Disclaimer: Nada me pertenece ni hago el intento porque así parezca, los personajes son de JKR y de la WB.

Nota de Autora: Este drabble o mini one-shot lo hice hace más de un mes para un reto creado con unas amigas, el Reto Slythindor. No soy drarry y no creo serlo, pero era la pareja que me tocaba así que hice lo mejor posible, espero que les guste.

"Banquete"

por: Aiedail

Draco siguió su camino al departamento y mientras se guardaba la cajetilla de cigarros por enésima vez, inseguro de qué tan malo sería violar el pequeño acuerdo que tenía con Harry, ingresó y prendió un par de luces, sorprendiéndose al encontrar en la mesa del living una pequeña nota de Harry que rezaba: "Espérame despierto". Inmediatamente tragó saliva porque las imágenes mentales de lo que Harry haría para recompensarlo después de una semana de abstinencia (al cigarro) lo comenzaron a sobreexcitar. "Después de todo, vale la pena esperar por lo que me dará... más si es amor" pensó.

Mientras estaba recostado, y su ilustrativa imaginación daba rienda suelta a la fuerte connotación sexual en la frase de Harry, alcanzó a escuchar de fondo el ruido de la puerta principal y unos pasos por el corredor. Inmediatamente se puso muy ansioso, se quitó la camisa al mismo tiempo que se acomodaba en la cama y sonreía hacia la puerta del dormitorio. Más su sorpresa fue ver a un Ron tan rojo como el color de su cabello y que antes de cerrar la puerta, balbuceó: vístete". Draco, al verse tan comprometido, se arregló de inmediato y salió del cuarto.

- ¿Y Harry?

- Me pidió de favor que viniera por ti, así que aquí estoy. Vamos, te está esperando.

- ¡¿Qué jodidos pretende?

- Anda, no te hagas el difícil, sólo le estoy haciendo un pequeño favor.

- Vale Weasley, pero como pretendas algo más...

- ¡Cállate inútil!, hago esto sólo por Harry.

- Aún por él… Intenta algo comadreja y…

- Olvídalo, sólo vámonos de aquí.

Unas calles después Ron se estacionó y entregándole un par de llaves, le dijo que según las indicaciones de Harry tenía que ingresar por la puerta blanca situada al lateral y ahí se encontraría con él. Draco asintió y de mala gana se despidió de Ron, bajándose cuanto antes del automóvil. Ya enfrente de la puerta, suspiró hondo, metió la llave en el cerrojo y entró cauteloso. Apenas al ingresar, inmediatamente fue eclipsado por una visión que se le antojaba pecaminosamente deliciosa: en una gran mesa, semidesnudo y con una extensa variedad de comida encima de él estaba Harry sonriéndole y haciendo una seña insinuante con su dedo. Abrumado, dio un par de pasos hacia la mesa y antes de llegar, con una sonrisa en la voz, Harry dijo:

- Decidí prepararte un banquete para que festejemos este nuevo departamento que acabó de adquirir. Por supuesto, debes comenzar con tu plato favorito.

Draco retrocedió unos pasos para cerrar, y mientras el rostro se le iluminaba alcanzó a Harry y lo besó.

FIN