Castigada! D: (tontas matemáticas! ¬¬) perdonen pues esa es la razón por la que no había subido nuevos capítulos :( pero bueno…los quiero :3

Capitulo 5. Las puertas negras

Alice:

Desperté y me encontraba sentada en una cama con un vestido rojo y negro el cual no me gustaba para nada y se me hacia extrañamente familiar…lo mire extrañada tratando de recordar porque no traía el vestido de Tarrant puesto, mi pregunta se aclaro en cuanto oí la voz irritante de Stayne del otro lado de la habitación

-Alfín despertaste-dijo mientras miraba un reloj con asombro y lo cerraba-al parecer esa pastilla funciona perfectamente

-¿Me has endrogado?-dije furiosa agarrando en puño mi vestido

-Solo son pastillas para dormir-dijo-no arrugues el vestido, que nos costo mucho hacerlo a tu estatura actual-dijo mientras daba un golpe en forma de palmada en mi mano

-Te odio, Stayne-dije lo que pensaba

-Lo se-admitió-pero no te servirá de mucho ese odio en cuanto pierdas tu cabeza

-¿Cuándo pierda mi cabeza?-dije con un nudo en la garganta

-Sí, o almenos eso quiere la reina, debido a su Jabberwocky…-dijo haciendo una media sonrisa

-mi muerte no devolverá a la vida a el Jabberwocky-razoné en voz alta-es una inmadurez-dije cruzando los hombros

-De echo, querida Alice…hay una posibilidad grande de que SÍ vuelva a la vida con tu muerte-mis ojos se abrieron como platos-veras, la reina se ha conseguido una muy buena bruja la cual le puede ayudar ya que, como tu sangre prácticamente se fusionó con la sangre de el Jabberwocky…se ha vuelto muy placentero que esa bruja se ha prometido a que con tu sangre pueda crear a el Jabberwocky.

Me paralicé por un momento y reaccione en unos 3 minutos después

-Ya sabes demasiado…buenas noches-dijo macabramente mientras me acercaba una pastilla a la boca y otra vez, caí dormida

Tarrant:

Empecé a dar vueltas como un niñito indeciso mientras me mordía el dedo pulgar con cara de preocupación

-soy un tonto soy un tonto soy un tonto soy un tonto soy un tonto-me repetía en voz alta-¡Dann es tonto Dann es tonto Dann es tonto Dann es tonto!-repetí ahora con más fuerza y enojo suficiente como para golpear la pared hasta hacerle una grieta, pero no me sentí capaz de romper mi propia pared…rayos.

Fui afuera para hablar con el conejo y Mallymku…para decirles toda la verdad…toda.

-Hola, Mallymku…hola, Conejo-dije

-Hola-dijo el conejo sin prestar atención a mi estado de animo aparentemente visible

-¿Pasa algo?-dijo Mallymku haciendo que el conejo me volteara a ver.

-Sí-admití-pasa algo…

Les conté toda la verdad tan rápido que me quede sin aliento en cuanto termine. Mallymku me dio un buen golpe merecido haciendo que diera un grito agudo, lo cual la provocó a que sacara una de sus agujas y me cortó un poco mi pie

-¡Eso no me lo he merecido!-dije después de gritar-¿Fue tan malo lo que hice?

-Puees..-dijo Mallymku vacilando- nos ocultaste que Alice había regresado, no confiaste en mi, confiaste en un total extraño, le dijiste a Alice que se fuera sin ir con ella, apenas te diste cuenta de que la amas y más que nada que no le dijiste pero mas que nada ¡que apenas te das cuenta de que la amas!

Razonando sus palabras me merecía eso y más, pero no era conveniente en estos momentos decírselo para que me diera mis par de cortadas y golpes, ahora solo debíamos ir por Alice.

