Bueno, queridos lectores: Después de casi más de un año de no escribir, regreso comenzando el año con este one-shot que escribí desde hace tiempo, como no tengo compu en mi casa no puedo publicar nuevas historias, así que aprovecho que tengo ésta terminada para publicarla... ;) espero que les guste y por ahí les debo muchos finales, tengo varias historias incompletas Dx pero pronto les tendré nuevas y completare las que me faltan.


Tsunade POV

-No sé que decir... La vida como la líder de mi aldea nunca fue... hmmpp... de mi agrado, siempre quiero estar bebiendo y durmiendo. Me molesta el tener que aportar dinero para cubrir la paga de mis ninjas, el tener que estar ahí para todos, soportar los berrinches de Naruto, pero en mis venas corre sangre de 2 héroes y también Hokages. Merece mi abuelo agradecimiento por parte mía y siendo la 5ta le agradezco y conservo su valentía al estar pendiente de mi gente.

A mis 53 años aún me conservo. Es algo molesto, pues siempre hablan de mis enormes tetas: "Está buena la vieja" "Si, claro... Ella que se perdió de mis encantos mucho tiempo." Eso es de lo que siempre escucho a Naruto y Jiraiya hablar... Jiraiya, ese idiota.

Huuh... que aburridos son todos los días... Papeles y más papeles, interrupciones en mis siestas, quejas y peticiones. Cuando por fin termino el papeleo y quiero reanudar mi descanso, llega Shizune a informarme de algo insignificante o cosas así, y si no es ella es Naruto intentando convencerme en darle una misión a cerca de la búsqueda de Sasuke. Buscar y buscar... Me tomó tiempo encontrar el motivo de mi vida. Antes soñaba en convertirme en un buen miembro de medicina, sobrepasar a los demás y al final formar mi propio cuerpo de medicina en una aldea rica, pero desde que ellos emprendieron su misión de encontrar al nuevo 5to Hokage mi vida y motivos cambiaron.

Por mi mente pasan los recuerdos aquellos. En el bar, tratando de persuadirme para aceptar el puesto. No creí encontrarme a mis dos antiguos compañeros en un mismo día, y para colmo, poco después tuvimos una batalla. Jiraiya y yo contra Orochimaru y su asistente, y la mía ayudándonos y... Naruto. En verdad me sorprendió como en una semana logró "completar" una técnica realmente difícil de manipular. No sé cómo me convenció, no lo vi venir, en serio que Naruto tiene el don de la palabra. Lo mucho que he visto de él hasta ahora me deja convencida de su superioridad, aunque no deja de ser un idiota. Pienso ahora que él llegará a ser Hokage algún día.

Es un idiota también ese Jiraiya, ahora veo los ejemplos que seguía Naruto, aunque pienso que tal vez él es así de nacimiento. Desde pequeño siempre fue un pervertido. En ese tiempo maldecía que me haya tocado en mi equipo pero a pesar de eso al mismo tiempo me impresionaba el hecho de que daba todo de sí y nunca se rindió ni se dio por vencido, incluyendo en las apuestas que solíamos hacer. Había algo en él que me gustaba, no sabía que era y hasta hace poco lo supe. Tal vez siempre lo supe y no quise aceptarlo, tal vez simplemente el hecho de que ese tipo de persona me atrajera parecería estúpido. Cuando volví a verlo tenía 50 años. Él estaba totalmente cambiado... su piel colgada y arrugada, su mentalidad más sucia, vivido, lleno de experiencias; un viejo. Todo lo que me atraía de él poco a poco el tiempo se lo fue devorando, pero aún así, sólo por el hecho de que era él, mi consciente aún sabía que me atraía, sólo por ser quien era.

Muchas veces lo rechacé simulando que no me importaba, tenía miedo de lo que fueran a decir los demás... La nieta del primero enamorada de un pobre viejo promiscuo, de apariencia andrajosa, con poco conocimiento de la moral, un sucio pervertido que sin importar de quién se trate se la pasa espiando mujeres. Sentía que al rechazarlo lo hería, pero no era así, también me hería a mí misma.

