un aeropuerto algo alejado:

-Por favor cálmate, Al…

-¡No hay vuelos! ¿¡Cómo se atreven a suspender los vuelos!

-Pe-pero, es peligroso porque ha estado nevando mucho y hay vientos muy fuertes y…

-¡Pero así nunca podremos estar en casa para navidad! ¿Qué pasará con la fiesta y el pastel y la cena y las hamburguesas y los regalos…? ¡Los regalos!-se volvió bruscamente al canadiense- ¡Tenemos que regresar como sea!

-Me parece que yo podría ayudarlos.

De pronto, ante los hermanos se materializó la figura de un ángel.

-¡I-Iggy! ¿Qué haces aquí?

-Vine para…

-¿Al final decidiste acompañarme a la fiesta?

-Claro que no-frunció el ceño, haciendo obvio su disgusto. Realmente le era muy difícil tratar con él-Venía para decirte a ti y a…¿Dónde está Canadá?

-¿Mattie? ahora que lo mencionas, hace mucho que no lo veo.

-¡Estoy a un lado tuyo!-exclamó abrazando con fuerza a Kumajiro, quien levantó la cabeza y le preguntó "¿quién eres?".

-Bien, ya que están los dos aquí…

Procedió a contarles sobre la misión que los antiguos imperios le habían encomendado y cómo esperaba que pudieran ayudarlo. Pero una vez que terminó con su relato…

-¿Estás borracho verdad?

-¡Claro que no!-gritó tan fuerte que su aureola estuvo a punto de caer.

-Al, tal vez deberías escuchar lo que dice…

-¿Y tú quién eres?

-¡Soy Canadá!-gritó exasperado a su hermano.

-¿Quieren guardar silencio y ponerme atención?-exigió severo.

-¿De verdad esperas que crea que un par de viejas naciones bajaron del cielo, te convirtieron en ángel…-en ese punto, el inglés tomó uno de los prendedores y se lo puso, para luego darle el otro a Canadá-…para nombrarte el guía de lleve a los demás a un…un…aprendiz de héroe? ¡Es casi tan ridículo como las alitas de Mattie!

-Tu también tienes unas-señaló resentido su hermano.

-¡Claro que…!¿Huh?-se llevó una mano a la cabeza y sintió su aureola-¡Oh my God! ¡¿C-cómo hiciste eso?-dio varias vueltas intentando en vano observar sus alas.

Canadá al parecer lo había tomado mucho mejor y se esforzaba por mantener a un inquieto Kumajiro en sus brazos, a quien también le había salido alitas y que pensaba que la aureola en su cabeza era un lindo juguete.

-¡No es justo!-volvió a reclamar el americano-¿Por qué su túnica es más larga?-señaló a su hermano. Su túnica llegaba hasta los tobillos, mientras que la suya le llegaba hasta las rodillas y por si fuera poco, no llevaba pantalones, aunque traía puesta su chaqueta-¡Esto es muy poco heróico!

-Aquí está el trato-sonrió con malicia ignorando su reclamo- ustedes me ayudan con la misión y haré que puedan regresar a su casa y así yo podré disfrutar de mi tranquila noche buena, ¿les parece bien?

Alfred y Matthew intercambiaron una mirada y luego regresaron su atención al inglés.

-Me parece bien-habló el americano- Un héroe es justo lo que necesitamos para cumplir con esta misión.

-Lo importante es que si ese niño de verdad hará del mundo un lugar mejor, tenemos que…

-¡Y así estaremos a tiempo para abrir los regalos!

-¡Alfred! Recuerda que la navidad no es sólo abrir regalos, lo verdaderamente importante es…

Arthur suspiró y se masajeó las sienes sin atreverse a intervenir en la discusión de los hermanos. "¿Por qué a mí?" se lamentaba.

Lo que no sabía era que sus problemas no habían hecho más que empezar.


Fröhliche Weihnachten y buon natale - Feliz navidad en alemán e italiano respectivamente.

¿Quién es esa misteriosa figura que oyó la conversación de Iggy con Roma y Germania? ¿Podrán mantener a salvo al niño? ¿Podrán Alfred y Matthew regresar a tiempo para abrir sus regalos?

Dejen reviews si quieren saber!