¡Hola a todos :D!

Disclaimer: Bueno, como muchos supondrán, Final Fantasy XIII no es de mi propiedad; todo se le atribuye a SquareEnix. Yo tan sólo hago historias de los personajes porque me aburro un montón y porque amo esto xdd.

Dato: Bueno, ésta es mi primera historia de FF XIII; por lo que estoy un poco nerviosa si les gustará. Debo aclarar que esta historia se centrará por sobre todo en Hope/Lightning (ya que desde que me terminé el juego me han gustado estos dos, pero asi cuando el tierno de Hope tenga unos años más :B). Eso si, habrán otras parejas, como la clásica Snow/Serah. Si no te gusta, no sigas leyendo :P
También, la historia sucede tres años después de que se termina el juego, por lo que hay SPOILERS sobre el tema. Y lo ultimo, les prometo que no los molestó más xdd: las cursivas como blablabla son pensamientos de los personajes; lo digo por si las dudas xd.

Eso, espero que les guste el primer capítulo.


Destiny
Capítulo 1: El Encuentro

Era una mañana totalmente cálida, acogedora y sobrenatural. Y eso era lo que intentaba demostrar los rayos solares, que se colaban de manera sigilosa por la cortina de la pieza de una bella mujer, mientras ella se despedaza para empezar con su rutina matutina.

Era un domingo cualquiera en el Gran Pulse, específicamente en la ciudad de la Estepa Norte de Pulse.

Lightning bostezó. A pesar de que era una mujer muy puntual en todos sus quehaceres, siempre se había caracterizado por tener un muy mal despertar en las mañanas; desde que era pequeña. Y cuando la despertaban eso ocasionaba muchos problemas, tal como Serah descubrió muchas veces. La mayor de las Farron miró el reloj despertador que le había regalado su hermana una vez (tenía forma de mogiri); eran las 8.30 de la mañana. Como siempre, estaban a tiempo para prepararse y tomar las rutas adecuadas para poder irse a la junta.

La junta que Snow estaba anhelando tanto.

La reunión donde Serah esperaba que todo saliera bien y no hubiera problemas.

El momento que, a pesar de que ella había aceptado, estaba temiendo la chica. O, mejor dicho, que empezaba a comenzar. Soltó un suspiro mientras se dirigía al baño a darse una ducha bien fría, preparándose para todo lo que pudiera venir de ese día tan largo y, seguramente, agotador.

o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.O.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.

- Buenos días Serah – dijo Light mientras se sentaba, mirando cómo su hermana cocinaba unos huevos con tocino, una especialidad de ella. La mayor de ellas andaba vestida con unos shorts de color crema con una polera de color marrón, que tenían un cierre de color dorado. El pelo estaba como ella acostumbraba a peinárselo.

- Muy buenos días, hermanita – dijo Serah, que le regaló una cálida sonrisa mientras llevaba los platos a la mesa. Ella, a diferencia de su hermana, llevaba un simple pero cómodo vestido de color azul pálido, parecido al cielo y que le llegaba hasta sus rodillas. Para hacer juego con su pelo, la exLu'cie llevaba una cinta del mismo color atada en él. - ¿Preparada para el día, o no? -

El silencio de la mujer lo interpretó como un claro no.

- ¡Oh, ánimo! Tan solo son los preparativos de la boda, ya no te quiero ni ver cuando sea el día – dijo la novia, bastante divertida al ver la boca de su hermana abrirse un poco por el nerviosismo.

- Lo sé, pero entiende: no había estado antes en esta posición de ser la mujer encargada de esto. Todo es nuevo para mí, para ambas –

- Yo también me siento así, pero saldremos juntas; como siempre – dijo la menor, mientras tomaba una mano de su hermana y le infundaba ánimos. – Gracias por aprobar todo –

- … no hay de qué. Ahora debemos apurarnos, que si no; llegaremos tarde para la cita que hemos programado – dijo Light, que se paró de inmediato para dar por terminada la conversación. – Hoy conduzco yo –

Pero justo cuando se disponía de salir de la habitación, ocurrió una llamada del teléfono; ubicado en esa habitación. Lightning se acercó a él rápidamente, pensando que tal vez fuera un miembro de la Guardia o un superior de ella. Le costó bastante poder conseguirse un día libre, pero su líder comprendió la situación y le otorgó el fin de semana por completo.

