Diclaimer: Atencion, estos fabulosos personajes no me pertenecen a mi, si no a las fabulosas CLAMP que los crearon. Solo estoy haciendo de ellos de un uso personal para entretener y crear nuevas historias para ustedes. Gracias, espero que lo disfruten.

Trabajo de medio tiempo

Capitulo 8

"Separación"

- Entonces, ¿estas seguro de esto Fujimoto-san?- pregunto Ueda-san nuevamente.

- Si estoy, seguro - contesto monotono.

Voy a dejar la pasteleria.


2 Meses

2 Meses habian pasado ya desde que Kobato habia decidido entrar a trabajar a la Pastelería. Ioryiogi se habia ausentado mas a menudo y se escapaba a la tienda Bakumuchen. Queria enterarse de todo lo que sucedia en el Cielo y en el otro mundo. Desafortunadamente no conseguia noticias y eso le preocupaba mas.

Tenia bastantes asuntos de los cuales ocuparse y no sabia como lidiar con ellos.

El primero eran los sentimientos de Kobato hacia el muchacho. Él ya los habia percatado y no habia nada que pudiera y quisiera hacer para detenerlos, pero en el fondo sabia que la iban a terminar lastimando aún más cuando esto acabara.

Lo cual lo llevaba a su otro problema: el deseo de Kobato. Desde que se adentró en esa Guarderia sus planes y la oportunidad que Dios le habia dado se estaban descarrilando. No estaba pensando claramente en lo que tenia que hacer y tenia todas estas distracciones. La Guarderia, la Pasteleria, Fujimoto y Okiura. Algunas tenian sus ventajas y otras no. La Pasteleria y se podria decir que la Guarderia también, eran lugares perfectos para curar corazones, pero si Kobato no ponia su atención en ello las cosas no sucederian por si solas.

A raiz de eso, temia por la vida de ella y la vida del Angel. No sabia que hacer, como remediarlo, como ayudar o como impedir que sus peores temores se hagan realidad. Ushagi-san tampoco ayudaba, habia aparecido hace un tiempo dando el mensaje que le quedaban un par de meses, aunque no habia determinado cuantos, asi que estaba un poco - muuy poco - aliviado. Hasta que no se apareciera de vuelta no tenia que hacer nada extremo.

Desearia poder decir lo mismo de Okiura, el cual se aparecia cada vez mas seguido.

Despues del Festival de Otoño, en el cual el habia aparecido despues de los fuegos artificiales observando como Fujimoto le regalaba una caja de pequeñas estrellitas a Kobato, al dia siguiente Okiura aparecio en los apartamentos de Chitose. Kobato quedo algo afectada y se sumergio aun mas en sus pensamientos, comentandole aquellas sensaciones que sentia con Fujimoto. La mañana siguiente no fue mejorando. Llegó tarde al trabajo por aquel encuentro con aquella mujer divorciada, y luego salio corriendo de la Guarderia llorando por descubrir los sentimientos de amor por Fujimoto.

Todo sucedia muy rapido ahora. Al principio eran solo sensaciones, pero finalmente ella se dio cuenta de aquellos sentimientos de amor, que como ya dijo, él ya habia descubierto hace mucho tiempo. Ahora quedaba todo lo demás por resolver.

Los corazones heridos

La botella

El deseo

El Angel

Okiura

La Guarderia

y Kiyokazu Fujimoto

Como odiaba a aquel mocoso. No era odio odio... pero sabia que la mayoria de sus problemas eran a raiz de él, aunque tambien sabia que tal vez era la unica persona capaz de hacer feliz a Kobato como lo era. AGHHH, DEMONIOS DEMONIOS DEMONIOS. ¡Tenia muchas cosas por hacer! ¡Demasiadas! Y lo peor era que debia hacer que Kobato las lograra.

Trato de tranquilizarse y pensar en lo que tenia enfrente suyo y ocuparse de las cosas de a una y a su debido tiempo. Confió en que Dios debia tener algo bueno al final de todo esto... pero sinceramente sus esperanzas...

...eran escasas.


