PRIMER ENCUENTRO

Tarde, tarde y terriblemente tarde.. No me puede pasar esto no justo hoy tengo que estar en Seattle a las 17.3 como demoños se fue a romper el auto de Jasper antes de salir de viaje por dios ¿en que nos vamos? .Me saco de mis cavilaciones el sonido del celular

Aló?

Edward,-Tomo aire y las palabras salieron a borbotones- conseguí pasajes de avión, es un charter esta casi agotado así que tomamos asientos separados sale en una hora desde Port Ángeles.

Por lo menos se digno a solucionar el problema.

Maldito el momento que acepte viajar con el y no venir en mi auto. El viaje a Port Ángeles lo hicimos en el auto de mi padre y llegamos con tiempo justo estaban llamando a los pasajeros para el improvisado vuelo. Me senté y abroche mi cinturón me coloque el ipod y me dispuse a revisar unos documentos en la laptop, no se cuanto tiempo estuve absorto en mi trabajo y de repente su fragancia me llegó.

-Disculpa me permites pasar, ese es mi asiento – inmediatamente levante la vista y la vi sus perfectas facciones su piel blanca sus ojos tan profundos por Dios estoy babeando – si, permíteme un segundo – trate de recomponerme de la sorpresa era hermosa –me dedico una sonrisa tímida y se acomodo en su lugar; revolvía sus manos incomodas sobre su regazo, cuando anunciaron el despegue sus manos se crisparon en puños y creí escuchar una maldición en voz baja, el avión se sacudió y ella ahogo un grito y me abrazo como si su vida dependiera de ello –por favor dime que el avión no se va a caer-su voz sonaba aterrada.

Tranquila- alcance a articular

– ¿no te gusta volar?

– No, es la primera vez que lo hago- por cierto, no me he presentado soy Edward Cullen ¿y tu eres?

-Bella Swan, un placer ha gracias por lo de hace un momento

- no te preocupes me gusta rescatar damiselas en apuros- Madre santa quise golpearme a mi mismo por tan estúpido comentario me sonrío y en ese momento me di cuenta de algo, ella me gusta, bueno genio como te las vas a arreglar para seguir la charla.

Me aclare la garganta inútilmente tratando de captar su atención; ella levanto la mirada de su libro y me sonrío, genial debe pensar que soy retardado.

Piensa, piensa… – ¿que te lleva a Seatle?

- Emmmm trabajo supongo- su cara tomo un adorable color carmín

-¿Supones? Su cara se volvió roja

-Si bueno-dudo- termine la universidad y quiero buscar trabajo, creí que Seatle sería una buena idea- Ok tengo un gancho para continuar la charla

¿Qué estudiaste? Me miro de soslayo y sonrío definitivamente ella piensa que soy retrasado

-letras-contesto de manera escueta ¿como llegar a la pregunta importante?

– ¿tienes novio? –solté de pronto por Dios me estaba lanzando de la peor manera las hormonas me traicionaron –me dio una mirada significativa hizo un respingo y me contestó

-¿te importa?-que si me importa por supuesto o tal vez no, la quería para mi y si tenía novio de veras no me importaba de repente llegó a mi el pensamiento de un amigo "nada es de nadie".

El resto del vuelo transcurrió sin sobresaltos, por momentos la miraba por el rabillo del ojo, el momento del aterrizaje llegó y ella estaba repitiendo el episodio de manos nerviosas pensé que tal vez era mi momento, pero soporto estoicamente el aterrizaje con el rostro descompuesto.

Es ahora o nunca me dije –bueno supongo que llego el momento de despedirnos-me dedico una mirada evaluativa sonrío y finalmente me dijo

–Adiós, buena suerte

piensa, piensa …..-¿mmm te gustaría tomar un café?-sip, me lance

–no en este momento. Me esperan-choque contra un paredón y se sintió durísimo

-tal vez en otra ocasión- sonrío de lado y agito su mano en forma de despedida – sentía que se me escurría por las manos

-¿como te encuentro?- confirmado no solo piensa que soy retrasado sino que estoy desesperado también ,entonces me dijo, con una seguridad abrasadora

- Te voy a encontrar, no te preocupes-me dejo con la boca abierta me hice a un lado y paso con una gracia poco habitual me dio un guiño y salio rápidamente del avión, sentí que el corazón se me salía por la boca y miles de preguntas se formaron en mi mente ¿como me iba a encontrar?,¿de donde salio esta mujer? que en dos segundos puso mi mundo de cabeza ¿quien era ella?. Todos los pensamientos se fueron al caño cuando Jasper se reunió conmigo y bajamos a la pista. La vi, estaba abrazando a un hombre alto musculoso, me maldije internamente. No estaba sola.

¿Que te pasa? parece que viste un fantasma-la pregunta de Jasper me trajo de vuelta sacudí mi cabeza queriendo aclarar las ideas

–Vamos estamos tarde –le espete -.

Llegamos a las oficinas poco más de las 17.3 el directorio estaba reunido la votación de los accionistas para la presidencia era hoy, me senté con Jasper a mi derecha y mientras la votación se llevaba a cabo deje vagar mi mente pensando en ella y en todas las preguntas sin respuestas. El golpe de una mano contra la mesa oval me hizo bajar de la nube; en la sala el aire se cortaba con navaja y un par de dedos acusadores se dirigían en mi dirección Jasper se aclaro la garganta y informo que la reunión había finalizado me gane una fuerte reprimenda de su parte

–¡Por favor deja ya de divagar! ¡Que carajo te paso en el avión! ¡Baja a la realidad, tienes una empresa que dirigir!-

La dureza de sus palabras me trajo de vuelta lo mire con el rostro descompuesto y alcance a susurrar un casi inaudible ¿Qué?