-¿Podrían…ir conmigo?-pregunté con una expresión infantil

Ambos se miraron

-No-respondieron fríamente-es tu culpa toda esta situación y el tal Dann es el que debe de ayudarte-dijo esta vez Mallymku sola

Me amargué más de lo que ya estaba

-Ese idiota ya a ayudado bastante, ¿cómo quieres que vuelva a confiar en alguien que cambia un objeto por una vida? ¡no lo pienso hacer!-mis ojos tornaron a rojo denuevo

-¡Si no confías en el denuevo entonces talvez Alice nunca vuelva! ¿no acabas de comprender? Si vamos nosotros no conseguiremos nada, solo un par de cabezas cortadas-dijo a gritos

en mi mente busqué muchas razones tontas por las cuales no debería pedirle ayuda a Dann pero todo me mandaba a la conclusión de que no había más remedio que ir hasta su casa, tocar su timbre y decirle que vuelvo a confiar en el ¿pero el me lo pasara? ¿se habrá tomado a pecho todo lo que le dije? ¿Y si esta enamorado de Alice y tiene celos de mi lo que le hace despreciarme? ¡pero si lo ultimo es alrevez!

-¿Ahora lo entiendes?-la voz de Mallymku me sacó de mis pensamientos-tienes que confiar en Dann

Afirmé con la cabeza lentamente…Todo sea por Alice

-¡y ahora que esperas!...¡corre!-gritó el conejo blanco que estaba presenciando nuestra escena hasta ese momento

sin decir nada volví a correr hasta el lugar que se había convertido tan común visitar…lastimamente.

Llegué a su casa jadeando esta vez, no por el cansancio sino, por los nervios. Toqué el timbre y nadie atendió lo cual me extrañó y volví a tocar el timbre y esta vez, vino corriendo a atenderme con una sonrisa en el rostro, pero al verme se encogió de hombros y adoptó una cara infantil

-Hola, Tarrant…¿pasa algo?-tartamudeó

-Sí. Ehmm…veras,-dije sobandome el cuello- sere honesto contigo

asintió con la cabeza ahora más relajado

-sin ti no puedo salvar a Alice así que creo que voy a confiar en ti denuevo pero no se si tu me perdones aunque no se de que me tienes que perdonar no, ¡no quise decir eso! Es que perdón porque desde el inicio te odiaba porque te tenía celos y creo que lo que paso con Alice fue la gota que derramó el vaso pero simplemente creo que los dos somos culpables de que Alice este con la reina y creo que los dos lo deberíamos de arreglar,¿no crees?-dije todo muy rápido

-…Wow-dijo dejando escapar una risa menor y después adoptando una expresión seria-veras, no quiero nada con Alice…

-¿Enserio?-me tranquilicé más

-Sí…veras, yo enverdad..enverdad quiero que estén juntos ustedes dos…

-..no te entiendo.

-Acompáñame-dijo dejándome pasar con la mano

Pasamos y me dirigió entre sus 100 o más habitaciones hasta encontrarnos con las puertas negras de las que me contó Alice, paramos y lo miré interrogativamente

-Se lo que estas pensando-me dijo-Alice no puede entrar..ni ver lo que hay adentro..podrías hacerte a un lado?-me pidió

obedecí y el sacó una piedra blanca y otra negra, el metió la blanca en la primera puerta y se agachó, cuando le estaba apunto de preguntar porque un rayo de luz muy potente salió disparado de ahí

-¿Porqué..?

-Porque si alguien me roba la piedra creerá que con solo poner la piedra ya esta, en estos casos..muere

Me quedé pasmado pero en el fondo pensaba que era buena idea..

Pasamos y todo estaba obscuro…estaba esperando que prendiera la luz pero el solo se fue más y más a fondo de la habitación

-¡Espe-

antes de que pudiera completar la frase oí un sonido menos, como un desabotone de camiseta…entonces unas figuras blancas iluminaron en cuarto..no sol eran el par de figuras blancas, sino que también era Dann el que brillaba..las figuras blancas eran alas y vi que no traía la camiseta, era demasiado brillante que mis ojos me ardían si lo observaba por mucho tiempo…decidí ver que era lo que había en la habitación y resulto ser muchas tazas de té y una piedra de color miel con una etiqueta que decía "vendedora de té" comencé a adivinar lo que pasaba…pero no alcanzaba a comprender totalmente

-¿Sabes que soy, Tarrant?

-¿Un ángel?

-Cerca..pero te falta algo…sabes que son estas piedras con las que abro la puerta? La blanca y la negra…alguna idea?