3 Dias

3 Dias habian pasado del Festival de Otoño. Despues de eso fue toda una experiencia la que vivió Kobato en esos 3 dias. Okiura habia aparecido nuevamente, esta vez en los departamentos. Fujimoto tambien habia aparecido en esos momentos y vivieron una situacion bastante fuerte para ella. Casi se le escapo de sus labios una confesion que no queria hacer.

"Asi es como siempre yo he"

Asi es como siempre yo he... vivido.

No era que ella particularmente haya hecho las cosas de esa manera, pero siempre habia visto gente desaparecer, o desvanecerse de un dia al otro... o al menos tenia esos recuerdos.

Al dia siguiente las cosas dieron un vuelco para ella y para su deseo. Conocio a esta mujer la cual se estaba separando del cual habia sido su esposo, y ella descubrio sus sentimientos por Fujimoto.

Estaba enamorada.

Lo queria, lo amaba, pero temia tanto y sabia que él no sentia lo mismo por ella.

A pesar de eso él toco su puerta a la noche y le pregunto como estaba... le pidio que sonriera. Ella no podia hacerlo en esos momentos, pero prometio que lo haria al dia siguiente. Y eso fue lo que hizo.

En estos momentos se estaba dirigiendo a la Guarderia cuando se cruzo con la persona la cual sus pensamientos divagaban, y no parecia contento.

¡Fujimoto-san!- exclamo soprendida, pero en un suave grito.

-Ho...Buenos dias - dijo despacio. Kobato estaba algo intranquila. Tenia todos estos sentimientos recien descubiertos, pero queria actuar normal. No esperaba encontrarse tan pronto con él de todos modos.

-Buenos dias- conteso el saludo. Un silencio se formo entre ellos. Era incomodo, pero mas que nada era el silencio previo a los momentos donde uno quiere expresar todos sus pensamientos.

-Este...-

-Emmm...-

Ambos comenzaron a hablar interrumpiendose. Se miraron a los ojos y Kobato hizo una pequeña risita. Fujimoto por su parte desvio la mirada. La habia esperado para decirle que no trabajaria mas en la Pasteleria, pero despues de ayer no estaba seguro de hacerlo.

"Si no estabas seguro, ¿para que la esperaste?"

Hace mucho que no la escuchaba: nose, queria verla supongo.

"Estamos cada vez siendo mas sinceros, te felicito. Debes decirselo al menos a Sayaka-sensei"

Ya lo hice, la llame ayer.

"No me referia a eso"

Esa conciencia suya parecia tener mentalidad propia. A veces creia que no era él si no otra persona comunicandole cosas que no podia reconocer facilmente o le costaba demostrar. De todas maneras, seguia siendo un freak por tener una conciencia con mentalidad propia.

Volviendo a la realidad aun estaban en medio de la vereda sin decirse nada.

-Disculpa, querias decirme algo, ¿que era Fujimoto-san?- Kobato se armo de valor para romper la situacion y hablarle.

-Ehhh... nada importante.- al final decidio ocultarselo... tal vez se lo diria mas tarde.- No llegues tarde a la Guarderia.

- ¿No vienes hoy? - pregunto confundida. Si no iba a la Guarderia, ¿que hacia ahi esperandola?

- No, decidi volver por un tiempo a la Facultad en la tarde, pero tengo que ir a regitrarme en los horarios, o al menos comunicar que voy a reitegrarme.

-Vaya, ¡es genial!- respondio contenta.

- Si... genial- dijo el con algo de pesar. No sabia porque le entristecia tanto no trabajar con ella en la Pasteleria. Ademas tenia una inquietud, no sabia porque, pero sentia que algo malo pudiera sucederle.

El sueño

La sitacion en el Festival de Otoño

Su intuicion le decia que algo no andaba bien, pero como se habia dicho antes, no podia privarla de sus actividades solo porque el le dijera que no tenia un buen presagio.

Kobato no noto el tono desanimado y lo animo nuevamente. Se separaron a mitad de camino y llego a la Guarderia.


1 hora

Hace una hora Kobato habia llegado a la Pasteleria y no estaba contenta.

