Disclaimer: Soul Eater ni sus personajes me pertenecen, son de Atsushi Okubo.

Advertencias: Ninguna hasta el momento, bueno sólo que el fic será un Soul POV únicamente.


Remember Me.

Era uno de esos días nublados. El reporte del tiempo, en la televisión, había dicho que llovería por algunos días sin parar. Por mí, no había ningún problema con eso, puesto que adoraba los días lluviosos. Pero algo en mi interior me decía que ese no sería un día como cualquier otro.

Suspiré, mientras terminaba de arreglar la mesa. Acomodé un par de copas sobre ésta y miré que todo estuviera en su lugar, quería que fuera una cena perfecta. Ese día era una fecha muy importante para mí y mi esposa. Era nuestro aniversario, pero no precisamente de bodas. En éste celebrábamos que hace 10 años nos habíamos conocido.

Al principio ella y yo nos odiábamos a muerte, nunca supimos el porqué pero lo hacíamos. No podíamos ni vernos en pintura, lo único que nos unía era nuestros amigos en común. Pero, por alguna extraña razón, el destino se encaprichó y de odiarnos, terminamos enamorados.

La verdad no me quejaba, mi vida junto a ella era mejor de lo qué algún día imaginé, nuestro matrimonio era estable y si bien teníamos nuestras peleas, las reconciliaciones siempre terminaban en nuestra habitación. Tal vez no éramos perfectos, pero aún así nos amábamos.

Caminé hasta la cocina y busqué una botella de vino en la despensa. No solía ser un tipo romántico, porque eso no iba con mi personalidad. Pero cuando la ocasión lo ameritaba, podía ser el tipo más cursi del planeta. Claro, eso sólo sucedía con Maka.

Dejé la botella de vino sobre la mesa y di una última mirada, todo estaba en perfecto orden. Sonreí autosuficiente, y miré el reloj en forma de gato que nos había regalado Blair, que estaba colgado en la pared.

Las 9:30 pm, era raro.

Su horario de salida era a las 8:30, por lo tanto Maka nunca llegaba después de las 9:30, ¿Dónde estaría? Negué con la cabeza. No debía preocuparme, tal vez el tráfico le impedía avanzar y por eso estaba retrasada.

Caminé hacia la sala, encendí la televisión y me dejé caer sobre el sofá. Cocinar la cena, limpiar, arreglarme y arreglar la casa me había dejado completamente cansado. Sólo esperaba que Maka llegara, cenáramos y seguramente seguiríamos festejando en nuestra habitación.

Sonreí. Maka tenía razón, era un completo pervertido. Pero ella me amaba así, además nunca se quejaba por eso. Miré la fotografía que estaba sobre la mesita de centro, era de nuestra boda, recuerdo que aquel día fui el hombre más feliz del mundo, porque Maka me había aceptado como la persona con la que compartiría el resto de su vida. No sé como fue que llegué a amarla tanto, pero simplemente lo hice...

Volví a mirar el reloj. éste marcaba las 10:00 pm, entonces comencé a preocuparme.

Luego de unos minutos de esperar tanto, nervioso, tomé el teléfono y marqué el número celular de Maka, pero no contestó.

Estás hablando al celular de Maka, lo siento pero en estos momentos no puedo contestar. Pero deja tu mensaje después del tono y yo te llamaré…

Y eso también era raro, ella siempre contestaba las llamadas. Tal vez había olvidado su celular, pero nunca lo olvidaba, era algo así cómo su herramienta de trabajo más importante.

Desesperado, volví a marcar. Pero ocurrió lo mismo, el buzón de voz respondió.

Y entonces me preocupé. ¿Qué pasaba? ¿Por qué no contestaba? ¿Se había olvidado acaso de nuestro aniversario? Me llevé las manos al rostro y respiré profundamente para tratar de calmarme. Debía de convencerme a mí mismo que nada malo había pasado con ella, sólo estaba retrasada.

La preocupación desapareció cuando el teléfono sonó, rápidamente contesté, deseando que fuera ella, pero el mundo tenía algo en mi contra. En lugar de escuchar su voz, era la de una mujer, preocupada, me dijo que tenía que ir al hospital, que había pasado un accidente y Maka estaba herida.

Mi mundo se vino abajo cuando la escuché pronunciar esas palabras. Sin tiempo que perder, colgué el teléfono y corrí hasta mi auto. No me importó la lluvia, ni el maldito tráfico, lo más importante era llegar hasta el hospital y asegurarme que Maka estuviera bien.

