No sé si alguien vaya a leer esto inmediatamente después de publicarlo, pero espero que lo disfruten. Hace años que me separé del mundo de Twilight, de hecho todas las razones por las que alguna vez me pareció una buena historia, ahora son absurdas para mí; pero creo que dejaré hasta aquí la explicación, no quiero que alguien se vaya a sentir ofendido… La principal razón por la cual explico esto es porque posiblemente haya datos que no coincidan con la información original (también es posible que haya nombres mal escritos).

A pesar de que ya no soy fan, he decidido subir esta continuación porque leí un comentario de hace tiempo en el que me preguntaron si habría alguna continuación, y recordé que escribí esto junto con una adaptación en otro fandom (por cierto, si alguien es fan del kpop, y más específicamente de SHINee, puede encontrarlo en Facebook con el nombre de "Nuestro Destino", en la página de una amiga).

Disclaimer: Los nombres mencionados en esta historia pertenecen a Stephenie Meyer, sólo las situaciones me pertenecen.

Gracias Charlie…

Charlie se casó con Reneé 4 años después de mi boda con Esme y ahora tenían una pequeña muy linda llamada Bella.

Seguimos siendo amigos después de todos estos años, nunca voy a olvidar que gracias a él entré a esa cafetería y conocí al amor de mi vida, pero desgraciadamente el hospital donde trabajaba me había trasladado a Phoenix. Sólo había pedido que esperaran a que el bebé naciera, y ahora que ya estaba con nosotros, no me quedaba más que despedirme de mi otra familia: Charlie, Reneé y Bella.

Después de dos semanas del nacimiento de Edward, había llegado el momento de partir, esto era triste no sólo para los adultos, que llevábamos años de conocernos, mis hijos querían mucho a Charlie y Reneé, eran sus tíos y Bella era su prima. Incluso Edward parecía reacio a separarse de Bella, en el poco tiempo que se conocieron se volvieron inseparables.

Por más que deseáramos quedarnos en Forks el deber llamaba, y yo debía estar en Phoenix en 2 días para presentarme en el hospital, así fue que con un gran dolor dejamos atrás a esas personas que eran parte de nuestra familia.

[18 años después]…

Era emocionante llegar a un nuevo hogar, habían transferido a papá al hospital de un pequeño pueblo llamado Forks, que era completamente diferente a Phoenix, aquí parecía haber paz y tranquilidad y por alguna razón, todos en la familia estaban encantados de volver.

Ellos habían vivido aquí por algunos años antes de que yo naciera, de hecho mamá nació aquí y cuando papá nos comentó de su traslado, ellos prácticamente gritaron de alegría y hablaban de volver a ver a sus viejos amigos: Charlie y Reneé, creo que son sus nombres; me alegraba que conocieran a alguien en el pueblo, yo pronto me iría a la Universidad y como mis hermanos, sólo podría venir en vacaciones. Era un alivio saber que ellos tendrían alguien con quien estar.

-¿Edward?- la voz de mi madre desde el asiento delantero del auto me sacó de mis pensamientos.

-¿Sí mamá?

-Hijo- dijo mi padre- ¿te gustaría conocer el pueblo mientras tu madre y yo desempacamos?

No me había dado cuenta de que ya estábamos frente a la que sería nuestra casa, y tampoco había notado lo entumecidas que tenía las piernas después de horas de viaje en auto desde el aeropuerto, así que la idea de papá era tentadora.

-¿Seguros que no hay problema?

-Claro que no hijo- dijo mamá- ve y diviértete.

El lugar era aún mejor de lo que parecía mientras viajaba en el auto: las casas, los negocios, me transmitían un aire de tranquilidad increíble. A mis amigos no les gustaría para nada un lugar como este, tal vez esté mal que lo diga, pero ellos están muy acostumbrados a una vida de lujo y comodidades, y un lugar como este parecería primitivo para ellos…

Iba concentrado en mis pensamientos cuando sentí una ráfaga de viento, levanté la cabeza justo a tiempo de ver una linda cafetería, el nombre de "The Last Station" podía leerse en un viejo letrero, parecía un lugar agradable y yo estaba hambriento, así que
entré.

Era un lugar acogedor, y muy luminoso, gracias a una gran ventana junto a la puerta; había sillas y sofás para los clientes, incluso había un estante con varios libros, y olía delicioso

Caminé algo distraído hacia una de las mesas junto al gran ventanal, tal vez podría dormir cinco minutos mientras esperaba mi café, iba pensando en eso cuando sentí que choqué con alguien, seguido del sonido de algo rompiéndose.

Giré hacia abajo y vi a una chica en el suelo recogiendo los pedazos de lo seguramente un minuto antes eran varias tazas de café.

-Disculpa, no te vi, te ayudo con eso- dije mientras me inclinaba y trataba de levantar los más trozos de vidrio posibles.

-No te preocupes, muchas gracias- dijo la chica mientras giraba para verme.

En ese momento, cuando vi los preciosos ojos castaños de la chica frente a mí, supe que no podría pensar en otra cosa durante mucho tiempo.

-Mi nombre es Edward, Edward Cullen- dije hipnotizado con los ojos de la chica.

-Yo soy Bella Swan-dijo con una sonrisa.

N/A: Como mencioné antes, con esto me despido del mundo de Twilight y de los fics, espero que lo hayan disfrutado ^.~