–En que planeta estabas te nombraron presidente, solo con dos votos en contra, el consejo te quiere al frente

–Era lo que querías, por lo que vienes trabajando día y noche ¿no estas feliz? – y la respuesta era no, me faltaba ella. Que clase de embrujo soltó esta mujer sobre mí, estaba descolocado.

La tarde paso más o menos tranquila llegue a casa. Jasper y yo compartíamos apartamento desde hacía unos meses desde que su última conquista lo mando volar de su casa dejándolo sin techo.

Me encerré en mi habitación y puse un poco de música Sinatra siempre me relajaba. Mientras escuchaba garota de Ipanema deje mi mente volar y un pensamiento me asalto… la tengo que encontrar. ¿Como hacer? saque mi laptop y hice lo que tendría que haber hecho hace rato la Googlee (N/A la busco con Google)…después de unos minutos nada… ni faceboock, ni twitter, nada como si no existiera ¿acaso no era un persona normal? Cerré la computadora de un golpe, como si fuera responsable de mis frustraciones. Me levante de la cama y empecé a caminar por la habitación me molestaba el ruido que producían mis pantalones, me los saque y subí el termostato de la calefacción me detuve frente a la ventana y mire sin ver nada en concreto, el trafico del final del día era tranquilo di vueltas sin sentido no se cuanto tiempo estuve divagando de un momento a otro sentí la puerta abrirse

–la cena esta lista cariño-me dijo Jasper con voz fina y nasal en un pobre intento de parecer femenino.

La cena fue tranquila Jasper me puso al tanto de la reunión en la que mi cuerpo estaba pero mi mente no, como asesor de finanzas y abogado de la firma Jasper era sobresaliente en cuanto al ámbito personal su vida era un caos emocional nunca duraba más de dos o tres meses en una relación; al igual que yo se aburría con facilidad.

Esa noche no pude dormir, los nervios de comenzar en el nuevo puesto me traicionaron y mantuvieron en vela toda la noche no es que no me sentía preparado sino que necesitaba adaptarme. A las 6.3 cansado de dar vueltas en la cama me duche y vestí desistí de peinar mi pelo y lo deje secar, mi cabello era una entidad diferente a mi cuerpo era mi marca de rebeldía. La formalidad de la ropa no pegaba con la informalidad de nunca peinarme.

Salí de casa con el tiempo de sobra el camino en auto tomaba 15 min., tome un café en la cafetería de la firma me engullí un trozo de tarta tome el maletín y salí a comerme el mundo.

La mañana paso lenta entre presentaciones y comentarios aduladores a cerca de mi edad y capacidades aparentemente incompatibles. La hora del almuerzo llego y Jasper atravesó la puerta abierta sonriéndole de manera provocativa a mi nueva secretaría Jessica .

-Hey ¿que tal la presidencia "presi"? me dijo con una voz cargada de diversión

–bien supongo-le conteste aburrido

-mmm tenía algo para decirte… ¿que era? Jasper era muy bueno en su trabajo pero un mal receptor de mensajes

- a si, ya me acorde hoy te llamaron cuando te fuiste un hombre como se llamaba mmm-pareció comerse la cabeza tratando de recordar

–Emmet Swan igual le dije que no estabas-…..Mi corazón se paro de repente para comenzar a latir de forma irregular y la diarrea verbal se apodero de mí como siempre que estoy ansioso y nervioso

-¿Qué dijo?¿dejo su número?¿le diste mi celular, correo electrónico, twitter algo? –Jasper camino hacia atrás levanto sus manos en señal de rendición y dijo

–¡Wow Cálmate! Solo me dijo que quería confirmar si habías viajado ayer en avión desde Port Ángeles a Seatle

–¿Hermano quien es este tipo y que quiere?-Le conté el episodio con la chica del avión y Jasper me miro con cara de póker y soltó de pronto

–El marido te esta buscando seguro que ella se guardo tu nombre en algún papel y el marido lo encontró ¡ estas muerto! Los colores se fueron de mi cara y millones de pensamientos se cruzaron por mi cabeza…pero solo uno quedo rondando ella no era para mi me importaba uh uh nop la quería.

Coronando el terrible día de trabajo me informaron de una reunión de última hora con una agencia de publicistas y asesores de imagen que se harían cargo de traer a la firma al siglo XXI a nivel internacional ya que nuestro próximo destino era el mercado Asiatico. Las asesoras eran Rosalie Hale y su socia Alice Brandon conocidas por su tacto en las relaciones personales y la organización de eventos de alta sociedad.

La reunión comenzó con ciertos tips sobre cultura general y modales a la hora de tratar, la junta paso lenta y mmmmmm muy aburrida el que pareció por demás interesado fue Jasper que dejaba vagar la vista a la diminuta morena de cabellos en punta, sin darle el menor atisbo de atención a la rubia, la razón, ella tenia un muy costoso anillo en un dedo comprometedor; estaba tomada.

Había que resaltar de Jasper que nunca se involucraría con una mujer casada. La tediosa reunión de la que no saque nada en concreto finalmente término y nos confirmaron una próxima para los días venideros era lo más parecido al purgatorio.

Llegue casa me puse ropa cómoda y me senté a terminar de revisar unos informes de la llegada de los productos a Inglaterra un molesto ruido me distrajo era el teléfono.

-Hola- sentí que alguien se aclaraba la garganta del otro lado del tubo y dijo

-¿Edward Cullen, se encuentra? –

-El habla – Buenas tardes soy Emmet Swan –mierda, mierda, mierda me encontró el marido celoso soy hombre muerto.