Pero el que estaba al otro lado de la línea no era, ni por si acaso; un miembro de la Guardia. Era alguien mucho más valioso.

- ¿Diga? Residencia de los Farron -

- ¿Light? ¿Eres tú, Light? – Era la voz de un hombre joven, como de aproximadamente unos diecisiete años o algo similar. Era la primera vez que la mujer lo escuchaba, pero reconoció en ella una calidez que estaba presente tan sólo una persona en el mundo. Y que le había dedicado unas palabras que siempre estarían grabadas en su mente:

Bueno… al menos lo intentaré. Intentaré estar pendiente de ti también. Light.

- ¿Hope? ¿Eres Hope Estheim? –

- ¡Sí, soy yo! Light, se nota que no has cambiado nada en tu voz, por lo menos – dijo, mientras su voz se apagaba un poco mientras lo decía. Parecía que su personalidad no había cambiado ni siquiera un poco.

- Vaya, vaya. ¿Hace cuánto que no te veo, Hope? ¿Serán sus dos años? – dijo Lightning, que se estrujó su cerebro para recordar la última vez que lo vio. Y en ese entonces, recordó con amargura, el joven ya la estaba pasando en altura.

- Sí… cómo ha pasado el tiempo. Pero eso no es para lo que te llamo –

- … ¿Qué sucedió? – Se intranquilizó la guerrera, pero como tan sólo ella sabe, logró ocultar ese temor.

- Tan solo quería pedirte un pequeño e insignificante favor – El silencio de la mujer incitó a Hope a continuar – Como hoy día es el "aniversario" de las amigas, me gustaría pedirte que me llevaras allá; igualmente íbamos a ir todos a la hora de siempre, pero… -

- Espera…. ¿todavía no tienes la licencia que otorga la Guardia, Hope? – Eso extrañó a Lightning, que según los cálculos que había realizado mentalmente, el muchacho debería tener unos dieciséis o diecisiete años, a lo sumo.

- No… ¿irónico, eh? Te contaré cuando nos veamos. Pero, ¿podría ser que me llevaras? Tú sabes que podría ir yo solo… tan sólo que llevo unas cosas conmigo y pueden estropearse si voy a pie. Si no pregúntale a Serah –

- … OK, OK. Entiendo, será un enorme viaje, pero iremos con Serah a buscarte a eso de las 12.30, para estar en la hora allá –

- ¡Oh, gracias Light! Eres la mejor maestra de sobrevivencia que he tenido – Eso hizo que la mujer soltara un pequeño bufido de refutación. No le gustaba que él se dirigiera así a ella. – Muy bien, estaré a las afueras del pueblo a esa hora. Mándale saludos a Serah de mi parte –

- Lo haré. Adiós Hope –

- Adiós Light -

o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.O.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.

¿Cómo es posible que todo, absolutamente todo, calzara para un mismo día? ¡Odín! La mujer se repetía eso en su mente mientras miraba como su única hermana cerraba la reja de la casa en que vivían (un nuevo hogar, bastante simple pero cómodo) para dirigirse a lo que sería la ciudad de los Montes de Yaschas, donde vivía Hope. Debido a la serie de acontecimientos que se dieron lugar a cabo hace tan sólo unos tres años; la organización de las personas de Cocoon se distribuyó en distintas áreas que, tanto los miembros de la Guardia como los PSICOM, junto a los Lu'Cie que exploraron la zona; le otorgaran la capacidad de que eran habitables y que la población sobreviviente pudiera establecerse ahí. Así, se crearon ciudades como la que vive actualmente Lightning (que dan hacia lugares peligrosos como túneles que dan paso a Fal'Cie) y otras como las de Hope, en donde se busca que la gente logre adaptarse al ambiente y empiece a valerse por sí mismo: como los Montes de Yashas son propicios al cultivo, el pueblo Yaschas se especializa en el comercio y suministración de alimentos.

