Título: She knows

Fandom: The Mortal Instruments

Claim: Jace Wayland. Alec Lightwood. Isabelle Lightwood. Jace&Alec.

Disclaimer: Según yo, siguen siendo de la Clare esa. Eso del principio es de Poets of the fall.

Summary: Isabelle sabe, oh, ella sabe. —Viñeta, Alec&Jace. Para Robin.

Nota: Para mi Robin Guadalupe Conchita Pancha, porque es un amor y la amo y es mía y me soporta y betea casi todo lo que escribo y eso :D.

Nota2: También para Jackie, que es prácticamente ella tiene toda la culpa de que yo haya comenzado a escribir de ellos, so, espero te guste aunque sea poquito :3

Nota3: Creo que es el que más me ha gustado de los tres que he hecho, así que me va a importar muy poquito si a ustedes no :D.


:-:

«Words are such fickle visions.

...so pay attention to body language»
:-:

Tal vez sea la manera en la que Alec lo ve (cómo sus ojos parecen pegados a Jace, cómo sigue con la mirada cada movimiento que el rubio hace, cómo Alec parece olvidarse un poco más de todo (todos) a su alrededor) o la manera en la que dice su nombre (saboreando cada letra, más como si dijera el nombre de un santo o algo, que el nombre de su mejor amigo), pero Isabelle sabe.

Oh, ella sabe.

Isabelle no va a mentir, ella siempre sospechó.

Alec nunca le ha guardado un secreto, ni siquiera cuando (supo) sospechó que era gay pudo evitar contárselo; pero esto es diferente, sí. Alec ni siquiera le ha mencionado que le guste alguien y probablemente eso sea lo que le ha hecho simplemente saber.

Al principio Isabelle pensó que debía decirle que sabía, incluso consideró simplemente aparecer en su habitación y decirle «Sé que estás enamorado de Jace, Alec, ¿por qué simplemente no me lo dijiste?» (ella sonreiría para hacerle saber que no estaba del todo molesta, que le preocupaba y nada más) o algo. Y es que también a veces todo lo que quiere hacer es gritarle (porque sí, está molesta, bastante. Le molesta que no le dijera, que no le tuviera la confianza suficiente como para decirle algo que ella de antemano sabía porque era estúpidamente obvio. Pero Isabelle no está enojada con él, no; es simple y sencillamente que le frustra. Porque es probable que Alec y ella no tengan la mejor relación del mundo, pero es su hermano y ella, de una u otra manera, se preocupa por él, porque le importa). Pero también hay días en los que lo único que quiere hacer es golpearlo(s) (a Jace, incluso a Alec) por ser tan idiota(s).

(Aunque ella sabe perfectamente que Jace puede no tener la culpa de nada y ella sólo esté imaginando cosas, puede jurar que hay gestos (miradas, palabras, roces) que parecen inintencionales, pero que realmente no lo son. Que Jace provoca a Alec, le anima, le incita; y él cae, casi sin darse cuenta.

Y aunque quiera pensar que Jace hace eso con todo el mundo (que lo hace), hay siempre un brillo extraño en sus ojos, algo que suaviza sus facciones cuando le habla (le sonríe, lo empuja, lo toca) y es que Jace parece relajarse con la mera presencia de su hermano o algo, que a veces ella cree estar imaginando cosas.)

Pero también hay días (como hoy, ayer, el jueves pasado) en los que Isabelle simplemente no sabe qué hacer o qué pensar. Que sólo atina a ver cómo Jace molesta a Alec, cómo revuelve su pelo y sonríe como niño pequeño; que sólo escucha cómo sus risas se mezclan en el aire; cómo Jace parece no poder apartar sus ojos de Alec y aparece ese brillo extraño en ellos. Porque son en días como estos en lo que Isabelle no piensa, sólo sonríe y se olvida de preocuparse.

Porque Isabelle sabe.

Oh, ella sabe.