Le parecio raro que Fujimoto no se apareciera por la Guarderia para dirijirse al segundo trabajo, pero dio por sentado que se lo encontraria alli.

Para su sorpresa y tristeza, se entero por Yumi-san que Fujimoto-san habia abandonado la Pasteleria.

Abandonado.

Estaba bajoneada. No era una depresion como habia sufrido ayer, pero le dolia enterarse de la noticia por terceros y le dolia mas no trabajasr mas con el, porque a pesar de todo, ella creia que era divertido y realmente le gustaba pasar ratos con Kiyokazu.

El Jefe y Yumi no le hablaron del tema y le pidieron que atendiera la caja registradora, si tenia personas con las cual interactuar por ahi se distrajera y se olvidara del tema por el momento. Como usualmente pasaba cada vez que Fujimoto se ausentaba, el radar se activaba y muchachos venian solo a mirar a Kobato. No en exceso como la ultima vez, pero habia una concurrencia inusual.

A la misma hora con el mismo pedido Keenan aparecio. Vestia un tapado largo negro donde parecia llevar un gran paquete en su bolsillo. Noto a Kobato desanimada y le pregunto por su salud.

- Ah, no es nada, solo que uno de nuestros compañeros dejo la Pasteleria- le comento tranquila mientras armaba su pedido, pero con un claro tono apagado.

Una extraña sonrisa cruzo la cara del hombre, paso desapercibida para Kobato, pero no para Ioryiogi, el cual le habia prestado mucha atencion al individuo desde la primera vez que lo vio. Habia algo que le daba mala espina.

- OH, ¿sera Kiyokazu-kun?- pregunto con un tono extraño, pero al parecer contento por la noticia.

- Etto...- contestaba ella mientras buscaba las masitas en el estante - Si - respondio finalmente mientras alcanzaba las deseadas masitas.

- Oh... debe ser una pena- dijo con falsa preocupacion. Observo que no habia nadie a la vista y armo su jugada. - Disculpa Kobato-chan, ¿puedes alcanzarme las galletitas del estante superior? Hoy tengo ganas de un cambio.

- Ah... de acuerdo. - Kobato vio la altura y penso que solo Fujimoto podia llegar alli sin ningun esfuerzo. ¡No! Fujimoto no estaba alli, Fujimoto no estaria cada vez que se le presentara un problema, tenia que arreglarselas sola, como lo habia hecho hasta antes de conocerse.

Tomo una silla y la coloco de manera que pudiera tener enfrente el estante. A pesar de ayudarse con la silla, tubo que ponerse de puntas de pie para ver que estaba tomando. Masuto aprovecho la "gloriosa" e "Unica" oportunidad de captar un momento "exquisito" segun su criterio. Kobato estaba de espaldas, con su uniforme- bastante revelador- de la Pasteleria, dejandole si se acercaba lo suficiente, la vision de sus piernas y más. Ioryiogi estaba indignado y a punto de saltar con sus colmillos a la garganta de aquel inepto.

Por mas de que ese fuera su deseo no podia hacer nada, y el depravado consiguio su meta, logro sacarle al menos 2 fotos.

Suerte o no, Kobato se doblo el pie y callo encima del tipo, haciendole soltar la camara la cual choco contra el piso e hizo un ruido no muy alentador.

- ¡Perdón, perdón, perdón! - La castaña no podia dejar de disculparse con Keenan. Él por su parte estaba algo enojado porque su camara se veia algo averiada, esperaba que no fuera algo grave, pero aparte de eso, estaba enrealidad extasiado de la oportunidad que se le habia brindado. Fotos, momentos a solas y poder sentir aquel cuerpo que lo venia llamando desde el dia que la vio por la vitrina.

Lo sabia, era aquel imbecil y pavote de Kiyokazu Fujimoto el que se metia en sus planes. Pero ya no mas... el no trabajaba mas en la Pasteleria, era su momento de actuar.

Luego de que el Jefe apareciera, se disculpara y la situacion haya pasado, Kobato intento subir las escaleras para tomarse un pequeño descanso y hablar con Ioryiogi-san, despues de lo sucedido se habia puesto como un loco y queria hablar urgentemente con ella. Cuando intento subir los peldaños, aquel dolor en el tobillo se le hizo mas insoportable.

