1x01

Ah! Akuma-ore (¡Ah, mi diablesa!)

A/N: Este fic se me ocurrio tras verme seis capitulos seguidos de Ah! Megami-sama y darme cuenta de que apenas se dan datos sobre Marller, quien es mi favorita de entre los villanos femeninos, solo por detras de Opal Koboi.

AVISO: Este fic es posterior al capitulo 1x22 de Ah! Megami-sama.

[Off-Voz de Urd]

El Universo...

El lugar donde todo vive. El campo de batalla entre el bien y el mal.

Un pequeño planeta es el lugar donde el destino y la vida se cruzan, donde el bien y el mal se hacen uno.

Desde los inicios del tiempo, diosas y diablos se han enfrentado entre si por este tentador mundo. Muy recientemente, tres diosas se han trasladado al mundo humano.

A su alrededor, un grupo de humanos. Siendo asi, ¿quien sera el que siga a las diablesas cuando aparezcan?

[Voz de Marller] ¡Ah! La Diablesa de Primera Clase, Sin Limitacion.

Bahia de Yokohama, Japon.

Inicios del siglo XXI.

Ore wa Sabato Mishki-des. Un estudiante de instituto metido a saqueador de casas para pagarse los estudios...

Se suponia que deberia dedicarme a estudiar para graduarme y trabajar para pagarmelo, pero la vida en Tokyo esta muy cara y no hay nada libre.

De todos modos, si al menos esa fuera mi unica preocupacion, podria soportarlo.

Como ya he mencionado, para conseguir dinero, me dedico a llevarme los cables y los objetos metalicos de las casas abandonadas, cuando no encuentro casas habitadas que vaciar. Aquel dia habia escogido un edificio abandonado gris de unos cuatro pisos, con escaleras de emergencia exteriores a un lado que, segun el cartel de la entrada, era la sede de la Akuma Taskete Zaibatsu(1), en la ciudad de Nekomi en el distrito de Chiba.

Normalmente no me habria atrevido a intentar vaciar un edificio en un lugar tan publico como este, pero hoy era un dia especial. Por lo que sabia, podía ser el Fin del Mundo; se había hecho de noche pese a ser solo la una de la tarde y, por si esto no era bastante absurdo, habían empezado a caer meteoritos del cielo, arrasando con todos los edificios famosos de Tokyo-Yokohama como si aquello fuera una versión mala de Independence Day(2).

"Lo que llegan a hacer algunos por promocionar sus películas." había sido mi cínico comentario.

Detuve el todoterreno frente al edificio y baje de el. Como todo lo demás que tenia, aquel viejo Toyota había sido de otra persona; lo habría vendido, pero nadie quería un modelo de los años 80, y de todos modos era demasiado cómodo para trasladar cosas... Abrí el maletero y extraje una enorme cizalla y una caja de herramientas, el instrumental básico de todo vaciador de edificios.

La primera señal de que en aquel edificio pasaba algo raro la tuve al ver la cadena que cerraba la verja que separaba el edificio de la calle; estaba colocada muy flojamente y tres de los eslabones estaban rotos de tal modo que parecían fundidos; ademas, una gran quemadura negra rodeaba la cadena.

"¿Que ha pasado aquí?" me extrañe. "Parece que hayan intentado abrir la cadena con un soplete."

Nadie en su sano juicio haría semejante disparate. Aparte de que el soplete haría un ruido que en aquel barrio se podía oír por toda la manzana, los destellos del fuego atraerían a la policía... A no ser, por supuesto, que a quien había hecho aquello le importase bien poco la policía.

Aguce el oído; no parecía haber nadie. Empuje la verja y, tras sacar la linterna y encenderla, entre en el edificio por la puerta principal, que estaba dejadamente abierta y daba la impresión de que nadie había pasado por ella en años...

La segunda señal de que en aquel edificio pasaban cosas muy raras la vi al llegar al piso numero cuatro, numero nefando se mire como se mire y por mucho que lo etiqueten como "Planta 5". (3) Hasta el momento no había encontrado nada que valiera la pena llevarse, salvo metros y metros de cable de cobre de las lamparas. Cable que había arrancado y atado en rollos antes de dejarlo en la escalera.

En contraste con el resto del edificio, el cuatro piso estaba sorprendentemente libre de polvo y escombros, lo cual me extraño; ¿quien se iba a tomar la molestia de limpiar un edificio abandonado?

Apague la linterna y escuche. No se oía nada, pero en uno de los cuartos había una luz rojiza... Así que, después de todo, alguien vivía ahí...