Me ofreció la negra en la mano y la tomé temblando…la observé y comenzó a aparecer una imagen…era yo viendo a la piedra desde una perspectiva diferente a la mía…como si me estuviera viendo desde arriba

-Supongo que sabes quien se ve en la piedra blanca…

-Alice

-Sí…Alice…

-¡déjame verla!-supliqué

-no puedo…seria en contra de mis principios…

-¿Qué eres?-dije finalmente

el me miro y me pidió con la mano la piedra negra…

-Se que te gustan los acertijos…así que ahí te va uno-guardó sus piedras en su bolsillo de el pantalón- suerte si me ves,o bien..brillo verás, más yo siempre te observo..puedes morir si así lo deseo, y de mi no podrás escapar ..¿quién soy?

Alice:

Volví a despertar pero esta vez en una habitación aún más grande y elegante.

Voltee de un lado para otro para ver si me encontraba con alguien, pero estaba sola..y en lo único que podía pensar era "Tarrant estas tardando mucho" "¿Tarrant estas en camino?" "¿Tarrant VENDRÁS?"¡como si el propio Tarrant escuchara mis pensamientos!

Volví a verificar que estaba sola otras dos veces en lo que me acercaba al centro de la habitación a desahogarme…con la pregunta que más cruzaba mi cabeza de niña loca

-¡Tarrant yo…-esa pregunta comenzó a rodear mi mente ahora con más intensidad-yo te amo, Tarrant…estoy totalmente loca por ti! ¿sientes lo mismo? ¡si lo sientes ven por mi, porfavor, si no…deja que me corten la cabeza total ya la he perdido!

Estallé en lagrimas por el solo echo de que si esque mis gritos almenos llegan a ser susurros allá, Tarrant me deje morir a causa de que lo más probable era que el no sentía nada por mi…yo siempre seria la pequeña, traviesa y ahora loca Alice, la cual estaría muy pequeña para el grande corazón de Tarrant.

Corrí hacia la puerta de la habitación e intenté abrir, sabiendo que mi esfuerzo iba a ser en vano…golpee la puerta con todas mis fuerzas y escuché un grito de una voz conocida

-¡Alice, allá voy!

Al creer saber que voz era me dirigí hacia la ventana y logré ver que era la persona que esperaba que fuera: Tarrant. Estaba brincando las cabezas cortadas situadas en el lago enfrente de el castillo, me temía que la reina de corazones lo habría escuchado ¡o Stayne!

Me sequé las lagrimas y me aseguré de que no hubiera rastro de que lloré en mis ojos, después me dí cuenta de que venía solo ¡solo! Era demasiado peligroso para el que viniera solo.

Comencé a oír el gritó de la cabezota

-¡Perderá la cabeza! ¡Perderá la cabeza!-repetía una y otra vez sin saber yo a quien se refería.

Cada vez oía más y más cerca unos pasos que venían corriendo, luego esos pasos estaban de el otro lado de la puerta, oí el sonido de unas llaves y la abrió …era Stayne

-¡tu vienes conmigo!

-¡no!-le dije temblando

el se acercó a mi con pasos rápidos y me agarró mi cabello con fuerza y lo jaló para atrás

-¡he dicho que vienes conmigo!

-¡aah!-solté un grito agudo por el dolor

-¡Le haces algo y te mato!-dijo Tarrant que entró a la habitación con una espada con una "A" bordada en su agarradera y con esta, amenazaba a Stayne

Stayne puso los ojos en blanco

-¡¿De donde sacaste eso?

-De tu habitación, ahora ¡suéltala!

-Esa espada solo se puede usar para matar a..

-¡Ya se a quien quieren matar! ¡Es eso mismo lo que no quiero que pase! Esta espada solo tiene filo para una persona…gracias a la bruja,¿no es así?

Tarrant se acercó más y lo amenazó más de cerca , tenía la espada casi en su cuello…Stayne me soltó bruscamente y caí en el suelo. Tarrant me tomó la mano y me llevó fuera de el castillo mientras íbamos corriendo, algo me dolía en la pierna

-Duele…-susurré para mí

-¿Duele? ¡¿Que te duele?-dijo alarmado

-No,no..solo es la pierna…

el paró de correr y me puso en su espalda y siguió corriendo

-Tarrant…

-¿Sí, Alice?

-Tu…oíste lo que grité?