Me levante, sabia que no habia dormido mucho ya que aun estaba la noche, mi cuerpo me dolia y estaba apretado contra el de Yoh, me tenia sujeta de la cintura mientras yo lo abrazaba. Lo mire y sonrei al ver que tenia la cara de un niño al dormir, lo bese en la mejilla y luego a su boca. Pero mis ojos se abrieron de sorpresa al momento que fui tomada de la cabeza y la boca de Yoh me exigia un beso fogoso.

-Yho.. -hable en tre el beso.

No me dejo decir mas por que seguia mientras sus manos volvian a recorrer mi cuerpo, estaba loco al pensar que lo hariamos, estaba cansada, pero mi cuerpo me traiciono cuando mis pezones se endurecieron y empezaba a moverme con el.

-.-.-.-.

-¿Quieres mas? -me ofrecio de nuevo otro bizcocho.

-No Yoh, estoy llena. -replique mientras refunfuñaba. Estaba harta de tantos mimos. Ya habian pasado dos meses desde nuestra boda ahora estabamos mas "tranquilos en casa". Vi como Ryu limpiaba sin cesar y Manta entraba con las compras, las bolsas mas grandes que el cubrian todo menos los pies. Fueron ayudarlo pero salieron aventando todos aventandose la despensa.

Se escucho un vidrio y entonces el fleco de cañon empezo a pelear y decir que acababa de limpiar y que no era un esclavo, todos gritaban y aun asi me sentia bien, todo me hacia sentir plena, lo que yo de niña deseaba tranquilidad y una vida lujosa, ahora me bastaba estar con mi esposo y en compañia de nuestros amigos. Una taza volo por mi cabeza.

-COMPORTENSE BOLA DE INMADUROS Y PONGANSE A TRABAJAR.- me pare y fui directo a las escaleras pero la puerta principal se abrio dejando pasar a Jeanne con una gran y abultada panza. Camino rapido hacia mi abranzandome.

-Anna que felicidad vine apenas me dijeron, son por cinco meses de diferencia pero te aseguro que seran.. -su cara de felicidad y sus ojos que irradiaban dulcura se convirtio a uno duro y desafiante. -grandes rivales.

-Hanna sera fuerte y el sera mucho mas fuerte.

-Oh querida mi querido Men sera un gran shaman como su padre. -dijo enorgullesida, las dos estabamos esperando a nuestros hijos, ella tenia 6 meses y yo solo apenas 1, no sabiamos los sexos pero ambas estabamos seguras que serian varones.

-Hola. -dijo una voz detras de ella y era Len.

-Hola.

-LEN, AL FIN ALGUIEN QUE PODRA AYUDARME.- escuche a Manta y vimos que lo lanzaban como un vil balon, entre ellos, solo bufe y mire de nuevo a nuestros invitados y vi una sonrisa socarrona en Tao.

-Avientenlo.- dijo mientras caminaba tranquilamente. Sus grandes cuerpos eran demasiado musculosos a los entrenamientos y Manta aun no cambiaba en nada. Vi a Jeanne y no vi a la psicopata de la pelea de Shamanes, era una mujer un poco mas baja que yo, su pelo era mas largo que antes y ondulados mientras que sus ojos rojos ahora tenian mas madurez y menos frialdad a la de antes.

-Son unos niños. Len Tao era un torpe. -grito mientras reia por las ocurrencias de su esposo -¿Como los aguantas? -me dijo con gran curiosidad.

-No los aguanto. Solo me acostumbro.

-Bueno, escuche por ahi que fuiste llamada por el colegio de Kino Asakura. -me dijo ya un poco mas seria.

-Si, tendre que ir despues de Hanna.

-Tu hijo te necesitara.

-Si. No quiero irme. -entonces despues de mucho senti mi voz temblar al imaginar a mi bebe solo. -No quiero dejarlo. Pero... -Me abrazo y solo pude tomar la compostura para soltarme lentamente de ella. -Es mi deber.

-Tu deber es conmigo y con tu hijo. -escuche detras mio, su voz no era juguetona ni despreocupada, era fuerte, recio. -Tu no puedes dejarnos.

-N...no quize que se escuchara asi. -me gire para darle la cara, no podia ser cobarde. -Mi deber como una Asa...

-Ya te dije cual es tu deber. - la atmosfera pesaba, todos nos miraban y entonces entendieron que debian irse.

-Lo siento... Te vere luego. -escuche a mi lado a Jeanne y vi como los demas la seguian.

-No te dejare ir.

-No me quiero ir. -fui sincera.

-Entonces... -se arrodillo frente a mi y tomo mi mano. -Quedate conmigo... toda la vida a lado de mi. -beso el torse de la mano. -por favor.

-Yoh... -mis ojos estaban abiertos como platos y tenia un gran nudo en la garganta.

-La vez que te pedi casarte conmigo fue por que queria pasar toda mi vida contigo, a tu lado, con familia, ser felices. -sus ojos eran grandes ventanas a su interior y no vi ni una duda o algo parecido en ella, hablaba con toda la verdad.

-Sabes que soy feliz contigo y mucho mas ahora que Hanna estara con nosotros -sonrio pues el ya sabia mi absurda idea que mi hijo seria varon -seremos felices pero Kino..

-Mi abuela no me rebatara lo que mas amo en la vida. Si tengo que hacer algo dimelo. -se paro y me beso cada parpado y luego solo sonrio. -Dime.

-Nada, luego hablare yo con mi maestra. Mi felicidad fue cuando Me case contigo. -sonreir y le bese. Era la señora de Asakura, la mujer mas feliz y lucharia por no separarme de mi familia.


Koneko Asakura: Si la historia termino :B Gracias por el Review jajaj que bueno que si se explico bien el lemon :P

: Que bueno que te halla agradado mi capitulo, si tenia planeado poner los pensamientos de Yoh pero se me hizo algo dificil.

Muchas gracias a todos por sus comentarios y pues espero verlos en otro fic. Besos