En menos de treinta minutos ya había llegado al hospital, corrí hasta la sala de información y le pregunté a la enfermera que estaba ahí por mi esposa. Ella simplemente dijo qué había chocado contra otro auto por la lluvia, que estaba en la sala de operaciones, qué no preocupara, que todo estaría bien.

Ella señaló unas butacas, me dijo que esperara ahí. El doctor saldría en unos momentos y me daría noticias de Maka.

Asentí, casi fuera de mí mismo.

Me senté a esperar, y estuve ahí no sé durante cuantas horas, las cuales se me hicieron eternas. No entendía porque me pasaban ese tipo de cosas, por qué a Maka. No dejaba de culparme a mí mismo. Yo le había dicho que llegara temprano, que le tendría una sorpresa, fue sólo mi culpa.

Sentí algunas lágrimas mojar mis mejillas. No quería perder a mi esposa, no al amor de mi vida. A esa mujer que toda la vida esperé y que apareció en la persona que nunca me imaginé. Miré hacia el techo del hospital y la luz blanca me cegó por unos momentos.

Cerré los ojos, esperando despertar en cualquier momento de esa horrible pesadilla. Porque eso no podía ser verdad, mi Maka no podía estar en una sala de operaciones luchando por su vida. No ella…

—¿Señor Evans? —Preguntó una voz masculina.

Quité la vista del techo y miré al hombre vestido de blanco que estaba frente a mí. No podía ser otra persona que el doctor. Asentí con rapidez.

—Soy el doctor Franken Stein, yo atendí a su esposa.

—¿Cómo está ella? —pregunté, preocupado.

Él suspiró.

—Verá señor Evans, ella sufrió muchos golpes. Tenía varias costillas rotas, al igual que un brazo y un fuerte golpe en la cabeza, éste provocó una contusión en ella y… —El doctor hizo una pausa, y me miró fijamente—. debido al daño resibido, es posible que su esposa no recuerde algunas cosas.

—¿Qué? —Interrogué, casi en estado de Shock por sus palabras—. ¿Está diciendo qué tal vez mi esposa no me recuerde?

Él se quitó las gafas y asintió.

—Es posible...

—¿Pero ella volverá a recordar, cierto?

—Con el tiempo lo hará. Quizás le lleve mucho, pero lo hará.

Por una parte estaba aliviado al saber que ella estaba "bien", pero por otra estaba completamente destrozado.

—¿Puedo verla? —Pregunté, desesperado.

—Sí, el efecto de la anestesia no tarda en desaparecer, entonces usted podrá darse cuenta si ella lo recuerda… o no.

Asentí. El doctor llamó a una enfermera y ella me guió hasta la habitación de mi esposa. Mi corazón se quebró cuando la vi ahí acostada, con un montón de aparatos conectados a ella, su brazo enyesado y su cabeza cubierta con una venda. Apreté los ojos con fuerza para evitar llorar, debía ser fuerte por ambos.

Despacio y casi con timidez, entré a su habitación. Me senté junto a ella y tomé su mano entre la mía, la apreté con lentitud y la acaricié. Era difícil aceptar la realidad, era difícil aceptar que era ella quién estaba ahí.

Me acerqué un poco a ella y dejé un tierno beso en sus labios. Al menos tenía la esperanza que ella iba a vivir por más tiempo. Qué estaría a mi lado otra vez. Cuando me separé de ella, fue casi cómo en un cuento de hadas. Sus ojos comenzaron a abrirse y yo sonreí al verla.

—Maka… —murmuré.

—So-Soul. —Susurró con la voz entrecortada, sonreí aun más, ella sí me recordaba— ¿Do-dónde estoy? ¿Co-cómo lle-llegué aquí? ¿Qué ha-haces tú aquí, y por qué me be-besaste? ¿Do-dónde está Asura?

Y entonces cuando pronunció ese nombre, mi mundo se fue completamente abajo…


¡Awww! Pobre Soul ;O; me duele el corazón de hacerlo sufrir, pero es necesario ;w; xD esta historia fue de un momento de inspiración mientras miraba Resident Evil 1 en la televisión y después terminé con un momento emo-depresivo(no más Servant Of Evil para mí, vocaloid sabe como llegar xD) :) la idea vino bien flash, en fin ~ ¿Les gusta la historia? No será muy larga, ni los capítulos tampoco, pero prometo dar lo mejor de mí en este fic n_n Por cierto, lo siento si la parte médica no está explicada bien. No me dedicaré a la cirugía, lo mío es ser psiquiatra xD así que ustedes disculpen ;).

Ya saben, ¿Quejas, sugerencias, ideas? Se acepta de todo.

Oh por cierto, qué tengan Feliz Navidad ^^


¿Review? *-*!