No podía decir que me sorprendía. En mis recorridos por los edificios abandonados de todo Kanto, había encontrado de todo; familias enteras viviendo en edificios a medio construir, cajas de material robado e incluso un muerto. Solo esperaba que no fueran muchos.

Saque un martillo de la caja de herramientas y lo empuñe como si fuera un arma. La linterna me habría venido mejor (era una solida linterna de hierro que ya había partido un par de cabezas) pero no me fiaba de bajar cuatro pisos a oscuras.

Camine con cautela hacia el cuarto del que salía la luz, yendo de puntillas. Se trataba del cuarto 4444, que estaba al final del pasillo, o al menos eso era lo que ponía en la puerta entreabierta... Con extrema cautela, empuje la puerta y entre dentro.

En el exterior, una sombra envuelta en una amplia capa negra se asomo por la esquina y observo la verja abierta y el Land Cruiser gris plateado aparcado delante. Unos ojos rojos relampaguearon en la oscuridad, mostrando extrañeza. ¿Que significaba aquello? Aquella actividad no era normal...

Se deslizo sigilosamente hasta la verja y examino de reojo el 4x4. Percibió intenciones malvadas y, lo mas importante, un rastro que salía del vehículo y entraba en el edificio... ¡En su santuario! ¡Ladrones! ¡Fuego! ¡Muerte!

La sombra bufo; dichosos humanos... siempre aparecían en el momento mas inoportuno. ¿Que había traído a uno a su casa? Desde luego, ni hablar de subir por las escaleras. Tal vez si le daba un buen susto, saldría corriendo y no volvería jamas.

El interior del apartamento 4444 de la planta 4 (repetimos, un numero nefasto) parecía sacado de una película de serie B de Hollywood, de modo que no sabia a donde mirar primero...

Lo primero que se veía al entrar por la puerta era un enorme ataúd de estilo occidental apoyado despreocupadamente contra la pared, con la puerta abierta y acolchado de rojo. Lo segundo en que reparaba la vista era en alguna clase de altar de piedra rectangular que recordaba a un sepulcro, donde habían dejado varias botellas. En un rincón había una mesa con un espejo, y no muy lejos de allí, una mesa mas grande repleta de probetas, retortas, fogones y demás chismes de laboratorio que no reconoció.

Dominando la sala había un gran trono adornado con calaveras en los reposabrazos; el respaldo lucía un pentaculo invertido dentro de un circulo y justo enfrente había una diana sobre la que habían clavado una fotografía atravesada por varios dardos. La única iluminación eran unos grandes y recargados candelabros de siete brazos cuyas velas daban un fuego rojizo sobrenatural...

Me estremecí; ¿que clase de persona frecuentaba aquel sitio que parecía el laboratorio del mas tenebroso de los brujos?

Por supuesto, en el Japón todavía había gente que creía en la magia; de una forma extraña, mezclando las viejas leyendas con el new age occidental del neopaganismo, la wicca americana, la numerologia, la astrología y la Kaballah judía, creando un pastiche infumable. Pero aquello era...

Vale, podía ser que alguien creyera sinceramente que aquellos conjuros funcionaban de verdad. Skasi, aquellos eran claramente objetos y simbología de magia negra, al menos según Hollywood, aunque no todos lo eran. De todos modos, ¿Quien querría invocar demonios?

Observe de reojo la mesita donde había un aparato que parecía una miniatura de balanza ¡de oro!, rodeado de trocitos de una esfera de cristal morado. Sonreí. Bien visto, cualquier fanático de la magia negra pagaría una autentica fortuna por todo aquello...

Decidí darme prisa. No sabia por que, no me sentía muy tranquilo en aquella casa, pese a saber a ciencia cierta que no había nadie...

Si hubiera sabido entonces lo que iba a suceder, probablemente todavía no habría parado de correr.

Una explosión sacudió la sala, al tiempo que una nube de humo envolvía toda la sala. Mishki retrocedió asombrado mientras la nube de humo se disipaba y una extraña criatura aparecía de pie ante el...

A primera vista, parecía una extraña mujer. Se fijo especialmente en el pelo rubio ondulado, en las marcas rojas en forma de V que tenia en la frente, en los dos triangulitos que tenia bajo los ojos rojo sangre, y en su rostro afilado y extrañamente bello. Lucia unos afilados dientes de vampiro en una boca muy besable. Iba envuelta en una amplia capa negra con un broche dorado, que parecía manchada de sangre por el lado izquierdo; usaba botas de caña alta, de cuero, y pantalones negros. Para colmo, flotaba a dos palmos del suelo y lo miraba fijamente con cara despectiva...