- ¿Kobato-chan? ¿Te lastimaste el pie? - le pregunto Yumi advirtiendo el dolor.

- Ah... si, me lo doble un poco cuando me cai de la silla. Pero no es nada, ya se me pasara - intento excusarse. Ya habia causado muchos problemas cayendose de la silla y casi tirando toda la repisa. El Jefe y Yumi habian sido muy amables con ella, no era momento de andar preocupandolos y hacerles ocuparse de mas responsabilidades. Ademas tenia que probar que podia hacer las cosas solas... ni habia pasado un dia sin Fujimoto que su torpeza usual se potencio y le hizo hacer desastre.

Intento nuevamente subir el peldaño pero no lo logro, casi resbalandose de vuelta en la escalera. Yumi intento presuadirla de que se fuera a casa o llamara a alguien, pero la testarudes de Kobato la convencio de no hacer nada y al menos terminar el dia. En tal caso se tomaria un dia libre mañana para recuperar fuerzas.


2 Minutos

2 Minutos habian pasado desde cruzo las puertas de la Pasteleria para irse a su departamento cuando se encontro nuevamente con él.

Kiyokazu Fujimoto estaba parado en el farol enfrente de la Pasteleria esperandola.

Esperandola... a ella.

Kobato estaba apenada... si se hubiera enterado lo de hoy, seguro Fujimoto la habria reprochado toda la tarde y se hubiera burlado de ella. Aunque creo que hubiera preferido eso que pasar la tarde sola.

-Fujimoto-san,... que... ¿que haces aqui? - pregunto lo mas normalmente posible. Realmente hubiera preferido estar en casa y retomar todo tranquilamente mañana. Estos ultimos dias habian sido un remolino y un cambio importante en su rol en la tierra.

- Yumi llamo - le contesto brevemente.

Kobato desvio la mirada sonrojada. Agradecia a Yumi por preocuparse y tal vez haya sido lo mejor llamar a Fujimoto, pero no queria causarle problemas.

Ya no queria causarle problemas a nadie mas.

- Perdon...- comenzo automaticamente a disculparse. - Al final, lo unico que puedo hacer es causar problemas... incluso cuando Fujimoto no esta, le sigo causando problemas... Perdon... Perdon.- parecia que iba a llorar, pero no era asi. Solo estaba frustrada consigo misma. Se habia prometido no llorar mas. Le habia prometido que hoy sonreiria, y eso iba a hacer.

- Perdon - dijo por ultima vez con una sonrisa en su cara. Fujimoto la miraba seriamente, como aquella vez que se enfermo y le reprocho que no fuera falsa con él. Kobato empezo a decir cosas a las cuales no les presto atencion. Se acerco a ella levanto su mano, y le pego en la frente con un pequeño poque.

- Idiota, te dejo un dia y ya estas haciendo desastres. Realmente, eres muy torpe.- la reto como usualmente lo hacia en la Guarderia. Kobato la miro como una niña pequeña. Fujimoto la tomo de los cachetes y se los estiro - Seguro llegaste tarde a la Guarderia tambien, pobre Ueda-san, tiene que cocinar con una inexperta en la cocina como tu, ¿acaso pruebas lo que comes?

- Nyuuuuu...sho no coshinoooo...- le intento decir sin muchos exitos.

- Ah? Seguro no cocinas, ni tienes equilibrio para subirte a una silla, como pude pensar que podias cocinar. - siguio reprendiendole él jugando con sus cachetes.

- ¡Fushimosho-shaaaaan!- intento llamarlo ella para que dejara sus cachetes libres.

- Ahh, como sea, parece que posees algun poder de super-torpe porque por mas que te caigas todo el tiempo no parece afectarte mucho. Me pregunto si estaras hecha de goma- comento él mientras la soltaba.

- ¡No estoy hecha de goma! ¡Y no soy super-torpe!- le recrimino ella enojada. - ¡Fujimoto-san eres grosero!

- Jai, jai, soy grosero.- le contestó el divertido. Kobato hizo puchero con la boca.