Dirán muchos que como pude enamorarme de alguien así... si, llegué a enamorarme de él pero no era nuestro destino el estar juntos. Ese día no quise anunciar mi partida. Era tal vez la cuarta vez que él me proponía salir, ese mismo día tenía que partir, lo rechacé de nuevo y tan acostumbrado a eso se dio la vuelta y se fue. Desde ese día viví más enamorada de él, me enamoré más de él de lo que estaba de Dan... El estar lejos me era difícil. Poco a poco fui olvidándolo, pues comenzaba a envejecer y no es de ancianos jugar a enamorarse, pero ese día llegó. Yo estaba tan ebria cuando lo vi y de nuevo floreció el amor en mi viejo y amargo corazón.

Durante mi ausencia en Konoha leía y escuchaba mucho sobre Jiraiya. Creí que finalmente había logrado lo que siempre soñó; ser un gran autor, cagado en dinero y mujeres, todo a su alcance. Pero en realidad eso no era todo lo que él buscaba, él quería más que eso.

Bien, referente a lo de "los ancianos no juegan a enamorarse" nosotros lo hicimos. Cuando creí que él jamás volvería a proponerme comenzar una relación él apareció y me dijo "Hey, pasemos un rato de romance" así tan a la ligera lo dijo como si lo que dijo lo hubiera hecho con la intensión de bromear, más sin en cambio acepté como si sólo estuviese siguiendo el juego, pero no era un juego para mi, pues yo en verdad añoré ese momento. Tal vez sea una buena relación, pensé al principio. Tal vez él se tome esto muy en serio como para que después de tantas veces de rechazarlo y después de tanto tiempo me este proponiendo esto de nuevo. No perdería nada con intentarlo.

Tuvimos una relación corta. No todo salió como lo esperaba. A pesar de que él dejó su pasatiempo de "reunir información" para que la relación no se viera perjudicada, siempre hubo algo que no me hacía poder confiar en absoluto en él, pero aún así, el que haya decidido parar esa maña me hizo sentir especial al principio, creo que es lo que todo hombre haría para prestar más atención a su pareja, pero como dije antes, había algo que me hacía desconfiar.

Muy pocos supieron acerca de esa relación, en sí sólo supo gente cercana a mí, gente que trabajaba conmigo a todas horas, gente que me conoce, esa misma gente que si han de preguntarles acerca de mí, dirán cuan emocionada y alegre me sentía por querer a alguien así como lo quise a él, que mi semblante pintaba diferente, que me miraba feliz, que hasta muchas ganas de trabajar tenía. ¿Qué es lo único que puede deshacer toda esa emoción? Un error.

¡Grandes errores diría yo! Y es que... ¡Carajo! Aunque tratara de negarlo todo mundo se daba cuenta de lo que él hacía.

Je... Justo por mi mente acaba de pasar una imagen de cuando estuvimos en la intimidad. Nuestra primera vez juntos. Fue tan lindo, tan amable, me sentía en el cielo, una diosa... aquella noche fue en verdad inolvidable, aquella noche en que nos amamos... o en la que yo lo amé y él me gozaba. Fue tan obvio que él no se resistía a volver a sus andadas... mujeres. Es como si me pidieran no respirar. Eso es natural en un hombre y muy pocos son los "normales" que están sólo para una mujer. ¡Normales les llamo yo!

Sentía celos, eso obvio, el que prefiera a otra mujer que no fuera yo me dolía, de eso el no se dio cuenta. Tal vez exageraba, no se puede sentir celos por algo así si se que la tipa no gusta de Jiraiya, pero no quería que fuera un motivo por el cual él se alejara de mi. Ya sabía yo que no habré sido la única que haya estado con él, se que hubieron muchas más. Traté de no decirle nada, pero mis sentimientos guardados me quemaban. Resistí un tiempo más. Siempre callada y sumisa, evitando decir algo que pudiera perjudicar tan "linda" relación, porque así fue al principio. Yo sumisa... Tsunade débil a causa suya.