-¿N... nan deska...?-pregunto el humano, boquiabierto; dejo caer el martillo y la linterna, pero no pareció enterarse...

La mujer, o lo que fuera, le miro con una mirada taladradora.

-¡Yo soy Marller, Demonio de Primera Clase, Sin Limitación! ¡Disponte a dejar este mundo!-anuncio aquella criatura mostrándole unos dientes muy puntiagudos; alzo los brazos teatralmente y desplegó la capa, que vista mas de cerca era negra por un lado y roja por el otro... Bajo la capa vestía una chaqueta negra, como si fuera estudiante de Ashfodo Gakuin (4); sin embargo, en aquel momento se veía desgarrada y empapada de sangre.

Mishki retrocedió hasta chocar con una mesita baja, atónito y aterrado; ¡un demonio! ¡Akuma-des! ¡E iba a matarle!

No pensó en que los demonios no existían mas que en la mitología. Tampoco pensó en que era físicamente imposible que alguien apareciera así de la nada... Solo podía mirar aquellos ojos rojos clavados en el, aquellos ojos que parecían desnudarlo con la mirada...

Sintió el impulso de arrodillarse ante aquel ser, abrumado por su magnificencia, pero estaba paralizado, no sabia si por el pánico o por que...

Entonces la Criatura se echo a reír con alegría, aumentando su pavor y, al mismo tiempo, haciéndole sentir bien. Tuvo la impresión de que le gustaría oír aquella risa todos los días de su vida...

Marller (se pronuncia "Mara", "Maarah" si eres amerlo) se echo a reír sin poderlo evitar al ver el efecto que había provocado en aquel humano, que no parecía saber que hacer ante ella. En circunstancias normales no habría hecho aquella aparición ante un vulgar intruso, sino que se habría limitado a desintegrarlo con un conjuro.

Por desgracia para ella, en aquel momento no tenia fuerzas ni para encender una llamita, asi que mucho menos para destruir a alguien; pero eso el no tenia por que saberlo. De todos modos, aun podia... ¿podia?

Noto que el cansancio la recorria y se tambaleo. Sabia lo que iba a ocurrir; llevaba luchando con ello desde que habia emprendido el regreso a su ahora violado castillo demoniaco... Sabia que estaba gravemente herida; la batalla con el Gran Señor del Terror (Dai-Oosa) le habia exigido mucho esfuerzo. Tanto, que no entendia como seguia viva.

"No. ¡Ahora no!" penso.

Pero su cuerpo estaba demasiado agotado para hacerle caso y se derrumbo contra la pared. Lo ultimo que vio antes de cerrar los ojos fue a aquel intruso acercarsele...

[Primer plano de Hasegawa, vestida con una bata de laboratorio, señalando una pizarra con inscripciones con un palo]

Ah! Akuma-ore shochiski (Fundamentos de Vocabulario de "Ah! Akuma-des")

(1)Akuma Taskete Zaibatsu. Literalmente "Empresa de Ayuda Demoniaca".

(2)Independence Day: Kujaku Corp, el subtitulador al español de "Ah! Megami-sama" de quien he conseguido la serie, hacia la comparacion de la escena de la destruccion de Tokyo precisamente con Independence Day.

(3)Cuatro: En Japon, el numero cuatro (shi) se escribe igual que la palabra "muerte" (shi), por lo que se considera que trae mala suerte y en las numeraciones de los edificios no se usa (pasan directamente de la planta 3 a la 5). Me parecio adecuado que Marller, como demonio que es, viva en el cuarto piso.

Lo del "apartamento 4444" (cuatro veces cuatro, es decir, cuadruple mala suerte y cuadruple cuota de poder demoniaco) me parecio exagerar la nota, pero me gustó.

(4) Asufodo Gakuin / Academa Ashford: Los fans de Code Geass sabran a que uniforme me refiero.

[Off-Voz de Keiichi]

La relacion entre demonios y humanos puede cambiar.

Ten cuidado con lo que deseas, porque puede hacerse realidad, mas no como tu lo querias.

El giro del destino decidira el inicio o el final de la relacion.

[Voz de Belldandy] Yikai: ¡Ah! El deseo del saqueador.

[Voz de Marller]: ¿Conceder YO un deseo a un humano? ¿Es que me han tomado por el genio de la lampara?