Aparte es el tema de ciudades como Oerba o la Torre de Taijin, que debido a la cantidad enorme de monstruos en ella se ha generado como zonas donde la vida humana todavía no es posible y se buscan maneras de poder alejarlos para que el hombre logre reconquistar esos territorios; sin dañar el ambiente y la cultura de Paals.

En fin, en tres años se han hecho avances sobre la supervivencia del hombre con respecto al ambiente. A sido muy hostil la condición en que el hombre fue arrojado del "paraíso al infierno" pero se ha sabido sobreponerse y seguir adelante. Tal como lo predijo Lightning al Huérfano en la pelea final.

Pero de eso no se preocupaban las hermanas en ese instante. Ambas miraban el paisaje que se abría ante ellas, la inmensidad de la estepa era gloriosa e increíble, haciendo que ambas admiraran el paisaje. Tanto PSICOM como la Guardia (que ya no seguían las órdenes del Sanctum) se encargaban de abrir pasajes, de indicar las rutas más adecuadas para llegar a salvos en los destinos; todo funcionaba de maravilla. O luchaban por ello. Eso se debía en parte al constante trabajo de la Coronel Camille Fair, una mujer que fue colocada "en la boca del tigre": la elegida entre los coroneles del ejército para que ordenara el caos que se gestaba entre los ciudadanos.

- Es tan hermoso… no pensé que fuera tan bello este lugar. Nunca me canso de mirarlo – Decía una y otra vez Serah a su hermana, que estaba concentrada en manejar el automóvil modelo de la Guardia, que se lo otorgó como Soldado.

- Lo sé. Es increíble – decía Lightning. Ya estaban llegando a los Montes de Yashas, y como Hope les había indicado, él estaría al frente de ellas para que partieran enseguida – Empieza a buscar a Hope. No debemos perder más tiempo –

- Claro –

- A todo esto, ¿qué tienen planeado ustedes dos? – Desde que Serah despertó de su cristalización, se empezó a relacionar con el grupo que había formado Light durante su odisea; sobre todo con Hope; que se habían transformado en casi hermanos y compañeros de aventuras.

- Ah. No, nada de nada; hermanita… ¡Mira, ahí está! – Indicó Serah. En un principio pensó Light que era un truco para distraerla del tema, pero era verdad: un hombre de cabello plateado les hacía señas desde la lejanía. Se acercaron a él, y al llegar ambas se bajaron del auto para poder ayudarlo con las cosas. Serah fue corriendo a él y le dio un beso en la mejilla, y como sabe su hermana; eso solo se los dedica a aquellos que estima realmente. Y, a pesar de que estaban lejos de ella, pudo apreciar cómo al chico se le pusieron las mejillas de un color rojo, avergonzado.

Pero, cuando ambos jóvenes se acercaron a Lightning, el turno fue de ella para avergonzarse. Y ponerse nerviosa, también.


Comentarios:

¡Bueno, aquí está el primer capítulo de la historia! Debo confesar que es primera vez en mi vida que hago un fanfic que no sea de Final Fantasy VII o de Kingdom Hearts (normalmente siempre ando por esos lados xd) entonces es extraño para mí esta situación jaja. Y como hace poquito me he terminado el FF XIII (y lloré con el final D:) me dieron ganas de poder escribir sobre este juego, que a mi juicio a sido criticado de manera tan dura; porque presenta uno de las historias más atractivas de los Final Fantasy. Se echa de menos lo retro y lo clásico, pero con la historia y el desarrollo del juego son reemplazados con creces. Aparte, yo amo Hope y a Lightning. No sé si les habrá pasado, pero en lo particular yo odiaba a Hope cuando comenzé a jugar, porque era muy llorón xdd. Eso si, mi boca quedó tapada con la evolución que se pegó, convirtiéndose en aquel que infundaba ánimos en los demás. Y como la relación con Light me parecía atractiva, terminé enganchándome con ellos xdd. Aunque, debo confesarlo, mucho me gustará la pareja, pero mi personaje favorito siempre será Fang :D.

Espero que les haya gustado el capítulo. Este ha servido más que nada para poder situarnos en el contexto de la historia, que será clave para los capítulos que vienen.

Confío en los reviews, ¿yeeeeeeah? xddd (influyen en la actualización)

No los molesto más, un saludo

Kmy42