Después de poco todo iba bien, incluso llegamos a vivir juntos un tiempo. Todo era miel sobre hojuelas, siempre al pendiente de ambos. A mí me iba bien como Hokage, a él como escritor, pero su fama terminó hundiéndolo en el peor de los vicios... ¡Mujeres! Llegaba tarde a dormir, bastante bebido, oloroso a perfume de mujeres ricas, había semanas en las que no llegaba a casa. He ahí la razón de mi desconfianza, pues no estuve tan equivocada. Hablé con él porque a mí realmente me interesaba estar bien con él, me interesaba que nuestra relación estuviera bien. Gracias a Kami logró comprenderme y se mantuvo con rectitud por muy poco tiempo.

Pero no todo es para siempre y como toda buena relación tarde o temprano tiene que terminar... ¡Y de qué manera! Sentí que me amó, me sentía amada, me sentí feliz por todas esas tantas cosas que me hacían la mujer más dichosa, por todas esas palabras sin sentimientos que me decía, por todas esas caricias sin amor, por esos besos sin pasión, por todas las veces que me llevó al cielo satisfaciéndose y llevándolo yo al orgasmo amándolo.

Cierta noche me dijo que quería irse, que su destino era estar sólo, disfrutando de lo que ama. Él vivía de ellas y yo fui algo especial, yo fui una de ellas... vivió de mi amor y yo de sus sentimientos falsos. No pude, no pude contener el llanto. Eso fue lo que quiso y acepté. Él no me amó. Sin importarle mi aprecio claramente me dijo que se iba bien servido de dinero y placer, que prefería buscar tesoros de diferentes islas... quería buscar riquezas a costa de mujeres. Yo atónita y llena de lágrimas me quedé de pie y... Mi única reacción fue el llanto. Me dolió mucho, pues yo lo amé y mantendré en pie las palabras que también le dije antes de hacerlo...

End POV

-... Hace pocas horas... no, justo después del medio día, terminaba de almorzar un par de dangos que Anko-san llevó para mí. Desde que desperté tuve la sensación de que algo ocurriría. Entretenida aún en mi papeleo matutino, el ruido de la puerta de mi oficina abriéndose me interrumpió y a que no adivinan quién estaba entrando...

Cuando lo vi mi corazón comenzó a palpitar muy aceleradamente, al oír su voz pronunciando mi nombre, mi respiración evitó que mis palabras salieran. Simplemente me quedé en silencio, hojeando papeles para evitar tener contacto visual con sus ojos. Me hizo una pregunta, hubiera sido muy inmaduro por mi parte no contestarle. Quería hacerlo, pero como pretexto me metí a la boca la última bola de dango que quedaba."¿Puedo poseerte una vez más? Con las otras chicas no es lo mismo"

Realmente, contestar eso era difícil, y lo fue más al tratar de romper el nudo que sentía en la garganta, me cubrió la voz, mis lágrimas comenzaban a complicarme la visión.

Las palabras que le dije antes de que ustedes vinieran fueron: "Te amare por siempre, lo prometo"

Y así será... Él me terminó y yo también con él.

-¿Y entonces... Cree que alguna de esas mujeres osó asesinar a Jiraiya-sama para quedarse con su fortuna?

-No, no creo que fuera así... Más bien, quien quiso quedarse con sus riquezas fui yo, yo fui lo único para él, yo sólo quise que no amara a otra mujer más que a mí, su amor me pertenece para siempre, por eso le quite la conciencia de que existen otras mujeres, sólo debió amarme a mí porque yo le amo y ¡Siempre será así! Mataría por su amor... Oh, creo que ya lo hice... Sin darme cuenta le asesiné de la manera más cruel. No debió ver a otras mujeres más que a mí, por eso le saqué los ojos. No debió besar a otras mujeres, sólo a mí, por eso le arranqué los labios. No debió mentirme, por eso le arranqué la lengua. No debió tocar a otras, por eso le quemé las manos. No debió follar a otras, por eso le corté el miembro. No debió huir de mí, por eso le arranqué las piernas y sobre todo... No debió ni debe amar a nadie más que a mí... por eso le saqué el corazón...
Creo que a fin de cuentas, fue un error enamorarme de Jiraiya el galante.


No sé que piensen ustedes, tal vez a muchos no les agrade que Tsunade haya terminado así con el... Pobrecito, pero a mí me pareció muy buena idea, tal vez no era el final que todos buscaban D;