- Como sea, ¿puedes caminar? - dijo finalmente llegando al tema que queria abordar.

A Kobato la habia distraido tanto la escena de recien que se habia olvidado de todo. -Ummm...- Dio un par de pasos dificultosamente hasta que comenzo a cojear del dolor.

- No, no puedes caminar- sentencio el ojiverde. Se agacho enfrente de ella y le ordeno. - Sube.

A Kobato se le subieron los colores. -¡¿QUEEEEE? ¡No! ¡Siempre estoy molestando a Fujimoto-san! Estoy bien, caminare hasta casa. - comenzo a caminar rapido pero el tobillo re recriminaba descanso inmediato.

- Si te estoy ofreciendo ayuda, quiere decir que no me molesta. Sube - le dijo suavamente.

Kobato no queria hacerlo, pero mirandolo fijamente a los ojos le gano la batalla. Acomodo su tapado, su vincha y Fujimoto se cruzo el bolso para que no se le caiga. Se subio a la espalda del muchacho y al principio mantenia una distancia prudente. Se acordo de aquella vez que se cruzo con él en aquel dia lluvioso. Se habia agarrado de su cintura y habia apoyado su cabeza en la espalda. Esta situacion era semejante, pero para cualquier otro que no sea ellos era una situacion romantica de pelicula.

Fujimoto comenzo a caminar lentamene por la casi desierta calle del centro. No muchos negocios estaban abiertos, asi que habia poca gente rondando por los alrededores. La que paseaba se quedaba mirandolos pero él los ignoraba. Sintió el apreton en sus hombros cuando la gente comentaba realmente en voz alta lo desubicado que les parecia la situacion, lo cual incomodaba a Kobato por involucrar a Fujimoto.

- Perdon...- dijo nuevamente.

- Si te disculpas no te dejes. - le recrimino el enojado.

- Eres injusto. - le respondió ella. Es verdad estaba siendo injusto, el la presiono para que se deje cargar hasta los departamentos.

- ¿Ah, si?- contesto el sonriendo burlonamente.

Kobato solto una sonrisita.

Detras de ellos aquella sombra que parecia estar siguiendolos en cada momento que se encontraban solos fruncio su seño y apreto sus puños. Maldijo con lo mams profundo de su corazon a Fujimoto y prometio una venganza.

Esta vez actuaria.

Ioriogi sintio un explusion de energia perversa. Miro por la calle y vio nuevamente aquella sombra de la cual se habia percatado el dia de la lluvia. Esta vez estaba seguro de haberle visto la cara: Keenan Masuto. Debia advertir a Kobato y debia hacerlo rapido.


5 Segundos

5 Segundos le habia tomado en acelerar su corazon hasta la maxima velocidad y sonrojar su cara como nunca lo habia hecho. Es que era su especialidad, aparte de ser torpe, dibujar mal, y cantar increiblemente bien... era su habilidad hacerlo saltar con emociones como esas.

Ya habian salido del centro y estaban casi a medio camino de sus habitaciones. Se habian mantenido callados, hasta recien, done Kobato paso sus brazos por los hombros de Fujimoto y recosto su cuerpo y su cabeza en la espalda de este. Podia sentirla, podia sentir su respiracion, podia sentir su calor.

- Ne... ¿Fujimoto-san?- pregunto suavemente. Kobato se habia recostado y habia cerrado los ojos, estaba muy comoda y el cansancio de estos dias parecia haberse acumulado, a tal punto de sentirse relajada cerca de Fujimoto.

- ¿Que sucede?- respondio él en el mismo tono.

- ¿No es cansador salvarme todo el tiempo?- pregunto ella en un tono curioso.

A Fujimoto le parecio algo extraña la pregunta.- ¿A que viene eso?- le dijo finalmente.

- No se... pero siempre pense que soy una carga, y cada vez que quiero hacerme cargo de las cosas parece salirme al reves. Pero Fujimoto siempre esta alli para ayudarme, por eso aunque no quiera, aunque lo quise evitar, siempre puedo contar con Fujimoto-san. Gracias- le explico desde el fondo de su corazon.

- Eres rara.- Fue lo unico que le contestó.

Otra sonrisa se le escapo de sus labios. - Sabia que dirias eso.

Fujimoto fruncio un poco el seño, ¿desde cuando lo conocia tan bien para decir eso? No le molestaba enrealidad que supiera... no sabia como explicarse. Era como ser vulnerable, y no le parecia que fuera tan malo ser asi enfrente de ella.

- No me molesta. - termino diciendo. Kobato abrio los ojos algo sorprendida.

- ¿Que cosa? - se hizo la desentendida y le pregunto.

El le tiro una mirada de reojo algo incomodo. - No me molesta "salvarte" todo el tiempo. Ya se convirtio en un Hobbie. - atino a decir para ocultar sus verdaderos sentimientos.

Kobato sonrio otra vez. Se acomodo y se dejo vencer por el sueño. Antes de perder la conciencia le dijo: Gracias Fujimoto-san.

El castaño sonrio contento y alegre.

Le gustaba, le gustaba y mucho.

Haria cualquier cosa por ella, y eso era algo que se acababa de jurar a él mismo.

.

.

.

Continuará...


Holaaa! Segun esto la ultima vez que postee fue el 9/11/11. Sinceramente no pense que habia pasado TAANTO tiempo. Pero bueno, aqui se vino el verano y aunque enrealidad tenia mas tiempo, tenia menos inspiracion. Se... no es excusa, pero es la verdad. Lo lamento mucho mucho. A pesar de eso estube trabajando en el fic, releei los capitulos anteriores para ver que era lo que habia escrito y anote las cosas importantes. No se si les pasa a todos, pero yo realmente no me acuerdo todo lo que escribo! Soy pesima en esto! Jajaja. Descubri palabras mal escritas, con algunas letras que no van y no hay acentos, pero ahora no las puedo modificar u.u.. Al menos hasta que averigue como hacerlo. Me di cuenta que algunos de los capitulos que dije que odie como hice, ahora los releei y no quedaron tan alejados de la idea que queria expresar asi que eso me puso algo mas contenta.

Respecto a este capitulo: personalmente me encanto! Jjajaja. Si creo que es uno de mis favoritos. Me falta una que otra cosa que agregar y arreglar, pero este "borrador" realmente me gusta y no quiero hacerlos esperar mas!. Volviendo al tema, es uno de los capitulos mas cruciales para llegar a la parte que siempre quise llegar (la cual no voy a decir). Ademas finalmente se revela la identidad de aquel extraño (aunque era ya bastante obvia), pero bueno es un fic, hay que aclarar las cosas. A pedidos de los lectores inclui nuevamente a Ioryiogi a la historia. Ultimamente se me habia chispoteado mucho, asi que intente reincorporarlo, espero que les guste. Tambien se me hizo dificil porque tube que contextuarlo en el manga, asi que puede que algunas cosas hayan pasado muy rapido y sin mucha explicacion, espero que sepan entender y perdonar, pero se me fue lago dificil.

Okeeei, largo texto no? Si saltan a esto leanlo please, jajaja.

Como dije antes a mi me gusta explicar todo lo que pienso, hago y siento con el fic porque eso me gustaria que hagan mis autores favoritos, enterarme mas de la historia por este medio.

Si no quieren leerlo no hay problema!

Atention!: El fic aumento considerablemente de seguidores!

Gracias por todos los favoritos de historia y autor! Tambien agregaron muchos el fic "Una caminata por la playa". Muchisimas gracias.

A los lectores nuevos: ¡Bienvenidos! Espero que les siga gustando la historia y sigan viendo su progreso

A los que estan siguiendome desde el primer capitulo: ¡Bienvenidos y gracias por ser pacientes! Sin duda son los mas pacientes y este fic es mi regalo, realmente me esmere y lo termine de un saque. Espero que les guste.

Bueno, creo que no me falta nada. Gracias por los reviwes y los favoritos otra vez. Espero no ausentarme tanto esta vez, pero no prometo nada. Sepan que la historia la voy a terminar, es una promesa.

Saludos y gracias!

ATTE: Pitt-Sirius